El Senado aprueba de forma definitiva los Presupuestos Generales de 2021

Martes 22 de diciembre de 2020

El Pleno del Senado ha dado luz verde al proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2021, que queda aprobado de forma definitiva tras superar la votación del Senado por una importante mayoría.

Se trata de unos Presupuestos de país, nacidos en un contexto de emergencia sanitaria por la pandemia mundial de la COVID-19 y que ponen fin a un periodo de dos años de prórroga presupuestaria justo en el momento en que la sociedad española necesita potenciar las políticas públicas para mitigar el impacto de la crisis.

Unas cuentas públicas que han contado con el mayor apoyo político en Democracia. Nunca unas cuentas habían salido adelante con el voto favorable de tantos partidos distintos, lo que refleja la voluntad de diálogo de este Gobierno y su capacidad para llegar a acuerdo.

El Gobierno ha destacado que estas cuentas nacen del consenso y el diálogo con las diferentes formaciones políticas. Ejemplo de ello fue cuando el pasado 12 de noviembre las enmiendas a la totalidad presentadas en el Congreso de los Diputados sufrieron el mayor rechazo de la historia de la democracia, con 198 votos en contra.

Asimismo, el pasado 3 de diciembre, estos Presupuestos superaron el trámite del Congreso, logrando el respaldo de 11 formaciones políticas. Posteriormente, el 14 de diciembre, pasaron también con holgura su primer trámite en el Senado, al rechazarse los cinco vetos que se habían presentado.

Ahora, al no haberse producido ninguna modificación, el texto del proyecto de Ley no será modificado y no debe volver, por tanto, al Congreso, quedando aprobado definitivamente por el pleno del Senado.

Los Presupuestos blindan y refuerzan el Estado de Bienestar con el mayor gasto social de la historia. También fomentan un crecimiento económico inclusivo y sostenible con el objetivo de no dejar a nadie atrás y se convierten en la palanca fundamental para transformar y modernizar el tejido productivo durante la próxima década.

De esta forma, España contará con unos nuevos Presupuestos en vigor el 1 de enero de 2021, tal y como marca la ley, algo que no ocurría desde 2016. Además, serán los primeros Presupuestos desde 2018, poniendo fin a la prórroga presupuestaria y dando paso a unas cuentas sin precedentes, que sentarán las bases de la recuperación y la reconstrucción económica y social tras la crisis derivada de la COVID-19.

Unas cuentas extraordinarias

Estas cuentas públicas extraordinarias para un momento extraordinario deben convertirse en el motor de la reconstrucción social y económica del país tras el impacto provocado por la pandemia. También sentarán las bases de la transformación del modelo productivo, al vehicular unos 27.000 millones procedentes de fondos europeos, que permitirán avanzar en la transición energética y la economía verde, la digitalización, la cohesión social y territorial y en la igualdad.

Estos Presupuestos blindan el Estado del Bienestar, al incluir el mayor gasto social de la historia con 239.765 millones de euros. De esta forma, contempla las mayores partidas en sanidad, becas, dependencia o lucha contra la pobreza infantil.

Pero también estos PGE fomentan un crecimiento económico sólido, inclusivo y sostenible, que impulsa la I+D+i para mejorar la competitividad de las empresas españolas.

Las cuentas se han construido bajo una perspectiva prudente, con un cuadro macroeconómico avalado por la AIREF. El Gobierno mantiene su compromiso con la estabilidad y el equilibrio presupuestario. De hecho, los Presupuestos contemplan una reducción del déficit de 3,6 puntos para 2021, una de las mayores reducciones de la serie.

Blindar el Estado del Bienestar

Los Presupuestos Generales de 2021 protegerán y reforzarán los pilares del Estado del Bienestar, con el objetivo principal de fortalecer las políticas públicas y dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos, sobre todo, de los colectivos más vulnerables. Se convierten, de esta forma, en garantes de la igualdad de oportunidades y generadores de una red de seguridad para las clases medias y trabajadoras.

De esta forma, las cuentas del próximo año refuerzan la política sanitaria con más de 3.140 millones, lo que supone un aumento del 75,3% con más recursos para la atención primaria y para la compra de material sanitario necesario en la lucha contra la COVID-19.

La inversión en políticas educativas se eleva un 70%. En este sentido, se incrementan las becas, con 514 millones hasta los 2.090 millones de euros, la cifra más alta de la historia, para que ningún alumno deje de estudiar por falta de recursos.

Las partidas para la dependencia aumentan un 34,4%, hasta 2.359 millones, lo que supone la mayor financiación de su historia, y que beneficiará a 1,1 millones de personas.

También recogen la revalorización de las pensiones un 0,9% conforme al IPC real, lo que permitirá garantizar el poder adquisitivo de casi 10 millones de pensionistas. Asimismo, las pensiones no contributivas se revalorizarán en 2021 un 1,8%, el doble que el IPC.

También la lucha contra la pobreza infantil goza de la mayor partida de la historia, con un aumento del 59%, hasta los 159 millones de euros, que beneficiarán a 1,1 millones de menores que viven en familias con pocos recursos.

Además, los Presupuestos consolidan el Ingreso Mínimo Vital, al destinar 3.017 millones de euros a esta prestación, que recibirán 850.000 hogares cuando esté totalmente implementado.

Por su parte, la cohesión territorial también se ve reflejada, con 11.527 millones de euros destinados a las infraestructuras. También se incrementan las partidas destinadas a la investigación civil, que alcanzan los 11.483 millones, lo que supone un aumento del 80,1%.

Transformación del modelo productivo

Asimismo, los Presupuestos de 2021 son el instrumento para vehicular los 27.000 millones que España recibirá procedentes de los fondos europeos de recuperación y que van a permitir a España avanzar en la modernización y transformación del modelo productivo, en el Estado del Bienestar, la justicia social y el modelo territorial.

Estas cuentas destinarán 6.330 millones para fomentar el cambio de modelo energético hacia fuentes renovables y sostenibles y promoverá medidas para extender la digitalización, especialmente entre las pymes.

Compromiso con los territorios

El Gobierno ha blindado el sistema de financiación autonómica para evitar que la caída de ingresos derivado del parón de la actividad reduzca los recursos de las Comunidades Autónomas.

Éstas contarán en 2021 con una financiación récord de 146.008 millones de euros. De esta forma, les llegarán 113.729 millones de euros del Sistema de Financiación, se habilita una transferencia extraordinaria de 13.486 millones, con la que la Administración Central asume parte del déficit de las CCAA y, además, las comunidades tendrán acceso a 18.793 millones de los fondos procedentes de la UE.

En cuanto a las entidades locales, su participación en los Tributos del Estado asciende a 19.931 millones, un 1,9% más y tendrán acceso a fondos europeos por importe de 1.483 millones. Además, el Fondo de Financiación de Entidades Locales tendrá una dotación de 1.000 millones. En cualquier caso, gracias a la suspensión temporal de las reglas fiscales los municipios pueden hacer uso de sus remanentes.

Justicia fiscal

En el ámbito fiscal, los Presupuestos avanzan en la búsqueda de un sistema más justo y progresivo en el que contribuyan más los que más tienen.

Así, por ejemplo, en el IRPF se elevan dos puntos los tipos aplicables a las rentas del trabajo superiores a 300.000 euros. También se incrementan tres puntos las rentas del capital a partir de 200.000 euros. Ambas medidas sólo afectan al 0,17% de los contribuyentes.

En el Impuesto sobre Sociedades se limita al 95% la actual exención por las plusvalías y dividendos generados por filiales, una medida que afecta a grandes empresas ya que, para pymes se acompasa en el tiempo. Se trata de una medida que ya han adoptado otros países como Alemania o Francia.

El objetivo del Gobierno es reducir progresivamente la brecha fiscal que existe respecto a Europa. De hecho, los ingresos públicos en España están siete puntos por debajo de la media de la UE. Con estos Presupuestos, acompasados a la situación económica provocada por la pandemia, se avanza hacia un horizonte con un sistema fiscal más redistributivo que permita sufragar unas políticas públicas potentes que se han demostrado más necesarias que nunca.