Los Presupuestos Generales de 2021 superan con holgura su primer trámite en el Senado

Hacienda y Función Pública - 14.12.2020

El siguiente paso es su debate en la Comisión de Presupuestos de la Cámara Alta, que elaborará un Dictamen para su aprobación en pleno, junto con las enmiendas parciales, la próxima semana.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha defendido estas cuentas "expansivas y anticíclicas, como recomiendan todos los organismos internacionales", unos presupuestos "eminentemente sociales porque protegen y blindan los servicios públicos y la igualdad de oportunidades".

Por eso, María Jesús Montero ha agradecido la generosidad de los once grupos que han apoyado las cuentas en el Congreso y ha vuelto a tender su mano para solicitar "a las formaciones políticas de esta Cámara que apoyen estos Presupuestos por el bien de los ciudadanos y ciudadanas".

Tras la votación de hoy se ha dado un nuevo paso en el camino de superar los presupuestos prorrogados diseñados por el PP para 2018 y prosigue la andadura de unas cuentas diseñadas por un Gobierno de coalición, que ofrecen una respuesta para superar esta crisis sin precedentes.

Unos Presupuestos para avanzar en 2021

Los PGE 2021 son el instrumento para vehicular los 27.000 millones de los fondos europeos y van a permitir a España avanzar en la modernización del modelo productivo, en el Estado del Bienestar, la justicia social y el modelo territorial.

Las cuentas contemplan la mayor cuantía de la historia, 239.765 millones de euros, para el gasto social. La pandemia ha evidenciado la necesidad de que la política sanitaria sea una prioridad y por eso, crece el año próximo un 75,3% si tenemos en cuenta los fondos europeos. En total, contará con 7.330 millones que permitirán multiplicar por diez el presupuesto del Ministerio de Sanidad, fortalecer la salud pública con 1.011 millones para vacunas o reforzar la atención primaria, con 1.088 millones de euros.

Por su parte, las políticas de servicios sociales se incrementan un 70% hasta los 5.200 millones de euros. La dependencia recibe la mayor financiación de su historia, con un 34,4% de incremento.

Los pensionistas, cerca de 10 millones, tienen garantizado su poder adquisitivo. Estos presupuestos suben la cuantía de las pensiones contributivas un 0,9% y la de las no contributivas, un 1,8%.

La irrupción de la pandemia también ha puesto de manifiesto la necesidad de dotar de más recursos a las comunidades autónomas. En 2021 recibirán una financiación récord de 146.008 millones de euros. Les llegarán 113.729 millones de euros del Sistema de Financiación, se habilita una transferencia adicional de 13.486 millones con la que la Administración central asume parte del déficit de las CCAA y, además, las comunidades tendrán acceso a 18.793 millones de los fondos procedentes de la UE.

Las entidades locales también gozan de protagonismo en estas cuentas. La cuantía de su participación en los Tributos del Estado asciende a 19.931 millones, un 1,9% más y tendrán acceso a fondos europeos por importe de 1.483 millones. Además, el Fondo de Financiación de Entidades Locales contará con una dotación de 1.000 millones.

Unos ingresos prudentes y realistas

Se contempla una mejora de los ingresos tributarios del 13%, una previsión prudente y realista, aunque sujeta a la incertidumbre de una crisis que no es estática. No obstante, se espera una evolución positiva en las principales figuras fiscales tanto por la mejora de la economía como por los ajustes que se introducen en el presupuesto.

En el ámbito fiscal, se avanza en la búsqueda de un sistema más justo y progresivo en el que contribuyan más los que más tienen. Así, por ejemplo, en el IRPF se elevan dos puntos los tipos aplicables a las rentas del trabajo superiores a 300.000 euros, lo que afectará a un 0,07% de los contribuyentes.

En el Impuesto sobre Sociedades se limita al 95% la actual exención por las plusvalías y dividendos generados por filiales, una medida que afecta a grandes empresas ya que, para pymes se acompasa en el tiempo.