• Send

Hoy se pone en marcha la Declaración de Madrid para desarrollar las interconexiones energéticas

La Moncloa, Madrid, miércoles 4 de marzo de 2015

​Mariano Rajoy ha convocado hoy en la Moncloa una reunión con el objetivo de avanzar en las interconexiones energéticas europeas y en la financiación de estas a través de fondos europeos, especialmente el Plan Juncker de Inversiones. La cita ha culminado con la firma de la Declaración de Madrid suscrita por el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, el presidente de la República Francesa, François Hollande, el primer ministro de la República Portuguesa, Pedro Passos Coelho, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Durante la rueda de prensa ofrecida con posterioridad, el jefe del Ejecutivo español ha explicado que los compromisos alcanzados son muy importantes para las empresas, porque les permitirán acceder a un recurso fundamental para su competitividad a costes mejores y más previsibles; lo son para el medioambiente, porque facilitarán seguir desarrollando las energías renovables, y también para la seguridad de Europa, ya que incrementarán la diversificación de fuentes energéticas y reducirán la dependencia de suministros de zonas inestables del mundo.

Además, ha subrayado que serán muy positivos para los ciudadanos "porque la energía podrá llegar a sus hogares a menor precio, incrementado con ello su bienestar".

Pool Moncloa 

El presidente del Gobierno ha añadido que "la voluntad política queda hoy expresada al máximo nivel para poner en marcha este proyecto y también los mecanismos y los recursos necesarios para ello".

Mariano Rajoy ha recordado que la idea de celebrar esta reunión partió del primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, con el objetivo capital de que "la Península Ibérica deje de ser una isla energética" y de trabajar para crear un mercado europeo de la energía.

También ha apuntado que el Consejo Europeo de Barcelona fijó, en el año 2012, el objetivo del 10% de interconexión entre los Estados miembros y, aunque se ha avanzado en este objetivo -como demuestra la inauguración de una línea de alta tensión entre España y Francia el pasado 20 de febrero-, todavía queda mucho camino por recorrer.

Rajoy también ha subrayado la importancia del Plan Juncker para impulsar los proyectos de infraestructura europeos y facilitar el crédito a las pymes. En este sentido, estima que en ese Plan "encajan a la perfección los proyectos de interconexiones energéticas" como las que se han abordado hoy, y ha anunciado que  España, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO​), va a contribuir a la financiación del plan con 1.500 millones de euros. ​

Pool Moncloa 

En la reunión celebrada en el Palacio de la Moncloa han participado el presidente de la República Francesa, François Hollande; el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho; el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker; el comisario de Acción Climática y Energía de la Unión Europea, Miguel Arias Cañete, y el presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer.

Trabajar por el bienestar de todos los ciudadanos de la UE

Preguntado por su postura respecto al nuevo Gobierno de Grecia, Mariano Rajoy ha asegurado que el Ejecutivo español busca "tener la mejor relación posible" con el heleno, "como con cualquiera de los otros veintisiete gobiernos de los países que conformamos la Unión Europea".

Ha subrayado que España no ha sido ni más ni menos exigente con Grecia que con el resto de los miembros del Eurogrupo. "Hemos tomado la misma decisión que han tomado todos y es una decisión que pretende que Grecia crezca, tenga empleo y cumpla como los demás con sus compromisos", ha dicho.

A juicio de Rajoy, la acusación de que los ejecutivos de España y Portugal pretendían cambiar al griego "está fuera de lugar". Pero lo importante ahora, ha añadido, "es el futuro, y todas las decisiones que el Gobierno español adopte y todos los planteamientos que haga en la Unión Europea serán siempre en beneficio de los ciudadanos y procurando buscar el máximo acuerdo y consenso con todos los países".

Pool Moncloa 

Respecto a la fortaleza de la recuperación económica, el presidente ha recordado que en 2014 España creció por primera vez en seis años y que el número de ocupados aumentó en 450.000 personas, lo que supone "un cambio clarísimo en la evolución de la economía española".

Lo que también es un hecho objetivo, ha reconocido, "es que la cifra de paro es inaceptable, y esa es la batalla que estamos dando el Gobierno y el conjunto de la sociedad española". El gran reto es "llegar otra vez a la cifra de veinte millones de españoles trabajando en nuestro país en los próximos años", ha concluido.