Hacienda y Presupuestos

Martes 19 de noviembre de 2019

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) son el documento en el que se recoge la previsión anual de los ingresos y los compromisos de gastos del sector público estatal. Constituyen uno de los instrumentos más importantes de la política económica del Gobierno y en ellos se plasman los objetivos estratégicos de las distintas políticas públicas y los recursos asignados para su cumplimiento.

La elaboración de los presupuestos generales del Estado corresponde al Gobierno central y su examen, enmienda y aprobación a las Cortes Generales. Ahora bien, la Constitución española de 1978 garantiza los principios de autonomía financiera, coordinación y solidaridad en el sistema administrativo de España en sus tres niveles de gobierno (central, autonómico y local), por lo que, tanto las comunidades autónomas como las corporaciones locales, gozan de plena autonomía financiera para aprobar y administrar su propio presupuesto.

El marco jurídico de los Presupuestos Generales del Estado se encuentra constituido fundamentalmente por tres normas: la Constitución española, que dedica su artículo 134 a regular los Presupuestos Generales del Estado; la Ley 47/2003, de 26 de noviembre, General Presupuestaria y la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

La senda de la consolidación fiscal

España cumplió con el objetivo de déficit público en 2017 fijado en el 3,1% del PIB, tras cerrar el ejercicio con un déficit del 3,07% del PIB, que equivale a 35.758 millones de euros. Era la cifra más baja de déficit público de los últimos diez años. Una consolidación fiscal que ha continuado y ha permitido cerrar el ejercicio de 2018 con un déficil del 2,48% del PIB que permite a España salir del Procedimiento de Déficit Excesivo de la UE. Supone un descenso de 0,6 décimas. Además, el superávit primario (la diferencia entre ingresos y gastos sin tener en cuenta el pago de los intereses de la deuda) asciende hasta los 7.400 millones en 2018, lo que supone un incremento del 85,8% respecto al superávit primario registrado en el mismo periodo de 2017.

Presupuestos Generales del Estado para 2018

Los Presupuestos se han elaborado en un momento de sólido crecimiento de la economía española con el objetivo de alcanzar los 20 millones de empleos y reducir el déficit público por debajo del umbral del 3% del PIB. La previsión es que la recaudación tributaria alcance los 210.015 millones de euros, un 6% más que en 2017, y que será un máximo de la serie histórica.

El límite de gasto no financiero del Estado para 2018, aprobado en julio, se fijó en 119.834 millones de euros, registrando un incremento de un 1,26% respecto al de 2017, lo que hará posible cumplir con la regla de gasto.

Empleo público

Los Presupuestos incluyen el acuerdo firmado entre el Gobierno y los sindicatos de la Función Pública en materia de empleo, tanto la convocatoria de nuevas plazas como la mejora salarial pactada para el periodo 2018-2020. La Oferta de empleo público será del 100% de la tasa de reposición siempre que las Administraciones Públicas cumplan con el objetivo de déficit, deuda y regla del gasto.

Se añade una bolsa adicional del 8% destinada a aquellos ámbitos o sectores que requieran un refuerzo de efectivos. Las corporaciones locales podrán contar con una tasa adicional del 10%, siempre que tuvieran amortizada su deuda financiera a 31 de diciembre del ejercicio anterior.

Perspectivas de futuro

Tras la aprobación en julio de 2018 por el Consejo de Política Fiscal de la propuesta de objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el conjunto de las comunidades autónomas para el periodo 2019-2021, que contempla un objetivo de déficit para 2019 del 1,8%, frente al 1,3% anterior, el Consejo de Ministros aprobó un nuevo Plan Presupuestario para 2019, con los siguientes objetivos: reducción del déficit, medidas sociales y mayores ingresos.

En ese escenario con políticas de cambio, la ratio de ingresos públicos proyectada para 2019 alcanzará el 39,1% del PIB, frente al 38,5% del PIB estimada en 2018. Esta mejora se debe a los mayores recursos procedentes de las modificaciones tributarias contempladas en el acuerdo presupuestario. Por su parte, en este escenario, el gasto público se situará en el 40,9% del PIB en 2019. De hecho, los ingresos de las Administraciones Públicas en 2019 se elevarán un 5,7% hasta los 493.329 millones. Un crecimiento superior al 3,1% que experimentarán los gastos, lo que permite una reducción del déficit público.