Está usted en:

COMUNICACIONES E INTERNET

¿Qué sucederá con las tarifas de roaming cuando llame desde Reino Unido?                                                                          

A partir de la fecha de retirada efectiva, Reino Unido pasará a ser un tercer país a efectos de las normas de la UE sobre roaming [Reglamento (UE) n.º 531/2012]. Ello significará que los usuarios de telefonía móvil pueden dejar de beneficiarse de la obligación que ahora tienen sus proveedores de telefonía de no aplicarles recargo alguno por roaming respecto del precio de los servicios por el uso de los mismos desde Reino Unido, si dichos proveedores deciden modificar voluntariamente sus tarifas o la aplicación de recargos.

En caso de acuerdo para una retirada ordenada, el recargo por roaming no se aplicaría durante el denominado periodo de transición. La aplicación una vez finalizado el periodo de transición dependerá del acuerdo de futura de relación que se establezca entre Reino Unido y la Unión Europea.

En caso de que los operadores modifiquen los precios de las llamadas en roaming, están obligados a comunicarlo con un mes de antelación tanto a la Secretaría de Estado para el Avance Digital como a los usuarios afectados.

Por lo tanto, en caso de modificación, los clientes recibirán una comunicación con esa antelación mínima. No obstante, para mayor seguridad, los usuarios pueden consultar con el operador a través de los canales de que este disponga:

  • Teléfono de atención al cliente del operador
  • Página de Internet. Conforme a la normativa, los operadores están obligados a publicar todos sus precios

¿Serán más caras las llamadas telefónicas desde o hacia un teléfono fijo o móvil de Reino Unido?                         

A partir de la fecha de retirada, el marco normativo de la Unión conducente a la reducción de las tarifas de terminación de llamadas de voz al por mayor (es decir, los precios por minuto que se cobran entre si los operadores) dejará de aplicarse a los suministradores de servicios de la Unión en lo que respecta a las llamadas entre la Unión y el Reino Unido. Al igual que en el caso del roaming, esto puede dar lugar al incremento de las tarifas de terminación al por mayor para las llamadas de la Unión al Reino Unido y, en última instancia, al aumento de las tarifas a los usuarios finales para tales llamadas, si los operadores deciden modificar voluntariamente sus tarifas.

De igual modo, dejarán de estar vigentes los precios máximos por minuto de voz (19 céntimos minuto, más IVA) y por SMS (6 céntimos, más IVA) en las comunicaciones entre Reino Unido y la Unión Europea, salvo decisión voluntaria de los operadores.

En el caso de un acuerdo de retirada ordenada, el marco normativo de la Unión en materia de telefonía seguiría aplicándose durante el periodo de transición. Existiría la posibilidad de que se negociara un acuerdo de tarifas de terminación de llamadas de voz al por mayor y precios máximos por minuto y SMS durante el periodo de transición.

En caso de que los operadores modifiquen los precios de las llamadas, están obligados a comunicarlo con un mes de antelación tanto a la Secretaría de Estado para el Avance Digital como a los usuarios afectados.  Por lo tanto, en caso de modificación, los clientes recibirán una comunicación con esa antelación mínima. No obstante, para mayor seguridad, los usuarios pueden consultar con el operador a través de los canales de que este disponga:

  • Teléfono de atención al cliente del operador
  • Página de Internet. Conforme a la normativa, los operadores están obligados a publicar todos sus precios

¿Podré seguir comprando en webs de comercio electrónico establecidas en Reino Unido?                                         

A partir de la fecha de retirada dejarán de aplicarse al Reino Unido las normas de la Unión en materia de prestación de servicios de la sociedad de la información, en particular la Directiva 2000/31/CE (Directiva sobre el comercio electrónico).  Los prestadores de servicios establecidos en el Reino Unido se regirán por las leyes británicas exclusivamente. Ahora bien, es preciso tener en cuenta que la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI), que transpone al derecho español lo establecido en la citada directiva, resulta de aplicación a los prestadores establecidos en un Estado no perteneciente a UE o EEE (por tanto, también al Reino Unido) cuando dirijan sus servicios específicamente al territorio español. En consecuencia, las webs del Reino Unido que dirijan sus servicios específicamente al mercado español deberán cumplir con las obligaciones establecidas en la LSSI (en virtud no ya de la Directiva, sino de la propia ley), salvo que un convenio internacional disponga lo contrario, tal y como sucede con las webs estadounidenses o de otros terceros países a los que tampoco resulta de aplicación la Directiva.

En el caso de un acuerdo de retirada ordenada, el marco normativo de la Unión en materia de comercio electrónico seguiría aplicándose durante el periodo de transición. La declaración política de los Estados miembros se ha mostrado favorable a un acuerdo de futura relación ambicioso que incluya previsiones relativas al comercio electrónico.

¿Dejaré de ver algún canal de televisión o de poder acceder a plataforma de videos bajo demanda?

La retirada de Reino Unido de la Unión Europea implicará que deje de aplicarse en territorio británico la normativa audiovisual del marco comunitario. Sin embargo, seguirá vigente el Convenio Europeo de Televisión sin Fronteras ratificado tanto por España como por Reino Unido. Ello implica que, al amparo de dicho convenio, los servicios de comunicación audiovisual lineales (cable o satélite) podrán continuar sus emisiones transfronterizas con origen Reino Unido y destino a España o viceversa. Sin embargo, los servicios de comunicación audiovisual a petición (video bajo demanda o catálogo de programas) con origen/destino Reino Unido, al quedar fuera del ámbito del Convenio Europeo de Televisión sin Fronteras, deberán cesar sus emisiones en el momento de la retirada efectiva.

En caso de un acuerdo de retirada ordenada, el marco normativo de la Unión en materia de audiovisual seguiría aplicándose durante el período de transición.