Está usted en:

Intervención ante la 75ª Asamblea General de Naciones Unidas

Sánchez propone reforzar la arquitectura del multilateralismo para enfrentarnos unidos a los grandes retos globales y a las consecuencias de la pandemia

Viernes 25 de septiembre de 2020

Sánchez ha subrayado que para defender este multilateralismo se deben reforzar "de manera urgente" los Bienes Públicos Globales y, entre ellos, el sistema de salud, los compromisos climáticos, el sistema de mantenimiento de la paz y la seguridad, la salvaguardia de la democracia y los derechos humanos, y el multilateralismo financiero.

El jefe del Ejecutivo ha alentado en su discurso a prestar especial atención a los jóvenes de todo el mundo que "no ven una oportunidad de vida" y que "observan que se cierran las puertas del progreso y la promoción personal". Sánchez ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional: "No podemos seguir diciéndole a los jóvenes que el esfuerzo es condición suficiente para lograr sus sueños si no hacemos realidad la igualdad de oportunidades". "En nombre de los jóvenes: Tenemos la obligación de actuar", ha destacado el presidente.

Los grandes retos del futuro: Bienes Públicos Globales

Durante su discurso, Pedro Sánchez ha detallado los grandes problemas globales a los que la Humanidad se debe enfrentar unida, y ha recordado que la pandemia ha evidenciado la necesidad de reforzar el sistema de salud global "dotando de nuevas herramientas" a la Organización Mundial de la Salud y alcanzando un "Pacto Global por la Salud", basado en la Agenda 2030. En este sentido, el presidente ha insistido en que se debe garantizar el acceso equitativo a las vacunas contra la COVID-19 porque, además de ser la opción más eficaz desde el punto de vista médico, es "un imperativo moral absoluto, innegociable".

Incluidos en estos Bienes Públicos Globales se encuentran los compromisos climáticos y la necesidad de trabajar unidos para blindar la protección de la biodiversidad en 2030, es decir, un modelo productivo sostenible e inclusivo basado en la transición energética y la transición ecológica. El presidente ha recordado que el Protocolo de Montreal, que entró en vigor en 1989, ha permitido que el agujero de ozono se recupere poco a poco. "Sabemos que nos queda muy poco tiempo para evitar que la crisis climática sea irreversible. Carece por eso de sentido que ningún responsable público se permita despreciar el Acuerdo de París y sus compromisos de acción", ha insistido Sánchez.

En este sentido, el presidente ha anunciado el deseo del Gobierno de España en que el Foro Político de Alto Nivel de 2021 se celebre "excepcionalmente" a nivel de jefes de Estado y de Gobierno, "para acordar medidas urgentes que nos permitan cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que nos marcamos hace cinco años".

Sánchez ha exhortado a los líderes mundiales a defender "más que nunca" el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales recordando que "las guerras anclan a generaciones enteras en la pobreza y el dolor", e insistiendo en que "no podemos mirar a otra parte ante los múltiples conflictos que siguen asolando la vida de millones de personas". "Es necesario impulsar las negociaciones entre palestinos e israelíes, apoyar una salida dialogada al conflicto en Libia, seguir apoyando los esfuerzos de la ONU en Sudán y urge devolver al Sahel la paz y la seguridad perdidas", ha destacado Sánchez.

Respecto al Sáhara Occidental, el presidente ha subrayado que es preciso "alcanzar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, tal y como establecen las resoluciones del Consejo de Seguridad y en el marco de disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas."

El estatus de Gibraltar tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea tiene también especial interés para España. Por ello, Sánchez ha mostrado su deseo de trabajar en el desarrollo de un área de prosperidad social y económica que abarque todo el espacio de Gibraltar y el Campo de Gibraltar cumpliendo la doctrina de Naciones Unidas sobre el tema, "con la que España se alinea plenamente".

La democracia y los derechos humanos es otro de los Bienes Públicos Globales que Sánchez considera necesario fortalecer promoviendo la protección de personas, organizaciones y comunidades porque "la democracia es mucho más que una forma de gobierno: es un régimen de vida, dotado de valores para la Humanidad entera, sin distinción de origen ni condición, que requiere de nuestro esfuerzo y ejemplaridad para combatir con éxito a quienes se oponen a ella".

El presidente ha recordado que España está comprometida con la reducción de las desigualdades: "La pobreza es una desigualdad insoportable y opresiva que, además de constituir una injusticia flagrante, se alza como un obstáculo para el progreso de las sociedades". El jefe del Ejecutivo ha enfatizado que el virus afecta a toda la Humanidad "sin hacer distinción de ideología ni de fronteras ni de fortunas", pero ha recordado que "la pobreza ha demostrado ser el factor que todo lo agudiza o lo atenúa".

Sánchez ha destacado que su gobierno tiene como bandera uno de los desafíos globales: "La total, absoluta, plena igualdad de derechos de las mujeres" y ha recordado "lo lejos que estamos de cumplir este desafío", porque persiste la mutilación genital femenina, la violencia machista y la brecha de género.

Asimismo, el presidente considera que hay que apostar por el multilateralismo financiero, porque las instituciones financieras internacionales "están llamadas a jugar un rol fundamental en la superación de esta crisis mundial, contribuyendo al desarrollo de una tecnología verde, digital, con especial énfasis en el sector sanitario, educativo, y en el de las comunicaciones".

América Latina y el Caribe, con las que España tiene grandes vínculos, están sumidas en una crisis económica profunda. Por ese motivo, el Gobierno de España convocó en junio una Conferencia de Alto Nivel para que las instituciones financieras internacionales prestasen apoyo a la región. "El nivel de renta de un país no puede ser el único criterio para que éste pueda acceder a los instrumentos de financiación internacional", ha apuntado Sánchez.

"Necesitamos salvar el planeta, nuestra única morada. Necesitamos acompasar la digitalización de la economía en todo el mundo. Necesitamos erradicar la pobreza y reducir las desigualdades sociales opresivas. Necesitamos acabar también con la desigualdad entre hombres y mujeres y con cualquier tipo de desigualdad por razones de creencia, tendencia sexual o identidad de género. Y sólo podemos lograrlo si actuamos unidos, con el multilateralismo", ha resumido Sánchez.

Más aún, ha añadido el jefe del Ejecutivo, todos tenemos que trabajar unidos para cumplir con el "deber histórico, moral y urgente de ofrecer a los jóvenes un horizonte de esperanza". "Es, yo diría que nuestra mayor responsabilidad, especialmente con esa juventud que hoy no nos escucha. Hemos perdido su atención porque consideran que no somos útiles. Y por esa juventud seremos juzgados", ha concluido el presidente del Gobierno.