Está usted en:

Coronavirus COVID-19

Sánchez defiende una última prórroga del estado de alarma para "acompañar a los territorios hasta la nueva normalidad"

Congreso de los Diputados, Madrid, miércoles 3 de junio de 2020

En el debate sobre la autorización de la sexta prórroga del estado de alarma para la gestión de la crisis ocasionada por el coronavirus, el jefe del Ejecutivo ha señalado que los datos demuestran que "hemos superado los peores momentos de una pandemia que asola el mundo", gracias al esfuerzo y la resistencia de toda la sociedad española.

Sánchez también ha presentado un "balance positivo" de la desescalada: el levantamiento de las restricciones y las medidas aplicadas en las distintas fases -ha dicho- no han tenido por ahora un impacto negativo en la evolución de la pandemia. Sin embargo -ha añadido-, "el virus todavía circula entre nosotros" y, por tanto, es necesario mantener la prudencia, modulando las restricciones sociales y de movimiento y el progresivo relanzamiento de la economía según las indicaciones científicas y el estado sanitario de cada territorio. "No hay elección entre salud y negocio. Sin salud pública no hay negocio que dure abierto al público", ha sostenido.

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 11 de marzo la pandemia por el coronavirus -ha recordado-, el Gobierno se ha centrado en "salvar vidas para salvar la vida de nuestro país". El presidente ha reiterado que se celebrará una ceremonia de Estado en memoria de las víctimas y ha apuntado que las cifras oficiales, establecidas con la información proporcionada por las comunidades autónomas y siguiendo los parámetros de la OMS, sitúan el número de fallecidos en 27.127 personas. En relación con las variaciones en los datos a lo largo de la emergencia, Sánchez ha abogado por que la gestión descentralizada sea compatible con una estadística nacional armonizada.

El estado de alarma, fundamental contra la pandemia

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que el estado de alarma ha sido "la herramienta fundamental para detener la pandemia", ya que, sin vacunas ni remedios disponibles, los gobiernos de todo el mundo han tenido que recurrir a los confinamientos. El estado de alarma también está siendo esencial en la desescalada, según ha expuesto Sánchez: "Esa es la razón de esta última solicitud de prórroga que, si no se produce un retroceso, alcanzará hasta el momento en el que la gran mayoría de los españoles estarán cerca de la nueva normalidad".

Minuto de silencio en el Pleno del Congreso por las víctimas del COVID-19El presidente ha subrayado que el único objetivo del estado de alarma ha sido controlar el virus, que se trata de un instrumento que la Constitución Española pone en manos del Estado y que todas las libertades han persistido desde que se decretó.

Durante la nueva prórroga -ha explicado-, en los territorios que se encuentren en las fases 1 y 2 el Ministerio de Sanidad continuará adoptando las medidas previstas en el marco del estado de alarma y el plan de transición a la nueva normalidad, en cogobernanza con las comunidades. En los territorios que se encuentren o pasen a la fase 3, será el presidente o presidenta de cada comunidad quien decida si mantiene o modifica las medidas relativas a esta fase y también el paso a la nueva normalidad.

Real Decreto-ley para la nueva normalidad

Sánchez ha remarcado que las comunidades no han perdido en ningún momento la gestión de las competencias sanitarias y que a partir de la fase 3 tendrán, además, la capacidad de decisión absoluta, con la única excepción de las restricciones en materia de libertad de circulación, que corresponderán al ministro de Sanidad.

El objetivo de esta "definitiva" prórroga del estado de alarma es "acompañar a los territorios hasta la nueva normalidad", ha dicho Sánchez, que ha anunciado que en el Consejo de Ministros del 9 de junio se aprobará un Real Decreto-ley para la nueva normalidad, con todas las medidas de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 tras la expiración de la vigencia del estado de alarma.

Las medidas se abordarán en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, del que forman parte el Gobierno de España y las consejerías de Sanidad de las comunidades. Ese Real Decreto-ley recogerá todas las medidas sanitarias que habrá que seguir observando hasta que exista una vacuna o un tratamiento eficaz "que nos permita recuperar nuestros hábitos anteriores con toda seguridad y, por tanto, evitar el riesgo de un rebrote de la pandemia", ha expuesto.

Propuesta favorable a los intereses españoles

En su intervención ante el Pleno, Pedro Sánchez también ha destacado "el papel de liderazgo" ejercido por España en el marco de las instituciones europeas, un terreno "absolutamente fundamental" para la reconstrucción económica y social de España con pilares sólidos, sostenibles e inclusivos.

Según las estimaciones transmitidas desde la Comisión Europea -ha detallado-, España podría beneficiarse de unos 77.000 millones de euros en transferencias directas y de unos 63.000 millones en créditos. En total, serían unos 140.000 millones de euros, lo que constituye una propuesta "favorable para nuestros intereses, se mire desde donde se mire, tanto en la cuantía como en las condiciones en las que se formula", ha declarado.

Esa propuesta se debatirá en el Consejo Europeo del 19 de junio y se retomará previsiblemente para su aprobación definitiva, junto al Marco Financiero Plurianual 2021-2027, en un Consejo Europeo extraordinario y monográfico que se celebraría en julio, según ha avanzado el jefe del Ejecutivo. De conseguirse -ha agregado-, habría margen para preparar un fondo de transición de casi 12.000 millones y la primera emisión de deuda durante el último trimestre del año.

Red de seguridad y planes estratégicos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en el Congreso de los Diputados"En 1948, Estados Unidos salvó a una Europa devastada por la Segunda Guerra Mundial, y nadie salvó a España destruida por una contienda civil. Hoy, en 2020, Europa debe salvar a Europa. Y España, dentro del marco europeo, debe salvar a España", ha afirmado Sánchez.

El jefe del Ejecutivo ha repasado las principales medidas adoptadas para proteger a las familias, los trabajadores y las empresas y ha asegurado que el Gobierno seguirá actuando para ofrecer "certidumbre y seguridad" y que nadie se quede atrás. Atender a la España más vulnerable es precisamente el objetivo del Ingreso Mínimo Vital aprobado la semana pasada, ha dicho Sánchez, que ha señalado que, además de reducir la pobreza severa y la infantil, potenciará la inclusión y ayudará a la economía.

El presidente ha defendido que, en paralelo a la reconstrucción social, debe discurrir la reconstrucción económica y ha anunciado que el Gobierno incidirá en algunos sectores estratégicos. Por una parte, presentará próximamente un Plan de Relanzamiento del Turismo basado en medidas de apoyo económico y laboral complementarias a las ya aprobadas y en el reposicionamiento de España como "destino seguro y sostenible".

Por otro lado, el Ejecutivo trabaja en un "gran plan de reactivación de la movilidad y el sector de la automoción", que incluirá acciones de apoyo al sector del automóvil a lo largo de toda la cadena de valor para posibilitar una rápida recuperación e impulsar la transición hacia unos vehículos más limpios y sostenibles.

La meta -ha indicado Sánchez- es facilitar la transformación de la economía hacia un modelo sostenible que permita la creación de calidad, por lo que el Ejecutivo trabajará, desde el diálogo social, para elaborar un Estatuto de los Trabajadores para el siglo XXI.

Voluntad de entendimiento

El jefe del Ejecutivo ha llamado a los grupos parlamentarios a alcanzar un acuerdo sobre la reconstrucción con urgencia, responsabilidad y espíritu de concordia, "desde la misma bandera". En el Congreso -ha añadido- conviven modelos diferentes y, a veces, hasta antagónicos de concebir el país y su futuro, "pero todos ellos son España".

Es el momento de demostrar a la ciudadanía la utilidad de la política y del entendimiento, ha dicho Sánchez, que ha abogado por rechazar el "veneno del odio", así como cualquier tipo de violencia, el insulto y la provocación.

"No queremos eso para nosotros ni para nuestros hijos. Nuestros padres no se sacrificaron para esto", ha manifestado.