Está usted en:

Rajoy subraya que "el grado de fortaleza y confianza en España han mejorado"

Casa de América, Madrid, miércoles 1 de junio de 2016

El Informe Mesías 2011-2015 refleja, en palabras del presidente, "la España que está saliendo de una durísima crisis y liderando la creación de empleo en la Unión Europea, según datos de la propia UE y de la OCDE". También describe "la España dinámica, que mira con confianza al exterior, que ha batido su récord de exportaciones en 2015", que está a la cabeza de donaciones de órganos a nivel mundial y que gestiona el mayor número de infraestructuras de transporte en el mundo (entre ellas, la ampliación del Canal de Panamá y la alta velocidad entre La Meca y Medina).

España es además, ha añadido Rajoy, un país que visitan 68 millones de turistas, que es "admirado por su estilo de vida, por su gastronomía antigua y nueva, por la imaginación de sus artistas y creadores y por el espíritu de sus deportistas".

Un país innovador

Mariano Rajoy ha sostenido que uno de los rasgos distintivos de España es la innovación y para ilustrar esta afirmación ha explicado que somos el cuarto productor de energía eólica, el séptimo productor de satélites, el noveno productor de vehículos, el noveno receptor de inversión extranjera directa y el décimo generador de inversiones directas al exterior.

A ello se une que "somos líderes europeos en fibra" -de hecho, ha subrayado, hay más fibra en España que en países como Francia o Alemania- y "encabezamos el escalafón europeo en "e-learning".

Proyección política de España

El presidente ha puesto en valor que España se ha ganado "la confianza de la comunidad internacional" para estar en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el bienio 2015-2016, que defiende y promueve el papel de la mujer en la consecución de la paz y la seguridad internacionales, que vela por los derechos humanos en zonas de conflicto y que lucha contra "la barbarie" del terrorismo.

Es cierto, ha reconocido, que aún quedan retos pendientes, alguno de ellos "grave" como el desempleo, y "grandes desafíos" por delante, pero a su juicio ello no debe impedirnos valorar nuestros logros, celebrar nuestros avances y reconocer el fruto de nuestros esfuerzos.

En este sentido, el presidente ha pronosticado que "nos esperan muchas metas por superar, muchas obras por crear, muchos contratos por firmar y muchos trofeos por levantar" y se ha mostrado convencido de que los españoles "tenemos la ambición necesaria para convertir en éxitos estos retos ".