Está usted en:

Presentación de medidas de regeneración democrática

Rajoy presenta un conjunto de reformas para atajar la corrupción de forma "amplia, firme, eficaz y duradera"

Congreso de los Diputados, Madrid, jueves 27 de noviembre de 2014

Según ha explicado el presidente, la corrupción es "un problema peligroso e inaplazable que este Gobierno se ha tomado muy en serio". Ha asegurado que entiende y comparte "la indignación de los españoles" y, por eso, las propuestas presentadas constituyen "una respuesta a la corrupción amplia, firme, eficaz y duradera" y, aunque no es la primera reforma legislativa que se adopta, sí es la más "importante, completa y llamada a ejercer mayor influencia".

La corrupción no está generalizada

El presidente ha negado que la corrupción sea un fenómeno generalizado: "No existe tal corrupción generalizada". "Si hemos de generalizar -ha puntualizado- será para sostener, con orgullo, que la mayoría de nuestros representantes políticos son personas decentes". En opinión de Rajoy, "ni España ni los españoles, ni sus representantes, ni sus empresas, ni sus trabajadores están contaminados", por lo que hablar de corrupción generalizada solo nos conduce a señalar al sistema: "A partir de ahí no queda espacio más que para los salvapatrias de las escobas cuyo único programa político consiste en barrer".

También ha admitido que la percepción de la corrupción se agrava en estos tiempos de crisis: "Cualquier rapacería se percibe como un insulto hacia quienes hacen números para llegar a fin de mes".

Tras apuntar que el Gobierno ha tomado medidas de regeneración "desde el minuto uno" (el primer Consejo de Ministros aprobó una reforma de la Ley de Financiación de Partidos Políticos), Rajoy ha destacado la puesta en marcha del Portal de la Transparencia, al que, a partir del próximo 10 de diciembre, los ciudadanos podrán tener acceso para consultar toda la información que les interese.

Que quien la haga, la pague

El presidente ha recordado que son muchas las medidas que se han aprobado en materia de corrupción y que, gracias a ellas, "hoy es ya más difícil corromperse en España que antes de que nos confiaran el Gobierno".

Según ha dicho el presidente del Gobierno, quiere que "quien la haga la pague" y que "la Justicia sea pronta en la aplicación de las penas". Ha añadido también que "las penas deben ser lo suficientemente severas como para que cualquier corrupto se lo piense hasta diez veces antes de dar un mal paso".

Dos iniciativas legislativas ya en tramitación

Mariano Rajoy ha explicado que el Proyecto de Ley Orgánica de Control de la Actividad Económica-Financiera de los Partidos Políticos pretende "imponer más control, más fiscalización y mayor transparencia mediante medidas extraordinariamente importantes".

Pool MoncloaA las propuestas que ya están incluidas en ese proyecto, el presidente ha añadido algunas más: impedir a los particulares hacer donaciones a los partidos políticos superiores a 50.000 euros; obligar a comunicar al Tribunal de Cuentas cualquier donación superior a 25.000 euros y hacer pública esa información en la página web de la formación; e imponer a los partidos políticos "unos patrones éticos y democráticos", que deberán añadir a sus estatutos. Entre estos patrones, destaca la inclusión de un procedimiento de expulsión para aquellos de sus miembros que hayan sido condenados por la comisión de cualquier delito doloso.

Si una formación política incumple los nuevos requisitos, "el Registro de Partidos Políticos podrá solicitar judicialmente la cancelación de su inscripción". Estas normas afectan a las aproximadamente 4.200 formaciones políticas inscritas, ha especificado el presidente.

La Ley Reguladora del Ejercicio del Alto Cargo de la Administración General del Estado recoge "un catálogo de requisitos y reglas que deben cumplir quienes van a ejercer tareas de responsabilidad en la Administración", lo que constituye un verdadero estatuto del alto cargo. Rajoy ha insistido en que se imponen nuevos requisitos como la exigencia de una declaración responsable en el momento en que sean nombrados, la carencia de antecedentes penales por determinados delitos, una regulación más estricta y escrupulosa sobre sus retribuciones y bienes y la obligatoriedad de acreditar mediante un certificado su situación tributaria.

El tercer pilar de la regeneración democrática

Mariano Rajoy ha presentado nuevas iniciativas, a las que ha calificado como "el tercer pilar de la regeneración democrática". Se trata de "medidas penales y procesales de lucha contra la corrupción". Para ello, ha dicho, habría que reformar el Código Penal porque "necesitamos dotar de mayor efectividad a las figuras penales existentes contra la corrupción; y, además, ajustarlas a la gravedad de estas conductas". En esta línea, ha propuesto la creación de nuevas figuras penales.

Según ha apuntado, "a partir de este momento y por primera vez en nuestra democracia la financiación ilegal de los partidos políticos será un delito específico". También se agravarán las penas de inhabilitación y se aumentarán los plazos de prescripción de los delitos relacionados con la corrupción. Además, ha añadido, es fundamental la rápida recuperación de todos los bienes que el delincuente esté obligado a devolver".Pool Moncloa

Rajoy ha agregado que "es imprescindible reformar la legislación procesal porque necesitamos más agilidad y más eficacia en la actuación de los tribunales" porque "una Justicia tardía pierde eficacia y despierta una gran desconfianza de los ciudadanos en el Estado de Derecho". Todo esto, ha señalado, "exigirá modificaciones en la Ley de Enjuiciamiento Criminal" para, por ejemplo, "agilizar los macroprocesos".

Para conseguir "juzgar con rapidez, recuperarlo todo y reparar el daño", debe hacerse "un mayor esfuerzo en los medios y los recursos para la lucha contra la corrupción". Por eso, Rajoy ha anunciado la convocatoria de nuevas plazas de jueces y fiscales y que se dedicarán más recursos al impulso de nuevas tecnologías, lo que se aprobará en el próximo Consejo de Ministros.

También ha enumerado otras propuestas como las referidas a aumentar el control parlamentario de los indultos (cada seis meses se remitirá al Congreso un informe sobre la concesión y la denegación de los mismos), mejorar la Iniciativa Legislativa Popular e incrementar el control en el marco de la Reforma de las Administraciones Públicas y la legislación de contratos.

En defensa de un amplio acuerdo

Mariano Rajoy ha afirmado que "estamos ante cambios muy importantes en la estructura legal de nuestro país", por lo que "es importante que sepamos sostenerlos mostrando un amplio acuerdo". Ha expresado sus dos deseos: "Que sean aprobadas cuanto antes y que dispongan del mayor grado de acuerdo posible entre los grupos de esta Cámara. Tan importante me parece lo uno como lo otro".

El presidente ha subrayado que prefiere el acuerdo, pero "si no fuera posible alcanzarlo, no me quedará más opción, aun lamentándolo, que cumplir con mi deber, es decir, sacar adelante los proyectos de ley con los votos que nos han confiado los españoles". Ha señalado que "los españoles esperan estas reformas, necesitan estas reformas y es mi deber asegurarles que saldrán adelante y entrarán en vigor".

Para terminar, Rajoy ha enviado un mensaje a los ciudadanos: "Estamos tomando medidas suficientes y eficaces para evitar que los abusos que hemos conocido tengan, ni siquiera, la posibilidad material de repetirse".