Está usted en:

El Gobierno acuerda el techo de gasto para 2021 y suspende las reglas fiscales para este año y el próximo

La Moncloa, Madrid, martes 6 de octubre de 2020

El Consejo de Ministros ha acordado fijar el límite de gasto no financiero del Estado para el ejercicio 2021 en 196.097 millones de euros, y suspender las reglas fiscales vigentes para los años 2020 y 2021.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha explicado que estos dos pasos dan inicio a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para el año próximo. Un proyecto presupuestario que, ha afirmado, "está llamado a poner las bases para el cambio de modelo productivo", a hacer una España "más ecologista, cohesionada, justa y más formada", y a permitir "canalizar los recursos procedentes de la Unión Europea".

Montero ha invitado a todas las formaciones políticas a hacer sus aportaciones para lograr el máximo "apoyo y consenso posible, porque hoy más que nunca es el momento de sumar".

Elevación del techo de gasto

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús MonteroPool Moncloa/Borja Puig de la BellacasaLos 196.097 millones de euros de límite de gasto no financiero del Estado, o techo máximo de recursos disponibles, para el ejercicio 2021, superan ampliamente los 127.609 millones de 2020, ya que, como ha señalado la ministra, deben atender al excepcional contexto actual derivado de la pandemia del COVID-19.

Montero ha explicado que el límite de gasto denominado "homogéneo", que permitiría la comparación con años anteriores, alcanza los 136.779 millones. El incremento está destinado, entre otras medidas, a cubrir las prestaciones del Ingreso Mínimo Vital, incrementar las partidas para la dependencia o reforzar el sistema educativo.

A esta cantidad, ha continuado, se han sumado las aportaciones que se harán, mediante dos transferencias extraordinarias de 18.396 y 13.486 millones de euros, a la Seguridad Social y a las comunidades autónomas para el saneamiento de sus cuentas públicas.

Asimismo, se ha añadido un primer paquete de ingresos de 23.436 millones de euros procedentes del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y del programa de Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa-REACT-UE, aprobados en el Consejo Europeo del pasado 21 de julio como respuesta a la crisis del coronavirus.

Suspensión de las reglas fiscales

El Gobierno ha decidido suspender las reglas fiscales para los años 2020 y 2021, por lo que "quedará anulada la senda de estabilidad actualmente vigente y no se aprobarán nuevos objetivos de estabilidad que acompañen al techo de gasto", ha señalado la ministra de Hacienda.

Montero ha calificado la medida de "extraordinaria" y ha recordado que es posible porque la Unión Europea ha permitido a los Estados miembro dejar "en paréntesis temporal" la senda de consolidación fiscal que se estableció antes de la crisis y porque la propia Constitución Española recoge esta posibilidad en su artículo 135.4, cuando señala que los límites de déficit estructural y de volumen de deuda pública podrán superarse "en caso de catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de emergencia extraordinaria".

Estas circunstancias extraordinarias, según este mismo artículo, deben ser apreciadas por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados, por lo que el Gobierno solicitará a la Cámara baja que declare que efectivamente concurren a causa de la pandemia del COVID-19.

Tasas de déficit de referencia

La portavoz ha advertido de que el hecho de que no se acompañe al techo de gasto de una senda de estabilidad "no significa en ningún caso que este gobierno renuncie al principio de estabilidad presupuestaria", por lo que no se suspende ni la responsabilidad fiscal de las Administraciones Públicas ni el principio de prudencia en la estimación de los ingresos y gastos para elaborar sus respectivos presupuestos.

Por todo ello, ha dicho Montero, el Gobierno ha fijado unas tasas de déficit de referencia que sirvan como orientación y guía. El déficit de referencia para España en el año 2020 será del 11,3, y del 7,7% para 2021: "Es muy clara la intención del Gobierno de empezar a reducir el déficit ya desde el año que viene, aunque sin recortes, sino con una política que fortalezca el estado del bienestar".

El déficit de la Administración General del Estado será del 5,2% (ya que asume el coste de los 31.882 millones de las transferencias a la Seguridad Social y comunidades autónomas), de las comunidades autónomas del 1,1% y de la Seguridad Social, del 1,3%.

Las entidades locales tendrán un déficit de referencia aproximado del 0,1% y también podrán hacer uso de sus remanentes de tesorería este año y el que viene, gracias a la suspensión de las reglas fiscales.

Informe de situación de la economía española

La ministra de Asuntos Económicosy Transformación Digital, Nadia CalviñoPool Moncloa/Borja Puig de la BellacasaEl Gobierno ha analizado el Informe de situación de la economía española que sirve de base para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado.

La ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha afirmado que cualquier estimación está marcada por "la elevada incertidumbre y, por tanto, la necesaria prudencia", pero que la previsión para 2021 es la de una "fuerte recuperación de la economía mundial y de la zona euro", a la que el Banco Central Europeo contribuirá mediante una política monetaria expansiva.

En ese contexto favorable, la ministra ha señalado que se espera una notable recuperación de la economía española, con un tasa de crecimiento en torno al 7%, que puede verse incrementada hasta el 9,8% del PIB gracias al impacto positivo de las medidas contenidas en el Plan de recuperación, transformación y resiliencia que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentará mañana.

Calviño ha confiado en el impulso adicional que, además, pueden suponer los fondos europeos para conseguir "un crecimiento más robusto, sostenible e inclusivo a medio plazo", y que la economía española recupere en 2022 los niveles previos al estallido de la pandemia. Para ello, ha resaltado la importancia de poder aprobar cuanto antes unos nuevos Presupuestos Generales del Estado.

Efectos positivos de las medidas adoptadas en 2020

La previsión para el ejercicio actual 2020 es de una caída del 11% del PIB, una estimación mucho menor a la del 25% que se llegó a manejar al inicio de la pandemia, según Calviño, que ha señalado que las medidas puestas en marcha por el Gobierno han mitigado los efectos de la crisis sanitaria, económica y social gracias a la movilización de más de un 5% de PIB en medidas de apoyo presupuestario y más de un 15% del PIB en medidas de liquidez.

"Han supuesto un alto coste en términos de déficit y de deuda pública, y un enorme esfuerzo del conjunto de la sociedad española", ha reconocido Calviño, pero "han permitido proteger una base de tejido productivo y de empleo sobre la que construir la recuperación".

Un ejemplo puesto de relieve por la ministra ha sido la línea de avales del ICO, cuyos niveles de movilización de financiación y ejecución han sido reconocidos por el Banco Central Europeo como de los más elevados de los grandes países de la zona euro. Hasta finales de septiembre, ha detallado la ministra, se han firmado 834.000 operaciones, el 98% para pymes y autónomos, que han permitido movilizar financiación para el tejido productivo por más de 102.000 millones de euros.

Otro ejemplo de las medidas que han permitido reducir las consecuencias de la crisis, en este caso en el mercado laboral, han sido los expedientes de ERTES. Calviño ha interpretado como signo de recuperación que la mayoría de los trabajadores que se acogieron a ellos estén reincorporados: "Desde el pico de finales de abril, en el que estaban 3,4 millones de trabajadores en ERTE, la cifra se ha reducido en 2,7 millones de personas, es decir, que más del 80% de las personas han salido ya de los ERTES".

No obstante, Calviño ha mostrado su preocupación por aquellos sectores, como el de comercio y hostelería, que mantienen a más personas en esa situación, y por la desigual recuperación territorial. Navarra, Cantabria o Murcia, ha señalado, tienen tasas de recuperación en torno al 90%, mientras que otras comunidades autónomas, como Baleares y Canarias, tienen niveles de recuperación entre el 40 y el 60% por su dependencia del turismo internacional.

Finalmente, la ministra ha abogado por tomar medidas de contención en las zonas donde se producen nuevos brotes de COVID-19, ya que se ha comprobado que la confianza de la ciudadanía tiene su efecto en recuperación de la economía.

Otros acuerdos