Plan de Recuperación: España Puede

España está trabajando intensamente en la definición de un plan que permita aumentar la productividad y el crecimiento potencial, avanzando hacia una España verde, digital, inclusiva, con mayor cohesión social y territorial y sin brechas de género.

El Plan se articula en un conjunto coherente de inversiones a realizar en su práctica totalidad entre 2021 y 2023 y en un ambicioso programa de reformas estructurales y legislativas orientadas a abordar los principales retos de nuestro país.

El Plan se estructura en torno a CUATRO EJES TRANSVERSALES que vertebrarán la transformación del conjunto de la economía y que están plenamente alineados con las agendas estratégicas de la UE, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas: la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial. Estos ejes guiarán todo el proceso de recuperación, inspirando las reformas estructurales y las inversiones que se pongan en marcha, con el objetivo último de recuperar el crecimiento, fomentar la creación de empresas y acelerar la generación de empleo.

Líneas directrices del Plan

Transición ecológica: una España verde

España debe incorporar en el diseño de las políticas públicas y en la regulación de la actividad económica los límites ambientales de nuestro planeta y detener los procesos de deterioro ecológico. En el contexto actual, es urgente reforzar la inversión pública y privada para reorientar el modelo productivo, impulsando la descarbonización, la eficiencia energética, el despliegue de las energías renovables, la electrificación de la economía, el desarrollo del almacenamiento de energía, la economía circular, las soluciones basadas en la naturaleza y la mejora de la resiliencia de todos los sectores económicos.

Transformación digital: una España digital

La situación derivada de la COVID-19 ha acelerado el proceso de digitalización en España, poniendo de relieve sus fortalezas y también sus carencias, tanto desde la perspectiva económica, como social y territorial. Con el fin de que la transformación digital sea inclusiva y sostenible, vertebradora de la cohesión territorial y social es necesario abordar urgentemente la transición digital, garantizando el acceso del conjunto de la sociedad, impulsando la digitalización de la empresa -especialmente pymes y startups- y la industria, la I+D+i, y la capacitación digital de la población.

Igualdad de género: una España sin brechas de género

La crisis actual puede tener un impacto particularmente negativo sobre las mujeres y los jóvenes, colectivos ya especialmente golpeados por la anterior crisis financiera. Este efecto diferencial se une a la brecha de género, que persiste en nuestro país pese a los avances de las últimas décadas. A pesar de que España se sitúa como uno de los países más avanzados en determinados terrenos y más igualitarios en lo social, es preciso reducir las barreras estructurales que lastran el acceso de las mujeres al mercado laboral en igualdad de derechos y condiciones; elevar la tasa de empleo femenina; mejorar, fortalecer y reorganizar el sistema de cuidados de larga duración y elevar el potencial educativo y la igualdad de oportunidades. Todo ello redundará positivamente en la capacidad de crecimiento a largo plazo.

Cohesión social y territorial: Una España cohesionada e inclusiva

Lograr un crecimiento económico sólido y sostenible es imposible sin cohesión social. La apuesta por el conocimiento, la educación de calidad y la formación permanente no sólo ayudan a reducir desigualdades y favorecen la empleabilidad; aportan oportunidades y eficiencia a nuestra economía, favorecen un mejor aprovechamiento del potencial económico y ayudan a consolidar sociedades formadas y compactas con mayor calidad de vida para todos sus integrantes.

Junto al refuerzo de los tres pilares existentes del Estado de Bienestar (educación, sanidad, servicios sociales), es preciso desarrollar el cuarto pilar: el de la economía de los cuidados. Para ello, es necesario abordar en profundidad la financiación y la gestión del Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia, para avanzar hacia la universalización de los servicios públicos de atención a la dependencia y la implantación de un sistema centrado en la "atención a la persona".

Al mismo tiempo, resulta crucial abordar el reto demográfico que afronta una parte importante del país y articular una respuesta que refuerce la cohesión económica, social y territorial.

Estos 4 ejes se concretan en 10 políticas palanca y 30 componentes que articulan el importante programa de reformas e inversiones con el horizonte 2023. Cada componente se centra en un reto u objetivo concreto e incluye reformas e inversiones que, de forma coherente y complementaria, contribuyen a alcanzar dichos objetivos o superar los retos. Para todos ellos, se identifican las metas e hitos intermedios, los resultados esperados, el número de beneficiarios, así como el coste detallado de cada elemento.

Las 10 políticas palanca

Abrir todas

Agenda urbana y rural, lucha contra la despoblación y desarrollo de la agricultura

Infraestructuras y ecosistemas resilientes

Transición energética, justa e inclusiva

Una administración para el siglo XXI

Modernización y digitalización del tejido industrial y de la PYME, recuperación del turismo e impulso a una España nación emprendedora

Pacto por la ciencia y la innovación. Refuerzo de las capacidades del Sistema Nacional de Salud

Educación y conocimiento, formación continua y desarrollo de capacidades

Nueva economía de los cuidados y políticas de empleo

Impulso de la industria de la cultura y el deporte

Modernización del sistema fiscal para un crecimiento inclusivo y sostenible

Documentos:


Actualizado a 8 de marzo de 2021