La Ley de Seguridad Nacional ha entrado hoy en vigor

30.9.2015

La Ley es una respuesta a los nuevos retos a la seguridad que afectan a la sociedad del siglo XXI. Define la Seguridad Nacional y refuerza las capacidades del Estado para ofrecer soluciones a estos desafíos de forma rápida, eficaz y coordinada.

Para hacer frente a las crisis de forma tanto preventiva como reactiva, el Consejo de Seguridad Nacional dirige y coordina las actuaciones pertinentes, y estará asistido por un Comité Especializado de gestión de crisis, que busca mejorar la coordinación entre las distintas Administraciones Públicas, para favorecer la rapidez y flexibilidad en la respuesta a estas situaciones.

Situaciones de interés para la Seguridad Nacional

Una novedad importante de la Ley es la regulación de las situaciones de interés para la Seguridad Nacional, que viene a rellenar un vacío normativo existente entre las crisis más graves contempladas en la Ley Orgánica 4/1981, de los estados de alarma, excepción y sitio, y aquellas otras que se afrontan con los medios y recursos habituales de las autoridades competentes.

En esta nueva situación no se ven afectados los derechos fundamentales y libertades públicas, pues su finalidad es permitir una coordinación más eficiente en el uso de los instrumentos del Estado, ni implica la alteración del desempeño ordinario de las respectivas atribuciones por parte de las autoridades competentes, que actuarán desde la declaración de la situación por el presidente del Gobierno bajo la dirección del Gobierno.

Además, consagra la política de Seguridad Nacional como política pública de responsabilidad del Gobierno destinada a sustentarse con el más amplio respaldo parlamentario posible.

Regulación del Sistema de Seguridad Nacional

También regula el Sistema de Seguridad Nacional en el que participan las distintas Administraciones Públicas, así como el sector privado y la sociedad en general, y en el cual se focaliza el nuevo enfoque integral de la gestión de crisis y la organización de la contribución de recursos.

Esta Ley, a la vez que potencia las capacidades del Estado para responder a desafíos muy diversos que golpean los cimientos del Estado de Derecho y la libertad y el bienestar de los ciudadanos, será útil para crear una cultura de Seguridad Nacional haciendo que los ciudadanos se sientan protagonistas de la nueva política pública en la materia, a través de los cauces de participación ciudadana que la Ley refuerza.

Más información