Está usted en:

España, Italia, Grecia, Chipre y Malta acuerdan en Málaga reclamar a la UE un reparto equitativo de la responsabilidad en materia migratoria

Sábado 25 de septiembre de 2021

Así se recoge en la declaración conjunta acordada en la cumbre celebrada en Málaga, en la que han participado el ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, y sus homólogos de Italia, Luciana Lamorgese; Grecia, Notis Mitarachi (ministro de Política de Inmigración y Asilo); Chipre, Nikos Nouris; y Malta, Byron Camilleri. Esta reunión del grupo denominado MED5 ha tenido por objetivo reforzar la posición común de los cinco países del Mediterráneo en las negociaciones de cara al futuro Pacto Europeo sobre Migración y Asilo.
Los cinco ministros señalan como punto de partida en la declaración conjunta que cualquier política de la UE que pretenda "una gestión eficaz del asilo y la migración" debe de tener en cuenta la experiencia de "los Estados miembros de la frontera exterior más expuesta de la Unión Europea".
"Nuestra voz y nuestra visión del desafío migratorio no sólo se debe tomar en cuenta, sino que debe de ser central en la política europea", ha dicho Grande-Marlaska ante sus homólogos en este sentido. "La migración no es un desafío coyuntural, sino estructural, y necesita de soluciones a medio y largo plazo y de métodos permanentes y durables. La UE necesita una política migratoria y de asilo más equilibrada, justa, realista y europea", ha destacado.

Prevención y responsabilidad compartida

Lamorgese, Mitarachi, Nouris, Camilleri y Grande-Marlaska han acordado asimismo insistir en la necesidad de que el futuro Pacto de Migración y Asilo de la UE tiene que establecer un verdadero reparto equitativo de la responsabilidad entre estados miembros en materia migratoria. "La responsabilidad debe repartirse de forma equitativa, evitando imponer una carga adicional a los Estados miembros que ya sufren una presión migratoria excesiva, al tiempo que asumen la tarea de proteger las fronteras exteriores de la UE", señala la declaración conjunta.
Los ministros señalan en este sentido que los recientes acontecimientos derivados de la situación en Afganistán o Bielorrusia demuestran "la importancia de apoyarse en una solidaridad eficaz para responder a las necesidades del Estado miembro en cuestión".
Los países del MED5 subrayan también la necesidad, "entre otras formas de desarrollar el principio de reparto equitativo de la responsabilidad y la solidaridad, de un mecanismo de reubicación predecible y obligatorio para aquellos Estados miembros que se enfrentan a desembarcos tras operaciones de Salvamento y Rescate o a otras formas de presión migratoria como consecuencia de su situación geográfica".
La declaración conjunta de España, Grecia, Malta, Chipre e Italia subraya asimismo que esta política migratoria común tiene que articular, como eje "fundamental y prioritario", mecanismos eficaces para la prevención en origen. El texto acordado en Málaga subraya que "la UE no puede permitirse esperar a que los flujos migratorios lleguen a las fronteras exteriores", e indica que es necesario abordar "las crisis humanitarias en sus orígenes y reforzando las capacidades adecuadas de los países de origen y de tránsito", lo que supone "evitar la dramática pérdida de vidas humanas".
El ministro del Interior español ha señalado en este sentido que "la clave de bóveda sobre la que construir la política migratoria de la UE es la cooperación con los países de origen y tránsito". "La experiencia ha demostrado la necesidad de priorizar esta dimensión exterior y fomentar la cooperación con los países de origen y tránsito de la migración, como la manera más eficaz de lograr una gestión legal, ordenada y segura de los flujos migratorios", ha añadido.

Financiación adecuada

Los cinco ministros también han acordado reclamar mecanismos de financiación adecuados. "Para que la prevención de la migración irregular sea eficaz, y dado su carácter estructural, la política migratoria de la Unión debe contar con una financiación adecuada", indica la declaración.
En este sentido, el texto explica que "el Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional -NDICI-, llamado a ser el principal instrumento financiero de nuestros esfuerzos para atender las causas de la migración irregular, debe estar operativo de forma prioritaria".
Esta cumbre del MED5 se ha dividido en dos sesiones de trabajo en el plenario, una dedicada a la dimensión interna de la inmigración y otra a la externa. Al finalizar, los cinco ministros han comparecido ante los medios de comunicación para realizar una declaración institucional.
El encuentro es una continuidad de la cumbre celebrada el pasado mes de marzo en Atenas así como de las diversas reuniones telemáticas que vienen manteniendo en los últimos meses los cinco ministros del Interior, y cuyo objetivo es defender la posición común de estos países de primera entrada de la migración en el marco de las negociaciones para un nuevo Pacto Europeo sobre Migración y Asilo.

Más Información