Publicación de los datos de ejecución presupuestaria

El déficit del Estado se sitúa en el 0,44% del PIB en marzo y se reduce un 60,4% respecto al mismo periodo del año anterior

Hacienda y Función Pública - 29.4.2022

La evolución hasta marzo muestra que el déficit del Estado continúa la senda descendente iniciada en 2021 como consecuencia de la reactivación económica y la creación de empleo impulsadas por el avance del proceso de vacunación. En concreto, el déficit del Estado en los tres primeros meses del año de 2022 se ha reducido un 60,4%.

Asimismo, el Ministerio de Hacienda y Función Pública también ha publicado en su web los datos de déficit consolidado de la Administración Central, Comunidades Autónomas y Seguridad Social del mes de febrero en términos de contabilidad nacional, que también se ha reducido un 40,8% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Déficit del Estado (marzo)

Hasta marzo, el Estado ha registrado un déficit equivalente al 0,44% del PIB, frente al 1,22% existente en el primer trimestre de 2021. De esta forma, el déficit se sitúa en 5.811 millones, lo que supone un descenso del 60,4% respecto a los 14.665 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. Este resultado se debe a un sólido incremento de los ingresos no financieros del 17,2%, frente al comportamiento de los gastos, que decrecen a un ritmo del 1,5%.

Recursos no financieros del Estado

Los recursos no financieros se sitúan en 54.114 millones, lo que supone un 17,2% más respecto al mismo periodo de 2021. Los impuestos se sitúan en 46.785 millones de euros, el 86,5% del total de los recursos, y crecen un 18,2% respecto al primer trimestre de 2022.

Los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentan un 16,3%. En concreto, los ingresos por IVA se elevan un 18,5%. Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio crecen un 22,2% debido al IRPF, que se incrementa un 22,2%, y al aumento del Impuesto sobre Sociedades, que se eleva un 11%. Por su parte, el Impuesto sobre la Renta de No Residentes se incrementa un 52%.

Asimismo, los impuestos sobre el capital crecen un 70,4%, respecto al mismo periodo del año anterior y los ingresos de las cotizaciones sociales descienden ligeramente un 2,0%.

Las rentas de la propiedad disminuyen un 8,4% respecto a 2021 como consecuencia del descenso del 27,9% de los ingresos por intereses. Si bien, los ingresos por dividendos y otras rentas se incrementan un 9,1% hasta situarse en 735 millones.

Los ingresos procedentes de la venta de bienes y servicios crecen un 39,9% hasta los 456 millones.

Los otros recursos no financieros aumentan un 21,6%, lo que se debe, en parte, a los mayores recursos recibidos de determinadas Comunidades Autónomas por Fondo de Suficiencia Global y por Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales.

Empleos no financieros del Estado

Hasta marzo, los empleos no financieros del Estado se han situado en 59.925 millones, cifra inferior en un 1,5% a la registrada en los tres primeros meses de 2021.

La partida de mayor volumen son las transferencias entre administraciones públicas, con un peso del 60,7% sobre el total de empleos no financieros. En concreto, ascienden hasta el tercer mes del año a 36.350 millones, lo que supone un aumento del 5,4% respecto al mismo periodo de 2021. Una parte importante de este incremento proviene de la compensación del SII-IVA, hecha efectiva en el mes de marzo.

La remuneración de asalariados crece un 4,2%. Esta rúbrica, que se sitúa en 4.525 millones, incorpora la subida salarial para este ejercicio del 2% frente a un incremento salarial del 0,9% en 2021.

Los consumos intermedios han ascendido a 1.667 millones, un 44,8% más de gasto que en el mismo periodo de 2021, mientras que las transferencias sociales en especie se incrementan un 56,8%.

Por su parte, los intereses devengados crecen un 5,7% hasta situarse en 5.683 millones, mientras que las prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales aumentan un 7,1%, cifra que incorpora una revalorización de las pensiones de Clases Pasivas del 2,5% con carácter general y del 3% en las mínimas.

El resto de empleos corrientes asciende a 1.207 millones, lo que supone 108 millones más que el año anterior. Esta partida incluye la subvención a los productos para la financiación del déficit eléctrico, superior en un 14,5% a la de marzo de 2021. Por su parte la cooperación internacional corriente se incrementa en un 83,2%, incluyendo 85 millones de aportación al FED frente a 114 millones en 2021 y 187 millones de vacunas donadas a terceros países.

Por último, destaca la formación bruta de capital fijo, que aumenta un 20% en 2022 hasta los 1.134 millones, mientras que las ayudas a la inversión y las otras transferencias de capital han ascendido en conjunto a 410 millones.

Déficit conjunto de la Administración Central, Comunidades Autónomas y Seguridad Social (febrero)

En febrero de 2022 el déficit conjunto de la Administración Central, los Fondos de la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas, excluida la ayuda financiera, se sitúa en 11.439 millones, equivalente al 0,88% del PIB. Si se incluye el saldo de la ayuda a las instituciones financieras por importe de 302 millones, el déficit supone el 0,90% del PIB.

Administración Central

El déficit de la Administración Central se sitúa en 9.978 millones a finales de febrero de 2022, el 0,76% del PIB.

  • El déficit del Estado en febrero en términos de PIB, equivale al 0,85% alcanzando la cifra de 11.050 millones, un 29,6% inferior al registrado en febrero de 2021.
  • Los Organismos de la Administración Central registran en febrero de 2022 un superávit de 1.072 millones.

Tabla sobre financiación de las Administraciones Públicas, febrero 2021-2022

Comunidades Autónomas

La Administración regional registra un déficit en febrero de 2022 de 331 millones, lo que equivale al 0,03% del PIB, un descenso del 77,3% respecto a febrero de 2021. Este resultado obedece a un ligero aumento de los gastos del 0,1%, frente a los ingresos que crecen a un mayor ritmo, del 4,0%.

Los impuestos han crecido un 13,2%. Cabe mencionar los impuestos sobre la producción y las importaciones, que aumentan un 38,5% alcanzando la cifra de 2.894 millones, destacando el crecimiento de ITP y AJD en un 35,7%.

También aumentan los ingresos por impuestos sobre el capital en un 6,6% hasta alcanzar los 504 millones, además de los ingresos por impuestos sobre la renta y patrimonio que lo hacen en un 7,0% hasta los 8.617 millones.

Las transferencias entre AAPP decrecen ligeramente en un 0,4% hasta los 15.847 millones. No obstante, si se descuentan en 2021 los anticipos concedidos por importe de 1.138 millones, los ingresos por transferencias aumentarían un 7,3%. Por su parte, los ingresos obtenidos del resto de recursos se sitúan en 2.141 millones de euros.

Entre los gastos la remuneración de asalariados crece un 3,3% debido, entre otras razones, al incremento salarial del 2% fijado para 2022 frente al 0,9% de 2021. Los consumos intermedios disminuyen un 6,9% hasta los 5.196 millones.

Las subvenciones aumentan un 8,7% hasta los 425 millones por el incremento de las ayudas al transporte, lo que se compensa con el descenso de los intereses, que disminuyen un 12,1% hasta 450 millones.

Las transferencias sociales en especie se elevan en un 4,7% hasta los 4.878 millones debido al mayor gasto en conciertos educativos y al incremento del gasto en farmacia. Por último, la inversión disminuye levemente en un 1,8% respecto a 2021, alcanzando los 2.064 millones.

Tabla sobre financiación de las Comunidades Autónomas, febrero 2021-2022

Fondos de la Seguridad Social

Los Fondos de la Seguridad Social en febrero de 2022 registran un déficit de 1.130 millones, frente a los 1.239 millones del mismo periodo de 2021, es decir un 8,8% menos. En términos de PIB el déficit de la Seguridad Social se sitúa en el 0,09% del PIB. Este comportamiento es consecuencia de una disminución de los ingresos del 1,7% (destaca el buen comportamiento de las cotizaciones con un crecimiento del 3,0%) frente al descenso registrado en los gastos de un 2,0%.

Desde marzo de 2020 las operaciones del subsector Fondos de la Seguridad Social han estado directamente afectadas por la crisis derivada de la pandemia del COVID-19. No obstante, los avances en el control de la misma, sobre todo con el proceso de vacunación, han motivado una reducción de su impacto económico. A finales de febrero de 2022, dicho impacto estimado ha sido de 795 millones, lo que supone reducir en un 73,2% el que tuvo en el mismo período de 2021, que fue de 2.971 millones.

En relación a las medidas normativas con incidencia en el ejercicio destaca el Real Decreto 65/2022, de 25 de enero, sobre actualización de las pensiones del Sistema de la Seguridad Social, de las pensiones de Clases Pasivas y de otras prestaciones sociales públicas, que establece una revalorización del 2,5% para pensiones contributivas y de un 3% para pensiones no contributivas, ingreso mínimo vital y pensiones mínimas; el Real Decreto 2/2022, de 28 de febrero, por el que se prorrogan los ERTES hasta el 31 de marzo y se recogen una serie de medidas urgentes para continuar la protección de los trabajadores autónomos y el Real Decreto 152/2022, de 22 de febrero, que fija el salario mínimo interprofesional en 1.000 euros, con efectos desde el 1 de enero, incrementándose en el mismo porcentaje la base mínima de cotización.

El Sistema de Seguridad Social registra en febrero de 2022 un déficit de 1.100 millones. Los recursos han ascendido a 26.125 millones, registrándose un crecimiento del 2,8% de las cotizaciones sociales. Por su parte, en lo que respecta al gasto, que se totaliza en 27.225 millones, se corresponde en gran medida con el gasto en pensiones, que crece en un 8,4%.

Al igual que ya ocurrió en 2021 destacan los datos registrados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que ha obtenido un déficit de 47 millones. Una cifra inferior en un 94,9% a la del año anterior. Este comportamiento se debe, en gran medida, al descenso en un 85,9% del conjunto de prestaciones por desempleo vinculadas a los ERTES y otras medidas COVID que alcanzan los 245 millones, mientras que en 2021 el gasto se elevó en este periodo a los 1.741 millones. El resto de las prestaciones de desempleo se reduce en un 6,4% respecto al año anterior. El número de beneficiarios de las prestaciones de desempleo a finales de febrero se ha reducido un 21,8% respecto a 2021.

El FOGASA presenta un superávit de 17 millones, frente a los 6 millones de déficit registrados en el mismo periodo de 2021.