Comunicado sobre la decisión del Gobierno de Israel de construir nuevas viviendas en los asentamientos

Viernes 16 de octubre de 2020

La expansión de los asentamientos viola el derecho internacional y pone todavía más en peligro la viabilidad de la solución de dos estados para lograr una paz justa y duradera en el conflicto israelo-palestino. También es una medida contraproducente a la luz de los positivos acontecimientos relacionados con los acuerdos de normalización alcanzados entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Baréin.

Como hemos recalcado directamente al Gobierno de Israel, este paso socava además los esfuerzos por restablecer la confianza entre las partes con miras a reanudar el diálogo. Por lo tanto, pedimos que se detenga de inmediato la construcción de asentamientos, así como los desalojos y la demolición de estructuras palestinas en Jerusalén Este y en Cisjordania.

Pedimos la plena aplicación de la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con todas sus disposiciones. Recalcamos que no reconoceremos ningún cambio en las fronteras del 4 de junio de 1967, incluidas las de Jerusalén, a menos que se acuerde entre las partes. La suspensión de los planes para anexionar partes de los territorios palestinos ocupados debe hacerse permanente. Llamamos a ambas partes a que se abstengan de cualquier acción unilateral y reanuden un diálogo creíble, así como negociaciones directas sobre todas las cuestiones relativas al estatuto final.