España es uno de los países con mejor clima escolar y bienestar de los estudiantes

Martes 3 de diciembre de 2019

Estos resultados indican que el clima escolar y el bienestar de los estudiantes en España son de los mejores entre los países participantes gracias a los bajos porcentajes de acoso escolar y al elevado sentido de pertenencia al centro de los alumnos.

El 86,8% de los estudiantes españoles declaran que les caen bien a otros estudiantes, el 86,5% se siente integrado y alrededor del 81% hacen amigos con facilidad en su centro, datos que sitúan a España en el primer puesto del índice de sentido de pertenencia al centro de PISA. Esto proporciona a los estudiantes un sentimiento de seguridad, identidad y comunidad que ayuda de forma positiva a su desarrollo académico, psicológico y social.

Este bienestar también está relacionado con el acoso, que en España afecta al 17% de los estudiantes. Esta cifra está seis puntos por debajo de la media de la OCDE, aunque desde 2015 ha aumentado dos puntos. El índice de exposición al acoso en nuestro país también es de los más bajos de la serie y, por el contrario, la sensibilidad ante esta situación es superior a la de la media de la OCDE.

Además, los estudiantes españoles que realizaron esta prueba se declaran mayoritariamente satisfechos con su vida (un 74% frente al 67% de la media de la OCDE). Esta satisfacción es mayor entre los chicos, los alumnos aventajados y los no inmigrantes.

Descenso de las puntuaciones y resultados estables

En esta edición de PISA se ha evaluado el rendimiento en matemáticas, ciencias y lectura (los resultados de España en esta última no se han hecho públicos por decisión de la OCDE). Todas las comunidades autónomas han participado con muestra ampliada.

Ministerio de Educación y Formación ProfesionalEn matemáticas, los resultados se mantienen estables desde 2009 con ligeras diferencias en los últimos cuatro ciclos. España, con 481 puntos (cinco menos que en 2015), se sitúa por debajo de la media de la OCDE (489), que experimenta un leve pero continuo descenso, y al mismo nivel que Italia, Estados Unidos y Hungría. Como en cada nueva edición, las chicas mejoran su rendimiento en matemáticas y la diferencia con sus compañeros masculinos cae hasta los seis puntos, con un descenso acumulado de 19 puntos desde 2009, el mayor de todos.

En ciencias, España (483) obtiene seis puntos menos que la media de la OCDE (489) y 10 menos que en 2015, situándose por encima de Italia, Luxemburgo e Islandia, entre otros. Chicos y chicas puntúan de forma similar en esta prueba que, a pesar del descenso registrado frente a la anterior edición de 2015, mantiene una línea de estabilidad, según la OCDE.

El estatus socioeconómico es un fuerte predictor de los resultados en matemáticas y ciencias en todos los países, y explica un 12% de la variación en los resultados en matemáticas y un 10% en ciencias en España. Por otro lado, los estudiantes con antecedentes de inmigración obtienen peores resultados que nos lo inmigrantes en ambas pruebas.

En cuanto a la segregación del alumnado, los niveles en España son muy similares a los del promedio de la OCDE pero con diferencias llamativas entre comunidades autónomas. Mientras que Cantabria, La Rioja, Aragón, Castilla y León y Galicia presentan índices bajos, equiparables a los de los países escandinavos, la Comunidad de Madrid, Ceuta y Melilla presentan valores más altos.

En esta séptima edición de PISA han participado en su estudio principal más de 1.000 centros educativos y más de 35.000 estudiantes, en una amplia muestra representativa de la población total del alumnado de 15 años en todas las comunidades autónomas. La mayoría de estudiantes se encontraban en 4º curso de la ESO.