Pedro Duque y el director del Instituto Cervantes firman un acuerdo para fomentar el español en la ciencia y la tecnología

Miércoles 2 de octubre de 2019

Ese es el objetivo del acuerdo suscrito en la sede del Instituto Cervantes por el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades en funciones, Pedro Duque, y el director del Instituto, Luis García Montero, en presencia del director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado.

El ministro ha celebrado que ambas partes acuerden trabajar juntas, 'cada una en su área', en una estrategia similar a la 'línea fuerte de cooperación' que su departamento ha abierto con la RAE. La colaboración institucional ahora abierta con el Cervantes 'significa mucho' aunque, ha admitido, no cambiará la necesidad de «compartir los resultados científicos en inglés».

Por su parte, García Montero ha dicho que apostar 'con orgullo y ambición' por nuestro idioma 'pasa por una clarísima preocupación por el español como lengua científica y tecnológica', y se hacomprometido a trabajar para que esta colaboración en beneficio del español sea 'muy productiva'.

Ciencia con Ñ y cursos de español científico

El protocolo general de actuación firmado recoge el deseo de ambas partes de promover el español en la producción de conocimiento científico. Se potenciarán las relaciones académicas, culturales y científicas de España con otros países, para reforzar la cooperación entre los agentes españoles del sistema de I+D+I (investigación, desarrollo e innovación) en los 45 países donde tiene centros el Cervantes.

El Instituto ampliará las actividades culturales de su programa Ciencia con Ñ, cuyo objetivo es divulgar la ciencia y la innovación españolas. Además, y dentro de su programación académica, difundirá el conocimiento de terminología científica en español y organizará cursos de español científico.

Este acuerdo es resultado de la reunión de trabajo que Pedro Duque y Luis García Montero mantuvieron el pasado mes de julio en la sede del Instituto para reforzar el peso y el prestigio de una lengua que hablan unos 580 millones de personas, el 7,6% de la población mundial.