Conferencia de prensa del Presidente del Gobierno para anunciar el nuevo Gobierno

Sábado 12 de abril de 2008

Presidente.- Buenos días y muchas gracias por acudir a esta convocatoria que tiene como objetivo fundamental dar a conocer la composición del nuevo Gobierno y los objetivos básicos del mismo; composición del nuevo Gobierno de la que acabo de informar al Rey y de la que voy a dar cuenta inmediatamente.

Quiero empezar felicitando a los medios de comunicación porque, al leer hoy los mismos, he advertido que hay, como pocas veces, una precisión prácticamente total en la información que trasladan sobre la composición del Gobierno, composición del Gobierno que consta de los siguientes Ministerios y de los siguientes titulares:

  • Vicepresidenta Primera del Gobierno, Ministra de la Presidencia y Portavoz del Gobierno, Mª Teresa Fernández de la Vega
  • Vicepresidente Segundo del Gobierno, Ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes Mira
  • Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos Cuyaubé
  • Ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo
  • Ministra de Defensa, Carme Chacón Piqueras
  • Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba
  • Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez Arza
  • Ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo
  • Ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho Chaves
  • Ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián Gascón
  • Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa Mangana
  • Ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado Méndez
  • Ministro de Cultura, César Antonio Molina Sánchez
  • Ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria Escoms
  • Ministra de Vivienda, Beatriz Corredor Sierra
  • Ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia Mendizábal
  • Ministra de Igualdad, Bibiana Aído Almagro

La primera decisión de un Presidente, antes del nombramiento de los Ministros, consiste en definir la estructura de su Gobierno. Creo que fue tras la última Cumbre Europea cuando les anuncié que estaba pensando ya en los cambios que debería hacer en la estructura del nuevo Gobierno para alcanzar los principales objetivos que me he marcado en esta Legislatura y que expuse en el Debate de Investidura.

Reconocerán, pues, en la organización del nuevo Gobierno los grandes ejes del programa de investidura. He organizado el Gobierno en función de los objetivos que comprometí con los españoles para los próximos cuatro años.

Dije en ese Debate que necesitábamos seguir creciendo económicamente y hacerlo de acuerdo con un nuevo patrón menos dependiente de la construcción y más cercano a los sectores ligados al desarrollo del conocimiento y a los servicios de alto valor añadido. Para ello tenemos que invertir más en ciencia y en tecnología. Debemos ayudar a nuestras empresas a innovar y hemos de coordinar mejor nuestros centros de investigación y universidades. Ésas son las misiones del nuevo Ministerio de Ciencia e Innovación. Debe servir para que nuestra economía crezca más pero, sobre todo, para que crezca mejor y para ello ha de impulsar y coordinar nuestro sistema de ciencia y tecnología. Es un nuevo ministerio para convertir el conocimiento científico y la innovación tecnológica en crecimiento económico.

Dejé establecido en el Debate de Investidura que el cambio climático iba a ser una de las prioridades de mi nuevo Gobierno, un gran objetivo al que se va a dedicar un gran ministerio, en el que se integrarán los hasta hoy Ministerios de Medio Ambiente y Agricultura, Pesca y Alimentación. El nuevo Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino pretende gestionar integralmente el territorio para garantizar que quiénes viven de él, aseguren su protección; pretende gestionar íntegramente nuestra costa y nuestros recursos marinos, y pretende una gestión integral del agua para asegurar el abastecimiento y la depuración en todas las Comunidades autónomas. En definitiva, estamos hablando de asegurar al mismo tiempo desarrollo y conservación: desarrollo para progresar hoy y conservación para seguir progresando mañana.

Anuncié en el Debate de Investidura mi voluntad de convertir esta Legislatura en la Legislatura de igualdad entre hombres y mujeres y, si la igualdad es el gran objetivo de los próximos cuatro años, de la igualdad tenía que encargarse un ministerio; de la igualdad y sólo de la igualdad, por primera vez en nuestro país; la igualdad, que comienza por la lucha sin tregua contra la violencia de género, que sigue por el desarrollo de la Ley de Igualdad y que fomenta la creación de empleo para las mujeres.

Siempre he creído en el valor pedagógico de los actos de Gobierno. Se lo diré utilizando el refranero: siempre he pensado que es muy bueno predicar con el ejemplo y, por ello, el Gobierno que hoy he presentado a S.M. el Rey es el primero de la historia de España en el que existe un Ministerio de Igualdad cuya titular, por cierto, es la ministra más joven que ha tenido nunca nuestro país; el primer Gobierno de la historia de España en el que una mujer se hace cargo de la cartera de Defensa y el primer Gobierno de la historia de España en el que hay más ministras que ministros.

P.- Como ya usted ha dicho que en los medios de comunicación venía casi la literalidad de…

Presidente.- Les he felicitado. Es de justicia.

P.- …ya ha dado tiempo a escuchar las primeras críticas a su Gobierno. Esta misma mañana le han acusado a usted de continuista y de que es un Gobierno quizás solamente para dos años. A mí me gustaría saber cómo contesta usted a esas críticas, por un lado, y sobre el Ministerio de Igualdad al que se ha referido usted, ¿es uno de esos Ministerios transversales que va a tener competencias de lo que antes tenían otros Ministerios?

Presidente.- Vuelvo a decir que he trabajado intensamente en la conformación, tanto de la estructura del Gobierno, como, por supuesto, en la composición de las personas que lo integran, y la composición determina mucho la acción política y la consecución de los objetivos que uno se plantea para llevar adelante.

Esta restructuración es coherente con los objetivos, responde a un plan, a un proyecto, a un modelo, con esos tres grandes objetivos: crecer económicamente con más fortaleza innovadora y tecnológica, con más valor añadido; afrontar los retos del cambio climático y de la protección de nuestro medio ambiente de manera integral, teniendo en cuenta temas tan trascendentales como es el agua en nuestro país o como es la protección del mar; y, en tercer lugar, hacer una apuesta definitiva con toda la voluntad política y con todos los medios de que el Gobierno de España dispone a favor de la igualdad entre hombres y mujeres. Esas tres ideas las he expuesto durante toda la campaña electoral como tres objetivos básicos, han sido las tres grandes prioridades del Debate de Investidura y son los tres pilares de mi proyecto de Gobierno para los próximos cuatro años.

Por tanto, la estructura de Gobierno es coherente, responde a un modelo y está muy trabajada.

¿Las críticas? Siempre se dice que hay que esperar cien días, pero, bueno, algunos no quieren esperar ni uno. Yo siempre aceptaré las críticas con toda deportividad.

El Ministerio de Igualdad va a tener gran alcance político en tres áreas fundamentales. La primera es la aplicación de la Ley de Igualdad que, como saben, afecta al ámbito de la empresa, al ámbito de los consejos de administración y a ámbitos de la vida pública y social relevantes. Tenemos una Ley de Igualdad que es una de las más avanzadas del mundo en garantías de derechos y promoción de la igualdad para las mujeres, y esa Ley tiene que cumplirse, tiene que llegar a cada centro de trabajo, tiene que llegar a cada Administración y tiene que llegar a toda la sociedad. Para ello tiene que haber, como es lógico, una alta responsabilidad política como es una ministra, en este caso.

La segunda gran área es la aplicación, el desarrollo, el seguimiento y la implicación de todos los recursos que tiene la Administración del Estado en la lucha contra la plaga de la violencia de género, en contra del machismo criminal. Y el tercer campo es la promoción, en el ámbito del empleo, de las mujeres.

Tendrá, por tanto, competencias propias derivadas de la aplicación de esas dos leyes y de la promoción del empleo para las mujeres; pero tendrá, lógicamente, una tarea transversal de impulso, coordinación y seguimiento de muchos ámbitos de competencia de otros Ministerios, pero también en el ámbito de la relación social: empresarios, sindicatos, asociaciones y todo lo que representa, nada más y nada menos, la lucha contra la violencia de género.

También de ese Ministerio dependerá el ámbito del Instituto de la Juventud y el marco de impulso y gestión que, en políticas en favor de la igualdad de los jóvenes, corresponden a la Administración General del Estado.

P.- ¿Podría explicar por qué ha prescindido de Jesús Caldera después de haber elogiado a lo largo de toda la Legislatura su tarea?

En segundo lugar, me gustaría saber si admite usted el juicio de que este Gobierno ha perdido peso político respecto del anterior.

Por último, si me permite, ¿cuándo va a llamar al señor Rajoy?

Presidente.- Jesús Caldera, que, como saben, es colaborador y amigo desde lo que representó el proceso del XXXV Congreso, ha desempeñado una tarea brillante al frente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales porque ha llevado al Parlamento leyes de gran trascendencia como todos conocemos: la Ley de Igualdad y la Ley de la Dependencia; porque ha tenido una etapa de diálogo y de concertación social, y porque ha promovido buena parte de las políticas más innovadoras y más modernizadoras. Tiene en su haber un sobresaliente en la gestión del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Jesús Caldera ha coordinado los dos programas electorales con los que hemos concurrido el Partido Socialista a las elecciones, tanto de 2004 como de 2008, y el Partido Socialista, en este tiempo, quiere estar siempre en la vanguardia de las ideas, en la innovación de las propuestas y en la transformación de los objetivos.

Jesús Caldera ha demostrado una capacidad muy notable para coordinar los grandes equipos generadores de las ideas, de los programas y de las propuestas de Gobierno, a lo cual ahora suma cuatro años de muy buena gestión de Gobierno. Un proyecto con ambición, con ganas, que se precie, está pensando en la gestión de hoy y en el proyecto para los próximos años.

Ésa es la tarea que va a hacer Jesús Caldera en una responsabilidad en la dirección del partido que salga elegida en el próximo Congreso Federal., donde va a responsabilizarse de toda un área para las grandes ideas, para los grandes proyectos y para los programas que el Partido Socialista va a tener que hacer en el futuro. Además, va a pilotar la creación de una gran fundación del Partido Socialista para convertirse en un gran laboratorio de ideas, un gran "think tank" del pensamiento, que es una tarea que tengo comprometida conmigo mismo y con el Partido Socialista, porque el PSOE es en estos momentos uno de los dos o tres partidos socialistas del mundo con más respaldo electoral, y el Partido Socialista Obrero Español va a ser el partido que tenga el mejor centro de pensamiento de todos los partidos socialistas.

Ésa es la tarea que he encargado a Jesús Caldera, que, además, sé que le entusiasma y que la hará muy bien. Estoy convencido de que en el plazo de año o año y medio culminaremos tener esa gran fundación, esa gran organización institucional, para la producción de ideas para anticiparnos al futuro.

Me habrán oído decir en muchas ocasiones que el respaldo mayoritario de los ciudadanos está en función del contenido de un proyecto político, de las grandes ideas, de las grandes propuestas, de saber responder a los problemas de hoy y anticipar los de mañana, y el Partido Socialista quiere ser una permanente fábrica de ideas. Nunca nos vamos a dar por satisfechos con lo que hemos proyectado y menos con lo que hemos hecho, sino que estamos activos en preparar lo que hemos de hacer en los próximos años, en los próximos cuatro o en los próximos ocho años.

¿Peso político? Yo puedo decir que estoy muy, muy, satisfecho del Gobierno que he conformado. En mi opinión, tiene fuerza política y una notable capacidad de gestión, todo ello impulsado por una idea que está tanto en la composición de Gobierno, como en la estructura de Gobierno, y que responde, si me permiten, a lo que es el espíritu del discurso del Debate de Investidura. Era un discurso modernizador y éste es un Gobierno modernizador.

Todavía no tengo decidido cuando llamaré al señor Rajoy. Hay que esperar a conformar el Gobierno. Lo conocerán puntualmente y, como sea tan rápido como el Gobierno, incluso antes que yo.

P.-Se ha referido, por supuesto, a las novedades y me gustaría que me respondiera a si cree que en esta nueva etapa, en esta segunda Legislatura, hay una oportunidad para que la Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, pueda reconciliarse con el Gobierno catalán, que esperaba en algún momento que pasara a otra responsabilidad en el Gobierno, dado que tendrá importantes cuestiones como la trasferencia de Cercanías de Renfe o todo el asunto referente al aeropuerto de El Prat.

Presidente.- No me consta esa situación. Simplemente, diré que, desde mi punto de vista, la gestión en materia de infraestructuras que se han producido en este país, con los avances que hemos tenido en la Alta Velocidad, en autovías y en aeropuertos, ha sido positiva, y tengo la impresión de que la gestión del Gobierno, de manera singular en Cataluña, ha sido respaldada de una manera bastante elocuente.

P.- Uno de los grandes retos para esta Legislatura era la reforma de la Justicia. Quería saber si en esta labor va a participar el Ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, o si se lo va a encomendar al Portavoz del Grupo Parlamentario, José Antonio Alonso.

En otro orden de cosas, quería saber, volviendo al tema de la carga política del Gobierno, si ha dado o ha adoctrinado de algún modo a los ministros, tanto a los que permanecen como a los nuevos, para que le arropen de algún modo más políticamente que en la Legislatura anterior.

Presidente.- Esta última consideración no acabo de comprenderla muy bien, pero procuraré improvisar una respuesta.

La reforma y modernización de la Justicia es una necesidad sentida, objetiva y, además, responde el otro día lo decía en el Parlamento prácticamente a un reto pendiente desde los años 80, donde España y sus Administraciones han sufrido una gran transformación y la Justicia, seguramente, no ha ido al mismo ritmo que el conjunto de las políticas públicas.

Es verdad que plantea la necesidad del concurso de muchas voluntades, del Ministerio de Justicia en primer término, pero el Consejo General del Poder Judicial es determinante, y su conformación y su elección depende del acuerdo entre fuerzas políticas parlamentarias y, por ello, van a tener una responsabilidad destacada los portavoces, entre ellos José Antonio Alonso; y también de lo que puede ser todo lo que representan el estímulo, el apoyo y los medios a nuestros juzgados y a nuestros tribunales, para que podamos agilizar y modernizar toda la Administración de Justicia. Exigirá alguna reforma legal pero, sobre todo, exige concurso de voluntades y modernización de medios.

Quiero decir que me he sentido siempre muy arropado, creo que he sido un Presidente muy arropado por los Ministros y por el Partido Socialista, continuamente.

P.- El Ministerio de Defensa, quizás, es uno de los Departamentos que menos simpatías tienen en Cataluña. ¿Qué le ha llevado a elegir a Carme Chacón para ese puesto? ¿Nos puede decir los objetivos que le haya trasladado para esta Legislatura?

Presidente.- Es una afirmación inicial que tampoco comparto, ni siquiera comprendo.

El Ministerio de Defensa cumple un papel, que es la garantía de la seguridad global de nuestro país. Carme Chacón ha demostrado allí donde ha estado una capacidad de gestión, de seriedad y de responsabilidad institucional muy notable. Todos la recordamos presidiendo el Congreso, yo la he conocido como ministra, tengo una plena confianza en ella y me parece un signo de normalidad. Es por primera vez, pero ahora ya empezará a ser normal que una mujer sea ministra de Defensa, como pasa en muchos países del mundo. Lo puede hacer exactamente igual que un hombre y, si me permite, incluso mejor. Ya saben que ésta es mi opinión en muchas de las hipótesis de esta naturaleza.

De verdad, yo me siento muy orgulloso de ser el Presidente que he hecho que una mujer sea por primera vez Ministra de Defensa, y me siento muy orgulloso, de lo que más, de que haya más ministras que ministros. Lo he explicado tantas veces: el cambio social más importante de España ha sido el avance imparable, justo, de las mujeres en derechos en lo que representa en la sociedad, en el empleo, en la política, en todo. Y aún nos queda un tramo por recorrer muy importante porque tenemos tanto machismo criminal insoportable y porque aún en el empleo y en los espacios de poder de este país, de más poder de este país, más allá de la política, hay una presencia mucho menor de mujeres. Eso se va a acabar y espero que estos cuatro años sean el principio del fin.

P.- ¿Por qué esa insistencia en mantener al señor Rubalcaba en Interior? ¿No tenía usted alternativa? ¿No hay nadie capaz de sustituirle?

Presidente.- Rubalcaba es un gran político. Es verdad que he hecho algún esfuerzo para convencerle. Es un gran político y le voy a decir mi opinión Rubalcaba podría ser ministro de cualquier área porque tiene una capacidad política, una experiencia y unas cualidades muy notables. Además, y comprendan que ésta es un área que el presidente sigue de manera muy, muy, directa, es un gran Ministro del Interior.

El clima que hay de respaldo o de apoyo en los temas más importantes a favor de la seguridad de los ciudadanos, en la lucha contra el terrorismo o contra la violencia organizada, que existe en los aparatos que tienen encomendadas esta tarea en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es muy positivo y él, como saben, se entrega a todas las tareas, como se entrega a la de Ministro del Interior, en cuerpo y alma. Por tanto, para mí era importante que esa responsabilidad siguiera en sus manos.

P.- ¿Nos puede confirmar si este Gobierno está pensado para los próximos dos años, hasta que España llegue a la Presidencia de la Unión Europea, y si esa idea se va a llevar a su fin?

Presidente.- Este Gobierno se forma, como es lógico, para una legislatura y, en principio, esa legislatura comprende principalmente o afecta principalmente al Presidente del Gobierno, salvo que haya una circunstancia parlamentaria sobrevenida de exigencia de responsabilidad política o una decisión de disolución. Uno tiene que estar siempre preparado para cualquier circunstancia.

Todo Gobierno es para todo el tiempo que un Gobierno puede llevar adelante su trabajo. Lo demás son especulaciones que tampoco acabo de entender o no sé de dónde han podido salir.

Quiero, para terminar, agradecer la tarea, porque para mí ha sido una buena tarea, de Joan Clos como Ministro de Industria, que ha tenido una responsabilidad significativa, y de Cristina Narbona, que también ha desarrollado una gestión en temas muy difíciles con resultados muy positivos y con la que, además, tengo una relación de confianza muy intensa. Ya les anuncio que tanto Joan Clos, como Cristina Narbona, tendrán nuevas tareas en lo que representa el proyecto socialista.

Muchas gracias.