Rueda de prensa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras el encuentro mantenido con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en la Casa Blanca

12.5.2023

Washington D.C.

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, PEDRO SÁNCHEZ

Buenas tardes.

Lo primero, quería agradecer la hospitalidad del presidente Biden, tanto a mí como a todo el equipo de la delegación española. Agradecer también el trabajo, el buen hacer de nuestros embajadores, tanto de la embajadora estadounidense como del embajador español aquí en Washington, por haber logrado yo creo que una reunión bilateral muy satisfactoria para ambas partes.

He dicho antes públicamente, y lo quiero hoy volver a reiterar, creo que el presidente Biden es un ejemplo de compromiso en la defensa de los valores democráticos.

En esta capital, desgraciadamente, hace no mucho tiempo se vivió una situación inédita en la historia de la democracia estadounidense, y eso significó también el compromiso firme e inequívoco del presidente Biden en la defensa de los valores democráticos.

Y en un momento en el que el mundo, y muchos países, no solamente en el continente americano, sino también en Europa, estamos sufriendo un cuestionamiento de las democracias y de los principios democráticos, es importante subrayar tanto el compromiso del presidente Biden como también el ejemplo que inspira a muchos otros gobernantes en el resto del mundo.

Como saben, hemos tenido tres, digamos, partes de la conversación.

En primer lugar, los asuntos globales, donde hemos hablado largo y extenso sobre la situación en Ucrania.

Hemos subrayado la unidad transatlántica y la unidad también de todos los aliados que pertenecemos a la OTAN en nuestro apoyo a Ucrania, en su defensa por la libertad, por su soberanía nacional y el respeto a la integridad territorial.

También hemos recordado que en esta guerra hay un agresor y hay un agredido, y que aquí el agresor es Putin, y que lógicamente nadie quería la guerra salvo una persona, en este caso, el presidente Putin. Y que, en consecuencia, por supuesto, todos queremos una paz justa y duradera. Y para que sea justa y duradera, tiene que estar alineada con el respeto al derecho internacional y también a los principios que marca la Carta de las Naciones Unidas.

Hasta entonces, hasta que ese momento llegue, evidentemente, ambos hemos trasladado nuestro mensaje de solidaridad y de apoyo a Ucrania y nuestra condena de esta execrable guerra que está perpetrando Putin en Ucrania.

También hemos hablado de la revolución digital, la inteligencia artificial, los derechos digitales y la transformación energética vinculada con el cambio climático.

Creo que los dos gobiernos estamos muy alineados en todo lo que tiene que ver con los objetivos climáticos, con la transición verde, con la apuesta inequívoca y rotunda por las energías renovables, por el hidrógeno verde, no solamente para adaptarnos y mitigar los efectos del cambio climático, sino también para hacer de nuestras economías, economías mucho más competitivas.

Porque evidentemente la energía renovable es una energía mucho más competitiva desde el punto de vista del coste.

Y, finalmente, también vinculado con esto, hemos trasladado nuestra intención de trabajar coordinadamente y conjuntamente para que en la COP28 podamos tener el mejor de los resultados y podamos trasladar un mensaje inequívoco a las nuevas generaciones de que los gobiernos estamos comprometidos con esa cifra de 1.5 grados centígrados que tenemos fijado en los Acuerdos de París y que tenemos que resolver.

Hemos hablado de la revolución digital y del impacto que puede tener la inteligencia artificial en su desarrollo, en la democracia, en nuestras sociedades. Hemos compartido pues algunas reflexiones al respecto y posteriormente lo que hemos hecho ha sido entrar en la agenda más bilateral desde el punto de vista de la Unión Europea y Estados Unidos.

Saben ustedes que en este segundo semestre del año España va a tener el honor de presidir el Consejo de la Unión Europea. Le he trasladado cuáles son, a grandes rasgos, los objetivos que nos marcamos, ambiciosos, desde España en este segundo semestre.

Y le he trasladado también el interés que tiene España en celebrar una cumbre entre la Unión Europea y la CELAC, que no se celebraba desde el año 2015 en Bruselas, donde queremos reforzar nuestros lazos estratégicos como europeos con la comunidad latinoamericana.

Una comunidad que, lógicamente, es un interés compartido que tenemos España y Estados Unidos en múltiples ámbitos, desde la democracia y el crecimiento económico, al fenómeno migratorio que, me consta, es un elemento de debate también en la política doméstica estadounidense.

Y, finalmente, en la agenda bilateral lo que hemos hecho ha sido hablar de los importantes acuerdos que hemos firmado, el de los destructores en Rota, un acuerdo muy importante, y es que España se va a incorporar al proyecto Artemis, y también hemos reforzado el acuerdo entre la NASA y la nueva, en este caso, Agencia Española del Espacio, que está ubicada en Sevilla.

Y, lógicamente, hemos hablado de Palomares, hemos hablado también de otras iniciativas que tenemos a nivel multilateral vinculadas con la igualdad de género, con los derechos de las personas LGTBI.

Y, lógicamente, también uno de los contenciosos que arrastramos de la Administración previa, de la Administración de Trump, y es este contencioso comercial con la aceituna negra, que es un elemento digamos de fricción en unas relaciones que yo calificaría de extraordinarias desde Estados Unidos y desde España.

Y, con esto, pues quedaría directora a la hora para responder a lo que quieran los medios de comunicación.

P.- [Almudena Guerrero, TVE] [pregunta inaudible]

Presidente-. Muchas gracias por sus preguntas.

En relación con la primera, sobre Palomares y sobre la aceituna negra. Sobre Palomares claramente ha habido un avance, y es que lo verán ustedes en el resumen del encuentro bilateral, hemos quedado en mostrar nuestra voluntad de resolver este este problema y hemos trasladado a los equipos técnicos el que se reúnan cuanto antes para, de una vez por todas, poder extraer estas tierras contaminadas y poder sacarlas de España. Por tanto, los equipos técnicos han quedado ya convocados para empezar a hacer este trabajo y podamos resolver de una manera definitiva esta cuestión.

Sobre las aceitunas negras, he encontrado receptividad por parte de la Administración de Biden. Hay que recordar que esto es una cuestión que está ahora mismo en la Organización Mundial de Comercio. Ha sido clara la Organización Mundial de Comercio, y lo único que puedo decir es que he encontrado la receptividad por parte de la Administración Biden para poder resolver esta cuestión.

En segundo lugar, me decía sobre la migración. Creo que ambos gobiernos acordamos y tenemos una visión muy semejante en cómo afrontar la lucha contra la migración irregular. Y creo que lo mejor para poder construir un sistema migratorio regular, ordenado, respetuoso con los derechos humanos de los migrantes y, por tanto, en contra de las mafias que trafican y juegan con la vida de muchísimos seres humanos, tanto en América como también en África, en su tránsito hacia Europa, es el de fomentar incentivos positivos a la migración regular.

En ese sentido están los proyectos de migración circular que ahora mismo tiene España con muchísimos países centroamericanos y también sudamericanos. Eso es lo que hemos compartido con la Administración Biden, junto con ello, un programa específico para la captación de talento altamente cualificado y, finalmente, un programa que yo creo que es innovador desde el punto de vista de la política migratoria, y es el de los programas de reasentamiento de personas con estatus de refugiado en función de cuáles sean las necesidades del mercado laboral, en este caso de España.

Y digo esto porque de esta manera respondo a su pregunta de esta segunda cuestión.

Y es que no podemos establecer cuál es el número de los migrantes que nos van a llegar a través de este nuevo mecanismo del programa de reasentamiento, porque va a depender, lógicamente, de las necesidades laborales que tengamos en España.

En todo caso, le puedo avanzar que, tanto el ministro Marlaska como el ministro Escrivá, que son los competentes, tanto desde el punto de vista de la migración como desde el punto de vista interior, están ya trabajando para saber exactamente la cuantía de los refugiados, de los migrantes con estatus de refugiado, que puedan venir a España.

Y, finalmente, sobre la cuestión que usted refería, decir lo siguiente y además de manera clara, hay cosas que pueden ser legales, hay cosas que pueden ser legales, pero no son decentes, y esta es una de ellas. Creo que lo único que pueden aportar estas personas a la vida pública es un mensaje de perdón, de reparación y de arrepentimiento.

Pero, en todo caso, y creo que esto es lo más relevante, lo más importante, es que hace ya más de una década, en concreto 12 años, la democracia española derrotó a ETA y, por tanto, la labor de todos los responsables políticos, en primer lugar del Gobierno de España, pero de todos los responsables políticos, es reconocer y respaldar a las víctimas del terrorismo.

P.- [Carlos Cué, El País] [pregunta inaudible]

Presidente-. Sobre lo primero, de nuevo, Carlos, insisto, las dimensiones lógicamente de Estados Unidos no son las dimensiones de España. En todo caso, está todo vinculado a las necesidades laborales que tenga nuestro mercado de trabajo.

Y, de nuevo, le vuelvo a reiterar el que, tanto el ministro del Interior como el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, están trabajando exactamente en ver qué cuantía de inmigrantes vendrán a España.

En todo caso, sí que les puedo decir que, desde el punto de vista del Gobierno de España, estamos satisfechos porque estamos dando una respuesta innovadora a un fenómeno de la migración en el sentido que queremos darle y es una respuesta positiva, con incentivos positivos para luchar contra las mafias que trafican y que, por desgracia, también juegan con la vida de seres humanos que pierden la vida en su tránsito y en su salto hacia un futuro mejor, ya sea Estados Unidos o Europa.

Y, en ese sentido, creo que el mensaje que estamos trasladando de fortalecer los mecanismos, las vías de migración regular en detrimento de las vías de migración irregular en países que, claramente, necesitamos mano de obra, es un mensaje, yo creo que es rotundo, determinado y positivo, en esa idea que antes comentaba, al principio de mi intervención, en hacer un sistema de inmigración que sea regular que sea seguro y respetuoso por los derechos humanos de los migrantes.

Y, en segundo lugar, en relación con este asunto, nosotros siempre hemos sido claros. Hace poco me preguntaba uno de los principales medios de comunicación vascos cuál era la relación o qué relación teníamos. Nosotros claramente tenemos una, digamos, una posición clara e inequívoca en todo lo que tiene que ver con el terrorismo. Hemos siempre trabajado por la unidad de los demócratas, cuando existía ETA, en contra de la violencia. Y lógicamente también estamos y apelamos a esa unidad para recordar siempre que ETA desapareció hace doce años como consecuencia de la victoria de la democracia sobre la violencia. Y, en segundo lugar, que, insisto, la única… lo único que pueden contribuir estas personas a la vida pública es lo que he dicho antes, es la reparación, es el arrepentimiento ante el dolor que causaron durante esos años duros y difíciles que representó ETA.

Y a partir de ahí, de nuevo, trasladar a las víctimas del terrorismo nuestro… desde el Gobierno, nuestro absoluto compromiso en su apoyo, en su reconocimiento y en su eterno recuerdo. Y a partir de ahí, como he dicho antes, se podrá decir si es legal, que es legal, pero desde luego no es decente y merece el mayor de los reproches. Y ese es el reproche que, lógicamente, yo, como presidente del Gobierno, le hago.

P.- [José Ángel Abad, Antena 3] [pregunta inaudible]

Presidente.- Bueno, muchas gracias por sus… Yo lo he visto en forma. He visto al presidente Biden en forma. Lo he visto con ganas, con determinación, con fuerza en abordar toda la tarea que tiene por delante como presidente de Estados Unidos.

Y, en relación con la primera de las preguntas, evidentemente, yo no soy portavoz de la Casa Blanca y no puedo hablar por el presidente Biden. Lo que sí que diré es que el final que vislumbramos de esta invasión de Putin en Ucrania es la retirada de las tropas rusas de suelo ucraniano.

Creo que mal haríamos -por eso subrayo mucho la necesidad de tener una paz justa y duradera-, mal haríamos si se lograra una paz en contra del criterio de Ucrania.

En muchas ocasiones, en todas y cada una de las reuniones que he tenido, por ejemplo, con el presidente Xi en China, o también con el presidente Lula de Brasil en Madrid hace escasas semanas, siempre he trasladado lo que he dicho al principio de mi intervención, que hay un agresor y un agredido y, por tanto, cualquier fórmula de paz, cualquier conversación diplomática que se abra, tiene que contar en primer lugar con el respaldo de Ucrania, con su compromiso y finalmente que la base para esa negociación tiene que partir de la fórmula de paz que ante el G20, en Bali el año pasado, el presidente Zelenski planteó.

Y me parece que todo eso al final recuperaría algo que he dicho en mi intervención y que me gustaría subrayar para terminar y es que necesitamos devolver al mundo un orden internacional basado en reglas y donde se respeten los principios de la Carta de las Naciones Unidas, fundamentalmente la integridad territorial, la soberanía nacional y la libertad de los pueblos para decidir su propio futuro, que es evidentemente lo que está poniendo en cuestión Putin.

Y a partir de ahí, nunca olvidar que, además de esta… digamos, este conflicto trasciende y afecta a la seguridad europea y por eso siempre he defendido el que en cualquier formulación de paz que haya en un futuro, Ucrania tiene que estar presente y, desde luego, también Europa debe estar presente, porque lo que está haciendo Putin no es solamente invadir Ucrania, que ya de por sí es grave, sino también poner en cuestión las fronteras y la seguridad europea.

Y eso lo hemos entendido perfectamente los europeos. Y de ahí también nuestro apoyo a Ucrania y nuestro respaldo en todos los ámbitos.

Usted me preguntaba en qué estamos apoyando y en qué vamos a apoyar a Ucrania. Lo estamos haciendo desde el punto de vista humanitario. España, pese a la distancia geográfica, es, si no el quinto, el cuarto país de la Unión Europea que más refugiados tiene. Estamos en más de 170.000 refugiados y refugiadas ucranianos en España.

Estamos ayudando desde el punto de vista financiero para sostener el Estado en Ucrania. Por lo tanto, para pagar los sueldos de los profesionales sanitarios, los maestros…

También nos hemos comprometido con la reconstrucción de Ucrania cuando, especialmente, termine este conflicto.

Y finalmente, también, lógicamente, Europa dio un paso muy importante, que es el de concederle el estatus de candidato a Ucrania.

En nuestro segundo semestre en la Presidencia española, vamos a recibir el informe del progreso de las reformas que está haciendo Ucrania por parte de la Comisión y será un momento muy importante también para dar pasos en ese proceso de acceso de Ucrania a la Unión Europea.

Muchísimas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)
(Intervención original en español)