Comparecencia del presidente del Gobierno ante los medios de comunicación, junto al canciller de la República Federal de Alemania, Olaf Scholz

30.8.2022

Palacio de Meseberg

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, PEDRO SÁNCHEZ

Muchísimas Gracias. Buenos días. Quisiera comenzar agradeciendo al canciller alemán y a los miembros del Gabinete la invitación a participar en esta reunión, en la que hemos tenido ocasión de hablar de la Estrategia de Seguridad Nacional; y quisiera también reconocer el importante papel que está jugando el canciller Scholz en la construcción europea.

Ayer mismo pronunció un discurso muy importante ante una universidad relevante, histórica, de Praga, y en muchos de los apuntes, de las ideas que señaló el canciller Scholz, desde luego yo personalmente estoy muy de acuerdo.

Muchas gracias, por tanto, querido Olaf, por tu amable invitación a Meseberg. Me siento muy honrado por haber sido invitado a participar en este debate. Y lo tomo como lo que es, como un símbolo de la gran sintonía entre nuestros dos países, entre Alemania y España, y, sin duda alguna, también de sus Gobiernos. Una muestra de confianza en lo que representa invitar a un jefe de Gobierno extranjero a participar en una reunión informal del Consejo de Ministros.

Como decía, hemos tenido ocasión de debatir sobre la estrategia de seguridad nacional en un contexto en el que Alemania está queriendo impulsar su estrategia. Hemos tenido una discusión muy interesante, espero que sea fructífera, sobre el proceso de elaboración y las prioridades de los documentos estratégicos.

Como sabrán, mi país, España, aprobó recientemente la Estrategia de Seguridad Nacional, en diciembre del año pasado. Hemos podido intercambiar pareceres sobre el asunto que se hace aún hoy más necesario como consecuencia de los desafíos que estamos abordando.

Hablar de Seguridad Nacional es hacer un análisis estructurado de comprensión del mundo en el que vivimos, de sus transformaciones, de sus riesgos y de qué objetivos y acciones nos fijamos para responder a ellos. Y, en este sentido, la conversación se vuelve amplia y nos invita a abordar otras muchas cuestiones que posteriormente, como ha dicho el Canciller, podremos tratar de manera más bilateral.

La principal de estas cuestiones es el impacto de la agresión de Rusia en Ucrania en nuestras sociedades, en nuestras democracias y también en los equilibrios geopolíticos que afectan a Europa, al proceso de integración en la Unión Europea y, obviamente, a los efectos económicos de la guerra de Putin, tanto en el crecimiento como, por supuesto, en la elevación de los precios y en la seguridad del suministro energético.

En el marco de este último punto se encuentran las recientes medidas adoptadas a nivel europeo, también a nivel nacional, para ahorrar energía, para avanzar hacia la transición ecológica y de esta forma desengancharnos de la dependencia de Rusia.

Y, evidentemente, hay que tener en cuenta las interconexiones energéticas, un asunto en el que agradezco que el Gobierno alemán y su canciller y nosotros tengamos una visión compartida.

Asimismo, en un contexto en el que la Unión Europea está reafirmando su capacidad geopolítica actual, creo que es esencial revitalizar nuestras relaciones con otras regiones. He compartido con el canciller Scholz la importancia también de mirar a América Latina y al Caribe. Estuve en la región la semana pasada, precisamente para continuar reforzando y ampliando las capacidades geopolíticas de nuestro continente, de la Unión Europea.

Y permítanme también que subraye la gran colaboración bilateral existente entre Alemania y España, que va a tener dos importantes hitos este otoño. El primero, la celebración los próximos días 5 y 6 de octubre de la cumbre bilateral hispano alemana, que va a corresponder, en este caso, organizar a España.

Y, en segundo lugar, el que Sus Majestades los Reyes de España harán una visita de Estado que coincide con el reconocimiento, que agradecemos de corazón, a España como país invitado este año en la muy importante Feria del Libro de Frankfurt. Por tanto, los Reyes de España estarán de visita oficial también este otoño aquí en Alemania.

En definitiva, creo que nuestra relación bilateral pasa por un momento excelente. Compartimos una visión del mundo basado en reglas, que es precisamente lo que está ahora mismo poniendo en cuestión Putin con la invasión en Ucrania.

Pero también compartimos una visión europeísta y la apuesta por un crecimiento justo que proteja la clase media trabajadora, a nuestras empresas, también a la industria, y que reparta de forma equilibrada las cargas derivadas de la guerra en Ucrania. Europa ha respondido con unidad, también con solidaridad a la invasión de Putin. Y creo que ese es el camino. España y Alemania van a trabajar juntas para proteger a las familias, a las empresas y para que Europa avance.

Y en esta reunión creo que, si algo demostramos, es un paso más en ese camino común que hemos recorrido y que queremos seguir recorriendo juntos ambos países.

Así que muchísimas gracias, querido Olaf, por tu hospitalidad aquí en Meseberg. Gracias a todos. Dankeschön.

P.- Buenos días. La pregunta es para ambos. Dado el interés común de España, Alemania y Portugal por el gasoducto a través de la Península Ibérica, el Midcat, ¿cómo piensan vencer la negativa de Francia al proyecto? ¿Qué avances hay sobre esta iniciativa? Si, por ejemplo, se ha hablado con la Unión Europea sobre financiación o sobre cualquier otro aspecto del proyecto, y si piensan visitar alguno de los dos Argelia.

Presidente.- Muchísimas gracias, Carmen, por sus preguntas. En primer lugar, el Gobierno de España, le comentaba al canciller Scholz y también a los colegas de su Gabinete, que el primer acto oficial que yo hice como presidente del Gobierno fue a Lisboa, a una reunión conjunta en la que estuvo el entonces comisario español de Energía, Arias Cañete, estuvo el primer ministro Costa, estuvo el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, estuvo también la vicepresidenta del BEI, del Banco Europeo de Inversiones, y estuve yo como presidente del Gobierno de España. Y ya entonces hablamos de la necesidad de acelerar dos tipos de interconexiones, las interconexiones eléctricas y las interconexiones gasísticas. Estas, lógicamente, compatibles con la apuesta por el hidrógeno verde que está haciendo Europa y que, sin duda alguna, está haciendo también la Península ibérica, tanto el Gobierno de Portugal como el Gobierno de España.

Los objetivos no se han cumplido. Ahora mismo las interconexiones energéticas de la península ibérica con el mercado energético europeo están por debajo del 3%. Están muy lejos de los compromisos que asumimos todos ante la Comisión Europea. Con lo cual yo agradezco, y desde luego y mucho, la visión compartida que tiene el canciller alemán sobre la necesidad de acelerar esas interconexiones.

Pero recordemos que si esas interconexiones no se desarrollan al ritmo adecuado en la estrategia del Repower European Unión que aprobó la Comisión Europea antes de este verano, también se traza otra posibilidad, otra interconexión, que es la interconexión entre la Península Ibérica e Italia.

En definitiva, lo que quiero decir con esto, y es lo que he compartido en muchas ocasiones con el canciller Scholz, es que la Península Ibérica, España, está dispuesta a aportar todas sus capacidades para ayudar a aquellos países que ahora mismo están sufriendo más la dependencia del gas ruso y del chantaje energético de Putin.

Hay que recordar que España concentra el 30% de las capacidades de regasificación de toda Europa, el 30%, y no podemos utilizarlas de manera total y completa como consecuencia de tener un cuello de botella. Y eso es lo que tenemos que resolver, sea por Francia o por Italia.

Pero España está dispuesta a ser solidaria y a responder a la llamada de nuestros queridos amigos y países hermanos, como es Alemania y otros tantos que están sufriendo un chantaje inaceptable, que es el chantaje de Putin.

Y respecto a Argelia, le diré que a mí me encantaría ser yo el que fuera a Argelia.

P.- Buenos días, tengo una pregunta que va dirigida a los dos. España ya tiene, ha introducido, un impuesto de ganancias excesivas y sobre ganancias ¿Cuál es su experiencia con esto? ¿Qué es lo que puede aprender Alemania?

Presidente.- Muchísimas gracias. No se trata de estigmatizar ningún sector. El Gobierno de España nunca ha señalado a ningún sector. Lo que es evidente es que hay sectores que, como consecuencia del alza de los precios de la energía, están viendo engordar sus cuentas de resultados y esto es algo que impacta directamente en un sentimiento que tiene la ciudadanía de que tiene que haber un reparto justo de las cargas, de las consecuencias económicas de la guerra de Putin en Ucrania.

Este es el objetivo, la naturaleza, el porqué nosotros hemos aprobado estas medidas y vamos a aprobar un impuesto a las grandes energéticas y también un impuesto a las grandes entidades financieras que, como consecuencia del endurecimiento de las políticas monetarias, pues evidentemente ven aumentada su cuenta de beneficios.

Lo que queremos es plantear medidas de justicia fiscal y de un reparto justo de la carga. Y hasta el momento, lo único que le puedo decir es que, primero, son medidas ampliamente respaldadas por la ciudadanía española, con independencia de qué partido político voten, sean de izquierdas, de centro, de derechas. Y, en segundo lugar, que, evidentemente, nos están permitiendo sufragar algunas de las políticas de redistribución y de protección de rentas en beneficio de la clase media trabajadora de nuestro país.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

(Intervención original en español)