Está usted en:

Intervención del presidente del Gobierno en encuentro con jóvenes españoles y portugueses sobre el futuro de Europa

Trujillo, Cáceres, jueves 28 de octubre de 2021

Muchísimas gracias en primer lugar al presidente de la Junta de Extremadura, gracias también a Trujillo, a todos sus vecinos y vecinas y a los concejales y al alcalde que nos han acogido en esta extraordinaria ciudad histórica, emblemática, donde hemos tenido ocasión de poder celebrar esta cumbre tan importante entre España y Portugal.
Gracias también al primer ministro Antonio por siempre, por contribuir a que en cada cumbre podamos avanzar en múltiples ámbitos. Y estoy convencido de que en la conversación saldrán algunas de las cosas que hemos logrado en la ciudad de Trujillo.
Pero comentaba la presentadora ¿qué es Europa?
Bueno, pues vamos a recoger ese guante y vamos a responder a esa pregunta.
No, porque parece que a lo mejor pudiéramos estar ante una pregunta inabarcable: ¿qué es Europa? Bueno, muchas cosas no, pero yo quisiera decir que cuando uno sale de España o sale de Portugal, me atrevería en este caso a compartir esta reflexión con Antonio. Y nos vamos a Bruselas y la gente pregunta ¿cómo va la pandemia en España o en Portugal? Lo hacen con envidia, lo hacen con envidia, porque la respuesta que ha dado España y Portugal, la sociedad portuguesa y española, con la vacunación a la respuesta contra la pandemia del Covid, ha sido formidable.
Formidable, estamos en España, luego el primer ministro podrá hablar de Portugal.
Estamos en España casi en el 90 por ciento de la población mayor de 12 años, es decir, con edad de vacunar, ya con pauta completa. Y, por tanto, estamos más protegidos contra el Covid 19.
Eso es gracias al compromiso de la ciudadanía española, que ha visto el acceso a la vacuna no como un derecho, sino también como un deber, el deber de proteger a sus seres queridos y, por tanto, al conjunto de la sociedad española.
Pero en segundo lugar, y ya con esto termino, tiene mucho que ver con dos aspectos fundamentales que representa y definen a la Unión Europea.
El primero de ellos es el Estado del Bienestar, porque el Estado del Bienestar ha hecho que las personas que han accedido en primer lugar a la vacuna han sido aquellas más vulnerables frente al Covid 19, y no aquellas que en función del tamaño del bolsillo pudieran acceder por su capacidad económica a la vacuna. Por tanto, el estado del bienestar, que es definitorio de lo que representa la civilización europea y la Unión.
Esto para nosotros puede parecer un derecho y hasta incluso de sentido común, pero cuando uno sale de Europa, las cosas no son tan evidentes como bien sabéis vosotros.
Y en tercer lugar, tiene que ver con una decisión que hemos tomado a lo largo de estos meses de pandemia y con ello a una breve conclusión. Y es que hemos sido conscientes más que nunca de que juntos somos más fuertes.
Nos hemos puesto detrás todos de la Comisión Europea y le hemos dicho al órgano ejecutivo de las instituciones comunitarias todos los Estados miembros, en representación de los más de 400 millones de seres humanos a los cuales representamos: tú vas a negociar por nosotros frente a las grandes farmacéuticas para acelerar los procesos de investigación en la vacuna contra el Covid y en la compra, que luego vamos a repartir de manera equitativa en función del porcentaje de población que nosotros representamos en el conjunto de la Unión Europea.
Eso es lo que hemos logrado. Puede parecer de sentido común, pero imaginaros si cuando empezó la pandemia hubiésemos entrado en una competencia cada uno de los Estados miembros, donde la dimensión de Portugal, la dimensión de España, era absolutamente imposible competir con sociedades como por ejemplo países tan numerosos como India o como Sudáfrica, o como otros muchos países del conjunto del planeta.
Por tanto, qué conclusión quiero compartir con vosotros y vosotras, si me permitís que os tutee, respondiendo a la pregunta de la presentadora.
Bueno, pues que parece, porque van las cosas muy rápido, pero en estos 20 meses de pandemia la Unión Europea ha dado un salto de gigante en el proceso de integración.
Probablemente hoy no seamos conscientes, porque estamos muy cerca del muro, de saber exactamente lo que hemos logrado, pero muy probablemente los historiadores dirán de esta época que al igual que cuando se constituyó el mercado único o se creó la moneda única, uno de los momentos donde se aceleró el proceso de integración fue precisamente como respuesta a la pandemia.
Y esa sería la reflexión que quisiera compartir con vosotros y vosotras.
P.- Buenas tardes, boa tarde, mi nombre es Sofía y mi pregunta es la siguiente. Va dirigida a ambos dirigentes. ¿Tienen pensado los gobiernos aprobar políticas para garantizar el aprovechamiento extensivo tradicional como la ya citada Dehesa, como medio para hacer frente al cambio climático? Y en caso de ser así, ¿cuáles serían esas medidas? Muchas gracias.
Presidente.- Bueno, muchas gracias. Muchas gracias por la pregunta.
Yo diría tres cosas que me parecen fundamentales. Bueno, por supuesto que sí a la cuestión que planteas. Yo creo que estamos viviendo un tiempo en el que todo se está acelerando de una manera yo diría que exponencial. Esto es así. Y creo que Extremadura, lo he compartido con el presidente de la Junta Extremadura desde hace ya un tiempo, unos meses, que venimos conversando sobre distintos proyectos, tiene una gran oportunidad porque se van a redefinir muchas cosas. Se va a redefinir, por ejemplo, la nueva industria en Europa. Y por tanto, Extremadura, tal y como decía el primer ministro, tiene la capacidad de poder atraer una industria que va a ser la que va a definir el desarrollo económico, no ya digo de un territorio, sino de un conjunto, de un país, como pueda ser España, durante los próximos 20 o 30 años.
Quién se podría imaginar, por ejemplo, hace 20 o 30 años, que Extremadura podría ser un polo industrial del sector del automóvil. Si le preguntáis a vuestros padres o a vuestros abuelos, seguro que hubiesen dicho nunca. Y hoy, en cambio, es una realidad. Es una posibilidad. No solamente porque, como ha dicho el primer ministro, por el litio, sino porque hay capacidad y voluntad política y también interés inversor en que Extremadura se pueda convertir efectivamente en uno de los principales polos industriales del sector de la automoción.
Hace muy pocos días, ayer me parece, el presidente de la Junta Extremadura, la ministra de Industria y una empresa americana a muy pocos kilómetros de aquí, ha decidido invertir. Es que si no, no tengo tiempo. Invertir en la constitución de una fábrica de diamantes. Claro, diamantes ¿para qué? Diamantes para tener la capacidad de fabricar semiconductores, que es una pieza fundamental en la industria del automóvil.
Por tanto, desde el punto de vista de la política pública, lo que yo os puedo garantizar es que los fondos europeos en la perspectiva española tienen cuatro ejes horizontales que explican todas y cada una de las partidas. La primera, la transición ecológica. La segunda, la transformación digital. La tercera, la cohesión social. La cuarta, la cohesión territorial. Y la quinta, la perspectiva de género. Todos los proyectos que se van a poner en marcha en el marco de los fondos Next Generation van a ser fondos
Por ejemplo, ya sea el turismo, ya sea el sector de la automoción o ya sea cualquier nueva industria, van a estar explicados por esas cinco dimensiones.
Por eso quiero garantizaros que desde el punto de vista del Gobierno de España, en Extremadura se va a abrir una gran oportunidad de reindustrializar mucha de su economía.
Y evidentemente, en ese plano, evidentemente, la transición ecológica juega un papel primordial.
En segundo lugar, yo quisiera también trasladaros lo siguiente. Creo que si algo nos ha demostrado esta pandemia es la necesidad de tener un Estado de Bienestar fuerte. Ya no solamente estoy hablando de la sanidad, sino cuando estamos hablando de modernizar nuestra economía y de hacer, por ejemplo, que una fábrica del automóvil cambie radicalmente, no solamente por la robotización, sino por la necesidad de tener una formación que haga que las baterías de esos vehículos sea necesario, una técnica completamente diferente, esto va a exigir mucha inversión pública en la capacitación del capital humano.
El Gobierno de España, simplemente para ponernos un dato durante los próximos años, va a invertir nada más y nada menos que cinco mil millones de euros en la potenciación de la formación profesional, de los cuales más de 1500 millones de euros van a venir de la mano de los fondos europeos.
Por tanto, cuando estamos hablando de arraigo, de quedarnos en el territorio, estamos hablando también de dar habilidades a los jóvenes y sobre todo al capital humano, a los ciudadanos, para poder o bien crear su empresa, o bien tener la capacidad de poder encontrar empleo en su territorio.
Tenemos que hacer una gran revolución y una gran actualización de nuestro currículo educativo. Pero no solamente en la educación básica, que lo estamos haciendo ya, pasando de la memorística a una mucho más actualizada vinculada con las habilidades.
Estamos abordando una nueva ley de universidades y también una nueva ley de formación profesional, porque queremos alinear toda esa formación a los fondos europeos y a la modernización de nuestra economía y a la reindustrialización de nuestra economía.
Por tanto, cuando estamos hablando del Estado del Bienestar, estamos hablando también de impuestos, y estamos hablando de que esos impuestos tienen que ser justos, es decir, que quienes más tienen más tengan que contribuir a las arcas públicas.
Nunca como ahora hemos sido conscientes de la necesidad de tener un Estado del Bienestar fuerte.
Es más, en muchas ocasiones lo que hemos vivido tiene mucho que ver con políticas de austeridad que debilitaron la sanidad pública, sobre todo el aspecto de la salud pública, que son las antenas que nos permitían anticipar, por ejemplo, las epidemias o la pandemia como la que hemos vivido y por tanto, nos impidieron el poder responder con la misma celeridad con la que se propagaba el virus.
Y en tercer lugar, yo creo que es muy importante para el desarrollo territorial desde un plano de cohesión, el que abramos un debate honesto y leal, sobre la necesidad de descentralizar administraciones públicas.
Mirad nosotros, yo he dado una orden como presidente a todos los ministerios de que nuevas nuevas instituciones que se creen por parte del Gobierno de España e instituciones que tienen que salir fuera de Madrid Por ejemplo Renfe. Los nuevos centros de capacidad digitales los estamos poniendo fuera de Madrid. La Seguridad Social, un nuevo centro de tratamiento de datos, lo estamos poniendo fuera de Madrid.
Tenemos también desde lo público y desde la representación institucional, una enorme palanca de desarrollo y de arraigo territorial. Y eso es algo que no estamos haciendo contra ningún territorio, sino a favor de todos los territorios y, por tanto, a favor del país.
Pero todo esto son políticas, como bien decía antes Antonio, que tienen que ser políticas de Estado, porque para que permeen y se materialicen, necesitan años, y probablemente necesiten distintas administraciones de diferente color político a lo largo de esos años.
Y por eso yo creo que el reto demográfico es sin duda alguna una política de Estado. Y así al menos es como yo lo vivo.
Por tanto, desde luego que creo que, uno, tenemos que abordar desde la perspectiva de la cohesión territorial, todo este proyecto de modernización que puede situar a Extremadura, y os lo digo en serio, ante una ventana de oportunidad de desarrollo inimaginable para las generaciones pasadas- porque nadie se podía imaginar con los combustibles fósiles que Extremadura se pudiera convertir en un polo industrial, no solamente el sector de la automoción, sino también de la nueva energía, la energía renovable o del hidrógeno-.
Hoy, precisamente lo que estamos firmando el Gobierno portugués y el Gobierno de España estamos señalando ese camino para España, pero en particular para para Extremadura, lo que nos compete a nosotros.
En segundo lugar, tenemos que ser conscientes de que cada vez es más importante el Estado del Bienestar, tener un Estado fuerte para poder hacer frente a inclemencias, ya sea una emergencia sanitaria, una catástrofe natural, como estamos viviendo ahora mismo en La Palma.
Y en tercer lugar, yo creo que desde las instituciones públicas tenemos también palancas de desarrollo y de arraigo territorial que todavía no han sido lo suficientemente potenciadas.
En este caso por el Gobierno de España. En ese sentido mi compromiso lo tenéis y vamos a abrir ese debate para que la igualdad de oportunidades de todos los españoles sea una realidad se viva donde se viva.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)
(Intervención original en español)

Más Información