Está usted en:

Intervención del presidente en la Reunión Plenaria de la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno

Andorra la Vella, miércoles 21 de abril de 2021

Majestad, jefes de Estado y de Gobierno que nos acompañan presencialmente y también telemáticamente.

Quisiera comenzar mi intervención dando las gracias y también reconociendo la audacia del Gobierno de Andorra, y en particular del Cap de Govern, por la celebración de esta importante Cumbre Iberoamericana en su país. Y también reconocer el trabajo de la Secretaría General de la SEGIB y todo su equipo por el liderazgo en los trabajos, que se reflejan enteramente en la ambición de las conclusiones que hoy vamos a aprobar.

Quisiera también manifestar algo que ha dicho el Rey y es el compromiso de España; el compromiso eterno de España con la comunidad iberoamericana. Así queda reflejado en la estrategia de política exterior que acabamos de aprobar en el Gobierno de España. Y queda también de manifiesto en ese papel que sin duda alguna España, y también lo reconocemos en Portugal, jugamos dentro de la Unión Europea para poder entrelazar aún más los vínculos de amistad, los vínculos de hermandad entre ambos continentes.

Ahí están las cumbres, ahí están las consultas regulares, ahí están también nuestros compromisos para la reactivación económica en el plano internacional. Y, lógicamente, los trabajos que está ahora mismo liderando Portugal como presidente de la Unión Europea durante este primer semestre del año 2021, para intentar poder culminar acuerdos comerciales que sin duda alguna van a ser muy importantes para ambas geografías.

Me gustaría también felicitar a Andorra por la elección del tema que nos convoca en esta Cumbre: "Innovación para el Desarrollo Sostenible Objetivo 2030".

Porque yo creo que la actual crisis sanitaria no ha hecho sino subrayar aún más la importancia, la relevancia de la ciencia, de la innovación para el bienestar y la seguridad de nuestros compatriotas. Como ha dicho Su Majestad el Rey, yo creo que ha sido un acierto que, además, al lema inicial se le haya añadido el de "Iberoamérica frente al reto del COVID 19".

También lo es el recuerdo a las víctimas de la pandemia y el homenaje al personal sanitario en la Declaración de Andorra. Y precisamente la declaración que vamos a adoptar tratará de este reto desde distintas perspectivas que, a mi juicio, son muy relevantes.

En primer lugar, la recuperación económica, que debe ser incluyente - y estoy pensando sobre todo en las poblaciones más jóvenes- que tiene que ser sostenible.

En segundo lugar, el papel de la innovación, de la ciencia y de la tecnología, como antes he hecho referencia. En tercer lugar, el medio ambiente, el desafío común que tenemos todos, no solamente la humanidad sino en particular la comunidad iberoamericana, en la mitigación y adaptación al cambio climático.

Y, por último, la lucha contra las desigualdades, que claramente se han agravado como consecuencia de la pandemia y el impacto diferenciado de esta crisis. Otra más sobre el 51% de nuestras poblaciones, que son las mujeres. Por eso, es este aspecto fundamental, a juicio del Gobierno de España, de la perspectiva de género y la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.

Me gustaría subrayar que entre los resultados de esta cumbre figura el que la cooperación española apoye y participe en los llamados PIPAS, los proyectos e iniciativas iberoamericanas en los ámbitos de la ciudadanía global para el desarrollo sostenible y la eliminación de la violencia contra las mujeres.

Otro motivo de satisfacción es la firma, también por España, del Convenio Marco de Circulación del Talento en el Espacio Iberoamericano. Yo creo que este es un elemento que ha impulsado la Secretaría General de la SEGIB y que además va a facilitar la transferencia de conocimiento, de innovación, creación científica y vida intelectual, que va a ser, sin duda alguna, también muy importante para la recuperación económica de nuestros países.

Nuestra comunidad tiene un desafío por delante al que se ha hecho referencia por parte de todos los intervinientes, una responsabilidad para con las generaciones futuras.

En 2021 ofrece, yo creo, una gran oportunidad para reforzar los vínculos entre la agenda del clima y la biodiversidad en el contexto de dos importantes cumbres multilaterales que vamos a tener: la cumbre del clima en Glasgow y la de biodiversidad en Kunming; y el comunicado especial sobre el cambio climático y medio ambiente que hemos presentado junto a Chile, que se refiere precisamente a renovar nuestros esfuerzos en el conjunto de la comunidad iberoamericana para impulsar una agenda medioambiental en nuestros continentes.

También la pandemia ha situado en primera línea la necesidad de hacer esfuerzos en materia de innovación y ahí yo creo que también lo estamos haciendo en el Comunicado sobre ciencia, tecnología e innovación, una clara apuesta sobre ello.

Quisiera centrar sobre todo mi intervención en algunas cuestiones que tienen que ver con la perspectiva socioeconómica y desde el punto de vista sanitario que se han planteado por parte de algunos jefes de gobierno y jefes de Estado.

En primer lugar, sobre el ámbito socioeconómico, yo creo que hay que dar continuidad a la iniciativa juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe ante la COVID-19, que permitió ya en junio pasado que nos reuniéramos más de una decena de jefes de Estado y de Gobierno para buscar vías de financiación más flexibles que permitiesen a los países de la región hacer frente a las consecuencias de la pandemia, y hoy en esta cumbre le damos un seguimiento a la declaración y al texto de varios de los comunicados especiales y en particular me gustaría hacer referencia al que hemos presentado con Argentina.

Desde España apoyamos expresamente la nueva Asignación General de Derechos Especiales de Giro en el Fondo Monetario Internacional. Queremos que se cree un nuevo instrumento financiero haciendo uso de la disponibilidad financiera generada por esta nueva asignación para la recuperación y respuesta a la COBIT 19. Y también será de utilidad en las inversiones que se necesiten para impulsar y promover el desarrollo inclusivo y sostenible.

Y quisiera en este punto también felicitar a Ecuador por haber impulsado el grupo de trabajo para contrarrestar las consecuencias socio económicas de la COVID-19, entre las que también ha contado con la presencia y la participación del Gobierno de España.

Y por otra parte, recientemente también en nuestro país, en España, se propició la firma de un acuerdo, de un marco, de un acuerdo marco de colaboración entre el Banco Europeo de Inversiones y la CAF por 500 millones de dólares para financiar proyectos dirigidos a la recuperación económica y social postpandemia.

Esto desde el punto de vista socio económico. Desde el punto de vista sanitario, sí quisiera decir que el Gobierno de España está profundamente comprometido con la región en la lucha contra la pandemia y el acceso a las vacunas, debe ser equitativo y universal. Y por ese motivo España adoptó en enero un plan de vacunas solidarias.

Y en este sentido me gustaría hacerles un anuncio. Y es que el Gobierno de España va a poner a disposición de América Latina y del Caribe entre un 5% y un 10% del total de vacunas contra la COVID-19 que nuestro país va a recibir a lo largo del año 2021. Estimamos que esto va a suponer al menos 7,5 millones de dosis al finalizar el presente año.

Este compromiso se va a llevar a cabo a través del mecanismo multilateral COVAX, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud, que va a distribuir regionalmente los viales según las necesidades de cada país estimadas por esta organización.

España va a poner en marcha este compromiso al llegar al umbral del 50% de la población española vacunada, considerando además la preparación de los países receptores para recibir y poder hacer uso de estas dosis recibidas.

Por otro lado, quisiera hacer alusión a un tema que está cobrando especial relevancia y es el de la eliminación de las patentes de las vacunas. Y quiero decir que los derechos de propiedad intelectual deben ayudar y no ser un freno en la lucha contra el COVID-19. Y en este sentido, España está dispuesta a impulsar esta discusión, especialmente entre nuestros socios europeos, también en el marco de la Organización Mundial del Comercio, para analizar las opciones que nos permitan avanzar de la manera más eficaz y equitativa posible en la lucha contra la COVID-19.

Quisiera también hacer referencia a algo que ha dicho el Rey de España, Su Majestad, cuando ha hecho referencia a las importantes conmemoraciones que tendrán lugar este año, concretamente los bicentenarios de las independencias de los países centroamericanos de México y de Perú.

Creo que tenemos que hacer del año 2021 un año de celebración, un año en el que se vislumbre el principio del fin de la crisis sanitaria para seguir construyendo juntos de cara al futuro y conociendo nuestro pasado, lo que tenemos que hacer es mirar hacia adelante.

Por eso el 35 aniversario de los Acuerdos de Esquipulas, a los cuales ha hecho referencia antes Su Majestad el Rey, los 30 años de la creación de la SICA, el Sistema de Integración Centroamericana, son, a mi juicio, un testimonio de la capacidad de nuestros países de superar, mediante el diálogo, la concordia, las situaciones más complejas y dramáticas, incluso aquellas que hunden sus raíces en largas décadas de conflicto.

Y en este sentido, quiero manifestar que España está comprometida, comprometida a seguir contribuyendo en la construcción de consensos y hallar soluciones desde la base de los principios y valores compartidos, la buena voluntad, el respeto que merecen nuestros países, socios y hermanos también, iberoamericanos.

Termino, y termino como empecé, reconociendo el trabajo, la audacia, el compromiso iberoamericano del país que nos acoge, de Andorra. Reconociendo también el extraordinario trabajo de la Secretaría General Iberoamericana y al frente nuestra querida Rebeca Grynspan. Y reconociendo también y deseando el mayor de los éxitos al presidente de la República Dominicana que, sin duda alguna, celebrará, pues lógicamente, la cumbre, esperemos, en mejores condiciones que las actuales.

Muchísimas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

(Intervención original en español)