Intervención del presidente del Gobierno para presentar el Proyecto Estratégico para la Recuperación y la Transformación Económica (PERTE) del vehículo eléctrico y conectado

12.7.2021

La Moncloa

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO
Buenos días, vicepresidenta, ministra, Representantes del sector de la automoción, el presidente de la Junta de Extremadura.
Creo que es importante subrayar su presencia porque demuestra el impacto territorial que tiene también todo este proceso de transformación que hoy estamos presentando.
Antes la ministra Reyes Maroto hacía referencia a los ministerios, a los departamentos que han estado a lo largo de estos últimos meses, estos últimos años trabajando codo con codo con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Y yo querría también reconocer su trabajo, su labor tanto de la vicepresidenta Nadia Calviño como también de los ministros Pedro Duque y Isabel Celaá, porque creo que han hecho un extraordinario trabajo, sobre todo, en todo lo que tiene que ver con la digitalización, la innovación y, lógicamente, con la formación profesional.
Pero recogiendo ese guante, me gustaría también hacer una referencia inicial al nuevo gobierno que hoy toma posesión.
Hemos efectuado, como saben, una remodelación profunda, amplia del Ejecutivo para impulsar la recuperación. Nuestra prioridad, en consecuencia, es la recuperación económica, social y territorial.
Y para lograr esa recuperación social, económica y territorial, pues no podemos conformarnos con regresar al punto de partida previo al 2019, sino lo que tenemos que hacer es transformar, mirar hacia adelante, ser conscientes de que estamos ante unas transformaciones enormemente disruptivas, pero que si las abordamos con inteligencia, con anticipación, vamos a poder convertirlas en grandes oportunidades.
Tenemos que hacer de nuestra economía las economías más productivas, más generadoras de empleo, más inclusivas, más feministas, más digitales, más verdes, donde se abran más oportunidades para la gente joven de nuestro país y también para el conjunto de territorios. Esta es nuestra prioridad.
El objetivo, por tanto, de nuestro Gobierno, del nuevo Gobierno, es iniciar esa nueva etapa de recuperación económica, social y territorial.
Y es lo que estamos haciendo precisamente hoy aquí. Porque en los próximos diez años, y aquí se ha hecho referencia a lo saben ustedes mucho mejor que yo, la industria de la automoción se va a enfrentar a la mayor transformación de toda su historia, de toda su historia, al menos desde que la conocemos. Aquí se ha hecho referencia con la creación de ese primer motor, en 1886, de gasolina.
Estamos ahora ante uno de esos momentos, uno de esos hitos cruciales, irreversibles, y es el momento de anticipar, de planificar, y por supuesto, como bien antes se comentaba, de ejecutar una hoja de modernización, una hoja de ruta de modernización de una industria tan importante para nuestro país como es la industria del automóvil.
Esta revolución que hoy estamos presentando, porque yo lo concibo como tal, como una auténtica revolución, se vertebra en torno a dos ejes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que acaparan en torno al 70 % de los recursos que vamos a recibir a lo largo de los próximos años.
Las dos revoluciones gemelas, la digital y la verde, claves en consecuencia, para avanzar hacia esa España mejor que todos ansiamos y queremos. Hablamos en consecuencia, de un nuevo modelo de movilidad para un nuevo modelo de país tras la pandemia.
Una España que tiene que estar dispuesta, que está dispuesta a emprender la recuperación y también a acometer la modernización, que va a significar muchas cosas. Va a significar también, pues, el cambio, la transformación de nuestros hábitos de vida, de transporte, de consumo y de producción.
Como saben, España es el segundo fabricante europeo de vehículos, el noveno de todo el mundo. Los datos los conocen, yo no voy a repetirlos, los sabemos perfectamente, pero sí me gustaría reiterar la importancia vital, al menos como lo vive y lo siente el Gobierno de España, que para nuestra economía, para nuestra industria, y ya no solamente me estoy refiriendo a la economía y a la industria española, sino también la industria y la economía europea representa la fortaleza y la sostenibilidad del sector de la automoción en los próximos años.
Hablamos de empresas, hablamos de empleos y hablamos también de territorios, en España y en el conjunto de Europa. En definitiva, de lo que estamos hablando es de un nuevo proyecto de país y también de una nueva Europa que tiene que aprender, que tiene que hacer una nueva política industrial como consecuencia del COVID-19, frente a los competidores que estamos teniendo efectivamente en los Estados Unidos o en Asia, en China, particularmente, como antes se hacía referencia.
Desde el Gobierno de España, somos conscientes de que la actual situación de la automoción, lo ha dicho antes el presidente de ANFAC, es muy delicada, ha sido muy complicada como consecuencia de la crisis sanitaria. El frenazo en la compra de los vehículos durante el confinamiento, todos los recordamos. También las restricciones que ha sufrido la movilidad en nuestro país a lo largo de estos meses largos de pandemia, todos somos conscientes de ellos. Desde luego, desde el Ejecutivo somos, créanme ustedes, plenamente conscientes de ello y, por tanto, somos conscientes también del importante golpe industrial que todo ello representa.
Y, por tanto, la recuperación de las cifras de ventas anteriores a la pandemia está experimentando unas dificultades muy notables que evidentemente también incorporamos en esta nueva visión de la política industrial por parte del Ejecutivo vinculada con su sector.
Y es por ello que resulta importante reaccionar, anticipar la gran transformación del sector de la automoción en Europa y en concreto en España. Y es lo que estamos haciendo hoy aquí. Construir juntos, juntos. No solamente desde el sector público, sino también desde toda esa variedad que representa el sector de la automoción en nuestro país, un nuevo sector del automóvil para España.
Hoy presentamos el primer proyecto estratégico para la recuperación, la transformación de España, conocido como PERTE. Que el Consejo de Ministros mañana aprobará. Y se llama, como reza el título, el PERTE VEC. Llamado a desarrollar todo un ecosistema de fabricación del vehículo eléctrico y conectado en nuestro país.
Es decir, no solamente estamos hablando de la idea, sino que ya, como decía antes la ministra de Industria, Comercio y Turismo, la aterrizamos y la ponemos en marcha a partir de mañana con su aprobación en el Consejo de Ministros.
Como saben, la cadena de valor tradicional de la automoción siempre ha sido lineal y su dinámica, pues venía determinada por los fabricantes. Y sin embargo, esta configuración está cambiando de manera radical, profunda, hacia soluciones integrales que conformen sistemas o ecosistemas, mejor dicho, colaborativos e interdependientes.
Y para llevar a buen puerto esta transformación, pues el sector de la automoción va a necesitar la interconexión de sus empresas tradicionales, ya sean los fabricantes de vehículos de motor, de carrocerías, de partes, de piezas, de accesorios eléctricos y no eléctricos, con nuevos actores y sectores complementarios que trascienden el ámbito puramente sectorial, como antes se hace referencia por los representantes de toda la industria tecnológica en nuestro país y digital. Me refiero, por tanto, a lo digital y también a lo energético, que está también presente en este acto.
Yo creo que el enfoque del PERTE del vehículo eléctrico y conectado descansa, precisamente, en potenciar toda esa cadena de valor. Creo que esta es la gran ventaja, el gran acierto, precisamente, de lo que mañana vamos a aprobar en el Consejo de Ministros y hoy estamos presentando ante el sector y ante la opinión pública española.
El objetivo es lograr la creación de ese ecosistema necesario que nos permita desarrollar toda una industria del automóvil innovadora, con fuerte tracción sobre otros sectores económicos.
Una industria, en definitiva, capaz de anticiparse a la nueva movilidad sostenible conectada y a la generación de nuevas actividades económicas.
Creemos firmemente desde el Gobierno en la capacidad, en el potencial industrial de nuestro país para responder a este reto, que va a afectar a toda la cadena productiva. Desde la extracción de materias primas, como el litio. Y por eso me gusta y le agradezco mucho la presencia del presidente de la Junta de Extremadura aquí. El desarrollo y la fabricación de motores, la investigación y la fabricación de baterías. Las pilas de hidrógeno, como antes se ha hecho referencia. El vehículo conectado, su diseño, la producción de sistemas de recargas, otros componentes altamente tecnológicos.
En definitiva, la industria del automóvil va a recibir el apoyo público en todo el proceso de fabricación, que es lo importante. En todo el proceso de fabricación. Y también, la puesta en marcha de esos vehículos, que tienen que ser necesariamente más limpios, incluidos también la formación y la digitalización de los mismos.
Por ello, yo creo que el PERTE VEC tiene dos ámbitos de actuación diferenciados que me gustaría compartir con ustedes.
El primero es el impulso a los proyectos transformadores de la cadena de valor del vehículo eléctrico y conectado.
Aquí, pues, se van a insertar medidas de acciones que van a actuar de forma integral sobre toda la cadena de valor, incidiendo en los elementos centrales de la cadena industrial, como la investigación, como el desarrollo, como la fabricación de equipos originales de ensamblaje, las baterías, las pilas de hidrógeno y otros componentes que resultan esenciales para la fabricación de este nuevo tipo de vehículos.
Y el segundo es, como antes se comentaba por el presidente de ANFAC, y que me parece fundamental, es el de las medidas facilitadoras que puedan coadyuvar, pues tanto a la creación de una nueva movilidad como al desarrollo del vehículo eléctrico.
Y aquí, pues, se tienen que incluir tanto las medidas de carácter normativo como otras, por ejemplo, dirigidas de forma general a la electrificación, al despliegue de los puntos de recarga, a la economía circular, que es también muy importante y que ya aprobamos hace unos cuantos meses, o a la digitalización, favoreciendo, en consecuencia, la consecución de estos objetivos que nos hemos marcado antes.
En el vídeo se decía, estamos hablando de una inversión, ustedes tienen mucha más experiencia que yo, pero creo que es una inversión histórica. Estamos hablando de 4.295 millones de euros financiados principalmente por los fondos Next Generation provenientes de la Unión Europea.
Estamos hablando, por tanto, de una gigantesca inyección de recursos públicos. Gigantesca inyección de recursos públicos, porque es gigante, también, y formidable lo que está afrontando y abordando el sector de la automoción durante los próximos años. Pero, que a su vez, si algo va a hacer, y por eso agradezco y mucho su presencia en este acto, es un enorme efecto multiplicador en el sector privado. Que las estimaciones que tiene el Gobierno de España es que podría llegar a 19.000 millones de euros en el período 2021-2023.
Estamos hablando, en consecuencia, de cifras gigantescas, formidables, porque el reto lo merece y, sin duda alguna, un sector, como el sector de la automoción, lo merece en nuestro país.
La suma de los apoyos públicos, en consecuencia, y de la inversión privada, va a suponer en torno a 24.000 millones de euros para uno de los principales proyectos de transformación industrial que se ha generado y gestionado, no ya digo solamente en España, sino en Europa, durante estas últimas décadas.
Y que va a situar a nuestro país, si acertamos y lo hacemos bien, y yo estoy convencido de que lo vamos a hacer, pues en la primera línea mundial.
Un salto que no es coyuntural, es un salto estructural, si lo hacemos bien entre todos, sin precedentes para la industria del automóvil, y que va a hacer que su futuro sea absolutamente ilusionante
Yo creo que gracias a este esfuerzo que vamos a hacer como país, también España se va a abrir paso como plataforma mundial de vehículos de nulas emisiones de CO2 y fabricantes de elementos claves, también. Como pueda ser, por ejemplo, la batería, el hidrógeno renovable, en definitiva, todo aquello en lo que venimos hablando con todos ustedes desde hace meses y hace años.
Y además, va a ayudar a algo importante, a mi juicio, y es a la integración de las empresas españolas en las grandes cadenas de valor industriales de la automoción y de la movilidad.
Y algo además esencial, y es que nos va a acercar hacia los compromisos adquiridos por España y, en consecuencia, también por la Unión Europea, con el objetivo de alcanzar ese ambicioso propósito de la neutralidad climática en el año 2050.
Como saben, los objetivos medioambientales marcados por la Unión Europea son la brújula que nos guía al Ejecutivo, al Gobierno de España.
Y en este sentido, nuestro plan de recuperación, y quiero, además, ponerlo en valor, vicepresidenta, es de los mejores, de los mejor valorados en cuanto al compromiso en esa transición ecológica del conjunto de la Unión Europea.
Un impulso que hemos de sumar, por ejemplo, a la reciente aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que es la primera ley que se aprueba en estos últimos o, mejor dicho, nuestros 40 años de democracia.
En definitiva, lo que quiero deciros o decirles, mejor dicho, es que España quiere, no solamente cumplir con los estándares propuestos por la Unión Europea, sino también anticiparse a los cambios que se están produciendo ya, muchos de ellos descontados por el sector privado, con el propósito precisamente de liderar esta ruta tan necesaria e ineludible para el conjunto de la humanidad.
Nada de todo lo que planteamos en este PERTE podría conseguirse sin algo que se ha dicho aquí por parte de los representantes del sector, y es la necesidad de una importante inversión del Estado y, por tanto, del sector público, pero sobre todo la estrecha colaboración que necesitamos entre el sector público y el sector privado.
Por sí solo el funcionamiento espontáneo del mercado no va a lograr, como aquí se ha dicho, pues la puesta en marcha de un modelo que integra tantos sectores de distintas disciplinas y por tanto ese es el camino, al menos como nosotros lo concebimos en lo que es la representación y la participación del sector público en este proyecto y en otros tantos, como ha dicho la ministra, que van a venir durante las próximas semanas y meses y es la necesidad de que nuestro estado sea un estado emprendedor en una estrecha alianza precisamente con los actores implicados en aquellos sectores que lógicamente van a ser los protagonistas de esta gran modernización vinculada con estas dos transiciones gemelas que es la digital y la tecnológica.
Sí quisiera hacer también una mención especial a algo que la ministra ha venido liderando dentro de esta colaboración público privada y es esta alianza para el vehículo eléctrico y conectado, la alianza que vamos a crear, donde vamos a nombrar además a una persona de reconocido prestigio en el sector para que consensuada con todos los actores tenga como función esencial el impulso y la promoción entre todos los actores implicados, tanto públicos como privado en el marco del PERTE VEC.
Yo creo que esto también es muy importante, el que haya como antes se comentaba por parte de algunos de los intervinientes, una referencia acordada entre el sector público y privado que lidere e impulse toda esta gran transformación y esta gigantesca tarea que tenemos por delante, que a mi juicio es absolutamente apasionante. Absolutamente apasionante.
Con esta inversión, bueno, pues vamos a conseguir muchas cosas. Vamos a ponerlo en cifras, porque creo que es importante también que seamos conscientes de la trascendencia que tiene desde el punto de vista macroeconómico. Podemos hacer que la aportación del sector de la automoción al crecimiento y a la capacidad de generación de riqueza anual que tenemos en nuestro país medido en términos de Producto Interior Bruto, pues salte al 15 % para el año 2030. Esto no es un tema menor. Yo creo que la industria del automóvil va a transformarse en España, y al hacerlo lo que va a hacer es transformar también a nuestro país, impulsando esa recuperación económica pero también social e insisto de nuevo territorial.
Creo que es muy importante que lo aterricemos en lo territorial, porque también el sector de la automoción tiene, en fin, una componente, yo diría de país, como se dice en el video fundamental.
Por tanto, no solamente vamos a mantener los niveles de competitividad y del empleo que el sector abandera desde hace años en nuestro país. Lo que queremos es activar un crecimiento transversal de toda la industria y, por tanto, no olvidemos que cerca de dos millones de puestos de trabajo están ligados de una u otra manera al sector de la automoción.
Y de ellos 300.000 empleos son empleos directos en nuestro país. Y además estimamos que por cada puesto de trabajo directo en las fábricas de vehículos se van a crear cuatro en las fábricas de componentes y entre siete y ocho en el sector de los servicios.
Pues bien, el PERTE del vehículo eléctrico y conectado va a contribuir a la creación, a la consolidación de puestos de trabajo de calidad; todos los proyectos que se aprueben van a contener una pauta formativa, que me gustaría también poner en valor, para asegurar la cualificación y la cualificación de los trabajadores y trabajadoras. Y además, vamos a formar a cientos de miles de jóvenes a través de los nuevos programas de formación profesional dirigidos a este sector. Creo que además esto es muy importante en un país que por desgracia sufre un alto desempleo juvenil y que eso algo tendremos que hacer entre todos por resolverlo. Y también a través de programas que tienen que ver con la cualificación digital, que se van a financiar, por supuesto, con fondos europeos.
Quiero recordar que nuestro país es el primer país, ministra, y eso es algo que llevamos muy a gala, es el primer país en el que se va a poner en marcha una academia para las baterías dentro de la Alianza Europea por las baterías que es uno de los programas impulsados por la Comisión Europea.
Una iniciativa que va a permitir la formación de unas 150.000 personas en los próximos años en los diferentes ámbitos relacionados con el desarrollo y la fabricación de los coches eléctricos.
Por tanto desde el Gobierno nos vamos a volcar con la recuperación, con esa recuperación económica, social y territorial a la que antes hacía referencia. Y para lograrlo, además, debemos unir fuerzas en torno a esas dos revoluciones, la digital y la verde, pero también dándole una perspectiva integradora en lo social, en lo intergeneracional, en la cuestión de género y en lo territorial.
Y quiero simplemente aterrizar por un instante en lo territorial, porque el impacto que tiene este PERTE en todos y cada uno de los territorios de nuestro país puede ser formidable, en términos positivos, ¿no?
El sector de la automoción tiene, como saben ustedes, un fuerte componente vertebrador del territorio. Estamos hablando de que hay diecisiete fábricas repartidas en 10 comunidades autónomas, que a su vez impulsan una gran red de proveedores y fabricantes de componentes.
Estamos hablando, como antes se hacía referencia, de más de 1000 empresas, con el consiguiente efecto inducido en las economías de la zona y para un país que tiene como uno de sus principales retos el reto demográfico y, por tanto, la extensión de oportunidades a todos y cada uno de los territorios; pues creo que este PERTE es fundamental, es primordial, al menos desde el punto de vista político. Así lo concebimos desde el Gobierno de España.
Quiero dirigirme también a algo, hacer referencia a algo que ha comentado el presidente de ANFAC, y me parece fundamental: me gustaría dirigirme a los conductores de los vehículos privados, a las familias, a las empresas… A todos los usuarios potenciales del vehículo eléctrico y también del híbrido enchufable en un futuro próximo.
Y es que hoy todavía se perciben estos vehículos como coches de alta gama, vehículos con ciertas limitaciones de recarga y también de mantenimiento. Pues bien, el enorme impacto económico de este PERTE va a cambiar, estoy convencido, esa percepción 180 grados.
Para incentivar la demanda, hemos previsto medidas de estímulo en torno a 1000 millones de euros que ya están en marcha, otros 1000 millones de euros para el despliegue de más de 100.000 puntos de recarga a lo largo y ancho de nuestro país.
En definitiva, lo que queremos es que el salto a la movilidad eléctrica sea una posibilidad al alcance de la mayoría de los ciudadanos, no aquellos que tengan componentes o, mejor dicho, niveles de renta más altos y que, por tanto, deje de ser un producto sofisticado, reservado a una minoría en nuestro país.
Y quisiera terminar dando algunos, algunas cifras y algunos datos más que me parecen importantes y que van a complementar al PERTE.
Estamos en el umbral de un cambio radical en la movilidad y por eso no solamente, como he dicho antes, vamos a aprobar mañana en el Consejo de Ministros este PERTE, sino que también vamos a lanzar una convocatoria del Plan Tecnológico de Automoción Sostenible del CDTI, perteneciente al Ministerio de Ciencia e Innovación, dotado con 40 millones de euros.
En definitiva, yo creo que estamos poniendo en marcha una hoja de ruta ambiciosa, formidable, ilusionante, optimista, que también creo que es importante para un sector que lo está pasando mal, pero que tiene todo el compromiso de El Ejecutivo. Y en consecuencia, creo que estamos dando un paso muy importante en la presentación hoy, y con la aprobación mañana.
Quisiera, por último, recordar que este PERTE que anunciamos hoy, pues es solamente el primero de los recogidos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, como ha dicho antes la ministra Reyes Maroto.
Arrancaba estas palabras, señoras y señores, recordando la fecha en la que el primer motor de gasolina echó a andar, en 1886, y me gustaría cerrarla señalando este año, el año 2021, como un punto en el que se marca un antes y un después para la automoción y el automóvil y la movilidad.
Yo creo que el vehículo eléctrico no es una iniciativa más, es una transformación que va a modificar nuestra industria; pero también nuestras conexiones, nuestros viajes, nuestro paisaje y hasta incluso también algo muy importante, aquí estamos en una gran ciudad, que es el aire que respiramos, la calidad del aire que respiramos.
2021 será ya no solo el año del éxito de la estrategia de la vacunación en España. Francamente somos el país, junto con Portugal -creo recordar- que más estamos vacunando en estas últimas semanas del mes de julio. Y también el del inicio y la consolidación de la recuperación económica, tan ansiada por el conjunto de españoles y, sin duda alguna, también por los operadores económicos.
Y a partir de ahora podemos decir que 2021 será también el año en el que España arrancó, inició ese gran proyecto de hub europeo de electro-movilidad.
Sin duda, sin duda alguna, creo que una transformación como ésta va a implicar liderar la forma de movernos y de vivir en un futuro cada vez más próximo.
Termino diciendo lo siguiente: Yo estoy convencido de que la recuperación se está poniendo en marcha, arranca con ímpetu, precisamente porque hay un compromiso, hay una vitalidad y hay una visión estratégica de lo que representa el sector de la automoción en nuestro país, en el corto, en el medio y en el largo plazo. Y lo hace además, con este proyecto que hoy estamos presentando y que mañana, insisto, aprobará el Consejo de Ministros. Un proyecto que nos debe trasladar hacia lo que todos queremos, que es en definitiva, una España y una Europa mejor.
Así que muchísimas gracias por su compromiso.
Muchísimas gracias por su presencia.
Sé de lo ocupadas de sus agendas, también empresariales, y sobre todo, pongámonos en marcha, porque creo que el sector de la automoción lo merece, lo necesita, como lo necesitamos el conjunto de nuestro país.
Gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más información