Declaración institucional del presidente del Gobierno para anunciar la nueva configuración del Ejecutivo

10.7.2021

La Moncloa

Buenas tardes. Ante todo quisiera agradecer a los medios de comunicación el poder cubrir esta comparecencia. Acabo de transmitir al jefe del Estado, a su Majestad el Rey, la composición del nuevo Gobierno.

Es un cambio que se va a producir de acuerdo a lo establecido en los artículos 62 y 100 de nuestra Constitución. Y las nuevas ministras y ministros tomarán posesión el próximo lunes y participarán en su primer Consejo de Ministros el próximo martes.

El nuevo Gobierno supone, en primer lugar, una renovación generacional. La edad media del anterior Ejecutivo era de 55 años. La del nuevo Gobierno será de 50 años.

El nuevo Gobierno va a reforzar aún más la presencia de mujeres al frente de los ministerios. Anteriormente, la presencia era de un 54% y hoy es de un 63%, lo que va a convertir de nuevo a España en referente en la paridad de género.

Y se incorporan perfiles procedentes de la acción municipal, la política de proximidad, con trayectorias de éxito en la gestión en sus respectivas ciudades.

Una vez superado lo más duro de la pandemia, el nuevo Gobierno tendrá como principal tarea consolidar la recuperación económica y también la creación de empleo. Y sin duda alguna gestionar esa enorme oportunidad que representan los Fondos Europeos para modernizar y apuntalar aún más a nuestra economía.

Una modernización y una recuperación que debe ser más verde, más digital y que debe, sin duda alguna, dar respuesta a las demandas de nuestros más jóvenes y fortalecer también la agenda feminista.

Paso a continuación a enumerar los cambios que se van a producir en el Gabinete y que he trasladado, como he dicho antes, a su majestad el Rey:

La estructura ministerial del Gobierno se mantiene. Pero se van a reducir las vicepresidencias a tres, siendo Nadia Calviño la vicepresidenta primera, Yolanda Díaz la vicepresidenta segunda y Teresa Ribera, la vicepresidenta tercera. Pero las tres van a conservar sus respectivas competencias actuales.

Se producen también las siguientes incorporaciones al Ejecutivo:

Pilar Llop ocupará el cargo de ministra de Justicia. Pilar, como saben, ha sido hasta ahora la presidenta del Senado, donde ha destacado por su mesura y sentido institucional. Es juez de carrera y ha evidenciado su compromiso feminista desde la sociedad civil y también desde distintas responsabilidades, entre las que destacaré su labor como Delegada del Gobierno contra la Violencia de Género.

José Manuel Albares será ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. José Manuel es un joven pero experimentado diplomático. Ha ejercido hasta hoy como Embajador de España en Francia. Anteriormente, fue Secretario General de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global en la Presidencia del Gobierno. Un periodo en el que trabajamos muy estrechamente y en el que ya acreditó una gran competencia y un gran conocimiento en asuntos europeos e internacionales.

Raquel Sánchez Jiménez será la nueva ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Desde 2014 hasta hoy, Raquel ha ejercido como alcaldesa del municipio catalán de Gavà y desde esa responsabilidad ha probado sus dotes para la gestión cercana y para el desarrollo de políticas en defensa del medio ambiente y la movilidad sostenible.

Pilar Alegría será la nueva ministra de Educación y Formación Profesional. Pilar fue la ganadora en las últimas elecciones municipales en la capital aragonesa y hasta hoy ejercía como delegada del Gobierno en esa comunidad. Es docente de profesión y en toda su trayectoria de servicio público ha destacado por su sensibilidad social.

Félix Bolaños García será ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática. Félix es letrado del Banco de España, y hasta ahora ocupaba la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno. Era y seguirá siendo uno de mis principales colaboradores. Es un hombre preparado, tenaz y eficaz, que conoce como pocos las estructuras y el funcionamiento del Gobierno.

Isabel Rodríguez García ocupará el cargo de ministra de Política Territorial y será la nueva Portavoz del Gobierno. Hasta hoy ha ejercido como alcaldesa de Puertollano. Y pese a su juventud atesora una experiencia de gestión muy notable en los distintos niveles de la Administración. Isabel, si se ha caracterizado por algo, ha sido por su compromiso social. Estoy seguro de que su empuje y su cercanía van a facilitar la comunicación del Gobierno con la sociedad.

Diana Morant Ripoll será la nueva ministra de Ciencia e Innovación. Desde el 2014 hasta ahora, Diana ha sido alcaldesa de la ciudad de Gandía, desarrollando una gran labor al frente de ese municipio. Es Ingeniera de Telecomunicaciones de formación y antes de dedicarse al servicio público desarrolló su labor profesional en el campo de la I+D+i en el sector privado.

Además de las incorporaciones que les he referido les informo de otros cambios que tienen lugar en el Ejecutivo:

El ministro Miquel Iceta pasará a ser el titular del Ministerio de Cultura y Deportes.

Y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, incorporará a sus competencias el importante departamento de Función Pública.

En este punto sí quisiera agradecer de forma sincera y expresa a todos los integrantes del Gobierno que abandonan su puesto en esta etapa nueva. A los ministros, a las ministras que han entregado todo su tiempo, todo su talento y todo su esfuerzo a España. Han demostrado tener una vocación de servicio público extraordinaria en la situación más extrema que ha vivido nuestro país en décadas.

Quiero agradecer expresamente a Carmen Calvo, a Arantxa González Laya, a Juan Carlos Campo, a José Luis Ábalos, a Isabel Celaá, a José Manuel Rodríguez Uribes y también a Pedro Duque su dedicación personal, política, profesional, durante el tiempo que han estado al frente de sus ministerios.

La emergencia sanitaria, económica y social de la que empezamos a salir gracias a la vacunación y a la prudencia de todos los españoles y españolas nos ha puesto a prueba como sociedad. Yo he sido testigo del temple excepcional de los colaboradores, de las colaboradoras, que me han acompañado en este trance y que hoy ponen fin a su misión. Y por eso la expresión de gratitud no es un mero formulismo. Es la manifestación de un sentimiento de justo reconocimiento a mujeres y a hombres muy capaces que se han dejado la piel en defensa del bien público en las circunstancias más duras.

Cuando restan 30 meses de legislatura, el Gobierno salido de las elecciones generales de hace poco más de año y medio inicia una nueva etapa.

Como habrán podido deducir fácilmente por la personalidad de los nuevos integrantes, se configura un equipo que recibe un gran impulso para acometer una recuperación que tiene que ser justa, que tiene que llegar a todos los rincones del país y a toda la sociedad, aportando juventud y cercanía. Quiero destacar la incorporación de las mujeres y los hombres jóvenes, de una valía extraordinaria, muy curtidos en el servicio público y con un espíritu de cercanía hacia los ciudadanos. Además de un cambio, es un rejuvenecimiento muy importante del equipo gubernamental.

Todos asistimos en estos días a la progresiva reanudación de la vida social y a la impetuosa recuperación económica. Una recuperación que ya se expresa en los índices de empleo, también de crecimiento económico intertrimestral. Es en este momento cuando podemos relanzar con toda la fuerza la agenda de cambios que anuncié en el discurso de investidura y que ha estado muy condicionada, prácticamente desde la formación del Gobierno, por la irrupción de la pandemia.

La recuperación, como me han escuchado en muchas ocasiones será -porque debe ser así- social. De lo contrario tendríamos aún una mayor desigualdad y es lo que ocurrió precisamente en otras salidas de la crisis. Los frutos del crecimiento económico deben llegar a toda la sociedad, empezando por quienes más precisan del apoyo público.

La recuperación tiene que ser digital, porque una economía más productiva, más competitiva, es lo que necesitamos para por dar ese gran salto adelante en la digitalización.

La recuperación tiene que ser verde, porque tras la descomunal crisis de la COVID-19 todos somos aún más conscientes de que debemos evitar a toda costa la emergencia climática, contra la que no existe más vacuna que la transición energética y las políticas medioambientales.

Y la recuperación también tiene que ser más feminista, porque solo con la incorporación plena y efectiva de la mujer en pie de igualdad podremos construir la España mejor a la que todos aspiramos.

La recuperación alcanzará todas sus metas si se abre paso un ambiente de diálogo social que cultiva el Gobierno, de concordia territorial, que también cultiva el Gobierno, para asumir todos los retos que tenemos por delante y para sumar a todos a la recuperación económica y social y a la construcción de una España mejor.

En resumen, desde hoy comienza el Gobierno de la Recuperación. Un Gobierno de mujeres y de hombres para superar por completo la peor calamidad vivida por la humanidad en décadas y en consecuencia, en nuestro país, y para aprovechar una oportunidad excepcional de poner en pie una España mejor.

Gracias

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más información