Está usted en:

Intervención del presidente del Gobierno anta las Tropas Españolas en la base militar de Adazi, Letonia

Adazi, miércoles 7 de julio de 2021

Teniente coronel, oficiales, suboficiales y soldados del octavo contingente de la misión Enhanced Forward Presence de la OTAN en Letonia, buenas tardes a todos y a todas, embajadora…

Un famoso escritor español, Calderón de la Barca, quien además de dramaturgo fue soldado de infantería, decía que «la nobleza vive de la parte del que da, y el agradecimiento está de parte del que recibe». Hoy, como presidente del Gobierno y en representación de todos los españoles y españolas, tengo la enorme satisfacción de estar aquí con vosotros y vosotras para cumplir con esta máxima y agradeceros la extraordinaria labor que desarrolláis en esta misión de disuasión y defensa de la OTAN.

Una misión que es parte de nuestro firme compromiso, diría yo, con la Alianza, para contribuir a la seguridad colectiva de todos los países amigos y aliados de la OTAN, y en este caso muy especialmente de los países bálticos. Como suele decir la ministra de Defensa, somos un aliado serio, fiable y comprometido. Todo esto los militares sabéis convertirlo en realidad sobre el terreno.

España, como sabéis, es el séptimo país de la OTAN por número de efectivos, por gasto de Defensa o por nuestra aportación económica a la organización. Y sin embargo, somos el quinto país por nuestra contribución a las operaciones de la Alianza, con casi 1.000 efectivos desplegados en estos momentos. La contribución en vidas no ha sido menor, por desgracia, pues 60 militares españoles han perdido la vida en operaciones de la OTAN. A ellos les debemos siempre nuestro recuerdo y gratitud.

Las operaciones de la OTAN, como las de la Unión Europea o las de Naciones Unidas, contribuyen a la paz y a la estabilidad internacional.

En 2016, la Alianza Atlántica acordó el despliegue de esta misión para colaborar con los Países Bálticos y Polonia y poder garantizar su seguridad a través de la disuasión cooperativa. Un año después, llegaron los primeros contingentes internacionales a estas tierras aliadas. Desde entonces, España ha sido un contribuyente destacado, diria yo, en esta misión, con el despliegue en Letonia de nuestras mejores unidades acorazadas, mecanizadas, logísticas y zapadores como he tenido ocasion de poder comprobar anteriormente. Ninguna de estas unidades valdrían nada si no estuviesen formadas por militares de vuestra valía y vuestro espíritu de servicio.

Han pasado ya cuatro años desde que el primer contingente llegó a Letonia, y hoy sois vosotros la muestra más tangible y más fime de nuestro compromiso de España con los aliados atlánticos de la OTAN, que debe ser una alianza de 360 grados, como yo siempre tengo ocasión de sostener ante nuestros aliados, es decir, que atienda a todos los desafíos y amenazas a nuestra seguridad allá donde se originan y se expanden.

Sé que los comienzos, hace ahora seis meses, no han sido fáciles, me lo ha dicho el teniente coronel, porque las condiciones climáticas, las restricciones provocadas por la pandemia global del covid dificultaron vuestras actividades operativas y también vuestra vida diaria. Pero también sé que vuestra moral, vuestra vocación de servicio y vuestro espíritu de sacrificio han prevalecido ante cualquier dificultad. Honráis al ejército yen consecuencia, honráis a vuestro pueblo, a España.

Ahora, cuando os faltan apenas una semana para concluir con éxito la misión y regresar a casa con vuestras familias, con vuestros seres queridos, con vuestros amigos, toca hacer balance de lo conseguido con vuestro esfuerzo. Os llevais en vuestras mochilas meses de confraternización, como he tenido ocasión de poder comprobar con el coronel tanto canadiense como letón, con vuestros compañeros de Letonia, Canadá, Polonia, Italia, Eslovenia, Eslovaquia, República Checa, Albania y Montenegro. A todos ellos quiero enviar también un saludo y mi reconocimiento por la labor conjunta y coordinada que realizan, en pro de la seguridad de todos los paises miembros de la Alianza, de la Unión Europea y muy especialmente de los Paises Bálticos.

Permitidme un agradecimiento muy especial a Letonia, que os ha acogido en esta espléndida base de Adazi y de cuya Brigada de Infantería Mecanizada del Ejército formáis parte, dentro del Battle Group multinacional que lidera Canadá.

Hoy, sois ejemplo de dedicación, abnegación y profesionalidad, y sé que así lo reconocen vuestros compañeros de los países aliados, he sido testigo de ello, pero sobre todo, hoy sois el orgullo de todos los españoles. Os aseguro que el Gobierno, las instituciones y los ciudadanos os miramos con profunda admiración, porque no cabe otra actitud para hablar de vuestra labor callada, de vuestra solidaridad y generosidad, y de vuestra entrega por conseguir un mundo más seguro para todos nuestros compatriotas. Y todo ello lo hacéis con la disciplina y la cercanía humana que caracterizan al soldado español.

En unos días estaréis de nuevo en España con vuestros seres queridos. Disfrutad del esperado reencuentro con vuestras familias, a las que me gustaría también que transmitieseis también el agradecimiento y reconocimiento de todos los españoles, el de su Gobierno, el mío propio, porque bien sabemos que vuestros seres queridos sufren vuestra ausencia y son también parte de esta misión. Y, sobre todo, disfrutad -con la humildad que os caracteriza- de la íntima satisfacción del deber bien cumplido. Sin ninguna duda, lo habéis merecido y yo quiero agradecéroslo en primera persona.

Gracias, gracias teniente coronel.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación).

(Intervención original en español)