Está usted en:

Intervención del presidente del Gobierno en comparecencia conjunta con el primer ministro de Polonia en la XIII cumbre hispano-polaca

Alcalá de Henares, lunes 31 de mayo de 2021

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, PEDRO SÁNCHEZ

Bueno, muchas gracias a los medios de comunicación por atender esta comparecencia.

Primer ministro Morawiecki, mi querido Mateusz, ministros también del gobierno polaco, embajadores, vicepresidentas, ministros también del Gobierno de España. Muchísimas gracias por, en fin, la celebración de esta cumbre tan importante para España en nuestras relaciones con Polonia.

Bueno, es la decimotercera cumbre que celebramos desde que firmamos allá por los años 90, el Tratado de amistad entre España y Polonia. Es verdad que llevábamos cuatro años sin poder celebrar una cumbre bilateral. Nos tocaba a nosotros el poder celebrarla aquí en nuestro país, en España.

Y después de cuatro años, pues hemos encontrado un sitio maravilloso, un espacio, yo creo que histórico, como es Alcalá de Henares, como es este Paraninfo. Agradecemos, y mucho al Ayuntamiento de Alcalá de Henares, al Gobierno de la Comunidad de Madrid, en definitiva, a las instituciones madrileñas la hospitalidad y el poder haber celebrado esta cumbre tal y como la hemos celebrado durante el día de hoy.

Quisiera subrayar que Alcalá de Henares lo hemos elegido no por casualidad. Es verdad que, en Polonia, en España, mejor dicho, viven en torno a 65000 polacos y Alcalá de Henares es una ciudad que se precia de esa herencia, de esa presencia de la comunidad polaca en su ciudad. Aquí viven en torno a 1200 polacos y polacas. Los 11 de noviembre, me comentaba el alcalde Javier Rodríguez, celebran en muchas ocasiones el Día de la Independencia en Polonia, aquí en la Plaza de Cervantes y, por tanto, bueno, creíamos que este era un lugar especial también para el gobierno polaco y demostrar, sobre todo, pues la extraordinaria relación que nuestras sociedades, más allá de los gobiernos, tienen la sociedad polaca y la sociedad española.

Quisiera simplemente referirme a dos aspectos importantes.

El primero de ellos es el impulso que le estamos dando con esta cumbre bilateral a nuestras relaciones entre ambos países. Estamos firmando seis acuerdos que yo creo que son muy importantes desde el punto de vista comercial, desde el punto de vista industrial, desde el punto de vista de las infraestructuras, desde el punto de vista también de la cooperación, de la política exterior.

En definitiva, yo creo que estamos trasladando, junto con el Gobierno polaco, una apuesta clara, una apuesta decidida, una apuesta firme por las relaciones bilaterales y en el ámbito europeo.

También quiero reseñar que, si tienen ustedes a bien leer la declaración común que hemos firmado ambos gobiernos, estamos encontrando territorios, terrenos, en los que podremos trabajar conjuntamente el gobierno polaco y el gobierno español, no solamente en algunos aspectos, donde a lo mejor podemos tener discrepancias o perspectivas diferentes, aunque también podemos tener territorios comunes sobre los que trabajar, como pueda ser, por ejemplo, el pacto de inmigración o asilo, donde pueda ser también lo que representa la transición ecológica.

Pero hay otros muchos en los que, sin duda alguna, podemos trabajar de manera mucho más contundente, ¿no?, no solamente en el ámbito de la pandemia, la aceleración de la vacunación. La posición común que ha tenido el Gobierno polaco y el Gobierno de España de la necesidad de implementar estrategias de acceso universal a la vacuna por parte del conjunto de la población mundial.

La necesidad también de que la transición ecológica y la transformación digital sean justas, es decir, integradoras, inclusivas de la ciudadanía y los territorios, la cooperación más allá de nuestras, de nuestra pertenencia a la Unión Europea, en el ámbito de la OTAN, sobre todo redoblando los esfuerzos en política de defensa, en política de seguridad.

La necesidad, volviendo a Europa, de reforzar todo lo que representa la autonomía estratégica de la que estamos hablando y mucho en el Consejo Europeo, del que ustedes también los medios de comunicación me han escuchado hablar durante estas últimas semanas. Hacemos una referencia expresa, por ejemplo, a lo que tiene que ver con la ciberseguridad como uno de los aspectos, una de las políticas fundamentales en el ámbito de la autonomía estratégica.

Planteamos también los proyectos europeos de interés común, donde la declaración, le decimos a la Comisión Europea, al Consejo, que quizás sea el momento de reformar su gobernanza. Y también señalamos aspectos donde ambos gobiernos queremos colaborar dentro de estos PIC, como es por ejemplo la nube, o ese proyecto tan ambicioso de hidrógeno verde en el que hace unas pocas semanas, pues tuve la ocasión de poder presentar un proyecto concreto en la ciudad de Toledo para la provincia de Guadalajara.

En definitiva, lo que quiero trasladarles es que hemos firmado una declaración conjunta. Hemos firmado seis acuerdos de entendimiento en múltiples ámbitos, muy ambiciosos, tanto a nivel bilateral como también a nivel europeo de trabajo en común, que demuestran el nivel de ambición que ambos gobiernos le damos a nuestras relaciones entre España y Polonia.

Sin más, yo quisiera agradecer al Gobierno polaco y también a su primer ministro, el esfuerzo, el esfuerzo por venir hoy a España, venir hoy aquí, a esta ciudad histórica para los españoles y españolas, como es Alcalá de Henares.

Y sin duda alguna, puedes trasladar el compromiso que tenemos de celebrar de manera mucho más regular, no cada cuatro años, unas cumbres que son muy importantes para dos países, muy relevantes en el escenario europeo.

Yo creo que tenemos muchísimo que trabajar en común. Creo que, además, Polonia y España pueden aportar aún mucho más una visión conjunta en una Unión Europea, ya sin el Reino Unido como Estado miembro. Y en ese sentido yo creo que quedamos convocados para seguir trabajando conjuntamente durante los próximos años.

Así que, querido Mateusz, muchísimas gracias por tu, por tu esfuerzo.

P.- Una pregunta a ambos primeros ministros. Todos los países europeos ya han ratificado el Fondo de Recuperación. España ha tenido una caída de PIB en 11% Y Polonia en un 3% y ¿los recursos de este Plan serán suficientes para la recuperación económica? ¿Cuáles son los pronósticos?

Presidente.- Muchísimas gracias por su pregunta y siguiendo la línea del primer ministro Morawiecki, quiero decir que tanto España como Polonia, según las previsiones que maneja la propia Comisión Europea, vamos a ser de los países que más crezcan durante los próximos años, es decir, que vamos a liderar el crecimiento económico dentro de la Unión Europea.

Es cierto que nosotros, durante el año 2020 sufrimos una caída sin precedentes como consecuencia de que tenemos un sector turístico muy importante, sobre todo en algunos territorios como usted se puede imaginar.

En todo caso, lo importante es que eso no se ha traducido como sí que ocurrió en otras crisis previas en un despido masivo, es decir, las políticas de protección que hemos articulado en España y también gracias a la solidaridad europea, pues nos ha permitido a través, por ejemplo, de ese fondo de reaseguro al desempleo lo que llamamos aquí en España, pues los ERTES, digamos de alguna manera, aplacar y amortiguar los efectos tan dramáticos de esta pandemia desde el punto de vista económico y también social.

Yo diría, además de lo que ha comentado el primer ministro Morawiecki, que estos fondos de recuperación tienen que servir no solamente para recuperar la economía y, por tanto, situarnos en niveles de PIB previos a la pandemia, sino también para modernizar nuestra economía.

Yo creo que esta pandemia, nos lo han escuchado en muchas ocasiones a los líderes europeos, ha acelerado muchísimos cambios. La transición ecológica, la transformación digital, sin duda alguna son los dos grandes cambios y lo que tenemos que hacer es actualizar, modernizar, reconvertir nuestras economías para poder ser competitivos en el medio y en el largo plazo.

Ese es el objetivo que tiene el Gobierno de España. El objetivo del Gobierno de España con este plan de recuperación es poner en marcha durante los próximos años un total de 212 reformas e inversiones. Es decir, vamos a hacer, como creo que he dicho en alguna otra ocasión en los medios de comunicación españoles, el mayor ejercicio reformista, probablemente de los últimos veinte o treinta años. Porque, efectivamente, la pandemia nos exige a todos los países y también a España, el tener que abordar esa esas transformaciones.

Transformaciones que tienen que ser justas, es decir, que no excluyan, sino que incluyan territorios, que no deje a ningún ciudadano y ciudadana atrás. Y por tanto, bueno, tenemos esas 212 reformas e inversiones. Y simplemente por complementar, siempre hablamos de la inversión pública pero la clave también es arrastrar inversión privada.

Y eso es lo que queremos hacer desde el Gobierno de España, que estos proyectos de transformación, donde inicialmente es la inversión pública la que…y el Estado por tanto, y en este caso, los recursos que vienen de Europa, los que ponen la primera piedra, por decirlo en términos coloquiales, sea acompañado y apuesten decididamente las empresas para abordar esas transformaciones.

Precisamente en el trato que he tenido con el primer ministro Morwiecki, comentábamos la importancia que tiene, por ejemplo, el sector de la automoción para España y la necesidad que tenemos de modernizar y de transformar el sector de la automoción en nuestro país hacia vehículos eléctricos o vehículos híbridos no enchufables, en definitiva, todo lo que representa ese salto, ese salto, digamos, de modernización del sector de la automoción.

Por tanto, por responder muy sintéticamente:

1. Inversión privada además de la inversión pública.

2. Un ejercicio no solamente de inversiones, sino también de reformas muy importantes, no solamente para recuperar los niveles de PIB previos a la pandemia, sino sobre todo para modernizar nuestra economía y garantizar un crecimiento justo y sostenido a lo largo de los próximos años.

Y finalmente, hacer una petición, en este caso a la Comisión Europea, dado que todos los Estados miembros hemos aprobado la parte que nos tocaba, pues ahora yo creo que es importante que tanto la Comisión como el Ecofin, en definitiva, el Consejo Europeo ya, pues apruebe cuanto antes estos planes de recuperación porque yo creo que también en este momento en el que estamos de nueva etapa de superación cada vez más intensa de la pandemia, sus efectos económicos, hay que trasladar un mensaje de certeza por parte de las instituciones públicas, por parte de Europa, a nuestros agentes, a nuestras empresas y a nuestros trabajadores.

En fin, creo que sería bueno que pudiéramos tener una aprobación pronta por parte de las instituciones europeas, de los planes de recuperación.

Y finalmente agradecer, porque bueno, fueron días muy largos los que pasamos en julio del año pasado Mateusz en Bruselas, pero agradecer el apoyo que tuvimos algunos países mucho más dañados como consecuencia de la pandemia de otros, en este caso del gobierno polaco, para que pudiéramos aprobar cuanto antes ese paquete, ese paquete de Next Generation EU que es tan importante para la recuperación y la reconversión de nuestro país, de nuestro continente.

P.- [Marisol Hernández del diario El Mundo] Gracias, buenas tardes a todos. Yo quería preguntarle al presidente del Gobierno por la crisis con Marruecos, porque hoy mismo hemos conocido un comunicado del ministerio de Exteriores en el que reconoce abiertamente que el conflicto con España obedece al tema del Sáhara y en el que pide a nuestro país aclaraciones sobre este asunto. ¿Qué podría responderle el Presidente a esta solicitud de aclaraciones?

Y, en segundo lugar, ¿qué calendario maneja el Gobierno para la concesión de los indultos? Si estamos hablando de un mes, de mes y medio, y si usted espera que una vez que se produzcan haya algún gesto por parte del independentismo.

Y al primer ministro polaco: hablaba hace un momento del apoyo explícito a la vecindad sur. ¿En qué se va a traducir ese apoyo? Y si esto podría suponer que estamos más cerca de un acuerdo en la Unión Europea sobre asilo e inmigración. Muchas gracias.

Presidente.- Bueno, muchas gracias, Marisol, por sus preguntas.

Voy a responder en primer lugar a esta noticia que acabamos de conocer del ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, no sin antes trasladar lo que siempre he trasladado: que España concibe su relación con Marruecos desde un punto de vista estratégico y que Marruecos no puede olvidar que no tiene ni mejor ni mayor aliado dentro de la Unión Europea que España.

Para muchas de sus demandas, sin duda alguna, España es un interlocutor privilegiado, necesario, imprescindible, diría yo, para Marruecos dentro de la Unión Europea.

Ahora bien, si lo que se está diciendo por parte del ministro Asuntos Exteriores marroquí es que ha utilizado la inmigración, es decir, el asalto a las fronteras españolas por parte de más de 10.000 marroquíes en 48 horas, a mí me parece absolutamente inaceptable y, por tanto, rechazo esa declaración.

No es admisible que haya un gobierno que diga que se atacan las fronteras, en este caso de España, que se abren las fronteras para que entren 10.000 inmigrantes en menos de 48 horas en una ciudad española como es Ceuta, por desavenencias y diferencias, discrepancias en política exterior.

Por eso creo que es importante trasladar, sin duda alguna, actitud, una actitud constructiva para con Marruecos, pero recordar que la vecindad y la necesaria relación bilateral entre ambos países se tienen que cimentar sobre, en primer lugar, el respeto. Y, en segundo lugar, la confianza. Y el respeto y la confianza no se construyen si se está diciendo que por una desavenencia en política exterior no se respetan las fronteras y se permite la entrada masiva de inmigrantes en una ciudad española. A mi juicio eso no es aceptable y por tanto lo rechazo.

En relación con, en fin, con lo que me ha comentado de Cataluña a los indultos y demás, fíjese, voy a hacer una previa porque me parece muy importante, ¿no?

Yo recuerdo que en el discurso de investidura, hace poco más de un año, hablé de que era necesario retomar la vía política, que después de muchos años de desencuentro, de judicialización de una crisis en Cataluña, había que retomar la vía política y retomar la vía política significaba retomar el diálogo, la senda de la negociación, la senda del pacto dentro de los márgenes que nos permite la Constitución española.

Dije también en ese discurso de investidura, además de retomar, que teníamos que recomenzar y que recomenzar significaba volver a ese punto en el que ambas partes nos dejamos de escuchar y dejamos de entender los argumentos, las razones que tenía la otra parte para poder llegar a un acuerdo.

Y dije también en ese acuerdo de investidura que la resolución de esta crisis, después de más de diez años larvada, pues no iba a ser inmediata, que iba a exigir de mucha paciencia, de mucha empatía, de muchas dotes de negociación y también de generosidad.

Y, por tanto, vuelvo a reafirmar lo que dije en las Cortes Generales hace más de una semana que, desde luego, el Gobierno y el Consejo de Ministros abordará esta cuestión de los indultos. Una vez escuchadas todas las partes, el Tribunal Supremo, la Fiscalía General del Estado, la Abogacía del Estado, lo vamos a hacer. Lo vamos a hacer siempre en conciencia y siempre, no pensando tanto en los afectados, como los millones de ciudadanos catalanes y del conjunto del país, que lo que queremos es vivir en convivencia, construir convivencia, conciliación y concordia.

Yo creo que la decisión que vaya a tomar el Gobierno de España cuando efectivamente el Ministerio de Justicia eleve al Consejo de Ministros la petición o no de esos insultos, será una decisión que nos permita transitar de un mal pasado, de un mal pasado hacia un futuro mejor. Un futuro que lógicamente se tiene que escribir, pues con las palabras de concordia, de convivencia, de conciliación, de cohesión, de cohesión entre catalanes y catalanas y también de cohesión entre Cataluña y el conjunto del país.

A partir de ahí, fechas. Pues mire, lo importante es dejar trabajar al Ministerio de Justicia, elaborar los expedientes, porque no es uno, sino son once expedientes vinculados con cada uno de los líderes que ahora mismo están cumpliendo pena. Y a partir de ahí, pues lógicamente, cuando sea conveniente, cuando proceda por parte del Ministerio de Justicia, una vez acabado los trabajos, pues evidentemente lo debatiremos en el Consejo de Ministros, pero fecha no le puedo dar ahora mismo ninguna, porque lo importante es dejar trabajar a los servicios técnicos del Ministerio de Justicia.

Y, finalmente, respecto a la otra cuestión que me plantea sobre cuándo reunir o no reunir. Yo creo que el Gobierno de España ha estado siempre abierto a reunirse con, en este caso con el Govern de la Generalitat de Cataluña. Pero insisto, llevamos desde septiembre, creo recordar el año pasado, sin que se haya producido ni, en fin, ni un gobierno, digamos, estable en Cataluña. Hemos tenido que ir a elecciones, después de las elecciones, pues ha habido un proceso largo de negociación por parte de las partes que hoy forman el gobierno de coalición en la autoridad de Cataluña.

En fin, yo creo que habrá tiempo, lógicamente, para retomar ese diálogo entre ambos gobiernos, pero vamos a ir paso a paso.

Como les dije en la última de mis comparecencias, creo recordar que en Bruselas lo importante, lo urgente ahora mismo es, en fin, que los dos nuevos presidentes autonómicos, tanto el de Madrid, en este caso la de Madrid, como el de Cataluña, pues bueno, sean recibidos como merecen por cortesía institucional en el Palacio de la Moncloa, que es lo que se suele hacer con todos los presidentes y presidentas autonómicos.

[Intervención del primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki]

Presidente.- Efectivamente, Mateusz, recuerdo perfectamente que me comentaste el tema del IVA y la política que estabais haciendo en Polonia.

Bueno, aquí, tengo que contarte, Mateusz, que el debate sobre la armonización fiscal está bastante de actualidad, y no solamente a nivel europeo, sino también a nivel de España. Y bueno, la verdad es que no deja de complacerme que un gobierno con un corte ideológico diferente al nuestro, pues vea que efectivamente tenemos que caminar hacia una armonización fiscal, porque eso va en el correcto funcionamiento, no solamente en la cuestión de justicia social, sino también en el correcto funcionamiento del mercado único.

Bueno, esto es un debate que se está abriendo en la OCDE, que se ha abierto también por parte de grandes potencias como Estados Unidos, que en Europa, pues hay distintos gobiernos de distinta ideología como es el español o el polaco, que estamos diciéndole al resto de países europeos y también las instituciones comunitarias que tenemos que caminar hacia esa mayor armonización fiscal.

Y bueno, pues no me deja de complacer el que tengamos esa coincidencia también en una cuestión tan importante como es la armonización fiscal, ambos gobiernos.

P.- [Juanma Romero de El Periódico] Hola, buenas tardes, primer ministro, presidente. Yo le quería preguntar al presidente del Gobierno sobre, recogiendo la pregunta de mi compañera Marisol, una precisión sobre el tema del calendario. Quería preguntarle si cree, teniendo en cuenta que falta el expediente, lógicamente, del Ministerio de Justicia, si cree que pueden resolver el tema de los indultos antes de las vacaciones, de las vacaciones de verano, es decir, qué horizonte temporal se marcan ustedes como gobierno.

Y también sobre la mesa de diálogo, si será anterior o posterior a esta concesión o no de los indultos. Lo digo porque Esquerra Republicana considera que tiene que reunirse ya y que en ella debe sentarse Oriol Junqueras, si es excarcelado.

En segundo lugar, le quería preguntar si va a promover la reforma de la sedición para reforzar su argumentación ante el Tribunal Supremo.

Y en último lugar, también si asume personalmente el coste político de los indultos, toda vez que se percibe la inquietud, cuando no la crítica de dirigentes de su partido, no solamente de varones, sino también de dirigentes históricos como el expresidente Felipe González. Gracias.

Presidente.- Bueno, muchas gracias, Juanma, por tus preguntas. Me alegro de volver a verte en una rueda de prensa.

Sobre el calendario, yo sé que tenéis que lógicamente preguntar sobre el calendario, pero antes comentabas y hablabas en singular: el expediente; no es un expediente, son, insisto, once expedientes y por tanto tienen que construirse, tienen que armarse bien, tienen que fundamentarse bien.

Dejemos, en definitiva, al Ministerio de Justicia de trabajar y cuando estén preparados, pues unos se elevarán al Consejo de Ministros y el Consejo de Ministros, pues evidentemente tratará este tema.

E insisto, e insisto, la decisión la tomaremos en conciencia, no pensando en los afectados, sino pensando en los millones y millones de ciudadanos catalanes y españoles que lo que quieren es vivir en paz. Quieren vivir y superar el desgarro emocional y social y político que supuso el 2017. Y, por tanto, creo que la decisión que tengamos que tomar, pues será una decisión, sobre todo, que abra una nueva etapa, que deje atrás un mal pasado que creo que no enorgullece a nadie de los que entonces lideraban las instituciones, no solamente en la Generalitat de Cataluña, sino también en el Gobierno de España, y abrir un futuro de convivencia, que es lo que creo que queremos una mayoría de catalanes y españoles.

E insisto, creo que cuando se habla de costes o no costes, en fin, ayudar a resolver problemas no representa un coste. Ayudar a resolver problemas no representa un coste. El coste para el país sería dejar las cosas tal y como están, enquistadas, en el año 2017 y creo que eso no se lo merece ni Cataluña ni el conjunto del país.

Sobre la reforma del Código Penal, bueno, es que, en fin, me han escuchado ustedes hablar sobre esta cuestión, no una vez, sino bastantes veces. Creo que España en 2017 aprendió una lección. Vimos, efectivamente, cuán desacoplado estaba nuestro Código Penal en relación con esos delitos respecto a otros códigos penales de países europeos y, por tanto, el Gobierno de España, y yo mismo, me han escuchado en muchas ocasiones decirlo, pues siempre ha manifestado su voluntad de actualizar esos delitos en nuestro Código Penal y, por tanto, homologarlo a los de los países más avanzados en términos democráticos.

Sobre la mesa de diálogo: primero, una reunión con la Generalitat de Catalunya en el Palacio de la Moncloa, como corresponde, y luego ya habrá tiempo para reunirnos, no una, sino muchas veces.

Y creo, Juanma, que te he respondido todas las preguntas.

Ministros, ministras, vicepresidentes, gracias a todos.

Gracias, primer ministro.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

(Intervención original en español)

Más Información