Está usted en:

Comparecencia del presidente del Gobierno para anunciar una nueva prórroga del Estado de Alarma

La Moncloa, sábado 18 de abril de 2020

PRESIDENTE DEL GOBIERNO: PEDRO SÁNCHEZ

Buenas tardes.

Hace ya más de un mes desde el día en que comparecí, por primera vez, para anunciar el Estado de Alarma y aprobar medidas muy severas de aislamiento social. En estas pocas semanas, aunque nos hayan parecido eternas, el virus ha dejado un rastro de dolor en 20.000 familias que han perdido a un ser querido, muchas veces sin el consuelo, como hemos dicho en otras comparecencias, de un último abrazo, de un último adiós. A ellos y a ellas traslado un mensaje de profundo pesar en nombre del conjunto de la sociedad española y del Gobierno de España.

Y a todas esas personas que hemos perdido, tan pronto como sea posible, les rendiremos el homenaje que todos merecen.

El virus, también, ha forzado a recibir atención hospitalaria a casi 80.000 personas, 2 de cada 5 que han sido diagnosticadas. Una parte permanecen aún angustiadas en las clínicas y les transmito el ánimo y la esperanza, también en nombre del conjunto de la sociedad española y del Gobierno de España.

El virus llevó hasta el límite la resistencia de nuestro sistema sanitario llegando, en el momento más feroz de la epidemia, al máximo de la capacidad en las Unidades de Cuidados Intensivos de algunas comunidades autónomas y el virus se ha propagado por todos los confines del mundo y se ha cebado además en los países occidentales más desarrollados de Europa y América, que contabilizamos tres de cada cuatro víctimas mortales de la pandemia.

El virus ha dejado tras de sí un rastro y una estela de muerte, pero también de devastación económica y desolación social en el conjunto del planeta.

Pero, también, en este breve espacio de tiempo han sucedido otras cosas:

En primer lugar, que nuestro sistema de salud logró resistir. Gracias a la entrega y la profesionalidad de nuestros sanitarios 74.662 pacientes, es decir, cerca del 42% de los diagnosticados han superado ya la enfermedad y han sido dados de alta, una de las tasas más elevadas de los países más golpeados por la pandemia.

En segundo lugar, que nuestros compatriotas han dado una respuesta ejemplar, nunca me cansaré de decirlo, ejemplar, en esta situación extrema, cumpliendo cada cual con su misión desde su puesto de trabajo o desde el confinamiento en el hogar; los españoles son los ciudadanos occidentales que con más rigor han cumplido las limitaciones a la movilidad.

Y en tercer lugar, que precisamente gracias a esa disciplina social hemos salvado, nunca lo olvidemos, decenas, decenas, de miles de vidas.

Y, lo más decisivo, ha sucedido que, con el sacrificio de todos, hemos logrado contener la propagación del virus. El día anterior a la declaración del Estado de Alarma, si recordamos, cada persona infectada contagiaba, de media, a un promedio de más de 3 personas sobre casos notificados. Es lo que los científicos y los epidemiólogos nos dicen que se llama el ritmo de reproducción del virus, la famosa y denominada "R".

Hoy, gracias al esfuerzo de todos, de todas, el índice de reproducción está en el conjunto de nuestro país por debajo del 1, antes estaba por encima del 3, hoy estamos por debajo del 1, es decir, cada persona infectada no llega a contagiar a otra; y por eso la superficie de la epidemia se está reduciendo

¿Por tanto, dónde estamos entonces? ¿Cuál es la situación actual de la pandemia en nuestro país?

Quiero trasladarles que hemos conseguido lo más difícil, lo más duro, gracias a la responsabilidad y la disciplina social de todos los españoles y españolas. A quedarnos en casa. Hemos dejado atrás los momentos más extremos y hemos contenido la embestida brutal de la epidemia. Con sacrificio, con resistencia y con moral de victoria, como hemos venido diciendo a lo largo de estas semanas largas de confinamiento.

Pero estos logros, hay que ser sinceros, son todavía insuficientes y son, sobre todo, y esto me gustaría también trasladarles, frágiles. No podemos ponerlos en riesgo con decisiones precipitadas.

Tenemos que lograr mayores avances antes de entrar en la segunda fase, antes de levantar el confinamiento general y comenzar eso que llaman los expertos la desescalada, la transición hacia esa nueva normalidad que hemos venido refiriendo durante estas últimas semanas.

La propia Organización Mundial de la Salud nos dice cuáles son esas 6 pautas que tenemos que cumplir para lograr esa nueva normalidad.

En primer lugar la transmisión tendrá que estar controlada e identificadas las personas infectadas. Caminamos en la dirección adecuada para lograrlo en todos y cada uno de los territorios de nuestro país.

El sistema de salud deberá estar en condiciones de detectar, también, mediante test cada caso de infección que aparezca para que sea aislado de inmediato y para advertir a las personas a quienes pudiera haber contagiado. Hemos realizado ya casi un millón de test PCR, que son los más verosímiles, los más eficaces, y hemos suministrado 2 millones de test rápidos a las comunidades autónomas para desarrollarlos en aquellos lugares donde pueda haber un potencial contagio como pueden ser, por ejemplo, los hospitales y también las residencias de mayores. Hemos duplicado, también, los test diarios de 20.000, que decíamos hace muy pocos días, al día a 40.000 diarios para alcanzar este objetivo, también, que nos marca la OMS.

Deberemos tener, en tercer lugar, bajo total control los lugares con mayor riesgo de infección y máxima vulnerabilidad, a los cuales antes hacía referencia, como los hospitales y las residencias de mayores. Estamos ayudando en este sentido, como saben ustedes, a las comunidades autónomas para lograrlo, para conseguirlo.

Y en cuarto lugar deberá implantarse un sistema de control de personas procedentes de otras zonas para evitar nuevos contagios importados. Ya lo estamos haciendo y lo seguiremos haciendo durante las próximas semanas.

En quinto lugar deberemos establecer estrictas medidas preventivas en centros de trabajo y también en los centros educativos y lo vamos a alcanzar de la mano, en primer lugar, de los agentes sociales, con los cuales llevamos dialogando este mes largo de Estado de Alarma y sin duda alguna, también, con las comunidades autónomas en lo referente a los centros educativos.

La población finalmente deberá disponer de una información completa y deberemos estar todos y todas comprometidos con las reglas de higiene y distancia social. Esto lo estamos haciendo permanentemente y el compromiso de todos los españoles está siendo, insisto ejemplar. No me cabe duda, no tengo ninguna duda de que vamos a conseguir los objetivos marcados y que vamos a seguir cumpliendo, como estas semanas, con esta disciplina social a la cual he hecho referencia siempre en mis declaraciones públicas.

Pese a los enormes progresos que hemos logrado, hoy por hoy todavía estamos en la senda del cumplimiento de estas orientaciones que marca la OMS y, en consecuencia, no es posible levantar las medidas generales de confinamiento y pasar a la fase 2 que se conoce como desescalada.

Por ese motivo, tras haber escuchado al Comité científico y tras la reunión del Comité Técnico que celebramos todos los días, hoy junto lógicamente a las autoridades competentes, el Ministerio del Interior, la Ministra de Defensa, el Ministerio de Transportes y lógicamente el Ministerio de Sanidad, mañana mismo me propongo transmitir a los presidentes y presidentas de las CCAA, en primer lugar, y posteriormente al Congreso de los Diputados la próxima semana, la voluntad del Gobierno, la propuesta del Gobierno de extender Estado de Alarma durante un nuevo periodo, de 15 días, hasta el 9 de mayo, día incluido.

Por tanto, la propuesta que haré mañana a los presidentes y presidentas autonómicos y también al Congreso de los Diputados, es solicitar una nueva prórroga en el Estado de Alarma, de 15 días más, hasta el 9 de mayo, a partir de finales del mes de abril.

Sin embargo, como he dicho en algunas comparecencias públicas, esta extensión del Estado de Alarma no será igual que las anteriores. No vamos a estar ya en el mismo Estado de Alarma y por tanto a lo largo de las próximas semanas, y con el horizonte de la desescalada puesto en el mes de mayo, vamos a estar sucesivamente en distintos estados de alarmas. Y lo quiero decir en plural. No va a haber un estado de alarma sino que va a haber distintos estados de alarmas.

Los progresos de estas cinco semanas nos permiten empezar a tomar decisiones y a vislumbrar ese horizonte. Un horizonte en el que lleva trabajando el Gobierno de España desde hace tres semanas con expertos de distintas áreas al frente, lógicamente, quienes más saben de estas pandemias, que son los epidemiólogos, pero lógicamente también con los expertos de un equipo multidisciplinar proveniente de distintas áreas del Gobierno de España.

Los expertos que asesoran al Gobierno consideran, en este sentido, que es posible aliviar uno de los supuestos del confinamiento, que más afecta a las familias en nuestro país, y que más afecta a las personas que más queremos, que son nuestros hijos y nuestras hijas, nuestros nietos y nuestras nietas.

Por eso, les anuncio, tras consultar a los especialistas en psicología infantil, también de pediatría, y sin duda alguna al Comité Científico y expertos que trabajaban en la desescalada que empezaremos a caminar a lo largo del mes de mayo, les anuncio que mañana trasladaré, en primer lugar a los presidentes y presidentas autonómicos y en segundo lugar, a las Cortes Generales, el parecer favorable del Gobierno de España a aliviar el confinamiento de los más pequeños a partir del día 27 de abril, que será la fecha del inicio de la nueva prórroga, con la entrada en vigor del nuevo periodo de estado de alarma.

Por tanto, a partir del 27 de abril, el Gobierno de España tomará medidas de alivio para el desconfinamiento, si me permiten la expresión, de nuestros más pequeños para que puedan salir a la calle y en consecuencia puedan disfrutar al menos también de esas mejoras que estamos viendo, numéricas, en la evolución de la pandemia.

Naturalmente, estas salidas van a estar limitadas, necesariamente, como nos indican los expertos, los epidemiólogos, y también sujetas a condiciones para evitar contagios. Al igual que hemos hecho cuando hemos regresado al trabajo por parte de esa reactivación económica que hemos hecho en las actividades no esenciales esta última semana, que han regresado al trabajo con medidas de higiene, de defensa, de protección de la epidemia, en caso de que estuvieran contagiados, lógicamente haremos lo mismo con nuestros niños y nuestras niñas. Y en consecuencia por la trascendencia familiar que reviste, quiero escuchar el parecer de los responsables autonómicos en una nueva conferencia de presidentes y presidentas autonómicos que celebraremos, como viene siendo habitual, todos los domingos de cada semana.

Como quiera que sea, se trata solo de un pequeño alivio dentro de la regla general de confinamiento que seguirá en vigor varias semanas más durante el mes de mayo. Será entonces, y solo entonces, cuando España responda a las 6 recomendaciones a las cuales antes hacía referencia de la OMS, cuando iniciaremos la desescalada y empezaremos a levantar el confinamiento de forma progresiva. Cautelosa y progresiva.

Mientras tanto debemos seguir preparándonos para ese momento. Sería a mi juicio, al juicio del Gobierno, un error muy grave que ahora cediéramos al virus el terreno que le hemos ganado durante este mes largo de confinamiento. Todos los pasos que demos tienen que ser firmes, en base al criterio de los científicos y van a contar con las mayores garantías para evitar recaídas y retrocesos que pongan en riesgo lo que hemos logrado con tanto sacrificio por parte de todos y de todas.

Para ello nos guiaremos por un sistema de marcadores en el que está trabajando el comité experto en la desescalada, marcadores que nos advertirán en cada momento, en cada territorio, por un lado del nivel de propagación del virus, y por otro del vigor de nuestro sistema de salud. Ambos elementos son fundamentales para saber exactamente cuál es el grado de evolución de la pandemia en cada uno de los territorios y en función de cual sea esa evolución, lógicamente el Gobierno de España tomará las medidas de desescalada progresivas en cada uno de eso territorios.

Cuando nos cercioremos de que mantenemos a raya al virus y nuestro sistema de salud está listo, avanzaremos en esa desescalada. Si advertimos el menor riesgo, nos detendremos. Y si es necesario reforzaremos las medidas de protección nuevamente como hemos hecho durante estas últimas semanas.

Esperamos estar listos para poder iniciar a lo largo del mes de mayo la lenta marcha hacia una nueva normalidad saliendo al aire libre y recuperando, gradualmente, una normalidad que será nueva, también en nuestras relaciones sociales y también en la actividad económica y empresarial.

El país que nos encontraremos en ese momento no será el mismo que dejamos cuando nos resguardamos en los hogares como consecuencia del Estado de Alarma. Mientras el virus se cobraba vidas por miles, dejaba un rastro de destrucción que se contaba por decenas de miles de empresas que tenían que cerrar sus actividades, de negocios que tenían que echar la persiana, y por cientos de miles en empleos que se están perdiendo o que se están manteniendo en suspenso como consecuencia del parón de la economía.

Nos encontraremos con una situación que nadie con menos de 90 años en nuestro país ha conocido. El Fondo Monetario Internacional esta pasada semana ha sido contundente. Predice un panorama mundial con serios retrocesos nunca vistos en el mundo desde la Gran Depresión de 1929. Y para nuestro país, prevé la mayor caída del PIB, es decir, de nuestra capacidad de crear riqueza anual, desde la Guerra Civil.

En ese momento, cuando salgamos de nuevo a la calle e iniciemos el desconfinamiento, la desescalada, nos encontraremos con los estragos de una guerra sin bombas, con los silenciosos destrozos económicos y sociales de esta pandemia global que estamos sufriendo en el conjunto del planeta.

Igual que sucedió al inicio de esta crisis se abrirán ante nosotros dos caminos que nos definirán en los próximos años, yo diría que en las próximas décadas, como sociedad:

Podemos dejarnos llevar por la rabia, por el desánimo, dividirnos o intentar sacar provecho personal o partidista. Esa es una opción.

O podemos unir fuerzas y acometer unidos el esfuerzo de la Reconstrucción a la que estamos todos y todas llamados.

Como presidente del Gobierno me centraré de corazón en reforzar nuestra unión e impulsar la reconstrucción económica y social de nuestro país. Si algo hemos aprendido de estas semanas es que los problemas no se vencen con palabras, menos con palabras falsas y con bulos. El virus se combate y se doblega con sacrificio y con la unión de todos y de todas. Lo mismo sucede con sus estragos económicos y sociales.

Por eso, hace días propuse, al igual que lo han hecho otras fuerzas políticas, unos Pactos para la Reconstrucción Social y Económica del país. Se trata de unos pactos que deberían aunar el criterio de las fuerzas políticas para fijar las grandes líneas de la reconstrucción social y económica del país para los próximos años. Pero que debieran plasmarse, además, en un acuerdo de colaboración con otras instituciones como son las CCAA, las Diputaciones, los Cabildos, los Consells y también los Ayuntamientos. Y que deben extenderse a un acuerdo con los agentes sociales, es decir, con los empresarios y con los sindicatos.

Puedo decir con satisfacción que he encontrado una respuesta receptiva en la primera ronda de contactos con la mayoría de las fuerzas políticas. Que mañana mismo trasladaré este planteamiento a los presidentes y presidentas de las CCAA y que el lunes culminaré la ronda de contactos con los partidos políticos y más tarde celebraré un encuentro con la Federación Española de Municipios y Provincias.

Los Ayuntamientos deben, serán, actores clave en la tarea de desescalada y de Reconstrucción Económica y Social de nuestro país. Sólo hay, en consecuencia, un camino. Y ese camino es el consenso, es el diálogo y es la unión.

Demos lo mejor de nosotros mismos como representantes de la sociedad. Llegó el momento de acordar.

España, lo sabemos muy bien, es diversa y es plural. Esa es una de nuestras principales riquezas, de nuestras principales fortalezas. Yo nunca la he visto como una debilidad, sino como una de nuestras principales fortalezas. La unión son las formas, sin duda alguna en Democracia; es el fondo y se resume en una palabra que nos ha de unir a todos: Reconstrucción.

Los Acuerdos de Reconstrucción deben abarcar, a mi juicio, a juicio del Gobierno, y ésta es la propuesta que vamos a hacer al conjunto de fuerzas parlamentarias y al conjunto de instituciones cuatro asuntos que están afectados por esta emergencia y solo esos, para facilitar así el entendimiento y también dejar fuera otros temas sujetos a controversia.

No queremos alejarnos cuando debemos acercarnos. Así que, sin ningún reproche, lo que toca es generosidad y compromiso con el país y con sus gentes.

Atenderán, en primer lugar, esos acuerdos, a juicio del Gobierno, a las premuras para reconstruir y reforzar nuestro sistema de salud. Incluirán en segundo lugar las acciones financieras, fiscales, administrativas precisas para reconstruir y relanzar el tejido empresarial y los sectores afectados por esta pandemia y también lógicamente la creación de empleo, con especial atención a las pequeñas y medianas empresas, a los trabajadores autónomos, a la economía social en nuestro país y a los sectores más golpeados, como pueda ser la industria, el turismo, la hostelería o, por ejemplo, la cultura.

Pensaremos en todos y les tendremos en cuenta, a todos.

Y finalmente, en tercer lugar, incorporarán las medidas de protección social indispensables para que nadie pueda quedar o sentirse abandonado en este trance y las familias más vulnerables se vean amparadas como venimos haciendo desde el inicio de la pandemia.

Y, por fin, tampoco quería dejar de compartir con todos ustedes que estos Acuerdos de Reconstrucción tienen, deben tener a nuestro juicio una posición común ante la negociación en la Unión Europea.

Desde el encierro en sus hogares, hoy millones de compatriotas se preguntan qué será de su empleo cuando acabe esta pesadilla; qué será de su empresa; qué será, en definitiva, de su vida.

Y la responsabilidad de todas y todos nosotros, de todos los representantes legítimos, de todas las instituciones públicas, es responder a los ciudadanos que cuando salgan al aire libre todos estaremos listos para trabajar unidos por la reconstrucción y que nadie se quedará en el camino.

No hay futuro sin solidaridad. Ésta es una de las grandes lecciones que tenemos que extraer de esta pandemia y la crisis subsecuente. No hay porvenir sin unión. La misma tarea que tenemos dentro de España, la tenemos que exigir fuera. A eso me refería. Hay un pacto, un acuerdo, en España, pero tiene que haber un pacto y un acuerdo en Europa. Ésa es la hoja de ruta que se plantea el Gobierno de España. La postura del Gobierno de España con respecto a Europa la he compartido con todos ustedes durante estas últimas semanas es nítida y es firme. Europa somos todos, y es ahora el momento de demostrarlo.

Las reuniones con los dirigentes de la Unión Europea, a mi juicio, a juicio del Gobierno de España, están dando sus frutos. Probablemente tendríamos que ir más rápido, pero están empezando a dar sus frutos. En todo caso, sería imperdonable que Europa reincidiera en los errores del pasado. El pulso ha sido tenso, pero hace unos días la propia Presidenta de la Comisión Europea afirmó que cada euro del Fondo Europeo será usado, en todas sus formas posibles, para salvar vidas y proteger a los ciudadanos europeos. Ésa era y es la visión del Gobierno de España.

Así que estamos avanzando y vamos a seguir haciéndolo en la próxima reunión del Consejo Europeo, que tendrá lugar el próximo jueves, día 23 de abril. España no debe quedar desprotegida, como no debe quedarlo tampoco ninguno de los países que está sufriendo con particular incidencia esta pandemia.

Y Europa no debe permitir que los lobos del populismo antieuropeo aprovechen la oportunidad de la crisis para extender su mensaje de odio.

Dentro y fuera de nuestras fronteras, pensar y actuar en unión, sin dejar a nadie atrás será, a juicio del Gobierno de España, la única vía para la reconstrucción.

Unidas y unidos: científicos, expertos, profesionales sanitarios, policías, militares, transportistas, vigilantes, limpiadores, agricultores, productores, empresas, familias, mayores, profesores, los más pequeños, los más jóvenes. También los políticos. Unidas y unidos. Todos, hombres y mujeres de este país.

Jamás querríamos haber visto a nuestro país, a nuestro querido país, en esta situación. Jamás pudimos imaginar que esto sucediera. Este país que hoy sufre es el nuestro. Es el de todos y todas, sin excepción. Nos vamos a recuperar. Es lo que tengo más claro. Todos estamos aquí para ayudar a este país a recuperarse y a avanzar.

Igual que comenzamos a parar al virus, unidos; igual que lo derrotaremos, unidos. Así saldremos adelante, también unidos.

Gracias.

PREGUNTAS

P.- Carlos Cué, de El País. Muchas gracias. Le quería preguntar por un tema por el que hay mucho interés, si pudiera dar algún detalle más ¿Cómo se va a hacer? ¿Estamos hablando de paseos, estamos hablando de ir a los parques, en qué están pensando?

Y también la desescalada por Comunidades, que es lo que he entendido, llevamos muchos días preguntando y usted parece que ha apuntado que va a haber desescalada por comunidades ¿Esto cómo se va hacer, porque ha habido muchas peticiones de Canarias, demás?

Y una segunda pregunta, más política, presidente, presidente, hemos estado viendo toda esta semana si hablaba con el señor Casado, si hablaba, no hablaba, si había reunión, no había reunión ¿Por qué no levanta directamente el teléfono y llama a Casado? ¿Cuántas veces han hablado durante esta crisis? ¿Por qué es tan difícil que el presidente del Gobierno y el líder de la oposición hablen en una situación así? Gracias.

Presidente.- Muchas gracias, Carlos, por tus preguntas. En relación con los niños y niñas, lo más importante es que seamos conscientes de que vamos a entrar en una situación de desescalada, de transición hacia una nueva realidad. A partir de ahí, tenemos que ser conscientes de que los pasos que demos tienen que ser progresivos y tienen que tener las máximas precauciones. Somos muy conscientes de las limitaciones que viven muchos niños en hogares de 40, de 50 metros cuadrados; la necesidad que tienen también de salir a la calle, de oxigenarse, después de casi cinco, seis semanas de confinamiento.

A partir de ahí, definiremos durante las próximas semanas para que el próximo 27 de abril cuáles serán los criterios, los requisitos, en cuanto a las motivaciones por las cuales los niños y niñas puedan salir de sus casas. Y, en segundo lugar, bajo qué criterios de seguridad. A mí me paree muy importante que seamos todos muy conscientes de que el Estado puede lógicamente aprobar órdenes en el marco y al amparo del Estado de Alarma, pero tenemos que ser también muy conscientes de que todos en nuestros hogares podemos contribuir a frenar la pandemia, a controlar el virus. Lo podemos hacer como lo estamos haciendo hasta ahora con el confinamiento, pero lo podemos hacer también como lo están haciendo los trabajadores y trabajadoras, también las empresas, en la vuelta a esa actividad económica no esencial con las medidas de protección, de distanciamiento social, de higiene, de utilización de mascarillas, en definitiva, de instrumentos, de elementos que van a formar parte de nuestro día a día en esa nueva normalidad a la cual antes hacía referencia.

Por tanto, en relación con los niños y niñas, la propuesta que va hacer el Gobierno de España es a partir del 27 de abril empezar a darles la oportunidad de salir de sus casas y poder disfrutar de un rato al día del aire libre, pero, insisto, en primer lugar, como he dicho antes, tendremos que consultar a los presidentes autonómicos en el día de mañana en esa conferencia de presidentes y en segundo lugar, tenemos que hacerlo bajo criterio y el amparo del Comité Científico y de los expertos que lógicamente nos están señalando y guiando en este difícil trance que estamos viviendo.

En relación con la segunda pregunta, sobre la desescalada, si tiene que ser territorial o no. Yo lo he dicho en muchas ocasiones. En primer lugar, ha sido un acierto en España que la respuesta del confinamiento, es decir, la primera respuesta del Estado de Alarma fuera homogénea y uniforme en el conjunto del país ¿Por qué? Porque lo hicimos con los máximos niveles de exigencia para, sobre todo, atajar la pandemia en aquellos territorios donde más duramente estaba atacando la pandemia. Recordémoslo, el foco principal era Madrid ¿Eso qué ha hecho? Eso ha hecho que otras Comunidades Autónomas, que otros territorios que no tenían una extensión del virus tan intensa como la Comunidad de Madrid, hoy se vean beneficiadas de esas medidas de confinamiento y que veamos que el famoso pico, que ya desgraciadamente todos hemos aprendido, sea menos pronunciado en algunas comunidades autónomas que en otras. Precisamente, porque hemos hecho una respuesta homogénea, hemos dado una respuesta homogénea en el conjunto del país ¿Esto significa que la desescalada tengamos que dar una respuesta homogénea? Yo creo que no, esto es lo que nos dicen los científicos, podremos darla diferente, asimétrica, eso sí, no tiene porqué ser una Comunidad Autónoma, ni siquiera tiene porqué ser una provincia. Creo que es muy importante ser consciente también de que la escala a la cual vamos a tener que hacer esa desescalada puede ser muy distinta a la que nosotros conocemos institucionalmente. Eso significa que no vayan a participar las comunidades autónomas, claro que sí, tiene que participar, de hecho, hace una semana, como ustedes todos saben, pedimos a las comunidades autónomas que nos dieran una persona de referencia en todos y cada uno de los centros, en todos y cada uno de sus Gobiernos autonómicos, para empezar a trabajar desde el punto de vista técnico con nuestro equipo que lleva 3 semanas trabajando en ese horizonte que le queremos dar a la ciudadanía; los horizontes y el trabajo de desescalada que ellos piensan que es necesario para su territorio. Y sin duda alguna, tiene sentido porque habrá gente que esté mirando esta comparecencia desde la Gomera o desde Teruel, o desde Soria o desde una gran urbe como puede ser Madrid, Zaragoza, Sevilla, o Barcelona y las realidades son distintas. La incidencia y el impacto de la pandemia es diferente, por tanto, habrá un corpus global, homogéneo, en el conjunto del país pero lógicamente también habrá en función de cuál sea el impacto y la evolución de los territorios, distintas respuestas, diferente escala en esa transición que tendremos que abordar entre todos.

Por eso es tan importante la unión, el que cooperemos todos, más allá de la ideología, es evidente que vamos a tener que hacer un esfuerzo, que el virus ha puesto en tensión y ha puesto a prueba la capacidad de todas y cada de las instituciones públicas en nuestro país. No solamente del Gobierno de España, también de las Comunidades Autónomas, de las provincias y también de los municipios. Y vamos a necesitar a todos en esa tarea, sean Gobiernos de un signo político o de otro. Por eso es tan importante la unión, la unión para salvar vidas en primer lugar como estamos hacienda y en segundo lugar, para que en esa desescalada, en esa vuelta a la nueva normalidad, no suframos retrocesos.

Por tanto, lo que quiere decirles es que evidentemente, tendremos el mes de mayo para trabajar en esa desescalada. También quiero hacer un llamamiento y hacer algo de pedagogía al conjunto de la ciudadanía española, quiero que seamos todos muy conscientes de la envergadura del desafío que tenemos todos por delante, somos todos muy conscientes del peligro que representa el virus y, en consecuencia, tenemos que ser conscientes, como he dicho en alguna otra comparecencia, que las decisiones que tomemos de desescalada no serán definitivas. Y con esto quiero decir que nosotros actuaremos solamente bajo una presión, que es la presión de los científicos, de los expertos, que nos digan qué cosas podemos ir graduando, qué cosas podemos ir transitando. Pero también es cierto que si en esos parámetros, esos marcadores a los cuales he hecho referencia en mi intervención, que están lógicamente inspirados en esos seis principios de la OMS, que he dicho también en mi intervención, si vemos que hay retrocesos en algún territorio, en algún municipio, lógicamente revisaremos esas decisiones y reaccionaremos. Pero no solamente en términos negativos, pero también en términos positivos. Habrá lugares en los que veamos que la pandemia mucho más que controlada y, en consecuencia, podamos ir un poco más deprisa y ¿eso significará que lo están haciendo mejor o peor que otro territorio, que otra localidad? No, simplemente, que la pandemia se ha extendido de una más intensa o menos intensa en función de los territorios.

Por tanto, entremos en un momento muy complejo. Si antes , era mucho más importante la unidad porque era claro que teníamos que aprobar el Estado de Alarma, que en consecuencia teníamos que aprobar una medida homogénea, el confinamiento, el aislamiento tan duro que hemos tenido que sufrir estas semanas desde el primer Estado de Alarma. Ahora vamos a entrar en una fase mucho más compleja que va a exigir esa unidad por parte de todos.

Y, en relación con su última pregunta, Carlos, creo que esto es realmente lo importante. Lo importante es ser conscientes de que en esta tarea de desescalada, de reconstrucción, tenemos que encontrarnos todos. Todos. Sobre todo, aquellos partidos políticos que gobernamos en comunidades autónomas, que gobernamos en ayuntamientos, que han gobernado o estamos gobernando en el Gobierno central. Y en ese sentido apelo a la generosidad, al compromiso con España y de todos y de cada uno de los territorios y de todas las fuerzas políticas. Desde luego, mi ofrecimiento sincero y tengo que decirle que a lo largo de estas conversaciones que he tenido con las fuerzas políticas durante la pasada semana y espero culminarlas este lunes, he encontrado, fíjese, grupos políticos con opiniones diversas, con proyectos políticos antagónicos, un mínimo común denominador para poder encontrar en torno a ese concepto de reconstrucción, un ánimo de trabajar conjunto, de arrimar el hombro, en definitiva, de sacar adelante a nuestro país.

P- Juanma Romero, El Confidencial. Hola, buenas tardes, presidente, yo quería preguntarle en relación con el horizonte temporal, usted nos ha comentado que es complicado hacer una previsión y que tendrá que ir modulándose en función de los marcadores que vayan obteniéndose, pero aun así, en otros países como Francia, han dado un horizonte de cuál debe ser la desescalada, cuál debe ser ese itinerario.

También, la ministra de Trabajo comentaba en los últimos dos días que quizás haya una desescalada que se tenga que hacer en mayo, pero que habrá sectores que no puedan hacer esa desescalada hasta finales de año. Yo quería preguntarle, por tanto ¿Cuánto es, más o menos, el horizonte temporal que baraja el Gobierno para ir levantando todos y cada una de las medidas que se han puesto en las últimas semanas? Y una precisión también, no sé si esta cuestión de los niños, va a ir acompañada de otra petición que se ha hecho de que los adultas puedan hacer salidas cortas, muy controladas, para ejercitarse.

Y una segunda cuestión, relativa a los Pactos de la Moncloa, a la acción que usted está emprendiendo con otros líderes, hay algunos que dicen que no es posible entablar esos acuerdos con la compañía de Unidas Podemos. Mi pregunta es si está garantizada la solidez del Gobierno de coalición, no solamente ahora sino incluso después, porque hemos visto tensiones durante esta semana, porque hemos visto tensiones a cuenta del ingreso mínimo vital y en semanas anteriores. Por tanto, quería preguntarle si la solidez del Gobierno está garantizada o si bien, se está planteando alguna modificación. Gracias.

Presidente.- Muchas gracias, Juanma, por su pregunta. En relación con el horizonte temporal, yo en mi primera intervención he sido claro. Tenemos el mes de mayo para iniciar los primeros pasos de ese tránsito, de esa transición hacia la nueva normalidad. En segunda lugar, tengo que decirle que España, por razones evidentes, es uno de los primeros países golpeados por la pandemia, hay otros países que vienen por detrás, lógicamente somos de los primeros países que estamos diseñando, que estamos pensando, que estamos siendo asesorados y trabajando desde hace ya 3 semanas en ese horizonte de desescalada. Insisto, ese horizonte de desescalada no va a ser sencillo, va a ser muy complejo. Va a exigir de la unidad y del asesoramiento, en primer lugar unidad política y asesoramiento de la ciencia y de los expertos, que ahora mismo afortunadamente tenemos el honor de poder contar y que están aportando altruistamente al Gobierno de España para proceder al progreso y a la reconstrucción de nuestro país y la vuelta a esa normalidad.

¿Cuál debe ser el itinerario? Vamos a ver, en función de cuál sea el nivel de pandemia en uno u otro país, cada país decide cuál es el ritmo y la respuesta que da, si es homogénea, si es descentralizada, como hemos visto también en las medidas primeras del confinamiento su respuesta a esta pandemia. Nosotros, desde luego, tengo que decirle que contemplemos un horizonte de una lenta marcha hacia esa nueva normalidad. Va a ser lenta, queremos que sea progresiva, con las máximas precauciones, con marcadores y criterios evaluables en todos y cada uno de los territorios para saber cuál es el grado de evolución de la pandemia, si está controlada o no controlada y en consecuencia, qué pasos podemos dar. E insisto, deberemos tener que hacer entre todos y en esto también insisto a los medios de comunicación, un ejercicio de pedagogía porque habrá decisiones que tomemos que serán decisiones eficaces y nos animarán a dar un paso no, sino dos pasos más; pero a lo mejor habrá otras decisiones que no son eficaces y tendremos que dar un paso hacia atrás y eso no significará un fracaso por parte de la sociedad en su lucha contra el virus. Significará simplemente que vamos aprendiendo cómo responder de manera eficaz al virus en todos y cada uno de los pasos que demos en esa desescalada. Me parece muy importante esa pedagogía, me parece muy importante abordarla con la máxima humildad, con la máxima determinación y con la máxima cautela. Eso es lo que va a hacer el Gobierno de España.

Usted ha planteado cuestiones vinculadas con el deporte, que están haciendo otros países, a nosotros en principio lo que nos está diciendo la comunidad científica, los expertos que asesoran al Gobierno de España, es que no representa un riesgo la medida que he anunciado sobre los menores. Por tanto, el Gobierno de España, a partir del 27 de abril, está dispuesto a tomar esa decisión y progresivamente irá tomando otras, esperemos sea cuanto antes porque eso significará que más rápido avanza esa tarea de desescalada a la cual antes hacía referencia.

En relación con su segunda pregunta, vinculada a si ha habido grupos políticos que me han planteado el que haya un Gobierno de una manera u otra. Nadie me lo ha planteado. Nadie me lo ha planteado en mis conversaciones, pero es que tampoco hubiera dejado que me lo planteen. Quiero decir con esto que el Gobierno que está liderando España desde hace muy pocos meses, porque no llevamos ni 100 días de legislatura, lo está haciendo con una unidad de acción y desde luego, con una responsabilidad, generosidad y compromiso por parte de las partes del Gobierno en relación con la sociedad española absoluta. Absoluta. Y en ese sentido, me parece que más allá de las cuestiones que puedan salir en los medios de comunicación, insisto, que el Gobierno de España en el discurso de investidura planteara la aprobación en esta legislatura del ingreso mínimo vital y que lo vayamos a plantear en este mayo para el conjunto del país, pues lógicamente es un esfuerzo. Lo primero es un ejemplo más de compromiso de este Gobierno de coalición progresista por no dejar a nadie atrás, que esa ha sido la máxima no solamente del horizonte de legislatura sino también durante esta pandemia. En segundo lugar, me parece también que es un ejercicio de trabajo en un tiempo record, porque estamos hablando de una prestación nueva, de una innovación en la política pública y finalmente, también, de algo muy importante y es de una prestado que se va a hacer en un Estado compuesto, donde hay comunidades autónomas que también tienen esta prestación y que lógicamente añaden una complejidad más al diseño de esta prestación tan necesaria. Si lo era antes de la pandemia, aún más hoy en plena pandemia y con las consecuencias sociales y económicas que estamos encontrando.

P.- Buenas noches Presidente, soy Beatriz Fernández de Europa Press. Una aclaración, la medida que permitirá salir a los niños a partir del 27 de abril, ¿a qué rango de edades afecta? es decir ¿estamos hablando también de adolescentes y jóvenes hasta los 18 años de edad?

En otro orden de cosas el otro día en el Congreso usted reconocía que Europa había reaccionado tarde al coronavirus pero que España actuó antes. Sin embargo, ¿qué ha fallado entonces para que seamos el país que tiene la mayor tasa, una de las mayores tasas de mortalidad por habitante? Y ahora que están ustedes preparando la reconstrucción y buscando estos pactos de Estado, quería preguntarle qué cálculos han hecho ustedes con respecto a cuánto va a aumentar el gasto en gasto público, cuánto va a caer la recaudación, cuánto más va a ser necesario endeudarnos y cuánto va a aumentar el paro. Muchas gracias.

Presidente.- Muchas gracias, Beatriz. Son muchas preguntas, algunas desgraciadamente no estamos todavía en condiciones de poder responderlas porque lógicamente estamos viendo cuál es la evolución económica y social de todos los de las medidas que estamos poniendo en marcha y también, lógicamente, de cuánto va a durar ese confinamiento y cuánto va a durar ese tránsito hacia la nueva normalidad que hemos llamado de escalada. Vamos a ver, en relación con los niños, estamos todavía ultimando la medida pero lógicamente el punto de referencia para nosotros es la Ley de Salud Pública. Ese es el punto de referencia. En todo caso es una medida que tenemos que estudiar y que lógicamente fijaremos cuando así lo consultemos definitivamente con el comité científico, la edad límite, el techo de edad para poder salir, pero lógicamente, lo que sí es evidente, es que si tenemos un punto de referencia porque no puede ser discrecional es la ley de salud. La ley de salud, lo digo para todos los ciudadanos, que estén viendo esta comparecencia pues lógicamente son los 12 años. En todo caso ese es el punto de partida, el punto de debate que tendremos con el comité científico y lógicamente con los expertos que estarán asesorando al Gobierno de España en relación con estas medidas desde esa escalada.

En relación con la segunda pregunta, vamos a ver, yo creo que es muy importante que tengamos en cuenta que esta es una pandemia global y que cuando veamos la foto final y veamos, no solo en España sino en el conjunto del planeta, y veamos el grado de envergadura que ha dado el virus COVID-19 al conjunto del planeta. Hablar ahora mismo de cómo está la situación en España en comparación con otros países no tiene sentido. Tenemos que hacerlo al final de esta pandemia y en consecuencia ver exactamente a partir de ahí cuáles han sido los fallos, las debilidades que hemos lógicamente detectado, no solamente en España sino el conjunto de Europa, para poder frenar eventuales pandemias futuras. Por tanto creo que es muy importante ser conscientes de que España actuó antes, aunque es verdad que Occidente, que el conjunto de países, pues reaccionamos tarde. Pero España actuó antes y eso es muy claro si tomamos datos como los que les gustaría referir y compartir además aprovechando su pregunta, Beatriz, con la opinión pública española. Cuándo España pasó a la fase de contención reforzada y endurecía las medidas, medidas por ejemplo como, tenemos que recordar antes del estado de alarma, es decir a principios de marzo, cuestiones como por ejemplo el cierre de colegios, había en nuestro país 1204 infectados y 26 fallecidos. Y cuando España anunció la decisión de decretar el estado de alarma el pasado 13 de marzo y luego su aprobación en el 14 de marzo, contábamos con 4207 casos positivos. Ese es el dato consolidado del día 12 de marzo y 84 fallecidos. Si ponemos otros países como ejemplo, por ejemplo Italia, pues fueron 7.375 casos positivos y 366 fallecidos, o el Reino Unido o Francia, por ejemplo, el 17 de marzo fue cuando establece las medidas de confinamiento y eran 7.730 casos, no 4.207 casos como nuestro país y un total de 175 fallecidos y no los 84 fallecidos que registramos en España entonces. Con esto, insisto, yo no me quiero comparar, España no se quiere comparar con ningún país, al contrario, España es solidaria con todos los países que están sufriendo esta pandemia. Desde el que la está sufriendo con menor impacto a países como Estados Unidos que la están sufriendo con un gran impacto. Somos solidarios con todos ellos y con todas ellas. Creo que es importante, lógicamente ser autocríticos, ser humildes. Le puedo garantizar que el Gobierno de España hace toda la autocrítica, que somos muy exigentes con nosotros mismos diariamente para frenar esta pandemia. Pero creo también que es justo reconocer que todas las instituciones españolas están dando una respuesta de envergadura a la envergadura del desafío que tenemos por delante.

P.- Nació Digital. Buenas noches, señor Presidente. Muchas gracias. De todas las medidas que ha ido adoptando su gobierno, ¿podría enumerar algunas que hayan sido implementadas a partir de sugerencias o propuestas de las diversas CCAA. Muchas gracias.

Presidente.- Pues muchas de ellas. Yo no sé ahora mismo si me preguntara, creo que todas las comunidades autónomas, la mayor parte de las comunidades autónomas, estaban de acuerdo en la aprobación del decreto del estado de alarma. Así me lo dijeron y me lo hicieron saber en la Conferencia de Presidentes de la primera Conferencia de Presidentes que celebramos. Incluso también cuando aprobamos el permiso retribuido recuperable para los trabajadores y trabajadoras una semana antes de la Semana Santa, hubo comunidades autónomas que aplaudieron, otras comunidades autónomas o grupos políticos que no aplaudieron. En fin, yo creo que ha habido un compartir decisiones. Es evidente que lógicamente estamos en un Estado compuesto, que hay comunidades autónomas que preferirían ser más duros, otras que preferirían ser más flexibles, que preferirían ir por delante por ejemplo en la desescalada. Pero me parece como he dicho antes importante subrayar algo. Y es que desde el primer momento, en el primer decreto de alarma que aprobamos, el dar una respuesta homogénea al conjunto del país, al conjunto de la sociedad, vivieran donde vivieran, ha beneficiado al conjunto de la sociedad, viva donde viva.

Y eso me parece fundamental. ¿Eso significa que ahora tengamos que hacer una desescalada homogénea en el conjunto del país? Pues probablemente los elementos centrales sí, pero en otros muchos no. Y eso creo que implicará una coordinación y una cooperación interinstitucional que pondrá de nuevo a prueba nuestro estado compuesto, nuestro estado autonómico. Y por eso en mi primera intervención, y de ahí que también me voy a reunir con ellos, con la Federación Española de Municipios y Provincias es muy importante el protagonismo de los municipios, porque ellos van a ser también una pieza clave para esa desescalada, para esa detección y evaluación de cuál es la evolución de la pandemia en todos y cada uno de los municipios de nuestro país y en consecuencia de los pasos que tenemos que ir dando, con humildad, con mucha precaución y de manera progresiva, porque evidentemente va a ser un desafío muy, muy importante el que vamos a tener que abordar entre todos, entre las instituciones, desde el Gobierno de España al municipio más pequeño de nuestro país, y los agentes sociales y el conjunto de la sociedad civil.

P.- Huffington Post :Yo quería plantearle que si el PP no quiere sumarse a la mesa y a un gran acuerdo ¿Usted estaría dispuesto a llegar al acuerdo con el resto de formaciones políticas? Y también quería preguntarle si cree que durante el verano los ciudadanos españoles podrán viajar e ir de vacaciones.

Presidente.- Gracias Antonio. Respecto a la segunda de las preguntas le plantearé más un deseo que una digamos capacidad de poder responder de forma determinada a su pregunta. Ojalá podamos hacerlo. Y el Gobierno de España lógicamente todas las decisiones que va a tomar van a ir en esa dirección. Pero creo que tenemos que ser humildes y ser conscientes de que nos estamos enfrentando a un virus desconocido para la ciencia y en consecuencia también para la política y para las conductas sociales y por lo tanto tenemos que ser humildes, también a la hora de decir pues que hay respuestas a preguntas que sí se pueden dar y hay otras que lógicamente podremos responder a su debido momento. Y eso no significa que no queramos hacerlo, que no deseemos hacerlo. Y que no sea el objetivo que nos tendremos marcado en el trabajo interno y del horizonte de planificación que el Gobierno de España desde que decretó el Estado de Alarma se ha planteado. Pero evidentemente hay cuestiones que a día de hoy, no son sencillas de responder y por tanto me permitirá Antonio, que esta cuestión hasta última cuestión tan importante también para el conjunto de la ciudadanía, aún no podamos dar una respuesta.

En relación con la primera pregunta, insisto creo que todos tenemos que incorporarnos al acuerdo de la reconstrucción. ¿Qué elementos hay? Estamos en una batalla, en una guerra que necesita de la unidad de todas las fuerzas políticas. En fin yo creo que cree que unidad no significa uniformidad, unidad no significa uniformidad. Yo creo que cuando hablamos de reconstrucción y apelamos a la unidad estamos hablando de que nos tenemos que sumar todas las familias políticas para que al final esa gran familia que es la sociedad española salga adelante. Este es el esfuerzo que tenemos que hacer todas las formaciones políticas todas las familias políticas, en representación legítima de la voluntad manifestada por los españoles y españolas, y dejar a un lado todos nuestros intereses partidistas, cuestiones que a lo mejor son importantes desde el punto de vista de las formaciones políticas pero que no son sustantivas, fundamentales para lo que tenemos por delante que es la reconstrucción social y económica de nuestro país. Y en ese sentido creo que sobre todo esa dosis de responsabilidad es mayor en aquellas formaciones políticas que ostentamos responsabilidades de gobierno en distintos ámbitos. Tanto municipales como provinciales como también autonómicos y sin duda alguna en primera persona en mi caso como presidente del Gobierno de España, que desde luego ese ofrecimiento lo hago de manera sincera, de corazón. Se lo he dicho a todas las formaciones políticas porque como ellas pues lógicamente estoy comprometido y quiero mi país y espero y deseo que todos arrimemos el hombro para para abordar entre todos de manera muy efectiva esa reconstrucción. Hay cosas que se han hecho durante este mes, que a mejor estamos todavía muy cercanos para valorar en su justa medida, pero el que el Gobierno de España haya planteado una agenda de diálogo social con una cuestión específica como es la del COVID19 pues me parece un avance. El que se reúna todas las semanas todos los ministerios implicados en el ámbito económico con los sindicatos y con los empresarios. Me parece determinante hasta incluso que los propios empresarios y sindicatos se hayan unido y hayan acordado sectorialmente las medidas de protección en la vuelta al trabajo de sus empleados y empleadas me parece encomiable. También el que hayamos celebrado semanalmente reuniones dos veces a la semana desde el punto de vista de los consejeros de Sanidad con el Ministerio de Sanidad, que todos los domingos haya conferencias de presidentes y presidentes autonómicos cuando a lo largo de la historia de nuestra democracia en estos cuarenta y tantos años de democracia pues estaban contadas con la mano la celebración de conferencias de presidentes, ahora semanalmente las estamos haciendo. Creo que demuestra que hay una voluntad que trasciende la orientación ideológica de un gobierno u otro que es el de arrimar el hombro, el de hacer frente en primer y en primera instancia a esta emergencia sanitaria y en segunda instancia lógicamente la tarea de reconstrucción que tenemos por delante.

P.- Antena 3 Carina Verdú. Por aclarar presidente ¿Cuánto tiempo podrán salir los menores a la calle y con qué medidas de seguridad? Por otro lado quería preguntarle, la semana pasada se aseguró que habría abastecimiento de mascarillas pero las farmacias siguen denunciando falta de stock y a eso se le suma los altos precios que estamos viendo ¿El Gobierno tiene algún plan para que lleguen a todo el mundo y a un precio razonable? Y por último, ¿El Gobierno tiene previsto implementar alguna aplicación de móvil para gestionar el tratamiento de contactos y así poder acelerar el descubrimiento?

Presidente.- Gracias, muchas gracias Carina por sus preguntas. En relación con los menores, responderemos a esa pregunta cuando corresponda que es a partir del 27 de abril. Y después, insisto de escuchar mañana a los gobiernos autonómicos, escuchar lógicamente también a la Federación Española de Municipios y Provincias, y sin duda alguna lo más importante escuchar y atender las demandas de nuestros científicos con la comisión científica que asesora al Gobierno y lógicamente también de los expertos que están trabajando en la desescalada. Por lo tanto no puedo avanzar más.

En relación con las mascarillas anunciarle que en el día de mañana el Ministerio de Sanidad aprobará una orden para el control y la fijación de precios que sean asumibles por parte del conjunto de la ciudadanía.

P.- La Voce de Italia: Una vez superada la emergencia, qué pasará con el personal sanitario que no tiene contrato y que estuvo en la primera línea en la lucha contra el Covid19. ¿En su opinión la UE saldrá reforzada de esta crisis? ¿Sería posible que los países del Mediterráneo tengan un mayor acercamiento? ¿Cuándo se reabrirán los vuelos a Italia?

Presidente.- En primer lugar Mauro, aprovecho que usted pertenece a un medio de comunicación extranjero, y en particular italiano, para trasladar en nombre del gobierno de España y del conjunto de la sociedad española nuestra solidaridad, nuestro espíritu de hermandad con una sociedad como la italiana a la cual nos sentimos tan próximos en lo cultural, lo histórico, lo geográfico y ahora también desde el punto de vista social y emocional como consecuencia de la contundencia de la pandemia en nuestras sociedades, nuestros países, España e Italia. Desde luego, trasladarle que la comunicación y cooperación con el gobierno del señor Conte es absoluta, es total, en el ámbito de las coincidencias, no solamente de la emergencia sanitaria sino también de lo que tiene que ser Europa en el corto y medio plazo. Desde luego creo que si algo pone en una situación de encrucijada al proyecto común que hemos compartido y que estamos construyendo desde hace décadas, es lógicamente esta pandemia. Por tanto gobiernos como el italiano y el español estamos trabajando porque ese proceso de integración, esa solidaridad común de respuesta por parte de las instituciones comunitarias sea total. Tenemos un Consejo importante a partir del 23 de abril, y espero y deseo que podamos lograr conjuntamente España e Italia y otros países los objetivos que nos proponemos. En segundo lugar, en relación con los vuelos a Italia, decirle que a nosotros nos gustaría que fuera cuanto antes, pero que inevitablemente vamos a tener todavía que esperar porque lógicamente la envergadura de la pandemia en su país y en nuestro país es lo suficientemente importante como para que andemos con cautela. Y finalmente relacionado con el personal sanitario, no es algo que hayamos todavía meditado, desde luego el Gobierno de España, lo que hemos trasladado en mi primera intervención, y me gustaría recuperarlo para compartirlo de nuevo con la opinión pública española, es que en esta fase de desescalada, tan importante serán, por ejemplo, medidas de autoprotección que nos podamos imponer nosotros como familias, por ejemplo las mascarillas como comentaba antes la compañera de A3, los geles y la mejora en los hábitos de protección y de limpieza, pero que sin duda también será importante reforzar las capacidades de nuestro sistema sanitario. ¿Y qué quiero decir con esto? Pues que lógicamente el número de camas, de UCIS que necesitamos mantener y sostener, el número de tests que tenemos que desarrollar y desplegar durante las próximas semanas, que el estudio de seroprevalencia que vamos a desarrollar durante las próximas semanas también para saber exactamente cuál es la envergadura de la pandemia en nuestro país y en consecuencia también ver cuáles son los ciudadanos, o al menos tener una perspectiva, hacer una fotografía clara de cuáles son los ciudadanos que ya han superado la enfermedad y en consecuencia gozan de un grado de inmunidad, todas estas cuestiones son partes fundamentales de esa desescalada, e insisto, fortalecer nuestro sistema de salud es clave en esta fase de desescalada, porque evidentemente si se produce, que vamos a hacer todo lo posible para que no se produzca, cualquier mínimo repunte, nuestro sistema de salud, es decir, nuestros profesionales sanitarios, los que están en primera línea lo que tienen es que verse protegidos, con los EPIS, con los materiales sanitarios que desgraciadamente no pudimos proveerles en su totalidad en esta primera oleada y en segundo lugar también con las capacidades de UCIS necesarias como hemos ido desplegando a todo ritmo y con total intensidad durante estas semanas de estado de alarma.

P.- Televisión de Galicia: ¿Qué tal? Boas noites, desde Televisión de Galicia. Quería preguntarle, creo que le han hecho ya alguna pregunta en ese sentido ¿Cuándo se plantea el gobierno revisar el cuadro macroeconómico, las previsiones de crecimiento de paro, de déficit, de deuda pública? Algunos organismos e instituto sya lo han hecho

También le quería preguntar por el estudio que impulsa esta semana la sanidad gallega. 100.000 test que se van a hacer en dos fases, eh, con una proporción muy superior al estudio epidemiológico que va a hacer el Ministerio de Sanidad. Quería pedir una valoración de esta iniciativa y si este es el camino.

Y por último, una pregunta que me llega también de otros compañeros de televisiones económicas, televisiones autonómicas. Es, teniendo en cuenta que se puede llevar a cabo un desconfinamiento por territorios ¿cómo se puede garantizar que no se produzcan flujos de población importantes que al final pongan en riesgo todas las medidas de contención del coronavirus?

Presidente.- Bueno, gracias por sus preguntas. En relación con la primera de las preguntas, hasta incluso los propios organismos internacionales, o los propios servicios de estudios, económicos españoles eh, ya sea de fundaciones privadas, de fundaciones vinculadas con entidades financieras u otras, todos reconocen, digamos, lo imprevisible, lo impredecible de las consecuencias económicas y sociales que, sin duda alguna, van a ser muy negativas, van a ser muy, muy, muy negativas, en el conjunto de la economía mundial, europea y española. Lo cual, creo que es muy importante, ser también cautelosos, esperar, digamos, el tiempo prudencial necesario para saber la envergadura del impacto que tiene el confinamiento en la caída y el parón de nuestra actividad económica y, en consecuencia, también del empleo. Evidentemente, ahora mismo todas las previsiones que hay de organismos internacionales, europeos y nacionales, todas al final tienen un, eh, entre paréntesis, porque no saben exactamente eh, cuál es la envergadura del eh, del desafía desde el punto de vista económico y social que tenemos por delante. Con lo cual, nosotros lo haremos cuando toque, cuando corresponda, cuando tengamos eh, los datos ciertos, pero, evidentemente, creo que es muy importante trasladar a la ciudadanía, ya lo saben ellos, porque lo estamos viendo además así en algunos estudios demoscópicos, el impacto económico y sobre el ámbito laboral que está teniendo efectivamente esta pandemia y la respuesta eh, colectiva que tenemos que dar para poder frenar esta pandemia.

En relación con, garantizar los flujos, mejor dicho, no garantizar, no impedir los flujos de un territorio a otro en función, lógicamente de esa desescalada, es pronto todavía para responderle a esa cuestión. Insisto, esto me parece muy importante, muy importante hacer esta pedagogía. Muy probablemente la unidad de acción no sea la Comunidad Autónoma y, por tanto, por eso es tan importante el que, eh, esa unidad, eh, y esa cooperación, colaboración y coordinación sea interinstitucional, Porque, la desescalada y la pandemia está poniendo eh, en tensión y a prueba, toda nuestro estado, toda nuestra arquitectura institucional. Y, por tanto, creo que es muy importante eh, que, eh, la sociedad española o mejor dicho, los políticos sean conscientes de que la sociedad española lo que quiere es una respuesta eficaz por parte de todas las instituciones para que eh, se sientan seguros.

En consecuencia, lo que viene es unidad y coordinación y cooperación y colaboración por parte de la, de todas las instituciones. Y en ese sentido entro en, eh, la segunda de sus preguntas sobre el anuncio del estudio epidemiológico eh, que plantea la Xunta de Galicia. Nosotros, con todo el respeto, me parece que el estudio epidemiológico lo tiene que, lo tiene que desarrollar el Gobierno de España. Y nosotros hemos dicho a todas las CC.AA. que a lo largo de las próximas semanas vamos a hacer un estudio que va a implicar a 62.000 personas del conjunto del país, que es una muestra lo suficientemente representativa para saber exactamente cuál es eh, digamos, la fotografía de la pandemia en nuestro país. Y, en consecuencia, que todos las, recursos que se están volcando por parte de la administración central en las CC.AA., por ejemplo, los 2 millones de test rápidos que estamos dando a todos los territorios, o también las PCRs que se están desarrollando y, eh, en, en todo el territorio que, que están ya por encima de las 900.000 se dediquen a esto. Se dediquen a esto. El Gobierno de España va a hacer ese estudio de seroprevalencia. El estudio, el Gobierno de España ya ha hablado con las Consejerías de Sanidad y con los distintos gobiernos autonómicos para poner en marcha ese estudio, Creo que es importante que demos una imagen de coordinación, de cooperación, de colaboración. Que seamos conscientes de que tenemos que destinar nuestros recursos a, a aquello que ahora mismo es lo más importante, lo más urgente, y que lógicamente el Gobierno de España ha asumido la responsabilidad de hacer ese estudio de seroprevalencia importante para todos y cada uno de los territorios y, sin duda alguna, también, para el Gobierno de España en relación con la respuesta que podamos dar en el futuro.

Por tanto, entiendo que haya presidentes autonómicos que quieran hacer otras cosas, que quieran plantear eh, otras eh, decisiones. Yo lo respeto. Pero creo que es muy importante que los ciudadanos de todos y cada uno de los territorios nos vean de la mano. Nos vean de la mano, arrimando el hombro, eh, compartiendo el objetivo que tenemos por delante y, sobre todo, siendo conscientes de que este planteamiento que se ha hecho es un planteamiento eh, que ha hecho ya el Gobierno de España, y que vamos a desarrollar durante las próximas semanas. Y que está además liderando, nada más y nada menos, que una institución tan reconocida como es el Instituto Carlos III. Por tanto, a eso, a eso apelo.

Y, finalmente y, aprovechando, entiendo, secretario de Estado, que esta es la última pregunta, agradecer, lógicamente, a los medios de comunicación, la labor impagable que están haciendo a todos y cada uno de los medios de comunicación. Y, desde luego, también agradecer al conjunto de la ciudadanía española el esfuerzo tan extraordinario que durante estas semanas está desarrollando. Creo que, eh, comparto, eh, con todos ustedes, con todos nuestros ciudadanos, la amargura y el pesar por ver a compatriotas que nos han dejado, familias que no han podido despedirse de sus seres queridos y, sin duda alguna, también la angustia que tienen muchas familias, eh, por ver a sus seres queridos eh, regresar cuanto antes a sus hogares y abandonar los hospitales. A todos ellos y a todas ellas, lo único que les puedo garantizar es que aquellas familias que han visto perder a un ser querido, les daremos la respuesta merecida. A ellos, y también a los héroes que han salvado tantas vidas durante esta batalla tan cruenta que estamos, ah, sufriendo, y desplegando contra el virus COVID-19. Y, lógicamente, también desear al conjunto de familiares que tienen algunas, algunos seres queridos en los hospitales o convalecientes como consecuencia del COVID-19, desearles una pronta recuperación. Creo que, uno de los principales orgullos que yo tengo como presidente de Gobierno, si me permiten esta licencia, y ya con ello acabar, es que frente a, a, a otras cosas, otros discursos que hemos visto, y otros esfuerzos que se han hecho en otras latitudes, en España nosotros estamos protegiendo a todos y cada uno de los seres humanos, a todos y cada uno de nuestros compatriotas, tengan la edad que tengan. Y ese ejercicio de solidaridad intergeneracional, sobre todo con aquellas personas, eh, de edades avanzadas que son los más vulnerables, desgraciadamente, a este virus, me parece que es el mejor ejemplo para las generaciones futuras. Un ejemplo de solidaridad intergeneracional, que al menos quedará en el corazón de muchísimos españoles cuando, pronto, muy pronto, acabemos con esta pandemia. Muchas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más Información