Está usted en:

Rueda de prensa del presidente del Gobierno tras la reunión con los presidentes autonómicos

Domingo 22 de marzo de 2020

PEDRO SÁNCHEZ, presidente del Gobierno.

Buenas tardes:

Cada día nos llegan a los responsables de todas las administraciones públicas peticiones y demandas de miles de personas. Llamadas que expresan, en su gran mayoría, una necesidad real y urgente. Exigencias y ruegos que se hacen desde la angustia, la preocupación o incluso el enfado, y que obedecen al mismo deseo que nos mueve a todos y a todas: que es superar esta situación lo más pronto y de la mejor manera posible.

Todos trabajamos para que ni una sola de esas demandas deje de ser escuchada y atendida. Comprendemos y asumimos todas y cada una de ellas. Las entendemos y las compartimos, porque el virus plantea un escenario en el que no caben intereses contrapuestos.

Hoy, como saben, he celebrado una segunda reunión de presidentes y presidentas autonómicos y quisiera informarles de los principales puntos que hemos tratado.

Como es sabido, hace una semana ya nos reunimos con el objetivo de coordinarnos, de cooperar y seguir colaborando con la mayor eficacia y solidaridad posible en un momento tan excepcional como el que está atravesando el mundo, Europa y nuestro país.

En aquella reunión acordamos mantener, en primer lugar, una comunicación fluida y eficaz sobre todos los acontecimientos que se están produciendo y reunirnos semanalmente, también lo están haciendo sectorialmente distintos consejeros y consejeras de los gobierno autonómicos con los ministros del gobierno de España, por ejemplo Sanidad, Educación, Economía y Hacienda, en definitiva, todos aquellos aspectos de la colaboración y la cooperación que estamos teniendo, no solamente al máximo nivel de presidentes y presidentas sino también sectorialmente se están realizando de manera regular; compartir todas aquellas iniciativas que puedan contribuir a controlar la expansión del virus; también reforzar la acción conjunta de todas las administraciones públicas, así como la de las organizaciones privadas, para afrontar con garantías, con las máximas garantías, las consecuencias sanitarias, peo también económicas y sociales de esta gravísima emergencia de salud pública que estamos sufriendo; y transmitir y esto me parece también muy importante, al conjunto de la opinión pública española, el convencimiento de que superaremos juntos esta situación.

La reunión de la pasada semana, y la de hoy pueden llamarse, en rigor, reuniones de Estado. Unas reuniones en las que los diferentes gobiernos, de España y de las CCAA, trabajan conjuntamente y, quiero subrayar lo de conjuntamente, para atender a toda la ciudadanía española.

De la reunión de hoy destaco, dos puntos muy importantes: el primero, que hemos repasado detalladamente todas las actuaciones que estamos llevando a cabo de manera coordinada y diaria entre el Gobierno de España y los gobiernos autonómicos. Y la evaluación del impacto de las medidas que se van aplicando constantemente por las autoridades competentes delegadas en sus respectivas áreas de responsabilidad y que ya les detallé ayer en mi comparecencia pública. En segundo lugar, continuar en la unidad de acción, con la unidad de acción como la mejor arma para ganarle al COVID19 porque será unidos como resistiremos y como venceremos al virus.

La guerra contra el coronavirus es permanente. Por eso, quiero comunicarles cinco nuevas órdenes y una decisión en respuesta a la crisis sanitaria, como continuación a las numerosas que ya se han aprobado: les anuncio, en primer lugar, que vamos a poner a disposición del conjunto de todas las CCAA todas las instalaciones y los medios materiales y humanos de las residencias privadas de mayores. Ya lo hicimos con la sanidad privada y hoy lo hacemos con las residencias de mayores privadas. Esta decisión tiene como objetivo paliar la saturación de las residencias públicas de mayores, y mejorar las condiciones de vida de nuestros mayores, así como reducir su nivel de riesgo de contagio. En segundo lugar, y de conformidad a lo acordado entre los países miembros de la UE en el Consejo Europeo para frenar la expansión del COVID-19, vamos a aplicar una restricción temporal de todos aquellos viajes que no sean imprescindibles y que se realicen desde terceros países. Inicialmente esta restricción la aplicaremos durante 30 días. Esta medida no se aplicará a los residentes en la Unión Europea y el espacio Schengen que se dirijan a su lugar de residencia, por tanto a los españoles que quieran regresar, a los trabajadores transfronterizos, a los transportistas de mercancías, al personal de vuelo, a los turistas que vuelvan a sus países de origen, a los profesionales sanitarios o de cuidado de mayores que se dirijan para realizar estas actividades, al personal diplomático, ni tampoco a aquellas personas que acrediten motivos de fuerza mayor. En tercer lugar, quiero anunciarles también que las Fuerzas Armadas van a ampliar significativamente sus actuaciones en tres ámbitos: realizando, por vía aérea o terrestre, el traslado de enfermos de centros hospitalarios saturados a centros próximos con recursos sanitarios disponibles, si así fuera necesario; garantizando, en consecuencia, la seguridad de las personas y en segundo lugar queremos garantizar las Infraestructuras Críticas, permitiendo así liberar personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para llevar a cabo otros cometidos; implementado apoyo logístico con medios militares en cuatro áreas: para el transporte logístico de material sanitario procedente del extranjero, para el transporte y distribución de material sanitario dentro del territorio nacional, para el transporte de personal clave entre la Península y los territorios extrapeninsulares y también para el transporte de personal nacional con dificultades para regresar a España.

En cuarto lugar, les adelanto que el Gobierno facilitará recursos a los entes locales, a los ayuntamientos, a los municipios, para el reparto a domicilio de comida, productos de primera necesidad y productos farmacéuticos a las personas que más lo necesitan que son las personas mayores, de manera que no tengan que salir de su domicilio para obtenerlos. Es una manera más de protegerles, facilitándoles la vida en su casa y evitando que tengan que salir de su hogar con el consecuente aumento del riesgo de contagio.

Y en quinto, les anuncio que, así como ya hemos decidido la fabricación nacional de productos, material sanitario y medicamentos para combatir al coronavirus, que les comenté ayer en la comparecencia, hemos decidido establecer una reserva estratégica de este tipo de productos para luchar contra futuras pandemias, si es que se produjeran en el futuro.

Y para finalizar, una decisión que he comunicado al conjunto de presidentes autonómicos y que posteriormente también trasladaré a los líderes de los diferentes partidos políticos y es el anuncio de que el Gobierno aprobará, tal y como está previsto en la Constitución y tras escuchar a los expertos científicos, en los próximos días ampliar el estado de alarma en todo el territorio nacional por otros 15 días.

A tal fin, de conformidad con el artículo 116 de nuestra Constitución, que ya prevé la autorización del Congreso de los Diputados para poder continuar en estado de alarma, el Consejo de Ministros del próximo martes acordará solicitar la ampliación de la declaración del estado de alarma hasta el 11 de abril.

Durante esta situación, el Gobierno está cumpliendo, como no puede ser de otra forma, con lo establecido en la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, y el artículo 116 de la Constitución, que regulan el estado de alarma, de manera que el Estado Social y Democrático de Derecho, las garantías de libertades y derechos que nos reconoce y ampara la Constitución, incluso en una situación tan excepcional como esta, siempre esté garantizado.

Estoy seguro de que el Congreso de los Diputados y las fuerzas políticas que lo componen comprenderán la situación de emergencia nacional que vivimos y apoyarán la prórroga del estado de alarma. Es imprescindible para vencer al virus seguir anticipándonos.

Sé, soy muy consciente, que es una medida drástica, de las más drásticas de las adoptadas por países de nuestro entorno. Sé que es incómoda para el conjunto de la ciudadanía estar 15 días más, hasta el 11 de abril, confinados y que está afectando por completo a la vida todas las familias que estarán viendo esta comparecencia. Pero los expertos coinciden en que es una medida efectiva en la lucha contra el coronavirus.

Como dije ayer y, desgraciadamente es así, se aproxima una ola más dura. Vienen los días más difíciles que pondrán al límite todas nuestras capacidades materiales y morales. También nuestro temple como sociedad.

Por eso, quisiera transmitirles que ojalá tuviéramos el poder de hacer algo extraordinario y que, al ejecutarlo, devolviéramos a la normalidad nuestras vidas de inmediato. Ojalá lo tuviéramos. Pero no lo tenemos. Reconozco con humildad nuestras limitaciones, como las del resto de países para afrontar esta pandemia.

Pero nos tenemos a nosotros mismos como sociedad. Como Comunidad. Tenemos el trabajo constante, el asesoramiento científico de los mejores profesionales, a los cuales quiero volver a rendir tributo y la absoluta determinación política por superarlas. Tenemos además el convencimiento de que lo conseguiremos, nuestra única opción es la victoria completa sobre el virus. Y tenemos, afortunadamente, unos profesionales y un sistema sanitario de los mejores del mundo.

Para ganarle al virus estamos poniendo al servicio del conjunto del país todos los recursos a nuestro alcance, no les quepa duda, para que esta emergencia dure lo menos posible, con el menor coste en vidas, también en empleos y en empresas que sea posible. Y trabajamos, además, para incrementar esos recursos en la mayor cantidad y calidad posible.

Esta emergencia se superará con esfuerzo con sacrificio, con todo el peso del Estado volcado en esta batalla. Y os garantizo que todos los esfuerzos y sacrificios merecen la pena para recobrar cuanto antes nuestra forma de vivir.

Así que os pido responsabilidad y disciplina. Repito. Os pido responsabilidad y disciplina social y cívica. Vamos a entrar en la segunda semana de estado de alarma. Por delante vamos a tener dos semanas además de la próxima semana. Sé que va a ser muy difícil y por eso necesitamos esa responsabilidad social y cívica. Porque la irresponsabilidad se lleva vidas por delante. Ya sabemos cosas del virus que antes no sabíamos. Por ejemplo, que hay personas en las que resulta asintomático y, sin embargo, pueden propagarlo. De modo que cada vez que cogemos un coche y viajamos, podemos estar poniendo en peligro nuestra vida y la de los demás.

Porque cada vez que quedamos con amigos, ponemos en riesgo nuestra vida y la de los demás.

Hoy como dije ayer, sabemos que dejar las bolsas de la compra en la puerta de nuestros padres o abuelos, y no abrazarlos y besarlos es la mejor forma de protegerlos. Contener ese abrazo es la garantía de poder darles otros muchos abrazos en el futuro.

Por esa razón el confinamiento, por esa razón la prohibición de abandonar la ciudad en la que se reside para ir a la segunda residencia. Porque no podemos estar seguros si en ese viaje, somos nosotros los que estamos transportando al virus cientos de kilómetros.

Hay que advertir a las personas que no pueden salir todos los días a hacer la compra, porque ponen en riesgo su propia vida y la vida de los demás.

Quien se crea al margen de la situación y pretenda seguir con su vida con normalidad, debe ser consciente de que se comporta como un aliado del virus y no como su vacuna.

Quienes difunden consejos contrarios a la autoridad científica, son también un aliado del virus.

Difundir falsas noticias solo por hacer daño y confundir. Jugar con las emociones de la ciudadanía en una situación tan crítica, de máxima fragilidad como estamos viviendo, difundiendo mensajes de odio y enfrentamiento, máxime si se hace desde una plataforma pública, es una amenaza más que se suma al peligro que supone el propio virus.

Puedo asegurarles que tanto el Gobierno como el conjunto administraciones locales y autonómicas conocemos la realidad. Y la vivimos con el mismo sentimiento que la ciudadanía. Con la misma convicción y esfuerzo con que los ciudadanos toman medidas y las asumen en primera persona. Con la misma preocupación. Con el mismo coraje. Con el mismo deseo de ser útiles y ayudar a quienes más lo necesitan.

Con la misma emoción ante la generosidad. Con la misma indignación hacia aquellos hechos o palabras puntuales que atacan miserablemente la convivencia y el bien común.

El Gobierno es también consciente de todo esto y de algo muy importante, de los efectos psicológicos del confinamiento y de lo que supone estar en casa, sumando sin cesar las horas de un mismo reloj. Por eso quiero mandar un mensaje de ánimo y agradecimiento a la población española. Porque los sacrificios de hoy son los beneficios de mañana. Gracias por vuestra comprensión. Gracias por vuestra paciencia, por vuestra determinación, por vuestra generosidad.

Cuanto mayor es el reto, más grande debe ser la ambición con la que se afronta. Seamos ambiciosos para superar esta crisis.

Porque en esta última y difícil semana no solo hemos sido capaces de mostrarnos unidos, sino también hemos visto la capacidad que tenemos de colaborar y de cooperar entre nosotros para ganar esta batalla.

Esta crisis nos está poniendo a prueba, es cierto, pero también está sacando lo mejor de nosotros mismos como país. Está haciendo aflorar nuestra solidaridad, nuestro civismo, nuestro sentido profundo de Estado y el enorme potencial de nuestras instituciones cuando trabajan unidas.

Está crisis está sacando lo mejor de España, y ahí lo estamos viendo a diario en múltiples ejemplos: Como los conciertos solidarios a través de las redes sociales. Como el cuidado de niños por parte de universitarios, que están haciendo también la compra a personas de riesgo. Son cientos de mensajes los que se ven en los ascensores ofreciendo ayuda a nuestros vecinos más mayores gracias a toda esa juventud ejemplar, a todas esas familias que ayudan a otras familias. Como los numerosos psicólogos que se han puesto a disposición de quien pudiera necesitarlos, especialmente sanitarios y familias golpeadas por la pandemia. Como las actividades fomentadas en las redes para los más pequeños de la casa. Como la iniciativa de varias editoriales para ofrecer libros electrónicos gratis durante el confinamiento. Como esos policías que se acercan a los hospitales con sus sirenas encendidas para rendir homenaje a tantos héroes anónimos. Como esos ingenieros que se han unido para fabricar respiradores con la máxima urgencia. O como esas academias de costura que se han puesto a hacer mascarillas para ofrecerlas a los hospitales.

Les damos las gracias a todos ellos y a todas ellas por su colaboración frente al virus. Y aplaudimos a toda la gente, no me cansaré de repetirlo, que se queda en casa. En estos días, permanecer en casa es un ejemplo de patriotismo y solidaridad.

La coordinación, la colaboración y la acción espontánea de tantos particulares, de tantas instituciones de la sociedad civil, es un ejemplo también para nosotros, para los responsables públicos.

Cuando la política refleja las virtudes de la sociedad, se engrandece y se vuelve más capaz.

Esto no va de territorios, de ideologías, ni de partidos, con ser importante todo esto, va de ganarle la partida al virus. Aquí los representantes no nos jugamos ni la imagen, ni la reputación, tampoco ningún titular en un medio de comunicación local o internacional.

Esta batalla va de algo mucho más capital, que es salvar vidas. Las vidas y la salud de los padres, abuelos, amigos, hijas e hijos de todos, también de los nuestros.

He pedido a las presidentas y presidentes autonómicos lo mismo que les he prometido y que yo también me impongo que es la coordinación, colaboración y solidaridad.

En esta situación no cabe el egoísmo.

Como presidente del Gobierno de la nación y último responsable del mando único, mi tarea fundamental es coordinar la acción a desarrollar por parte de las instituciones públicas. No suplantarlas, sino aprovechar al máximo la eficacia, utilidad y capacidad de cada organismo y de cada institución pública, evitando cualquier pérdida de tiempo, recursos y energía en la gestión de la crisis.

Como presidente del Gobierno de la nación, mi tarea también es la de liderar. Con prontitud, sin vacilaciones, como corresponde a la situación que afrontamos. Desde el conocimiento exhaustivo de las necesidades apremiantes y de los recursos disponibles, y desde el más profundo reconocimiento y respeto a las autoridades competentes. Así se lo he manifestado a los presidentes y presidentas autonómicos, de los cuales he recibido su apoyo y su comprensión.

No malgastemos esfuerzos en matices irrelevantes o en absurdas sospechas. De esta crisis podemos aprender dos cuestiones fundamentales: que nuestro modelo de Estado funciona para los propósitos para los que fue concebido y que ese funcionamiento es óptimo cuando la acción de cada nivel de gobierno se orienta a la colaboración en lugar de al enfrentamiento.

Cada necesidad que atendemos, cada problema para el que hallamos solución, es un paso más hacia la recuperación de nuestras vidas y la reconstrucción del progreso y del bienestar común.

El respeto a la autoridad puede obedecer al miedo, a la obligación o a la convicción. Pero solo esta última opción, la convicción, es asumible hoy en día por nuestra sociedad. Somos una sociedad democrática de hombres y mujeres libres. Lo que hacemos, encerrarnos en nuestras casas, es una decisión democrática, racional, que está pensada no para limitar nuestra libertad, sino para preservar el primero de nuestros bienes: la vida.

Para concluir quiero reiterar la gratitud toda la sociedad española y la mía como Presidente del Gobierno de España, a los profesionales sanitarios, transportistas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, , dependientes, agricultores, pescadores, al personal de limpieza, en suma a todos los movilizados para atendernos y socorrernos en este trance. Gracias. Gracias por dejaros la piel y por exponer vuestras vidas para salvar el corazón mismo de todo un país.

Gracias a toda la ciudadanía española por su paciencia, a los que estáis aquí y a los que esperáis fuera del país para regresar también, no os olvidamos.

Vamos a superar esta situación. Vamos a resistir, vamos a salir adelante. No es quepa duda.

Muchas gracias

P: AGENCIA EFE ¿Ha informado ya a los líderes de los partidos sobre la ampliación del estado de alarma? ¿Con qué apoyos cuenta o espera contar? ¿Qué quejas le han transmitido presidentes como Quim Torra o Isabel Díaz Ayuso muy críticos con la gestión del Gobierno?

Presidente.- Respecto a los líderes políticos, he venido durante estas últimas semanas hablando con todos ellos, comparecí precisamente el pasado miércoles, quiero recordar, ante las Cortes Generales para explicar los motivos del Real Decreto del estado de alarma. Conté con el apoyo de todos y todas los grupos parlamentarios y sus integrantes y portavoces y en consecuencia espero que ese compromiso que me trasladaron entonces de apoyar siempre el estado de alarma hasta que dure esta emergencia sanitaria, pueda encontrar también su eco y su respaldo en el Congreso de los Diputados cuando se convalide esta medida, que es una medida, insisto, muy dura. Es una medida muy dura, muy restrictiva, donde al conjunto de la sociedad española le estamos pidiendo que se en no quince días sino en total un mes. Esperamos que con esta medida tan drástica, tan dramática, tan dura que sin duda alguna tenga consecuencias en nuestra convivencia con nuestros familiares, pues podamos como he dicho antes doblegar la curva de coronavirus. Esos son los tres hitos que necesitamos para acabar venciendo a esta pandemia. En primer lugar doblegar la curva y por eso necesitamos tomar este tipo de medidas tan drásticas de prolongar 15 días más y en total un mes de confinamiento al conjunto de la sociedad española, a 47 millones de personas. Esto para mí es muy importante subrayarlo porque el esfuerzo que estamos haciendo es un esfuerzo que dará sus frutos que dará sus frutos sobre todo y ante todo si todos y cada uno de nosotros cumplimos con ese deber, con esa obligación que nos auto imponemos como sociedad. Y en segundo lugar lo que espero es que lógicamente con esta medida, no solamente obliguemos la curva, sino que empecemos a ver más allá, veamos en un futuro próximo el que el número de altas es superior al número de ingresos por infección del coronavirus y que finalmente podamos, en un tiempo prudencial encontrar esa vacuna que nos proteja a todos y que en consecuencia haya supuesto o suponga en un futuro la victoria ante esta pandemia.

Los apoyos, espero contar como he dicho antes con los apoyos de conjunto de fuerzas políticas. Apelo a su responsabilidad y yo creo que si algo se ha demostrado durante esta semana es que la política cuando colabora, cuando coopera, cuando dialoga pues es muy capaz, es muy eficaz para poder lograr los objetivos comunes que nos estamos planteando y en ese sentido espero contar con el apoyo del conjunto de la Cámara el próximo el día que se convalide este Real Decreto.

Y finalmente en cuanto a los planteamientos que han hecho los distintos presidentes y presidentes autonómicos y decirles que desde luego han sido planteamientos constructivos. Cada cual con su matiz, pero lógicamente con un ánimo compartido con todas el resto de comunidades autónomas y es el de frenar la pandemia y en consecuencia lograr cuanto antes la victoria ante el coronavirus.

P: SER ¿Hay una petición común de todas las comunidades que reclaman más material sanitario, cómo y cuándo va a acelerar el gobierno las compras necesarias en concreto los respiradores? ¿Considera el Gobierno que España tiene capacidad industrial para ponerse a fabricar todo tipo de material sanitario necesario, incluidos esos respiradores? ¿Y una vez que se amplía el estado de alarma, presidente, van a ampliar también las medidas de ayuda económica tanto a las empresas como a los propios trabajadores?

Presidente.- Pues muchas gracias a la Cadena SER. Decirles que el Real Decreto que se aprobó de medidas urgentes para el impacto social y económico ante las medidas que estamos tomando de la protección de la salud pública, son medidas que tienen una prolongación más allá del estado de alarma de 15 días inicial, es decir, que tienen una duración de un mes, con lo cual esa pregunta creo es respondida con ésta con este planteamiento.

En segundo lugar, en relación con la capacidad de fabricación que tenga el Gobierno de España, yo creo que es total y absoluta. Creo que es muy importante dirigir a la industria manufacturera en nuestro país y también otras industrias que producen otro tipo de bienes de consumo, por ejemplo de alcohol. Todo eso dirigirlo hacia aquellos materiales, tanto de desinfección como también de producción de mascarillas, de batas, de en definitiva respiradores o PCR, los test que muy pronto se van a poner a disposición masiva de la población española, se pueden producir en nuestro país. Tenemos la musculatura, tenemos la capacidad, tenemos la infraestructura productiva para poder hacerlo. Estamos en un combate sin cuartel contra el coronavirus, estamos en una guerra y por lo tanto hay algunas decisiones de economía de guerra que tenemos que hacer. Hemos encontrado, tengo que decirlo, el concurso y la complicidad de estas industrias y estamos trabajando contrarreloj para lograr que tengamos esa producción masiva y por lo tanto ese autoabastecimiento.

También decirles que hoy una de las cuestiones que hemos aprobado es que tengamos esa capacidad de autoabastecimiento para garantizar que el que en un futuro esperemos, que muy lejano, si volvemos a sufrir algún tipo de pandemias, no nos encuentre desprovistos como nos ha encontrado en esta situación. Y porque quizá también y no solamente con esto estamos creando riqueza y también seguridad en nuestro país, sino quizá con ello también podemos dar un ejemplo de solidaridad internacional poniéndolo a disposición si tenemos esa capacidad de autoabastecimiento a otras países que se encuentran en una situación semejante a la que se encuentra por desgracia Europa y también España en este momento.

De todas formas he de decirles ayer lo comentamos en la comparecencia y me parece también muy importante volver a subrayarlo, que el Gobierno de España desde la aprobación del decreto del Estado de alarma ha puesto un número importante de profesionales en el Sistema Nacional de Salud, que van a ayudar en todas y cada una de las comunidades autónomas, a un total de 52000 393 profesionales sanitarios. Ahí estamos movilizando médicos residentes, médicos y enfermeros jubilados en los últimos dos años, profesionales médicos y de enfermería, médicos especialistas extracomunitarios en diferentes especialidades, 17000 estudiantes de último curso de medicina y enfermería que podrán realizar tareas auxiliares.

Y en relación con los suministros que sé que es la principal preocupación en el primer frente de batalla que son los personales sanitarios y los compatriotas que están ahora mismo infectados por este virus, por esta enfermedad, he de decirles que el Gobierno de España está haciendo valer todo su peso en el escenario internacional en un contexto internacional de mercado muy difícil, muy difícil, porque hay muchos países pidiendo y tratando de hacerse con esas mascarillas y con el resto de material.

Decirles que en las próximas horas como anunció ayer en la comparecencia se van a distribuir un total de 500 000 mascarillas quirúrgicas. Sé que son insuficientes, pero van a estar puestas a disposición en horas. 800.000 mascarillas quirúrgicas para pacientes, en total estamos hablando de un millón 300 mil mascarillas y como dije ayer el Ministerio de Sanidad en los próximos días distribuirá más de cuatro millones de mascarillas al conjunto de las comunidades autónomas.

Decirles también que hay iniciativas privadas que están poniendo en marcha jóvenes o empresas por ejemplo hoy me comentaba el presidente del Principado de Asturias para fabricar respiradores con impresoras de 4 D. Decirles también que por ejemplo empresas públicas como Navantia o también Airbus están trabajando contrarreloj para producir este tipo de respiradores que son muy importantes para las UCIS, que es donde tenemos el punto más crítico en la actualidad y que será muy crítico en las próximas horas como consecuencia de la ola que vamos a sufrir muy dura, muy dura durante las próximas durante las próximas semanas y en consecuencia lo que estamos haciendo es trabajar contrarreloj en un, insisto, contexto internacional muy complicado, muy complejo, muy agresivo para garantizar la salud de nuestros compatriotas.

Por tanto responder así, tenemos esa capacidad de fabricación, no inmediata, pero sí en el cortísimo espacio de tiempo. Y en segundo lugar que el Gobierno de España lo que está haciendo a través del Ministerio de Hacienda, de Exteriores y también de Sanidad, en un equipo especializado en compras públicas, es contactar con aquellos países productores que tienen esa capacidad de producción, singularmente China, para poder proveernos de X millones de mascarillas, como dije ayer ,sino de una línea de producción que regularmente cada semana nos garantice x millones de mascarillas, entre otros materiales, entre otras cuestiones hasta que dure esta crisis.

Creo que el tema del autoabastecimiento es importante, es muy importante porque como dije antes, cuando pase esta pandemia y la tengamos controlada, pero hasta que no llegue la vacuna pues evidentemente vamos a tener que convivir con esta enfermedad. Probablemente no con la intensidad que ahora mismo la estamos sufriendo, y eso será un gran éxito, pero es evidente que tendremos que ir desescalando toda esta situación, todo este estado de alarma y de excepcionalidad en la que vive la sociedad española y evidentemente para recuperar esa normalidad y hacerlo con la tranquilidad de la seguridad de los trabajadores y trabajadoras del conjunto de la ciudadanía, pues tendremos que proveer de forma masiva al conjunto de la ciudadanía española de este tipo de material. En eso está el Gobierno de España pensando en lo urgente y lo importante, como dije ayer que es ahora mismo esa primera línea, pero también tenemos que levantar la mirada, aprender lo que cuáles han sido nuestras debilidades cuáles están siendo nuestras debilidades y también las oportunidades que desde el punto de vista aunque suene algo extraño, representar para nuestro país en cuanto a la producción y el autoabastecimiento para garantizar y preservar la seguridad en el medio y en el largo plazo.

P: Presidente, había una pregunta también sobre ampliación de medidas económicas a trabajadores y empresas por la Cadena SER.

Presidente.- Perdónenme, disculpa , lo que he dicho antes es que, efectivamente, hemos aprobado dos reales decretos leyes y que la duración de las medidas evidentemente es una duración de un mes, que es lo que lógicamente se va a plantear con esta ampliación del estado de alarma. Y evidentemente, en función de cuál sea el devenir de esta pandemia, de esta crisis, pues ampliaremos este tipo de medidas de política económica y política social en nuestro país.

Decirles también que estamos trabajando y estamos defendiendo una posición en Europa para que Europa movilice recursos. Creo que ha sido una muy buena noticia que el Banco Central Europeo hace unos pocos días de trasladar a la isla el compromiso de movilizar 750.000 millones de euros para la compra de deuda pública de los distintos países de la Unión Europea. Y en ese sentido, creo que Europa puede, debe y nosotros vamos a exigir que haga mucho más en este momento tan crítico para el conjunto de la ciudadanía europea porque este virus, insisto, ni dentro ni fuera de España obedece a fronteras. Todos vamos a vernos damnificados y perjudicados y vamos a sufrir las consecuencias del coronavirus, de manera indirecta o de manera directa, pero lo vamos a sufrir y por lo tanto Europa tiene que movilizar recursos y quiero garantizarle a la opinión pública española que desde luego el Gobierno de España, si está haciendo algo, es defender esta perspectiva y esta orientación en los debates que tenemos a nivel europeo.

P: El Independiente: ¿Cuántos presidentes autonómicos, además del andaluz, el catalán, y el murciano han pedido el cese total de toda la actividad económica salvo sectores estratégicos? ¿Por qué no se toma esta medida que seguramente habrá que tomar en un espacio breve de tiempo como en Italia?

Presidente.- Insisto, y lo decía en mi comparecencia, si uno mira las medidas que se han tomado en otros países, podemos poner como referencia a Italia, pero se pueden poner otros países, España está a la vanguardia. España ha tomado medidas durísimas, que están sufriendo los españoles, en sus propias carnes, en sus hogares. Estamos planteando el confinamiento de un mes a la ciudadanía española, de un mes, con los efectos, no solamente sociales, psicológicos que va a tener en poblaciones muy vulnerables, sobre todo los mayores, aquellas personas que viven solas, o personas que sufren violencia de género, y que insisto siguen teniendo habilitados los mecanismos, los resortes de parte del Ministerio del Interior y del conjunto de las instituciones. Estamos imponiéndonos unas medidas de una extraordinaria gravedad. Y lo dije ayer, es el coraje, no es el miedo, lo que nos hace quedarnos en casa. Por tanto lo importante es cumplir con estas medidas, que por cierto son las que nos está recomendando la OMS, todos los expertos, en base a los cuales nos estamos asesorando en esta pandemia por parte del Gobierno de España. Que por cierto, son extraordinarios profesionales. Nosotros, simplemente voy a dar unos datos porque me parece muy elocuente. Para saber primero el grado de ejemplaridad de los ciudadanos españoles a la hora de cumplir con las normas dictadas en el estado de alarma, y en segundo lugar también para ser conscientes de la envergadura del frenazo económico que va a sufrir nuestro país, que está sufriendo nuestro país. Y también la exigencia de pensar, levantar la mirada y pensar en el medio plazo, cuando pasemos, que afortunadamente lo vamos a pasar, estoy convencido, más pronto que tarde, este trance. Pero para que seamos conscientes de cuál es la envergadura, de los datos y del impacto que está teniendo el estado de alarma de siete días a esta parte.

Algunos datos: viajeros por carretera, en autobuses interurbanos, ha caído en un 94%. El ave en un 92%. El ferrocarril de media distancia en un 89%, el cercanías entre un 80% y un 90%. Los vehículos ligeros particulares en más de un 70%. Para que se hagan una idea, el viernes la movilidad ferroviaria en media y larga distancia entre comunidades autónomas, fue de 6200 personas. En todo el país. Ayer sábado, se subieron a estos trenes un total de 2388 personas. Por citar el ejemplo, dado que me ha comentado la cuestión catalana, el ave directo Madrid-Barcelona, que siempre hemos visto abarrotado durante meses y meses, de cualquier momento del año, ha pasado de 9943 viajeros a 27. El ave Madrid-Zaragoza-Barcelona-Figueres pasó de 18405 viajeros a 531. Son caídas del más del 90%. ¿Esto qué quiere decir? En primer lugar que los españoles estamos cumpliendo con lo que nos dictan las autoridades sanitarias y que explican las decisiones políticas que estamos adoptando desde el Gobierno bajo el amparo del estado de alarma, pero en segundo lugar, si algo están indicando es el parón económico que está sufriendo nuestro país. Por tanto, creo que es importante defender nuestras medidas, creo que es importante trasladar, y yo lo he trasladado siempre, nuestra disponibilidad de escuchar, nosotros queremos acertar, queremos basarnos en la ciencia, tomar medidas eficaces, para contener la propagación del virus, y también, y esto me parece muy importante, que el coste en vidas humanas y también en empleos, y en capacidad productiva de nuestro país, cuando pase esta pandemia, sea el menor posible. Desde luego la salud pública y la vida de los ciudadanos en primer lugar, y también lógicamente atender a esas consecuencias económicas y sociales que tienen estas medidas. Y en ese difícil equilibrio es en el que se está moviendo el Gobierno de España siempre anteponiendo la salud pública de los españoles y siempre contando con el asesoramiento y la argumentación de la ciencia y los expertos que son en definitiva los que nos pueden guiar en esta situación tan inédita que está viviendo el mundo y que está viviendo nuestro país. Yo tengo mucha confianza en nuestros profesionales, en nuestros expertos, científicos. Creo que las medidas que hemos tomado son medidas que no tienen digamos ningún parangón en Europa. Insisto, para que se hagan una idea, ayer mismo, Italia dijo que prohibía los desplazamientos a la segunda vivienda, eso nosotros llevamos una semana planteando esa prohibición. Ha planteado el cierre de espacios públicos, parques jardines, nosotros llevamos una semana planteando también eso. Ha planteado cuestiones que nosotros las hemos anticipado y hemos hecho, y con esto no quiero decir en absoluto que somos mejores o peores. Al contrario, lo que quiero decir al conjunto de la opinión pública española, es que las medidas que estamos tomando son durísimas, durísimas. Que siempre estaremos atentos a lo que nos dicen los expertos para mejorar en lo posible, pero las medidas que estamos adoptando y estamos pidiendo a los españoles son durísimas, y bien lo saben ellos, que seguro nos están viendo desde sus casas.

P: Financial Times: anoche habló de la necesidad de una mayor respuesta de la UE, bajo su punto de vista ¿qué medidas fiscales debería tomar la zona euro para hacer frente a la crisis?

Presidente.- Bien, a nivel europeo y también a nivel de nuestro país, cuando hemos tenido comparecencias, todos los responsables públicos hemos dicho lo mismo, y es que esta crisis es una crisis simétrica, que se me entienda bien, lo que quiero decir es una crisis que ha caído como un ladrillo al conjunto de la UE. Y por tanto no hay países que se vean menos afectados que otros porque esto es una guerra contra un virus, que no obedece a fronteras, no atiende a colores políticos en los gobiernos y que afecta al conjunto de la UE. De hecho está afectando al conjunto de países del mundo. Lo estamos viendo, todos en cadena, como si fuese un dominó, está tomando medidas de restricción de movilidad, de confinamiento, en mayor o menor medida o grado. Es una crisis simétrica que afecta al conjunto de la UE y que por tanto no puede encontrar solamente una respuesta nacional. Tenemos que encontrar y articular una respuesta europea. ¿Qué es lo que está defendiendo el Gobierno de España? Cosas tan lógicas, tan racionales que costaría mucho que la UE no asumiera. Nosotros hemos aplaudido que el BCE defendiera movilizar 750 mil millones de euros para defender la deuda soberana del conjunto de países de los EEMM. Hemos defendido, lo he dicho yo, lo ha dicho la vicepresidenta económica en todos los foros, esta semana que viene hay reunión por videoconferencia del ECOFIN, que tenemos que articular un gran Plan Marshall, un gran plan de inversiones públicas para el conjunto de la UE e iniciar ese proceso de reconstrucción que necesariamente vamos a tener en el ámbito social y económico cuando todo esto pase. Hemos defendido relajar las normas de estabilidad presupuestaria en un momento como el actual. Hemos defendido también que el Mecanismo de Estabilidad que se dotó la UE después de la crisis de 2008, sea un mecanismo de estabilidad para emitir bonos que mutualicen la deuda a nivel europeo, por ejemplo, emitiendo bonos en coronavirus, que es lo que ha propuesto por ejemplo la gobernadora del BCE, Lagarde, y la presidenta de la CE, Von der Leyen, y que desde luego el Gobierno de España junto con otros mucho países pedimos y exigimos, y lo vamos a seguir haciendo en los foros que correspondan. ¿Qué más podemos hacer? Algo que ha pedido el Gobierno de España desde hace un tiempo, y es crear un fondo europeo de desempleo que sea una prestación complementaria a los fondos de desempleo nacionales, sobre todo en un moento tan crítico como el que vamos a vivir desgraciadamente durante los próximos meses y que estamos sufriendo en muchos hogares. Y finalmente hemos pedido que el Banco Europeo de Inversiones pueda amparar muchas de esas medidas de liquidez que estamos todos los países miembros poniendo en marcha a nivel estatal, En definitiva, lo que estamos pidiendo a la UE es lo mismo que nos estamos aplicando a nosotros mismos, coordinación y en segundo lugar la mayor movilización de recursos económicos y materiales de la historia porque Europa está en guerra contra el coronavirus y tenemos que responder con todas nuestras armas y nuestros instrumentos. No hay excusa que valga para movilizar todos esos recursos.

P: "The New York Times":¿Qué podemos decir de la coordinación internacional hasta ahora a nivel de valorar una emergencia sanitaria, especialmente dentro de la UE? ¿Cómo se puede explicar que haya tantas medidas de urgencia distintas, comparando España y Portugal, vecinos dentro de una misma península?

Presidente.- Bueno, pues yo creo que no es así. Lo que se puede, no con España y Portugal. Porque yo he tenido la gran fortuna de tener una relación personal y política de extrema confianza con el primer ministro Portugués, Costa. Hemos tomado medidas conjuntamente, por ejemplo, para proteger nuestras fronteras en el sentido de que, por ejemplo, los trabajadores transfronterizos pues puedan continuar pasando de un lado al otro, por razones de extraordinaria urgencia. P ero, por ejemplo, pues para evitar, en fin, desplazamientos, por motivos de ocio, de turismo, pues evitarlos, lógicamente, porque ahora mismo todos tenemos que estar confinados. Con lo cual, desde el punto de vista, digamos, de la respuesta, la respuesta es la misma, lo que sí que puede alterarse, no tanto, no lo digo en el caso de Portugal. Pero sí en otros países europeos es la cadencia, la la digamos, la progresión en la contundencia de las medidas y es evidente que hay países como España que están a la vanguardia de muchas de esas medidas que estamos tomando para contener y doblegar la curva del coronavirus. En todo caso, me parece importante, eh, este matiz, porque evidentemente, todos los países europeos tienen que saber, tienen que ser conscientes de que tienen que tomar medidas eh, drásticas. Que tienen que tomar medidas duras para doblegar la curva y hacer frente con el menor coste de vidas posible y también con el menor coste social y económico posible a una pandemia que, insisto, es global. Que, que lógicamente no entiende a fronteras y que tenemos todos los países que articular medidas para poder coordinarnos y luchar eficazmente. Eso a nivel europeo, a nivel internacional, la semana pasada tuve ocasión de hablar con el príncipe heredero de Arabia Saudí porque es el presidente del G20. Saben ustedes que España pertenece al G20. Y le pedí que pudiéramos celebrar cuanto antes una, una conferencia del G20 de las principales economías del mundo a nivel, a nivel global, para que pudiéramos articular una propuesta y medidas y políticas de respuesta común, en, en ese ámbito, con lo cual, nosotros no estamos descuidando ni la respuesta nacional ni la respuesta europea y por supuesto tampoco la respuesta internacional.

P: Radio Intereconomía: Bruselas finalmente exonera, en una medida sin precedentes, el objetivo de déficit para este 2020. ¿Cómo leen la medida desde el gobierno de España? ¿Le permitirá adoptar nuevas medidas económicas o en materia fiscal en las próximas semanas? Por otro lado… El Banco de España, el BCE, y otros muchos organismos inciden en la importancia de una respuesta coordinada entre los países de la Unión Europea, ¿Cree que llegará pronto esa respuesta?

Presidente.- Bueno, respecto a la segunda, si me permite el, el medio de comunicación, yo creo que he respondido previamente a cuáles son las propuestas, me parece que ha sido a el New York Times. Las propuestas que estamos defendiendo a nivel europeo y sin duda alguna lo que queremos es que lleguen cuanto antes, cuanto antes sea la respuesta, mejor. Y el partido, el gobierno, perdón, está lógicamente en esa, en esa dinámica.

En segundo lugar, la primera de las preguntas en relación con cómo leemos nosotros estas medidas a nivel de gobierno de España y si nos van a permitir nuevas medidas económicas o en materia fiscal en las próximas semanas, decirles que, que desde luego, el planteamiento que ha tenido la Comisión Europea me parece acertado. Como decía antes, esta es una crisis que, que es sobrevenida, que, que nadie preveía. Eh, a diferencia de la crisis que muchas veces se, se plantea ahora, por ejemplo, la de 2008 ¿no? Bueno pues ésta, ésta no una crisis que tenga que ver con fallos en la regulación de un determinado sector o una burbuja. Por ejemplo, eh, en el sector inmobiliario como se sufrió por, por citar ese caso en España, sino que estamos hablando de una pandemia y, eh por tanto, de una crisis y de una emergencia de salud pública ¿no? Por lo tanto, yo creo que es muy importante que, que los gobiernos europeos, sobre todo las instituciones europeas seamos conscientes de que tenemos que tener esa sensibilidad y esa empatía con la sociedad. Desde luego, nosotros la tenemos, por eso hemos puesto en marcha ese paquete de medidas sociales y económicas. Y agradezco y mucho el que la Comisión Europea, por ejemplo, haya dicho que todas aquellas políticas que pongamos en marcha para frenar eh la pandemia del coronavirus pues no computen eh, digamos, eh en el déficit público y en la deuda pública de los criterios de estabilidad. No es que no vayan a computar, sino que, desde el punto de vista del cumplimiento del pacto de estabilidad y crecimiento, no se va a tener en cuenta. Con lo cual, en fin, nos eh, nos estamos, eh, en fin, haciendo un esfuerzo eh fiscal extraordinario, lo vamos a hacer durante los próximos meses. Porque tendremos que estar llamados todos, todos, repito, todos, a la reconstrucción social y económica después de esta batalla, de esta guerra al coronavirus. Pero, insisto, es muy importante que la respuesta no sea solo nacional. Europa es mucho más, es mucho más que compartir un mercado único. Europa es también eh, un, una filosofía, son principios, básicos, elementales de, de derechos humanos, de protección de progreso y, y en ese sentido creo que, que Europa tiene que poner toda la carne en el asador durante los próximos meses. Y creo que además es, incluso, dentro de esta desgracia una gran oportunidad de legitimar el proyecto europeo. Nosotros, que somos un gobierno europeo, porque nuestro país es un país muy europeísta, somos un gobierno europeísta, desde luego vamos a trabajar en esa dirección.

P: El Español: Se está publicando en redes sociales que familiares suyos, aparte de su esposa, han sido ingresados, y que incluso alguno esta ingresado, por favor, con toda delicadeza, podría confirmar en detalle o desmentir estas informaciones.

Presidente.- En fin, hay muchas familias en nuestro país que están sufriendo una situación semejante, mi familia no es ni más ni menos importante que el resto de familias en nuestro país, y agradezco, y mucho, las muestras de interés y también de apoyo que en estas horas nos han trasladado.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más Información