Está usted en:

Respuestas del presidente del Gobierno en la sesión de control parlamentario

Congreso de los Diputados, miércoles 12 de febrero de 2020

Respuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la pregunta formulada por el diputado don Pablo Casado Blanco, del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso

Sr. Casado.- Presidenta, señor Sánchez, ¿Va a respetar el Estado de Derecho?

Presidente.- Gracias, señora presidenta. Por supuesto que sí, señor Casado. Lo he hecho siempre y lo haré siempre.

Sr. Casado.- Señor Sánchez, hace un mes prometió por su conciencia y honor guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado. Una Constitución que ahora evitar, ni siquiera, nombrar, pero que su artículo 9, sujeta a todos los ciudadanos y a todos los poderes públicos al Ordenamiento Jurídico, a todos, incluido a usted, y a sus socios, a los que les quitaba el sueño, y ahora le exige que judicialice la política, a los que comparaba también con Le Pen y ahora le rinde pleitesía y hasta les hace reverencias.

Respetar el Estado de Derecho no es nombrar en la Fiscalía del Estado a una diputada socialista famosa por sus vínculos con una trama de extorsión policial ilegal. Tampoco es llamar artimaña a las sentencias judiciales que no le gustan. Ni zancadillas a las resoluciones de la Junta Electoral Central con las que no está de acuerdo. Ni tampoco es vulnerar, ni mentir, de forma reiterada, por los vínculos con los gerifaltes de una dictadura criminal, según las Naciones Unidas, y que, por cierto, a ver si se ponen de acuerdo su ministro de Fomento y su ministro de Interior sobre lo que pasó en Barajas, que ya escandaliza a toda la Unión Europea.

Tampoco se respeta el Estado de Derecho cambiando el Código Penal a la orden de un preso por sedición para indultarle por la puerta de atrás a cambio de su apoyo a los Presupuestos, ni subvirtiendo la soberanía nacional también, la representatividad de esta Cámara en una mesa de negociación, de autodeterminación, con un preso inhabilitado que está usurpando ya funciones públicas.

Señor Sánchez, ya hemos visto que para usted la gravedad de un golpe al Estado depende de lo que necesite usted de los golpistas, pero ya está sobrepasando los límites, incluso, los laxos que usted suele tener. No se puede decir en España que la ley no basta, porque donde la ley no basta, la democracia dobla su …. Porque cuando la ley dice que usted no basta, lo que ocurre es que está en un sistema político, en el que como democracia podrá estar de acuerdo o no con esa ley, pero nunca podrá desobedecerla.

Recuerde lo que dijo Kennedy en otra situación de insurrección: "Si se llegara al punto en el que cualquiera por la fuerza o la amenaza pudiera desafiar los mandamientos de la Justicia y la Constitución, ninguna ley estaría libre de dudas, ningún juez estaría seguro de su mandato y ningún ciudadano estaría a salvo ni siquiera de sus desvíos". Usted, por mucho que se mire al espejo, no es Kennedy. Pero al tiempo está en no seguir los pasos de Maduro, regresando al respeto a las instituciones y al Estado de Derecho.

Señor Sánchez cumpla la ley, y hágala cumplir, que no es mucho pedir en democracia.

Muchas gracias

Presidente.- Muchas gracias, señora presidenta.

Señor Casado, entendía que después de dos elecciones generales el año pasado, y el haber perdido cinco elecciones en un año, usted iba a cambiar, al menos, la estrategia de oposición, pero veo que continúa pertinaz con la estrategia de oposición de crispación y confrontación. Eche la vista atrás, señor Casado.

Usted habla de la cuestión territorial. Eche la vista atrás. Mire a ver qué es lo que ha pasado durante estos últimos siete años de administración del Partido Popular: dos referéndums ilegales, señor Casado; una Declaración Unilateral de Independencia, políticos presos, otros tantos huídos; el balance es lamentable. No ha ganado nadie, señor Casado. No ha ganado nadie. Ha perdido la democracia, y ha perdido la política. Estamos ante un fracaso colectivo, desgraciadamente, liderado por una administración del Partido Popular durante estos últimos siete años.

Por tanto, señor Casado, solamente tenemos dos opciones, dos alternativas para poder resolver esta cuestión, como otras muchas que tenemos por delante: La primera es, continuar con el enfrentamiento, con la crispación y con la confrontación, que nos ha llevado a la mayor fractura social y de convivencia en Cataluña y en el conjunto del país.

O dos: dar una oportunidad al reencuentro, al diálogo y al acuerdo, señor Casado. Yo le invito a que se sume al diálogo y al acuerdo, señor Casado. Porque tan importante es el diálogo territorial, como el diálogo entre el Gobierno y la oposición.

Tenemos muchísimas cosas en la que poder trabajar conjuntamente. Podemos hablar de Cataluña. Podemos dialogar del Pacto de Toledo. Podemos dialogar y acordar una nueva renovación del Consejo General del Poder Judicial. Podemos hablar de la financiación autonómica. Señor Casado, haga usted una oposición de Estado. No sea el eco de la ultraderecha. Sea el eco y la voz de aquellos millones de españoles que votaron en una opción moderada del Partido Popular.

Señor Casado haga una oposición útil, leal a España y a los españoles.

La pregunta que tendrá usted que responder durante estos cuatro años de legislatura es dónde se va a situar usted y el Partido Popular, en la confrontación, en el diálogo, en la crispación o en el acuerdo. Si usted está dispuesto a ser valiente, a no dejarse arrastrar por aquellos que le quieren llevar a una deriva extremista, y lo que quiere es dialogar, y encontrarse para resolver muchos de los problemas que tenemos por delante como sociedad, yo le tiendo la mano en esta legislatura.

Respuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la pregunta formulada por el diputado don Santiago Abascal Conde, del grupo parlamentario Vox

Sr. Abascal.- Muy buenos días. Señor Sánchez, ¿se reunió el ministro de Transporte, el señor Ábalos, en el aeropuerto de Barajas con la vicepresidenta del narcogobierno de Venezuela permitiendo su entrada en España, y a la vez, impidiendo su detención por instrucciones expresas del presidente del Gobierno?

Presidente.- Señor Abascal, Señorías, el señor Ábalos hizo su deber, que fue evitar una crisis diplomática con su intervención.

Sr. Abascal.- Señor Sánchez, usted ha demostrado en todo este tiempo tal carencia de escrúpulos y tal falta de arrepentimiento a la hora de mentir que, cuando venía hacia aquí pensando que tenía que hacerle una pregunta, no sabía si estaba incurriendo en un acto de inocencia política. Porque usted ha mentido a los electores socialistas cometiendo un gigantesco fraude, en relación con los pactos que usted iba a tener después de las elecciones, ¿Por qué no va a mentir ahora a los fachas de Vox y, de paso, a todos los españoles?

Esto es muy fácil, señor Sánchez, un ministro español que ya ha dado mil versiones y, probablemente, dará alguna más, de madrugada acude al Aeropuerto de Barajas a recibir a la ministra de una narcodictadura e impide que sea detenida, en suelo español, a en la sala VIP, por cierto, de un Gobierno ilegal, el de Venezuela, que ha impulsado que ayer fuese apalizado Juan Guaidó y su mujer a su llegada a Caracas.

Lo que ha ocurrido en Madrid es muy sencillo, señor Sánchez, si usted dio la orden, dimita. Si la orden la dio su vicepresidente, que es el delegado de Maduro, dimitan ambos. Y si el señor Ábalos actuó por libre, mejor que se vaya. Si la orden se la dio Maduro a todos ustedes, se pueden ir todos juntos.

Pero, en cualquier caso, también es un acto de inocencia, cuando no de virginidad política, pensar que van ustedes a asumir ningún tipo de responsabilidad.

Usted ha llegado a ese banco azul caminando y cabalgando sobre el fraude y sobre la mentira a los españoles: ilegítimamente, porque aún no es ilegal mentir a los españoles. Y, por lo tanto, todo está en orden: de Gobierno ilegítimo a Gobierno ilegal de Venezuela. De gobierno ilegítimo a reunirse con el presidente ilegal e inhabilitado de una Comunidad Autónoma. Y por eso saldrá hoy usted de aquí -ya lo ha avanzado en la contestación que le ha dado al señor Casado- dispuesto a deslegitimar a cuatro millones de españoles a los que quiere convertir en delincuentes de odio para ocultar usted que está encamado con los comunistas, con los separatistas y con los proetarras.

Presidente.- Muchas gracias, señora presidenta.

En fin, yo sé que la palabra del presidente del Gobierno para usted pues no vale nada. Le voy a recordar qué dijo el señor Guaidó, señor Abascal, le voy a recordar qué dijo el señor Guaidó para ver si así ya nos ponemos todos de acuerdo. El señor Guaidó dijo, precisamente: "Tenemos las mejores relaciones con España. España es aliado de la democracia, de la libertad y espero y estoy seguro que se va a mantener así de esa manera. Y vamos a seguir insistiendo en trabajar con todos". Es decir, señor Abascal está bastante claro cuál es la posición, en este caso, del líder de la oposición en Venezuela.

Por tanto, ¿por qué trae usted aquí esta cuestión? Pues mire, a usted le importa tanto Venezuela, como le importa tanto España; es decir, nada. Usted lo que hacen es utilizar a España y Venezuela para hacer lo único que sabe hacer, que es ruido. Ruido, señor Abascal.

Fíjense, señorías, que la verdad es que la ultraderecha hasta, incluso, nos conmueve. Porque claro, se hacen pasar por amigos de Venezuela, entiendo entonces que ustedes también por los venezolanos, pero en cambio aquí ustedes estimagtizan a los inmigrantes y dicen que son los principales causantes de todos los males de la población española.

Dicen ustedes ser patriotas y lo que hacen es ir corriendo detrás y practicar diplomacias paralelas, como por ejemplo, a algunos grupos en Bolivia que lo único que hacen es estigmatizar la acción y la democracia del país al que ustedes aspiran a representar.

Dicen ustedes, señor Abascal, ser un partido político defensor de España, claro que sí, pero financiado con dinero iraní. Muchas explicaciones tendrán que dar ustedes, señor Abascal.

Señor Abascal, el interés del Gobierno de España es auténtico, es por el reencuentro y por la democracia y la reconciliación de Venezuela. El interés que tiene su grupo por Venezuela o el amor supuestamente que ustedes profieren a España es tan falso como los visados de la señora Monasterio.

Respuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la pregunta formulada por el diputado don Gabriel Rufián Romero, del Grupo Parlamentario Republicano

Sr. Rufián.- Muchas gracias, señora presidenta. Buenos días, señor presidente, ¿qué actuaciones tiene prevista su Gobierno para frenar el auge del fascismo? Muchas gracias.

Presidente.- Muchas gracias, señora presidenta.

Señor Rufián hemos situado la Memoria Democrática, Señorías, al nivel de la política de Estado. Ayer lo dijo la vicepresidenta, en su primera comparecencia en el Senado. Creo que la Memoria Democrática debe ser una política de Estado, tiene que ser una política transversal. Es una política, además, en la justamente tenemos que reivindicar no solamente la aportación de aquellas personas que fueron asesinadas durante la dictadura franquista a la democracia que hoy, digamos, nos ampara. Y, sin duda alguna también, el reconocimiento de este Gobierno, y yo estoy convencido también de la mayoría de esta Cámara, a los familiares de aquellas personas que todavía están buscando los restos de los seres queridos en muchas cunetas de nuestro país.

Desde luego, el Gobierno de España va abordar recursos económicos para poder lograr la exhumación de los restos de esos seres queridos. Durante estos últimos meses hemos hecho muchas cosas en favor de la Memoria Democrática. Otras las vamos a hacer a lo largo de la legislatura. Por ejemplo, vamos a modificar y a actualizar la Ley de Memoria Histórica, precisamente, porque hemos encontrado durante estos últimos años de aplicación que hay algunas lagunas que tenemos que corregir.

Evidentemente, se ha suscitado en el Congreso de los Diputados, y, en particular, de la Mesa Aclaraciones sobre un expediente, en concreto, en este caso, del famoso 'Billy el Niño'. Desde luego, el Gobierno de España lo que quiere es la mayor de las transparencias. La mayor de las reparaciones de la memoria y de la justicia para las víctimas del franquismo. Y, en ese sentido, señor Rufián haremos también modificaciones en la Ley de Memoria Democrática para acabar con los reconocimientos que, injustamente, también ha dado a personas vinculadas con el franquismo y que torturaron a seres humanos en nuestro país.

Y, finalmente, en relación también con una de las cuestiones que para Esquerra Republicana es importante, que es el juicio a Lluis Companys he de recordarle, también, que el Consejo de Ministros que celebramos en Barcelona, el año pasado, una de las cuestiones que también planteamos fue, precisamente, la declaración y el reconocimiento a la figura de Lluis Companys y denostar el juicio al que fue sometido.

Yo entiendo que también ustedes tienen alguna cuestión que plantear en la Ley de Memoria Democrática, hablémoslo, y hablémoslo, yo estoy convencido de que el trabajo conjunto que podamos hacer será en beneficio de esa memoria democrática que nos representa a las dos familias políticas, a otras muchas que están aquí presentes, pero sobre todo, en el fortalecimiento de la democracia española.

Sr. Rufián.- Muchas gracias, señora presidenta.

Hay cosas que, evidentemente, suenan muy bien de las que dice. Nosotros esperamos lo mejor de este Gobierno. Seguiremos la estela del inmenso Joan Tarda. Nos tendrán como vigía de esa Ley, futura Ley Democrática o de Memoria Histórica.

Yo creo que hay muchos tipos de fascismos, podríamos identificar básicamente tres. Uno terriblemente peligroso por razones obvias, el que asesinó a Enrique Ruano, a Sonia Rescalvo, a Guillem Agulló, a Aitor Zabaleta, a Carlos Palomino, ese, por razones obvias, es terriblemente peligroso. Otro chusco, el que tenemos presente, el que tenemos muy próximo, incluso a nivel físico, que niega derechos, que se graba con sus fusiles en campos de tiro. Y, otro, que es el peor de todos, que es el de corbata, el de toga, y el de uniforme, que ampara a los otros dos.

Yo le insto, como hice hace más de un año, a que la izquierda haga de izquierda, una vez por todas. Porque es el mejor antídoto a esta gente. Y, sobre todo, llevar a esta Cámara una Ley de Memoria Histórica que, básicamente, dignifique la memoria de 120.000 personas aún en cunetas, 80 años después, para vergüenza de mucha gente. Dos: anular sentencias de tribunales asesinos fascistas y franquistas. Y, tres, eliminar, de una vez por todas un Mausoleo fascista en la capital del Reino llamado Valle de los Caídos.

Pero sí que le pido que comience por dos cosas, que creo que ha medioanunciado, pero le pido que concrete. Una, retirar de una vez por todas, las medallas a un torturador reconocido fascista, franquista como Antonio González Pacheco, 'alias' 'Billy El Niño' por su carga simbólica. Luego vendrán muchos otros. Y, dos, evidentemente es muy importante para todo el republicanismo catalán, que de una vez por todas se dignifique la memoria del único presidente elegido democráticamente, asesinado impunemente por el fascismo en Europa, como es nuestro presidente, el president Lluis Companys. Son ideas…

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más Información