Está usted en:

Declaración institucional del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para detallar la composición y objetivos del nuevo Gobierno

Domingo 12 de enero de 2020

PEDRO SÁNCHEZ, presidente del Gobierno

Buenas tardes. En primer lugar, gracias a todos los medios de comunicación por acudir a esta comparecencia de prensa.

Como les habíamos anunciado a lo largo del fin de semana, acabo de transmitir al jefe del Estado, a su Majestad el Rey, la lista con los nombres de los veintidós miembros del nuevo Ejecutivo.

Quisiera que este breve acto de presentación formal del nuevo Ejecutivo sirviera para definir su perfil. El martes próximo, como hemos anunciado también durante la pasada semana, vamos a convocar el primer Consejo de Ministros y, tras él, compareceré ante los medios de comunicación para hacer una rueda de prensa y dar más detalles respecto a los planes ejecutivos del nuevo Gobierno.

Pero antes de comenzar, sí quisiera, en primer lugar, expresar mi agradecimiento profundo y sincero a todos los ministros que abandonan su puesto en esta nueva etapa. Creo que es justo hacerlo porque todos ellos han desarrollado, a mi juicio, un extraordinario trabajo. Cada etapa política reviste nuevas circunstancias, exige también de nuevos perfiles y esa es la única razón que explica los relevos que se han producido y que han conocido ustedes en los días anteriores. Todos y cada uno de los ministros y ministras que abandonan el Gabinete tienen mi completa y total gratitud por haber contribuido con acierto y también con mucha lealtad al proyecto que hemos iniciado hace ya unos cuantos meses.

Por otro lado, el nuevo Gobierno tiene una singularidad que todos ustedes conocen y que la ciudadanía española conoce y es que es el primer Gobierno de coalición de la historia de nuestra democracia. Tendrá que recorrer, en consecuencia, un camino nuevo, que va a servir también de referencia al futuro y que pone a la política española en la misma senda que a la política europea, la de la formación de mayorías de Gobierno a través del diálogo, del entendimiento y también de la convivencia de familias políticas distintas. Es un Gobierno plural, es un Gobierno de coalición, pero con un firme propósito de unidad. Es un Gobierno que se va a nutrir de ideas plurales, pero que va a caminar en una única dirección; hablará con varias voces, pero siempre con una misma palabra.

En mi discurso de investidura me referí a las cinco grandes transformaciones que precisaba la sociedad española. En primer lugar, el crecimiento económico, afianzar el crecimiento económico sobre bases mucho más productivas como es la ciencia, como es la innovación, como es la investigación y la creación de empleo de calidad.; en segundo lugar, el entendimiento territorial y el reto demográfico; en tercer lugar, la justicia social; en cuarto lugar, la transformación digital de nuestra economía y la transición ecológica justa de nuestra economía, y en quinto lugar, la plena igualdad de la mujer.

El Gobierno replica estas prioridades en su composición: cuatro vicepresidencias atenderán a las cuatro primeras transformaciones. Y en cuanto a la quinta, la que se refiere a la igualdad plena y efectiva de la mujer, impregna la integridad del nuevo Gobierno. Además, por supuesto, de contar con un departamento específico, tres de las cuatro vicepresidencias estarán ocupadas por mujeres; y la mitad de las veintidós carteras, desempeñadas también por mujeres. España, en consecuencia, no va a volver a ser nunca más un país de mujeres sin voz.

Pero en el discurso de investidura destaqué también los tres rasgos que definirían al Gobierno que pretendía formar. Dije entonces que el Ejecutivo se definiría por sus valores, netamente progresistas; por su actitud, dialogante; y también por su método, activo, ejecutivo y resuelto.

Este método activo, resuelto y ejecutivo se refleja en el número de carteras que -incluyendo las vicepresidencias- pasa de 17 a 22 y que se refleja también en la personalidad de sus titulares. Refleja la voluntad de construir un Gobierno de acción, ejecutivo, con competencias muy precisas, muy tasadas, y con en el que las grandes prioridades de España tengan voz directa en el Consejo de Ministros.

Esa es la razón, por ejemplo, por la que se desgaja Trabajo de Seguridad Social, en un momento en el que necesitamos en primer lugar definir un nuevo marco laboral para la realidad económica de nuestro país en el siglo XXI y, al mismo tiempo, renovar el Pacto de Toledo, ese gran acuerdo nacional que sostenga no solamente pensiones dignas sino también un sistema público de pensiones en el corto y en el medio plazo. Tareas, cada una de ellas, se pueden imaginar, capaces de absorber la totalidad de la atención de un miembro del Gobierno de España

Y, a continuación, sin más, paso a detallarles los nombres y las carteras del nuevo Gobierno de España que ustedes han ido ya conociendo a través de los distintos medios de comunicación:

Vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo.

Vicepresidente y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias.

Vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

Vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya.

Ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

Ministra de Defensa, Margarita Robles.

Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.

Ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá.

Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

Ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

Ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias.

Ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes.

Ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque.

Ministra de Igualdad, Irene Montero.

Ministro de Consumo, Alberto Garzón.

Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Ministro de Universidades, Manuel Castells.

Como pueden comprobar, los integrantes del nuevo Ejecutivo son hombres y mujeres con una gran profesionalidad y competencia. Es un Gobierno compuesto por personas que tienen amplias trayectorias que avalan, a mi juicio, su capacidad. Y abundan además en perfiles de rotunda competencia económica para afrontar los desafíos económicos que tiene nuestro país y nuestro entorno en el medio plazo. Es lo que corresponde a un Gobierno activo, ejecutivo y resolutivo que necesita nuestro país.

Pero la composición del nuevo Ejecutivo responde además a los valores progresistas que van a inspirar su acción. Es verdad que es una orientación progresista amplia, plural, en la que conviven diversos enfoques. Hay afiliados de los partidos integrantes de esta coalición progresista, pero también hay miembros que son independientes, de reconocido prestigio, que aportan valor y experiencia al equipo. Y que además conectan, yo creo, con un sentir mayoritario de la ciudadanía española de incorporar a personas que con una trayectoria que les avala, profesional, dejan a un lado esa trayectoria profesional para servir a su país. Y creo que es importante subrayarlo, lo hacemos tanto el Partido Socialista como Unidas Podemos. Y creo que es una tónica que no podemos perder en el futuro en la política española.

La composición del Gobierno es tan plural como la mayoría progresista que apoya a este Gobierno y como la mayoría social progresista que aspira también a representar este Gobierno.

Y unas últimas palabras sobre la actitud que va a mantener el Ejecutivo. Subrayo lo expuesto también en el debate de investidura: esta será la legislatura del diálogo. Debe ser la legislatura del diálogo, del diálogo social, del diálogo territorial y también diría del diálogo generacional.

Los ciudadanos nos están reclamando a los políticos una España de moderación y no una España de crispación.

Una España que construye puentes de colaboración y no una España de vetos y de rupturas. Hemos tenido muchas durante estos últimos años.

Una España de convivencia y no una España de discordia o de sobreexcitación.

Nos piden una España cimentada en el acuerdo y no una España abonada al insulto y a la descalificación.

En resumen, el Gobierno de coalición del Partido Socialista y de Unidas Podemos es ahora el Gobierno progresista de España. Un Gobierno progresista que nace con una vocación clara, la de servir a todos los españoles porque no hay nada más progresista que unir a España. Arranca con el propósito de dialogar para resolver las diferencias, porque no hay nada más progresista que dialogar, y actuará con un espíritu activo y resolutivo porque no hay nada más progresista que avanzar y poner en marcha a nuestro país después de tantos meses de impasse. Así que esto es lo que les quería comentar en esta comparecencia de prensa y quedamos en vernos de nuevo el próximo martes en el Consejo de Ministros en donde me someteré a las preguntas de todos los periodistas.

Muchísimas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)