• Send

Rueda de prensa del presidente del Gobierno en funciones tras el Consejo Europeo sobre el nuevo ciclo institucional

Bruselas, Bélgica., martes 2 de julio de 2019

PEDRO SÁNCHEZ, presidente del Gobierno en funciones

Presidente.- Yo creo que es una muy buena noticia por partida doble, primero, desde el punto de vista del Consejo Europeo. Y, en segundo lugar, desde el punto de vista del Gobierno de España.
Desde el punto de vista del Consejo Europeo, porque hemos llegado a un acuerdo, un acuerdo que es cierto que ha sido fruto de un trabajo muy laborioso y muy intenso, después de 48 horas en las que prácticamente no hemos salido de este edificio del Consejo Europeo, hay que retrotraerse a hace cinco años, para recordar que el acuerdo fue mucho más difícil y había solamente dos familias políticas.

Hay que recordar que la Alta Representante, Federica Mogherini, el presidente del Consejo actual, Donald Tusk, el acuerdo, en definitiva, tardó en fraguarse y en materializarse más de tres meses, digo dentro del Consejo, no en el Parlamento, en el Consejo.

Por tanto, vamos mejorando. Es verdad que todo lo comprimimos más, que llegamos a un acuerdo después de muchas horas sin dormir, pero creo que ese ha sido un buen mensaje que se puede trasladar al conjunto de la ciudadanía europea de que hay normalidad, que no entramos en una crisis institucional de no poder proponer a determinadas personas para ocupar puestos de mucho relieve, de muchísimo relieve en la arquitectura institucional europea.

Yo creo que el acuerdo, desde el punto de vista del Gobierno de España es muy equilibrado. ¿En qué sentido? En primer lugar, por primera vez en la historia de la Comisión Europea va a ser una mujer quien la presida, una mujer de la principal fuerza política a nivel europeo, una mujer con la que nosotros hemos mantenido una coordinación, una cooperación institucional, como ministra de Defensa de Alemania, muy positiva, muy fructífera. Una mujer que, según viene en su currículo, ha acreditado también la defensa de la igualdad de género, siendo una persona que ha defendido, por ejemplo, el matrimonio entre personas del mismo sexo en Alemania. Y, en definitiva, creo que es una gran noticia para todos aquellos que creemos en la igualdad de género y que, por primera vez en la historia de la Unión Europea una mujer vaya a liderar nada más ni nada menos que la Presidencia de la Comisión Europea.

Junto a ello, la recomendación que vamos a hacer para sustituir al actual Gobernador Central Europeo, a Mario Draghi, es también una mujer. Por primera vez en la historia del Banco Central Europeo, que es más corta, pero, sin duda alguna, es muy importante, vamos a poner, o se va a proponer a una mujer para dirigir la política monetaria del Banco Central Europeo. Y me parece, también, que es una extraordinaria noticia para todos aquellos que creemos en la igualdad de género. Eso por un lado.

 En segundo lugar, saben ustedes que hemos tenido que, digamos, más complejidades, a la hora de negociar porque hace cinco años, les decía, éramos dos familias políticas; hoy somos tres familias políticas, el Partido Popular, la socialdemocracia y los liberales.

Yo creo que hemos logrado un acuerdo equilibrado también entre las distintas fuerzas donde el Consejo Europeo va a recaer en la figura del actual primer ministro en funciones de Bélgica, Charles Michel, es una persona amiga de España.

El Alto Representante va a recaer en la figura de Pepe Borrell, del actual ministro de Asuntos Exteriores de España. Como se pueden imaginar, estoy muy contento. Y luego explicaré porqué con más detalle, pero, en todo caso, es una persona que representa al Sur de Europa, que hacía mucho tiempo que no se veía representado, digamos, en la arquitectura, en los principales puestos institucionales de la Unión Europea.

Y, finalmente, para la Presidencia del Parlamento Europeo vamos a lograr también el que, bueno, el primer mandato, saben ustedes que, según los Tratados, el Parlamento Europeo tiene dos mandatos. Un mandato es de dos años y medio -el conjunto de mandatos son de cinco años-.

Además de ello, hemos logrado que la primera vicepresidencia de la Comisión Europea recaiga en la figura de nuestros spitzenkandidaten de la persona que habíamos propuesto para ser Presidente de la Comisión Europea que cuenta con todo el respaldo de los socialistas como es Frans Timmermans.

Bueno, este es el acuerdo que hemos logrado. Ha logrado la unanimidad del conjunto del Consejo, a excepción de la abstención de la canciller Merkel, por no haber logrado un acuerdo dentro de la coalición, pero, sin lugar a dudas, sale con una legitimidad y una legitimación para poder prosperar este acuerdo en el Parlamento Europeo que yo espero que lo podamos lograr.

En segundo lugar, para España. Yo creo que este acuerdo demuestra que España ha vuelto. España ha vuelto. Y España ha vuelto proponiendo a una persona acreditada, con experiencia, en un puesto vital para los próximos cinco años de la Unión Europea, como es la política exterior y la política de Defensa, con un presupuesto de más de 14.000 millones de euros, durante los próximos cinco años, al frente de un equipo extraordinario, que representa, a más de 4.000 personas, funcionarios y funcionarias de las instituciones comunitarias, que preside el Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, que representa, además, la Vicepresidencia de la Comisión Europea, y que participa en las sesiones del Consejo Europeo.

Con lo cual, repito, España ha vuelto, y creo que ha vuelto con fuerza representando a la política exterior y de defensa común de la Unión Europea. Pero a ello, además, hay que unirle el que, sin duda alguna, las capacidades y las competencias que va a tener el actual ministro de Asuntos Exteriores, Pepe Borrell, van a ser aumentadas; es decir, si ya de por sí esta responsabilidad es muy importante, en un mundo como el que ahora mismo estamos viviendo, definiendo la política exterior, construyendo la política de defensa común, se va unir también, algo muy importante para el Gobierno de España, y es la ayuda humanitaria, y todos los recursos que se vayan a volcar hacia África. Es decir, que a todas las competencias que tiene ya el Alto Representante se le va a unir también todo lo que tenga que ver con la ayuda humanitaria y con la política de recursos, de ayudas y de desarrollo hacia África.

Con lo cual, creo que desde el punto de vista, de mi doble condición, primero, de principal negociador de la familia socialdemócrata; y, en segundo lugar, de presidente del Gobierno de España, esta es una extraordinaria noticia. Es un muy buen acuerdo que facilita la normalidad en la sucesión de responsabilidades, dentro de las instituciones comunitarias. Esperemos que sea validado por el Parlamento Europeo. Y, en segundo lugar, creo que para España es una extraordinaria noticia contar con Pepe Borrell, con el ministro Borrell, como próximo Alto Representante de la Unión Europea.

Así que, muy orgullosos del trabajo que hemos hecho desde aquí, quiero felicitar también a todo el equipo que me acompaña tanto los a los sherpas, como al actual embajador, todo el equipo de la Embajada, que nos ha ayudado y también nos ha estado sufriendo en estas interminables horas de negociación, que, sin duda alguna también quiero agradecer públicamente.
Y a partir de aquí, quedo a su disposición.

P.- Jaume Masdeu, de "La Vanguardia".  Yo quería hacerle una pregunta, en su calidad de negociador de los socialistas europeos. En este sentido, usted ha reiterado el mensaje de que quería cambiar el color político de la Comisión y que Timmermans era su candidato y cuando vemos los resultados, insisto a nivel europeo, los socialistas se quedan en la misma posición que hace cinco años, después de una ofensiva de la mano de los liberales. ¿No es un magro resultado para esta ofensiva?

Presidente.-  Yo creo que antes al contrario. Fíjese, hace cinco años la socialdemocracia tenía el gobierno de Francia, el gobierno de Italia y había más gobiernos dentro del Consejo Europeo. Hoy hay menos y el único gran país que dirige la socialdemocracia es España.

En segundo lugar, había dos actores políticos con los cuales contar para lograr una mayoría absoluta en el Parlamento Europeo: el Partido Popular y la socialdemocracia. Hoy no solamente necesitamos al Partido Popular y a la socialdemocracia, sino que también necesitamos al partido liderado por Macron, el partido de renovar Europa, con lo cual somos tres actores. Eso ha hecho más complejas las negociaciones.

En tercer lugar, es cierto que hemos peleado muy fuerte, se lo puedo garantizar porque Frans Timmermans hubiera sido el próximo presidente de la Comisión Europea, pero ha habido un bloqueo por parte del Partido Popular, no de Merkel, pero sí del Partido Popular. Consideraban que una vez excluida la figura de Weber como spitzenkandidat para la Comisión Europea eso significaba que había que invalidar no solamente a Frans Timmermans sino también a Vestager como potenciales candidatos a la Presidencia de la Comisión Europea.

Eso es como decirle, por ejemplo al Partido Liberal, que también ha fracasado porque Vestager no es presidente de la Comisión Europea, no. Yo creo que hay que mirar las cosas en sus justos términos. Creo que es un acuerdo muy equilibrado porque además hemos, en fin, creo que obtenido un compromiso de que la cartera de ECOFIN también recaiga en alguien, de  algún representante de un gobierno socialista.

Por tanto, quiero decir con esto que contamos con un acuerdo muy ponderado muy equilibrado, amplio, que, efectivamente, nos mantiene en las cotas de poder que teníamos hace cinco años, pero es que hace cinco años las circunstancias y la coyuntura política no era la de hoy. Hoy somos muchos más actores y, en consecuencia, es más compleja el acuerdo y la salida de esta de esta situación.

P: Buenas tardes presidente. Recuerdo que hace cinco años usted ya era en otra etapa dirigente del Partido Socialista.

Presidente.- Ha llovido mucho.

P.- Sí, ha llovido mucho. Ha llovido, incluso para arriba. Y en aquel momento usted ordenó a los diputados para que digamos, con consecuencias traumáticas para el grupo que votarán en contra de Juncker. Usted ¿cómo pensaría ahora si por ejemplo, digamos, el SPD que tampoco está muy satisfecho con lo que se decide ahora, se hiciera lo que hizo usted entonces y dijeran que votan en contra del acuerdo que ha tomado ahora el Consejo?

Presidente.-  Pues no me quedaría más remedio que respetarlo.

P: Dice que la noticia del resultado es equilibrado y es, en particular, extraordinario. ¿Han sacrificado el sistema de spitzenkandidaten por Visegrado?  ¿Lo está celebrando con un éxito y una muestra de que han conseguido poder? La socialdemocracia no consigue la presidencia de la Comisión Europea y desde el Parlamento, Iratxe García en nombre de la socialdemocracia europea dice que es profundamente decepcionante. Y,  además,   los socialdemócratas aceptan lo que el PP ayer se negaba literalmente, no consiguen ni siquiera lo que el PP rechazó, porque no consiguen el término completo del Parlamento Europeo. O sea que, básicamente,  usted dice que el PP ayer bloqueó y se ha salido con la suya.

Entonces ¿por qué considera que es extraordinario? Y ¿nos puede explicar entonces no ha hecho como el Partido Popular y se ha bloqueado, si lo que ayer era insuficiente para ellos?

Presidente.-  Bueno, hay más valoraciones que preguntas, ¿no? Yo creo que, vamos a ver.  Lo primero, no ha sido el grupo de Visegrado, ha sido el Partido Popular Europeo y determinados países, entre los cuales salvo a Alemania y Merkel, porque Merkel cumplió con el acuerdo que habíamos logrado, que habían logrado los dos spitzenkandidaten Frans Timmermans y también Manfred Weber, para dar una solución que salvaguardara efectivamente la figura de los spitzenkandidaten. Esto es así. Y Merkel cumplió con su acuerdo como lo cumplieron los liberales y lo cumplió el Partido Socialista.

Pero, evidentemente, saben ustedes que uno de los principales mecanismos para poder bloquear dentro del Consejo una decisión que pudiera llevar a un acuerdo donde Frans Timmermans hubiera sido elegido presidente de la Comisión Europea, es no contar con ocho países que bloqueen o que se nieguen a esa decisión. Y,  evidentemente con el concurso de determinados países del Partido Popular, pues eso se daba. Y lo intentamos no una vez, sino unas cuantas veces. Evidentemente queríamos salvar la figura de los tres spitzenkandidaten de Frans Timmermans, de Weber y de Vestager. ¿Qué solución se le podía dar una vez rechazado por parte del Partido Popular Europeo? Insisto, del Partido Popular Europeo, no del V4. El V4 no tienen capacidad ni de veto, pues la única solución que podíamos tener era, uno al Partido Popular Europeo garantizarle dos años y medio de mandato al frente de la Presidencia europeo. Y a Frans Timmermans y a Vestager darles un puesto de relevancia dentro de la Comisión Europea.

La primera vicepresidencia de la Comisión Europea será para Frans Timmermans y la segunda para Vestager. Es decir,  Frans Timmermans tendrá el mismo nivel que tenía antes de las elecciones europeas.

Por tanto, bien, sí, podemos decir que la presidenta de la Comisión Europea es del Partido Popular. Sí, es verdad, ¿qué nos hubiera gustado que los spitzenkandidaten, uno de ellos hubiera sido presidente de la Comisión Europea? Sí. Pero una vez rechazada la propuesta por parte de los grupos del partido los distintos partidos en el Parlamento Europeo de que fuera Manfred Weber el candidato a la Presidencia de la Comisión Europea, pues lógicamente,  el Partido Popular lo que hizo fue rechazar cualquier otro y, por tanto, tuvimos que buscar una solución alternativa. Por eso, hemos estado aquí más de 30 horas sin dormir.

Y por eso digo que es equilibrado, a nivel de socialdemocracia, porque hemos conseguido el mismo resultado con menos países y no tan importantes dentro del Consejo como los que ahora mismo tenemos dentro representando a la socialdemocracia, con menos, o mejor dicho, con más actores políticos, porque hay que incorporar también al Partido Liberal, y por eso digo que es equilibrado. Y  extraordinario, sí, lo es. Para el Gobierno de España y para España es un acuerdo extraordinario, porque hemos logrado nada más y nada menos que el Alto Representante de la Unión Europea, la política exterior, la política de defensa, la ayuda hacia África, la ayuda humanitaria.

En fin, se puede decir por parte de algunos, no es suficiente,  la Vicepresidencia de la Comisión Europea, no es suficiente presidir el Consejo de Asuntos Exteriores, no es suficiente estar en las sesiones del Consejo Europeo, no es suficiente tener un presupuesto de 14.000 millones de euros y más que va a tener como consecuencia de la ampliación de responsabilidades. Bueno,  no es suficiente. A lo mejor,  siempre habrá gente que considere que España tiene que aspirar a más, sin duda alguna yo comparto ese argumento. España siempre tiene que aspirar a lo máximo, pero este es un resultado extraordinario para España que ha demostrado que España ha vuelto a la política europea. Es más, le recordaré que la última vez que España tuvo un nivel de responsabilidades, parecido, porque sin duda alguna este es aún mayor fue hace nada más y nada menos que 15 años.

P: Griselda Pastor. Cadena SER: Dos Ps. La primera muy corta. ¿Con el resultado de hoy, el sistema de elección de candidatos a las Europeas por los partidos políticos está definitivamente muerto? Y, la segunda: ¿Puede explicarnos cómo se pasa de que se  inicien las conversaciones con usted y el señor Macron (dando a entender que hay un pacto de socialistas y liberales para cambiar Europa) y llegamos a una solución que pasa por un acuerdo franco-alemán?

Presidente.-  Bueno, en segundo lugar, es que no  hubiera sido un acuerdo franco alemán porque no dan los números. Quiero decir que si hubiera sido un acuerdo franco alemán, pues, como comprenderá somos 28 países miembros. Por tanto, no veo dónde está el acuerdo franco-alemán. Será un acuerdo por unanimidad de los 28 países que estamos ahí.
Pero, en todo caso, también le diré que Francia y Alemania se pongan de acuerdo, pues es una muy buena noticia. Lo digo sinceramente.
Y respecto a la primera pregunta, no. Simplemente, creo que tendremos que reflexionar sobre qué significa el spitzenkandidat. Porque es evidente que uno de los principales problemas que ha habido a la hora de encontrar una solución a esta encrucijada, a esta ecuación, pues evidentemente ha sido el que había partidos políticos y otros partidos políticos que teníamos distintas concepciones de lo que significa el spitzenkandidat. No sé si me explico.

Por tanto, pues,  yo creo que eso es algo que tendremos que repensar y ver exactamente qué significa, y acordar qué significa para todos, al menos los partidos que presentamos spitzenkandidat, la figura del spitzenkandidat, porque eso facilitará dentro de cinco años, pues, la solución, incluso, de forma más rápida y con algunas  horas más de sueño.

P: Dentro de la ampliación de competencias que usted ha explicado para el puesto de  Alto Representante -que ha recaído en España- están la ayuda humanitaria, los fondos para África pero en algún momento se barajó también incluir no la supervisión de la política comercial. Entiendo que, finalmente,  no ha sido así.

Y, en segundo lugar, ¿qué espera España de este puesto, cuáles son las prioridades en materia de política exterior que le gustaría abordar?

Presidente.-  Bueno, vamos a ver. Respecto a la primera de las preguntas, en fin, hay más países, es un órgano colegiado. La Comisión, yo creo que ya es bastante, la Exterior, la política de Defensa, la ayuda humanitaria, África, en fin, no sé, los días tienen 24 horas, también para Borrell, aunque él las utiliza de manera muy intensa y de manera muy brillante.
Y, en segundo lugar, yo creo que, bueno, sin duda alguna, para nosotros, la defensa del multilateralismo, la construcción de la política de defensa común, creo que desde el punto de vista más de Gobierno de España, sin duda alguna la dimensión exterior de la política de migración (que va a estar también en sus manos) y, en consecuencia, todo lo que tenga que ver, en fin,  con el compromiso con los países de origen y de  tránsito de la migración.

P. TVE: Hola, presidente. Yo quería cambiar un poco en clave nacional. Ya con la fecha del debate de investidura ya fijada, creo que tiene intención de volver a abrir una nueva ronda de contactos, querría saber cuándo va a ser.

¿Qué le parece también que Rivera haya dicho hoy que él no acudiría a esa ronda de contactos y si tiene alguna oferta diferente para Pablo Iglesias cuando se abra esa ronda de contactos?

Presidente.- Bueno, ya tendremos tiempo de hablar de la  investidura, tenemos hasta el 22 de julio. Hemos estado aquí 48 horas inmersos en otra realidad también muy compleja.

Yo creo que es muy importante trasladar a la opinión pública, porque a lo mejor, claro,  no tienen todos los datos y consideran un poco inexplicable que hayamos estado 48 horas prácticamente sin dormir, 28 líderes de  los 28 Estados miembros pero, en fin, las cosas son difíciles. Hay que aunar muchos intereses. Hay intereses políticos, hay  intereses, también,  digamos ideológicos, y también hay algunos intereses personales con los que también hay que lidiar. Y todo eso, encima multiplicado por 28, pues ya exigen bastantes horas sin dormir, ¿no?

Hace cinco años fueron meses. Bueno, cinco años después han sido horas y, por tanto, creo que, desde ese punto de vista me parece también importante trasladar también la complejidad a la opinión pública española de poder llegar a acuerdos. En la política europea y en la política española.

Pero al final, cuando anteponemos la responsabilidad y la generosidad, yo creo que todos logramos acuerdos en beneficio de la mayoría y del interés general. Yo lo he hecho aquí con el Partido Popular y con el Partido Liberal. Con el Partido Liberal y con el Partido Popular. No deja de resultar  llamativo que en España, el que se dice que es el mayor  representante de ese Partido Liberal no sea capaz, no de llegar a acuerdos conmigo, sino ni tan siquiera de tener un mínimo decoro institucional con la Presidencia del Gobierno.

Fíjese que yo he tenido relaciones muy difíciles con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Y hemos tenido muchas discrepancias. Muy fuertes. Pero a mí, cuando me llamaba el presidente del Gobierno, yo iba a ver al presidente del Gobierno.

Primero, por respeto a la figura de la  Presidencia del Gobierno. En segundo lugar, porque eso significa también regenerar la vida democrática, respetar las instituciones. En las instituciones nos ponen los españoles con sus votos, no caemos de Marte.

Por tanto, respetando a esa institución, en este caso, la Presidencia del Gobierno, se está respetando también a los españoles y a la democracia que nos hemos otorgado. Y, por tanto, yo creo que, más allá de las discrepancias que se puedan tener con un partido político o con otro. Fíjese, yo tengo muchas discrepancias con el Partido Liberal o con el Partido Popular Europeo, pero aquí hemos estado trabajando conjuntamente 48 horas para llegar un acuerdo.

Por tanto, yo lo que les pido, en este caso y ya que me pregunta usted por el partido del señor Rivera, pues es, simplemente que guardemos las formas, el decoro institucional. Y,  luego,  si me quiere votar o no, que vote lo que considere. Si está en su capacidad y en su autonomía. Si yo no estoy cuestionando la autonomía, pero al menos tener una cierta, no sé, decoro, unas formas, un fair play;  no sé cómo llamarlo. Pero estas cosas la gente lo agradece.

Y en relación con la última de sus propuestas, yo creo que la oferta del Gobierno, en este caso del Partido Socialista, porque ahora soy candidato a la Presidencia del Gobierno, respecto de Unidas Podemos es clara. Un gobierno de cooperación.

P: Jacobo de Regollos, de Onda Cero: Usted dice que España ha vuelto. Dice  que España debe aspirar a todo.

Presidente.-Sí.

P: Jacobo de Regollos, de Onda Cero. Y dice que Josep Borrell es un candidato ideal para las instituciones europeas.

Presidente.- Sí me lo parece.

P: ¿En algún momento se ha planteado o ha sido cuestión de que Josep Borrell presida la Comisión Europea?
Presidente.- No. Vamos a ver, 48 horas. Se han movido tantos nombres.  Pero no, no ha sido, digamos,  objeto de ese debate, en absoluto. Nosotros teníamos un socialista, que era Frans Timmermans para presidir la Comisión. Y el Plan-B del Partido Socialista para la Comisión era Frans Timmermans y el Plan  C,  Frans Timmermans,  y el D,  Frans Timmermans. Y así, hasta unas  cuantas letras más del abecedario y por eso hemos estado tantas horas. Pero llega un momento, en el que, en fin, todos tenemos que ser también conscientes de que hay que desbloquear esta situación y bueno, pues yo creo que desde el punto de vista del Gobierno de España,  hombre, España ha vuelto porque llevamos 15 años sin aspirar a un puesto de tanta responsabilidad dentro de la Unión Europea.

Gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)