• Enviar

Entrevista al presidente del Gobierno en el Informativo de Antena3 TV

Madrid, lunes 15 de abril de 2019

P.- ¿Qué tal están, muy buenas noches? Aquí con el candidato del PSOE a las Elecciones Generales, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Ya sabe él que en los próximos 20 minutos, si se alarga demasiado en su respuesta va a sonar, presidente, este aviso  (sonido agudo). Bienvenido. Antes de nada, ¡qué desastre el incendio en la Catedral de Notre Dame en París!, bueno, es que se nos acaban las palabras para calificarlo. ¿Ha tenido usted oportunidad de comunicarse con el presidente francés, con Emmanuel Macron?

Presidente.- No, aún no. Yo creo que en estos momentos, lo mejor es no molestar. Y, efectivamente, trasladar toda la solidaridad al pueblo francés por la pérdida de una joya que es Patrimonio de la Humanidad; una joya cultural, como es la Catedral de Notre Dame. La verdad es que estamos todos en shock.

P.- Hagamos la primera pregunta, porque tenemos sólo 20 minutitos y va de Cataluña. Ustedes han preparado hoy, han presentado en su programa electoral, y aluden a Cataluña: piden y ofrecen más autogobierno a los catalanes, pero no autodeterminación, y sí avanzar en el federalismo. ¿Nos lo puede usted explicar a la audiencia? ¿Qué significa esto? ¿Significa que los catalanes van a tener más derechos que el resto de los españoles? ¿Hay que reformar la Constitución? ¿Cómo se explica?

Presidente.- Sin duda, no. Vamos a ver. Aquí la cuestión es que el problema de Cataluña no es un problema de independencia. Eso lo sabe tanto la derecha, que me critica, como el independentismo. El problema en Cataluña es convivencia. ¿Qué es lo que agrega a los catalanes? Lo que agrega a los catalanes es el autogobierno. El Estatuto de Autonomía de Cataluña. Y, en ese sentido, nosotros, lo que proponemos es profundizar en ese autogobierno, reformar el Estado autonómico, y mejorar algunas de las dificultades que ahora mismo tiene el modelo territorial.

P.- ¿Para eso necesita un cambio constitucional?

Presidente.- No.

P.- ¿Qué aportaría entonces, qué tipo de cosas se pueden dar para que, para satisfacción de los independentistas catalanes, para que acepten quedarse en España?

Presidente.- No es una cuestión de satisfacción de los líderes independentistas que, por cierto, han sido absolutamente irresponsables con esta deriva, desde hace bastantes años ya en Cataluña, que son los principales responsables de haber fracturado la convivencia en Cataluña. Es una cuestión de ofrecer un horizonte de solución a la sociedad catalana.

Nosotros siempre hemos dicho a los independentistas catalanes que tienen que hablar con la otra parte no nacionalista de Cataluña. Y entre ellos, acordar un nuevo Estatuto de Autonomía. El problema en Cataluña también tiene mucho que ver con que ellos aprobaron un Estatuto de Autonomía, que fue votado por la sociedad catalana, y que, posteriormente, fue recortado por una sentencia al Tribunal Constitucional. Eso también es un defecto que tenemos que resolver.

P.- El Constitucional tiene competencias. Tenía competencias para hacer lo que hizo.

Presidente.- Sin duda.

P.- Cuando habla de un mayor autogobierno ¿en qué modelo está pensando?, porque cuesta encontrar en el mundo un modelo con una autonomía tan grande como la que tienen Cataluña o el País Vasco, por ejemplo.

Presidente.- Bueno, y la que tiene Andalucía. Y la que tiene Extremadura. Y la que tiene la Comunidad de Madrid o la Comunidad de Valencia.

Yo creo que tenemos que hablar, por ejemplo, de la financiación autonómica. No estamos hablando de cuestionar la igualdad entre españoles. Estamos hablando de que llevamos sin renovar el sistema de financiación autonómica ya unos cuantos años. Y cuando hablamos de sistemas de financiación autonómica estamos hablando del Estado de bienestar; de la provisión de Sanidad, de Educación, de Dependencia, de servicios sociales…

P.- Pero eso ya, por ejemplo, lo negoció Rajoy tanto con Artur Mas como con Carles Puigdemont y usted mismo ha hablado con estos temas con Joaquín Torra, y no ha habido maneras de solucionar el conflicto.

Presidente.- Sin duda. Pero fíjese, yo creo que también el independentismo catalán, los líderes tienen que ser muy conscientes de que tienen que hablar a la sociedad catalana y decirles que les ha engañado. Que la independencia no va a ser posible. Que el problema en Cataluña no es de independencia, que es de convivencia. Y que, por tanto, la única senda, la única vía, para resolver un problema de convivencia es, uno, el diálogo, dentro del Estatuto de Autonomía, dentro de la Constitución Española, y no con la confrontación que hemos asistido durante estos últimos años.

Por tanto, nosotros lo que queremos es reivindicar el autogobierno. Reivindicar la España de las Autonomías. Y tenemos que hacerlo en este momento, precisamente, porque tenemos a un independentismo que está pidiendo el quebrantamiento del Estatuto De Autonomía, y, por otro lado, tenemos a una derecha con sus tres siglas que lo quiere es re centralizar buena parte de las competencias que hoy están en manos de las Comunidades Autónomas.

P.- Presidente, ¿usted sigue manteniendo que España es una nación de naciones?

Presidente.- Yo siempre he reivindicado el Art. 2 de la Constitución. Me siento representado en el Art. 2 de la Constitución que dice que "la nación española es indisoluble". Y, en segundo lugar, que "reconoce la autonomía tanto de las comunidades autónomas como de las nacionalidades". Creo que es importante, si este país lo consideramos, que yo lo creo que así, es plural, tiene que estar reconocida esa pluralidad en el funcionamiento de nuestro Estado autonómico.

P.- Se están juzgando, presidente, a los líderes del 'procés' y sabe usted que la oposición acusa a este Gobierno de cuando hay una sentencia, ustedes serán partidarios del indulto. ¿Es eso así? ¿Usted les indultaría?

Presidente.- Pero, fíjese, yo le hago una pregunta retórica, ¿no?, para que me responda. ¿Pero hay algún precedente de un presidente del Gobierno que haya situado la petición de un indulto antes una de sentencia firme, a lo largo de estos 40 años? No lo hay. Es más, fíjese, una cosa es hablar de las responsabilidades penales, que ahora mismo se están dirimiendo en el Tribunal Supremo. Y otra cuestión son las responsabilidades políticas. Yo como presidente del Gobierno, pero también como líder de la oposición, he reprochado y he reprobado la actitud y la estrategia de los independentistas.

P.- Usted, personalmente, ¿sería partidario de indultar a los líderes del 'procés' llegado el caso de que tenga...?

Presidente.- ¿Pero por qué no confiamos en la Justicia? Yo confío en la Justicia. Yo estoy convencido de que la Justicia va a hacer una sentencia ejemplar, justa en relación con el desafío que se planteó por parte de los líderes independentistas en octubre del año 2017.

Pero déjeme terminar, por un instante esta reflexión. Mire, una cuestión son las responsabilidades penales, que ahora mismo están dirimiéndose en el Tribunal Supremo. Y otra cuestión son las responsabilidades políticas. Esas responsabilidades políticas, por mi parte, como presidente del Gobierno pero también como líder de la oposición, son bien claras: Yo repruebo la actitud de los líderes independentistas por irresponsables. Pero también le digo una cosa, no solamente por irresponsable, sino por haber fracturado la convivencia en Cataluña. Y, finalmente, es que hasta, incluso, hemos visto algunos de esos líderes que, en lugar de asumir su responsabilidad, lo que han hecho ha sido es huir de nuestro país.

Por tanto, dejemos trabajar a los jueces, al Tribunal Supremo, que yo creo que están haciendo una labor extraordinaria. Respetemos la separación de Poderes. Yo estoy convencido de que el Tribunal Supremo tendrá esa sentencia, y, desde el punto de vista político tienen el reproche del presidente del Gobierno.

P.- ¿No teme que una respuesta como esta pueda ser considerada por algunos como huidiza y haga pensar que usted en realidad lo que está haciendo es ocultar su verdadero deseo, de llegado el momento, acometer un posible indulto?

Presidente.- Pero fíjese, me está preguntando cosas que yo ya he hecho. Es que, cuando estaba como líder de la oposición, apoyé el artículo 155, la intervención de la Autonomía en Cataluña, precisamente, para recuperar el Estatuto de Autonomía. Precisamente, para recuperar el Estatuto de Autonomía, precisamente para devolver  las instituciones catalanas al Estatuto de Autonomía y dentro de la Constitución Española, que fueron quebrantadas, precisamente, por los independentistas.

¿Qué es lo que le quiero decir con esto? Una cosa son las responsabilidades penales, y ahora mismo se están dirimiendo en el Tribunal Supremo. Y otra cuestión es la responsabilidad política. La responsabilidad política de los líderes independentistas es, desde mi punto de vista, absolutamente reprobable. Y le digo más, por responder de manera mucho más exacta a su reflexión. Yo creo que cuando he dicho "no es no" a lo largo de mi vida política se ha comprobado que "no es no". Y, por tanto, con un Gobierno socialista ni va a haber independencia, ni va a haber referéndum de autodeterminación, y se va a respetar la Constitución Española.

P.- Me parece que tenemos que seguir avanzando, presidente. Usted habrá visto estas imágenes, como nosotros. Compañeros, pedimos que lancéis la imágenes de los escraches que se han producido desde la semana pasada ya, Cayetana Álvarez de Toledo, también Vox, este fin de semana en el País Vasco, por último en Rentería, esas son las imágenes del asedio a los líderes de Ciudadanos. Los rivales del PSOE, en este caso, dicen: Vale, PSOE, Partido Socialista ha condenado estos escraches. Pero el presidente no ha dicho nada y está callado. ¿Qué dirá usted?

Presidente.- Yo soy el Secretario General del Partido Socialista Español, además de presidente del Gobierno. Pero fíjese, yo siempre he creído que la democracia es incompatible con la intolerancia. Y comparto, además, una reflexión que ha hecho Marta Pagaza. Ha dicho que en el ejercicio de la democracia se tiene que tener el derecho a la libertad. Y yo no puedo estar más de acuerdo con eso. Por tanto, cuenta con mi reprobación ese tipo de actitudes porque considero que la democracia es incompatible con la intolerancia.

Yo defiendo, precisamente, una España respetuosa, tolerante, donde el insulto, la discrepancia, deje paso a la palabra, a la razón. Por supuesto, la política tiene emoción, pero creo que también  es importante reivindicar la moderación como una actitud vital en político.

P.- Uno de los momentos claves en esta campaña electoral es la discusión sobre posibles pactos postelectorales. En función de los datos que van ofreciendo las encuestas estos últimos días, datos, en principio, muy favorables para su candidatura, para el Partido Socialista. 

Hace unos días en esa mismas silla en la que está usted, estaba sentado Pablo Iglesias y advirtió desde esa silla, de que si se dan las circunstancias numéricas para que el PSOE y Podemos puedan gobernar, ellos van a exigir esta vez formar parte del Gobierno. Y usted dice que lo que desea es tener un Gobierno monocolor, como el que tiene hasta ahora. ¿Cómo se va a hacer eso compatible, si llega el momento en el que eso sea así?

Presidente.- Es que yo creo que estamos haciendo la casa por el tejado, y no por los cimientos. Yo creo que los españoles primero tienen que hablar, tienen que decidir con su voto qué es lo que quieren. Yo estoy planteando esta campaña electoral en base a los tres principales objetivos que creo que merece el país para los próximos cuatro años, que es, no solamente la estabilidad, sino la justicia social; es decir, acabar con la desigualdad; la limpieza y, por tanto, terminar con la corrupción; y la convivencia, y, por tanto, acabar con la confrontación y la crispación territorial.

A partir de ahí, creo que los estudios demoscópicos si están diciendo algo es precisamente el que se pueda abrir un tercer espacio donde se aspire a un Gobierno del Partido Socialista con la incorporación de independientes de reconocido prestigio progresistas, es, precisamente, lo que he hecho durante estos diez meses. Eso es lo que estamos haciendo, no tanto pensar en pactos, sino en una mayoría que dé estabilidad al país para afrontar las transformaciones en esos tres ejes.

P.- Señor Sánchez, hemos asistido al último CIS que es el que está marcando esta campaña electoral en el que el Partido Socialista gana los comicios del próximo 28 de abril, pero necesitaría de pactos bien con Podemos o bien con Ciudadanos, quizás. ¿Usted se fía del CIS de Tezanos, del CIS cocinado de Tezanos, porque ni él mismo tampoco se fiaba el otro día?

Presidente.- Fíjese, pero acabamos de ver ayer mismo unos resultados en Finlandia, que han dado la victoria al Partido Socialdemócrata, pero la ultraderecha que partía como quinto, ha terminado segundo. Es decir, creo que las encuestas lo que reflejan es un estado de ánimo. Yo creo que el estado de ánimo de la sociedad española es de esperanza. Es de avanzar, de mirar al futuro, no de mirar al pasado.

Es que estamos hablando ahora mismo de si volver a la ley del aborto del año 84, del siglo pasado. Y se cuestionan consensos tan básicos como la lucha contra la violencia de género. O por ejemplo, la supresión del Salario Mínimo Interprofesional; o algunos partidos políticos, la privatización del sistema público de pensiones.

P.- ¿De vicepresidente usted preferiría a Iglesias o preferiría a Rivera, llegado el caso?

Presidente.- Yo preferiría a Carmen Calvo, como vicepresidenta del Gobierno.

P.- Bueno, pero llegado el caso, ¿con quién se quedaría?

Presidente.- Es que yo creo, insisto, ahora mismo tenemos que hablar del 28 de abril. Fíjese, cuando se habla mucho de pactos y, además, con un reparto bastante impúdico de las carteras, antes de que hablen los españoles, que si yo voy a ser ministro de Exteriores, que si yo voy a ser ministro de Educación, que si el otro va a ser ministro del Interior… Bueno, un poco de respeto a los españoles.

Yo creo que las campañas electorales deben servir para informar de qué proyecto tiene uno para los próximos cuatro años. El mío es bastante claro: justicia social y no desigualdad. Lucha contra la corrupción, y, por tanto, limpieza y convivencia dentro del marco estatutario de y de la Constitución Española.

P.- Presidente, cuando algunos dirigentes independentistas en estos días, se manifiestan en favor de ayudarle a usted en una eventual investidura, ¿le están haciendo un favor o le están haciendo una faena?

Presidente.- Mire, cada cual es libre de decir lo que quiera. Yo, desde luego, y ellos lo saben perfectamente, como lo sabe también la derecha, porque yo cuando estaba como líder de la oposición siempre he defendido la Constitución, he defendido el Estado, he defendido la integridad territorial, y la soberanía nacional de nuestro país.

Ellos saben que no va a haber referéndum, que no va a haber quebrantamiento de la Constitución, y, fíjese, si tengo que aplicar la Constitución, el art. 155, lo aplicaré, con el consenso, no como hace y dice PP y Ciudadanos, sin consenso, imponiéndolo. Proporcional al desafío que se plantee por parte del secesionismo. Yo no quiero hacerlo, pero creo que ese camino, si se vuelve a retomar por parte de las fuerzas independentistas, deben saber que yo como presidente del Gobierno, actuaré con toda contundencia.

P.- Y con la misma contundencia con la que está diciendo esto ¿podrá confirmar aquí que no aceptará el apoyo de los independentistas en una eventual investidura?

Presidente.- Pero, vamos a ver. Yo creo que la respuesta y cómo se debe plantear esta cuestión es la siguiente: Mire, cada cual vota lo que quiera. Pero los límites de la acción del Gobierno que va a tener el Partido Socialista son los que he marcado durante estos diez meses: dentro de la Constitución, todo. Fuera de la Constitución, nada.

P.- Si, al contrario de lo que dicen los sondeos estos días, usted no pudiera renovar el cargo de presidente del Gobierno, ¿será el líder de la oposición en la próxima legislatura?

Presidente.- Yo entiendo, Vicente, que me haga usted esa pregunta, pero yo soy ahora mismo un corredor que estoy a punto de empezar la carrera, o ya estoy corriéndola, en esta campaña que ha empezado, y, desde luego, lo que aspiro es a ganar las elecciones. Yo creo que España se merece cuatro años de estabilidad. Creo que España se merece cuatro años de transformaciones en estos tres ámbitos: la justicia social, la regeneración democrática y la convivencia territorial. Y creo que ahora mismo el único partido político que puede garantizar esa estabilidad y esas transformaciones para avanzar hacia el futuro, es el Partido Socialista.

P.- Ahora mismo hablaremos de las pensiones que, seguro que nuestros espectadores están muy interesados, pero, señor Sánchez ¿vamos a ver antes la composición del nuevo Gobierno o a Franco en El Pardo?

Presidente.- Bueno, la exhumación del dictador será el 10 de junio. Así está tasado y decidido por parte…

P.- Parece que hay impedimentos, ahora parece que también tienen que exhumarse a 20 monjes benedictinos… Tal y como va la cosa, hace ocho meses se anunció. ¿Cómo está la situación? ¿Usted qué cree que vamos a ver un gobierno nuevo en España o Franco en otro lugar?

Presidente.- Vivimos en un Estado Social y Democrático de Derecho, fíjese, además, creo que es importante decir dos cosas sobre esta cuestión. La primera es que el Gobierno de España lo que está haciendo es cumplir con la Ley. Nosotros estamos ejecutando un artículo de la Ley de Memoria Histórica.  Y estamos ejecutando también una resolución del Parlamento español del Congreso de los Diputados. Un parlamento democrático, que no contó con un voto en contra. Todos fueron votos a favor o alguna abstención. Y lo que decía esa resolución del Congreso de los Diputados era que un mausoleo en una democracia no puede estar, digamos, dedicado al homenaje del dictador Franco. Por tanto, nosotros hemos cumplido con todas las etapas. Hemos garantizado…

P.- Pero, el 10 de junio, no lo vemos. ¿Cómo lo ve usted? ¿Cree que el 10 de junio estará en otro lugar?

Presidente.- El compromiso del Gobierno de España es el 10 de junio. Ese es el compromiso.

P.- Hablemos de economía. Varias instituciones, algunas españolas, como el Banco de España, y otras internacionales, como la Comisión Europea o el FMI han cuestionado las cuentas de su Gobierno. No creen que estemos en condiciones de reducir el déficit en la medida en la que estamos comprometidos a hacerlo, ni que vayamos a poder crear el empleo que debemos crear, dado que tenemos ese derecho diferencial de que siempre tenemos el doble de paro que la media europea. ¿Por qué cree que está ocurriendo eso? ¿Hasta qué punto las medidas que ha tomado el Gobierno en estas últimas semanas -en los llamados viernes sociales-, pueden poner en riesgo el cumplimiento de esos objetivos que también son muy importantes para la economía?

Presidente.- Fíjese. En el año 2018 hemos acabado con un déficit público inferior al que había previsto inicialmente por la anterior Administración, un 2,6, cuando era un 2,7% del Producto Interior Bruto. Hemos acabado con un 2,6.

El objetivo para este año 2019, es acabar con un déficit público del 2%. Por tanto, nosotros estamos siguiendo con una senda de consolidación fiscal, y tengo que decirle, además, que hace escasas semanas hemos salido por primera vez en estos años de crisis del brazo corrector de la UE por déficit excesivo.

Por tanto, las Cuentas están cuadrando. Se están consolidando, como consecuencia de los ingresos públicos que están ahora mismo recaudándose y eso tiene mucho que ver con el nivel de actividad económica que tenemos en nuestro país.

En estos últimos 12 meses se han creado 540.000 puestos de trabajo. Los niveles de afiliación a la Seguridad Social están en máximos históricos, 19 millones. También, el que representa la afiliación de las mujeres. Se ha aumentado la contratación indefinida, y, también, la de los jóvenes.
Yo creo que estamos demostrando que se puede hacer una política económica rigurosa con una política social que creo que es importante hacerlo en nuestro país, porque la desigualdad afecta a muchos ciudadanos y ciudadanas. Y un crecimiento económico que no se redistribuye es un crecimiento económico inútil. Por tanto, el compromiso de este Gobierno es cuadrar las cuentas públicas. Es afianzar el crecimiento económico, es crear empleo de calidad, y redistribuir ese crecimiento con el Estado de bienestar.

P.- Estamos en un escenario, eso nos cuentan los economistas, de desaceleración económica, incluso, alguno miraba a 2008. ¿Ustedes se están preparando para ese escenario que está haciendo el Gobierno?

Presidente.- Hombre, si nosotros estamos consolidando las cuentas públicas, y estamos en un 2,6, y nuestra voluntad es el 2%. Por cierto, si hubiéramos aprobado los Presupuestos, en lugar de un 2%, el déficit público estaría por debajo del 1,5. Es decir, yo creo que este Gobierno está haciendo sus tareas, está haciendo sus deberes. Está comprometido con la consolidación fiscal y con cumplir con los compromisos de la UE. Y, por lo demás, desde luego, lo que estamos haciendo es garantizar la seguridad jurídica a los actores económicos, a los empresarios, que son los que crean empleo. Y, también, sin duda alguna, comprometidos con crear un empleo de calidad.

P.- Si todo va tan bien, ¿por qué esas instituciones internacionales ponen en duda, y también el Banco de España, ponen en duda esas cuentas? Porque en cada informe que se publica, vuelven a repetirlo.

Presidente.- Fíjese que la desviación en el crecimiento económico que ha hecho la previsión de crecimiento económico que ha hecho el Fondo Monetario Internacional, tal y como hemos conocido hace pocas semanas, somos la economía desarrollada que menos reduce su previsión de crecimiento, solamente una décima.

Quiero decir, los fundamentos del crecimiento económico en nuestro país son sólidos. El Gobierno de España está por reindustrializar nuestro país, por afrontar una transición ecológica de nuestra economía. Por acabar y transitar también en el paradigma del sistema energético hacia energías limpias, y, en consecuencia con ello, mitigar y adaptarnos a los efectos del cambio climático. Hacer una apuesta clara por la cohesión territorial y por las infraestructuras de este país. Otorgar seguridad jurídica a los actores económicos, tanto a los sindicatos, como también a los empresarios.

P.- Una curiosidad, presidente. ¿Por qué Felipe González no va a sus mítines de campaña? Hemos visto a Aznar y también a Rajoy en los mítines del PP. ¿Cuál es la relación ahora mismo con los barones, con esa parte antigua del Partido Socialista?

Presidente.- Es buena. En fin, somos un partido plural. Somos un partido que tiene muchas opiniones sobre temas que son importantes. Este es un partido con 140 años de historia. Hemos gobernado buena parte de los 40 años de democracia. Yo siento mucho respeto por Felipe González y por José Luis Rodríguez Zapatero. Pero creo que somos ahora una nueva generación, los líderes que estamos al frente del Partido Socialista. Somos ahora nosotros los que tenemos que proponer ese futuro al sociedad española. Y tengo que decirle que cuento con el apoyo de todos ellos.

P.- Pero Felipe González quería ir a los mítines, o pactaron que no…

Presidente.- Yo tengo que decirle que no lo sé. Esto tendrá que preguntárselo al comité electoral. Pero, sin duda alguna, cuenta con mi respeto y con mi aprecio, no solamente como presidente del Gobierno, sino compañero del partido.

P.- Una última cuestión, presidente, antes de despedirle. El próximo día 23, vamos a tenerle aquí, junto con el resto de los dirigentes políticos para un debate a cinco. Algunos le critican por no haber aceptado también un debate a dos, con el líder de la oposición, con Pablo Casado. Dicen que no se atreve usted a debatir solo con él, como sí hizo Rajoy con usted, por ejemplo, previo a las elecciones de 2015. ¿Por qué no hay ese debate a dos, además del debate a cinco?

Presidente.- Pero fíjese, el debate a dos se produjo en un sistema completamente distinto, antes del 20 de diciembre, que no había representación parlamentaria ni de Podemos ni de Ciudadanos. Ahora, no solamente somos cuatro partidos los que estamos en el ámbito nacional, sino que también hay una fuerza emergente, de ultraderecha. A mí no me gustaría que existiera la ultraderecha en este país, pero existe. Y, por tanto, creo que es importante que se contrasten las posiciones de los cinco partidos que, sin duda alguna, vamos a marcar el rumbo del país durante los próximos cuatro años.

P.- ¿Si ustedes ganan las elecciones y forman gobierno, algunos de sus ministros actuales repetirá. Simplemente, ¿sí o no?

Presidente.- Eso, sin duda. Muchos de ellos.

P.- Presidente le esperamos en Antena3 en el debate a cinco. Gracias por estar con nosotros.

Presidente.- Un placer. Muchas gracias.


 (Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)