• Enviar

Entrevista al presidente del Gobierno en Informativos Telecinco

Madrid, jueves 4 de abril de 2019

Pedro Piqueras.- Señor presidente, muy buenas noches.

Presidente.- Buenas noches.

P.- Bienvenido a 'Informativos Telecinco'. Ya ha visto esa secuencia, que es dramática. ¿Qué le parece, será despenalizada la eutanasia próximamente?

Presidente.- Yo, la verdad, es que he visto las imágenes y estoy absolutamente sobrecogido, emocionado, y tengo que decirle, también, que un punto indignado. Porque esto se tenía que haber evitado antes.

El Partido Socialista, en mayo del año pasado, presentó una iniciativa parlamentaria para regular y reconocer la eutanasia en nuestro país, que, en definitiva no es más, que como  bien ha dicho María José, "el buen morir". La dignidad también para morir.

Y como consecuencia de la obstrucción del Partido Popular y de Ciudadanos que hasta en 19 ocasiones, en 19 ocasiones, han evitado la tramitación parlamentaria y su votación, en un pleno que quería votar el reconocimiento del derecho a la eutanasia, no ha podido reconocerse ese derecho en este mandato. Pero mi compromiso con los españoles es firme, con las personas que están sufriendo, como María José.

Si tengo una mayoría parlamentaria a partir del próximo 28 de abril, ese derecho será reconocido y no va a haber una minoría parlamentaria que lo pueda bloquear.

P.- Siendo una cuestión tan delicada como esta, como la de Ángel, que veíamos que era detenido, y ahora está declarando en los Juzgados, ¿podría ser objeto de indulto? De hecho, las redes se han llegado de miles de mensajes en ese sentido.

Presidente.- Bueno, vamos a dejar ahora que el Poder Judicial actúe, que la Fiscalía, que los jueces actúen. Y, evidentemente, el Gobierno y yo mismo, si tengo ese compromiso político también tengo esa sensibilidad y esa proximidad política y de decisión con el marido de María José.

P.- Señor presidente, gracias. Al término de esta entrevista le vamos a ofrecer toda la información de lo ocurrido con María José, y su marido Ángel, pero queríamos que el candidato socialista, el presidente Pedro Sánchez, se pronunciara al respecto.

Por cierto, presidente, estaba repasando distintas encuestas electorales, y vemos que aparece una España partida absolutamente por la mitad, izquierda y derecha, y los anexos de cada parte.  A los socialistas les dan una importante subida y una victoria que parece segura. Pero necesitará apoyos para gobernar. ¿Con quién querría usted gobernar, con Podemos, con Ciudadanos?, porque sigue siendo el debate en la calle.

Presidente.- Mire lo primero de todo que hay que decirle a los españoles es que hay una posibilidad real de que el Partido Popular, Ciudadanos y Vox sumen y que puedan gobernar. Hay una posibilidad real. Y que el único partido político que ahora mismo puede frenar y sumar más que esas tres derechas, es el Partido Socialista Obrero Español.

A partir de ahí, ¿qué Gobierno me gustaría a mí? A mí me gustaría un Gobierno del Partido Socialista, con independientes de reconocido prestigio progresistas que continuaran con la labor de giro social que hemos hecho durante estos últimos diez meses, de regeneración democrática y, también, de convivencia en Cataluña. Ese es el planteamiento que hacemos.

P.- Por cierto, hoy, Pablo Iglesias ha pedido estar en el Gobierno. Lo ha dicho más veces, y controlar -ha dicho-, el Ministerio del Interior por el asunto de lo que él llama, "las cloacas", para limpiarlas, ha dicho. ¿Le contestará usted afirmativamente a esa petición?

Presidente.- A mí me parece que esto es el último ejemplo de la corrupción que hemos vivido durante estos últimos siete años. Conocíamos la corrupción de la financiación irregular del Partido Popular. Conocíamos la corrupción del enriquecimiento ilícito del Partido Popular, de personas del Partido Popular. De hecho, eso fue lo que suscito la moción de censura, en junio del año pasado. Esa corrupción ha desaparecido ahora mismo del Gobierno de España, de las instituciones.

Desde luego, este Gobierno lo que ha hecho ha sido, limpiar cualquier tipo de duda que existiera sobre una minoría de la Policía que ha sido utilizada como consecuencia de una decisión política de la anterior Administración para espiar a adversarios políticos, y también para obstruir la acción judicial y policial ante casos corrupción como la 'Pperación Kitchen' y el extesorero Bárcenas.

Por tanto, yo lo que le diría al señor Iglesias, pero también al conjunto de la ciudadanía española, es que estén tranquilos. Este Gobierno está comprometido, está apoyando y aportando toda la información que le está pidiendo la Audiencia Nacional para llegar hasta las últimas consecuencias, y lo que le puedo garantizar es que aquellas personas que han estado involucradas en este turbio asunto, lamentable asunto, que yo entiendo la indignación que pueda sentir el señor Iglesias, van a pagar hasta las últimas consecuencias.

P.- De todas formas, sí me gustaría ilustrar lo que estamos hablando con esta declaración, una propuesta de un miembro de la llamada brigada patriótica a un exministro venezolano. Se produce durante el mandato anterior, evidentemente, querían evitar que Podemos formara parte del Gobierno con usted, con los socialistas. Vamos a escuchar:

 "Lo que yo veo de Podemos es que se lo van a tener que comer", "si nos ayudan que no lleguen los de Podemos, me cago en la mar, mejor para todos…".

"Como es posible que este señor que ha aparecido esta mañana en un audio, el señor Fuentes Gago, esté trabajando en la Secretaría General de la Policía y esté concursando para ser comisario. ¿Qué tomadura de pelo es esta? ¿Cómo puede ser que los miembros de las cloacas siguen cobrando un salario que están pagando todos los ciudadanos?"Aquí hemos escuchado la queja de Iglesias. ¿Algo que decir?

Presidente.- Bueno, señor Iglesias, yo entiendo, de verdad, entiendo su indignación. Comparto su preocupación. Lo que sí que puedo trasladar es que el Gobierno de España, en primer lugar, lo que defiende es el buen nombre de la Policía y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El hecho de que haya de habido, digamos, un grupo minoritario de policías corruptos que se han puesto a las órdenes de decisiones políticas de la anterior Administración, tendrá que ser investigado y ver hasta dónde podemos llegar en la Audiencia Nacional, para que se paguen todas la consecuencias.

Pero también le voy a decir una cosa al señor Iglesias. Estas personas son funcionarios. Se han apartado de sus responsabilidades, pero son funcionarios. Y hasta que no haya una sentencia firme, por parte del Poder Judicial, el Gobierno no puede actuar, en la medida en que dice el señor Iglesias.

Pero, insisto, tanto el señor Iglesias como la opinión pública española tiene que estar convencida y tranquila de que este Gobierno está limpiando cualquier sombra de duda, y que, desde luego, el mandato que nosotros tenemos, después de la moción de censura, es acabar con cualquier tipo de corrupción. Y la corrupción no es solamente el enriquecimiento ilícito. No es solamente de la financiación irregular que, por eso, también fue sentenciado el Partido Popular, sino la instrumentalización espuria de instituciones públicas para las cosas que estamos viendo.

P.- Volviendo a cuestiones electorales, señor Sánchez. Parece difícil que puedan pactar con Ciudadanos, usted lo ha dejado, yo creo que bastante claro antes. No sé si en cualquier caso se podría mantener la puerta abierta por aquello de la gobernabilidad.

Albert Rivera, desde luego, también se niega a esa posibilidad, vamos a escucharle: "La partida está echada. Las cartas están encima de la mesa. O Sánchez gobierna con los separatistas y Podemos, o gobierna Ciudadanos y le tiende la mano al Partido Popular. Esas son las dos únicas opciones. Los dos únicos caminos".

Señor Sánchez, ¿tiene algo que decir ahí?

Presidente.- Sí. Yo lo que diría son dos cosas. La primera, volver a subrayar lo que le he dicho antes, don Pedro. Nosotros lo que queremos es un Gobierno del Partido Socialistas, con independientes de reconocido prestigios, progresista, y así gobernar durante los próximos cuatro años.

España necesita estabilidad, necesita transformaciones, necesita ganar el futuro y no seguir empantanados y enquistados en la confrontación. Pero le voy a decir una cosa al señor Rivera y también al conjunto de la ciudadanía española. Yo he sido conocido en el pasado por mi famoso "no es no", dimití como diputado de las Cortes, dimití, también, como secretario general del Partido Socialista, por una cuestión de principios. Porque creía que no se podía apoyar a un presidente del Gobierno que lideraba un partido que, posteriormente, fue sentenciado por los casos de corrupción que estamos viendo. Y dimití.

Y con la misma firmeza le digo una cosa, mire, "no es no". No va a haber independencia. No va a haber derecho a la autodeterminación. No se va a vulnerar la Constitución Española. No es el problema la independencia, en Cataluña. Lo saben los independentistas. Lo sabe también la derecha. El problema en Cataluña se llama convivencia. Y para resolver una crisis de convivencia aquí hay dos caminos: o continuar con la confrontación, o dentro de la Constitución y de la legalidad del Estatuto de Autonomía de Cataluña encontrar una solución para construir esa convivencia que ahora mismo está dañada.

Y el Partido Socialista y el Gobierno, durante estos diez meses, si ha demostrado algo, es: vocación de diálogo, pero siempre respetando los márgenes de la Constitución y del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

P.- De todas formas, señor presidente, señor Sánchez, en las 110 propuestas que usted presentó, recientemente, hace solamente unos días, no hemos visto propuestas sobre el tema de Cataluña. ¿Por qué?

Presidente.- No es cierto. Fíjese, ayer cuando aprobábamos en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados recuperar para aquellos mayores de 52 años, que están desempleados, un subsidio al desempleo, o cuando hemos aprobado una prestación por hijo a cargo, que hemos aumentado para sacar a 80.000 niños y niñas de la pobreza en nuestro país. O cuando hemos recuperado la cotización a la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales en el sistema nacional de dependencia que, en su mayoría, son mujeres. estamos hablando también de catalanes y catalanas.

Es decir, la receta para Cataluña es la misma que para España. Es hacer avanzar a nuestro país. Es volver a recuperar muchos derechos y libertades que durante estos últimos siete años han sido recortados, como consecuencia de la acción del anterior Gobiernos conservador.

P.- Pero usted considera que se ha dicho que prácticamente le estorbaba hablar de Cataluña en esta campaña, por algo, ¿no? Seguramente porque usted ha sido muy atacado por ese asunto.

Presidente.- Pero fíjese, nosotros siempre hemos dicho que la independencia no es posible. Que "no es no". Que no va a haber independencia, que no va a haber derecho de autodeterminación. Que no se va a vulnerar la Constitución Española. Si es que la derecha, el Partido Popular, Ciudadanos y la ultraderecha lo que está haciendo es preguntarme sobre cosas que yo ya he hecho. Como líder de la oposición, cuando hubo una declaración unilateral, ilegal, de independencia por parte del Parlamento de Cataluña. Cuando ha habido dos referéndums ilegales cuando gobernaba el Partido Popular, ¿qué es lo que ha hecho el Partido Socialista? Apoyar al Gobierno de entonces, arrimar el hombro. Porque estábamos apoyando al Estado, estábamos apoyando el recuperar una legalidad que había sido quebrada por el independentismo.

¿Y qué es lo que yo me encuentro cuando llego a la Presidencia del Gobierno? Una absoluta deslealtad por parte del Partido Popular y de Ciudadanos. Pero no con el Gobierno, sino con el Estado, con la Constitución y con los españoles.

Si estamos de acuerdo, y yo desde luego estoy convencido, de que el problema en Cataluña no es la independencia, sino la convivencia, insisto, aquí solamente hay dos formas de afrontar ese desafío. Una, la confrontación. O dos, el diálogo dentro de la Constitución y de la legalidad estatutaria.

Y le digo una cosa más. A mí me parece que después de lo que ha ocurrido en el Parlamento de Cataluña, hoy, los líderes independentistas tendrían…

P.- Se refiere usted a que Torras ha sido cuestionado y censurado, ¿verdad?

Presidente.- Exactamente. Creo que los líderes independentistas, tendrían que hacer algo muy importante, y es salir a los medios de comunicación y decirle a toda esa gente que creyó en ellos, que les siguió durante estos últimos 10 años, que les han engañado.

P.- ¿Usted mantiene el diálogo, o va a mentar el diálogo con Torra que sigue insistiendo en que el único camino es hacia la independencia?

Presidente.- Mire, yo soy presidente del Gobierno. Yo me he reunido con todos los presidentes autonómicos: del Partido Popular, del Partido Socialista y, también, independentistas. Porque mi deber es reunirme con todos y cada uno de los presidentes autonómicos.

Los presidentes autonómicos no son sólo presidentes del Gobierno regional de turno, son los representantes del Estado en esas Comunidades Autónomas. Por tanto, yo siempre he dicho: vamos a hablar con todas las formaciones políticas, no confundamos democracia con vetocracia., porque hay muchas formas de dialogar para poder sacar adelante todas las necesidades y las urgencias que tienen los españoles. Pero lo que no va a permitir este Gobierno, y, desde luego, yo nunca lo he hecho, es que se violente, se vulnere o se tome la vía de la unilateralidad para quebrar la convivencia con Cataluña.

P.- Por cierto, presidente, ya sabe usted que los políticos encarcelados, los políticos catalanes presos han pedido ser excarcelados para participar en la campaña electoral. No sé cuál es su punto de vista. Pero esto podría entroncar con lo que mucha gente sospecha de que podría haber indultos después de una condena.

Presidente.- Bueno, en este tema, mire, al igual que me ha preguntado usted por el hecho que hemos conocido hoy, como presidente del Gobierno yo siempre he dicho, y como líder de la oposición antes tambien, que hay que dejar trabajar a los jueces. Que este es un Estado Social y Democrático de Derecho, que el Tribunal Supremo está haciendo un extraordinario servicio a la democracia en nuestro país, a la reputación de España en el exterior. Porque se está viendo que es falso todo lo que dice el independentismo respecto al sistema de garantías máximo a la hora de poder defender y defender sus posiciones políticas ante el Tribunal.

Por tanto, dejemos trabajar a los jueces, a los fiscales, y cuando conozcamos la sentencia, entonces es cuando yo responderé a esa pregunta.

P.- ¿Y sobre la excarcelación para participar en la campaña electoral?

Presidente.- Eso tienen que ser los jueces quienes nos digan, al poder político, en este caso, cómo se tiene que actuar.

P.- Si le parece vamos a escuchar algunas de las cosas que se han dicho en ese Tribunal, en el Tribunal Supremo por algunos encargados del orden: "Bueno fue de todo, yo no había visto una cosa igual en mi vida"; "El reflejo del odio lo vi en la cara de la gente aquella, insultos amenazas, los mataremos…"; "Sí que recuerdo que el señor Puigdemont dijo que si se producía este escenario que nosotros preveíamos, él, en ese momento declaraba la Independencia"; "Si se daba esta situación límite y si se producía alguna desgracia, pues creo recordar que dijo que, posiblemente, procedería a declarar la independencia en Cataluña en aquel momento".

Ya lo ve. Parece que Puigdemont esperaba incidentes, tal vez, incidentes graves para declarar la independencia. ¿Qué le parece?

Presidente.- Pues, lo que he dicho antes, que el independentismo sabe todo esto era un engaño. Y que lo que tienen que hacer es salir los líderes independentistas y decirle a esa gente que creyó en ellos, que les han engañado. Tienen que ser valientes, salir y decirles que les han engañado, que la independencia no va a ser posible. Pero no solamente porque la Constitución niega esa posibilidad, no solamente porque la Comunidad Internacional, después de esas imágenes que ustedes están poniendo, claramente dio la espalda al independentismo catalán, sino porque los catalanes no quieren la independencia.

Es que los catalanes han votado sistemáticamente, desde el año 2014 en contra de la independencia. Eso no significa que Cataluña esté a gusto con la forma de autogobierno que tiene. Pero es el autogobierno, el Estatuto de Autonomía de Cataluña lo que ahora mismo une, agrega y trasciende la dinámica de bloques entre la parte nacionalista y la parte no nacionalista.

Siempre lo digo, se lo he dicho al señor Torra, y se lo he dicho siempre a los líderes independentistas: Ustedes tienen un problema de convivencia en Cataluña, la parte nacionalista de Cataluña tiene que reconocer a la otra parte, y quienes tienen que liderar esa construcción de una nueva convivencia en Cataluña son, precisamente, los líderes catalanes.

P.- ¿Considera usted que hubo una acción clara en aquellos momentos para romper España, por parte de las autoridades catalanas?

Presidente.- Sin duda alguna, sí, hubo una declaración ilegal de independencia que llevo a la activación de un artículo, el Artículo 155, por primera vez en la historia democrática de nuestro país, precisamente, para recuperar la legalidad estatutaria y constitucional que había sido quebrada de manera unilateral por aquellos que dirigían la Generalitat de Cataluña.

Ahora, cuando se plantea por parte tanto del Partido Popular como de Ciudadanos o de la ultraderecha la cuestión de la suspensión de la Autonomía "sine die" de Cataluña, yo tengo que decirle que en esos meses tan aciagos de la historia democrática de nuestro país, compartí muchas horas con el entonces presidente del Gobierno, el señor Rajoy. Y, siempre tuvimos claros dos cosas (el Partido Popular y el Partido Socialista. El Partido Popular de entonces, no el de ahora. Ahora está más en las tesis de la ultraderecha, de lo que estaba antes). Que toda respuesta tenía que ser: uno, proporcional al desafío, y, dos, consensuada entre el Partido Popular y el Partido Socialista al menos.

Yo, desde luego, como presidente del Gobierno si me veo en una situación, en un trance--espero que no; deseo que no-- semejante al que se vivió en esos meses aciagos del año 2017, desde luego, será proporcional y será consensuado.

P.- La mayor parte de los analistas coinciden en señalar a Cataluña como el origen del auge de la extrema derecha en España. Pero también señalan su decisión de sacar los restos de Franco del Valle de Los Caídos. El caso, es que Vox ha entrado en las instituciones y todo indica que tendrá una importante representación en el Parlamento español. La aparición de la extrema derecha podría favorecer las expectativas, por cierto, electorales de los socialistas, porque la derecha, sus adversarios políticos, aparecen muy, fragmentados. Presidente, ¿qué tiene que decir a todo esto?

Presidente.- Bueno, primero, que existe el peligro real de que el Partido Popular, Ciudadanos y Vox puedan sumar una mayoría parlamentaria, y por eso, yo, y el Partido Socialista es el único partido político que está apelando a la movilización y a la participación masiva el próximo 28 de abril para que España avance. Para que España mire al futuro, y no regrese a 40 años atrás.

Pero fíjese, había una reflexión sobre la ultraderecha en nuestro país. La ultraderecha en nuestro país siempre ha existido. Al principio de la democracia estaba Fuerza Nueva, estaba Blas Piñar, posteriormente, el Partido Popular, digamos, representó a esa ultraderecha, y votaba al Partido Popular. Y a partir del 2 de diciembre, empezó a tener su propio partido con el señor Abascal, como líder de esa ultraderecha.

Por tanto, de novedad, la ultraderecha en nuestro país, no tiene nada. Absolutamente nada.

En segundo lugar, ¿qué es lo que más me preocupa a mí, como presidente del Gobierno, pero también como ciudadano de este país? Pues no tanto la representación parlamentaria de la ultraderecha. Honestamente, no tanto, porque no van a ganar las elecciones. Nunca las van a ganar. Este país, no es de ultraderecha.

¿Cuál es el problema? ¿Cuál es el riesgo? Lo que estamos viendo, que están radicalizando las posiciones del Partido Popular y de Ciudadanos, que están poniendo en cuestión consensos que durante estos últimos 40 años dábamos por buenos. Consensos a favor de la diversidad y no cuestionar, como se está cuestionando ahora mismo, por parte de la ultraderecha, pues, la homofobia que estamos viendo. O consensos como la violencia de género, o consensos que tienen que ver hasta incluso con el sistema público de pensiones, la ultraderecha ha defendido el sistema de capitalización y, por tanto, la privatización de nuestro sistema público de pensiones, y al Partido Popular, bueno, pues, variando la posición política durante estos últimos días, pero, sin duda alguna, no ha aclarado si defiende el sistema público de pensiones o no, y, en consecuencia, el Pacto de Toledo.

Por tanto, esa radicalización es a mí lo que más me preocupa de la aparición y la emergencia de la ultraderecha en nuestro país.

P.- Lo que ocurre es que hay un fenómeno mundial de ascenso en la ultraderecha, en Europa, en América. Por cierto, ayer estuvo usted con el expresidente Obama, reunido en Sevilla. ¿De qué hablaron, porque ha trascendido poco, salvo un tuit que usted envió, no?

Presidente.- Pues hablaron de algunas cuestiones que, lógicamente, tienen que ver más con la dinámica global de la política. Pero hablamos mucho de la gente joven en nuestro país. Hablamos mucho de los desafíos de los jóvenes en nuestro país, hablamos del problema del empleo, hablamos del acceso a la vivienda de los jóvenes, hablamos también de su compromiso con el cambio climático, del desafío de la educación en la era de la digitalización.

Honestamente, tengo que decirle que me parece un líder que tiene mucho todavía que ofrecer a la política global, y, sin duda alguna, es un placer poder charlar con él.

P.- ¿No hablaron del ascenso de la ultraderecha y del populismo, por ejemplo, en Estados Unidos con Trump, ni nada de esto?

Presidente.- Bueno, lo que sí he hablado en Europa, cuando me he reunido con muchos líderes políticos, sobre todo, con los liberales. Están muy sorprendidos con Rivera y con Ciudadanos. Porque cuando uno habla con los liberales de Europa todos ellos hacen gala de no querer entenderse con la ultraderecha. Entonces, no entienden; están muy sorprendidos de esta aproximación de Ciudadanos que está dispuesto a gobernar con la ultraderecha, y esto llama mucho la atención en Europa. Eso se lo puedo reconocer porque me lo han dicho así líderes europeos.

Y, fíjese, a mi también me cuesta no solamente explicarlo, sino también tengo que decirle, entenderlo. Yo hace tres años pacté con Rivera un acuerdo de Gobierno, precisamente, para regenerar la vida democrática en nuestro país, y tres años después pone un cordón sanitario al Partido Socialista Obrero Español. A mí, y creo que también a mucha gente de este país ver ese comportamiento, y ese posicionamiento político del señor Rivera, tengo que reconocerle que me ha decepcionado.

P.- Señor Sánchez, muy brevemente ya, se nos acaba el tiempo. Pero usted aludía hace un instante a las pensiones. ¿Ya sabe que un cuarto de los votantes son pensionistas; corren peligro las pensiones en este país?

Presidente.- Yo le voy a decir una cosa, con el Partido Popular tengo que decirle que tengo dudas. Mire, el Partido Popular durante estas últimas semanas el asesor económico del señor Casado, el señor Lacalle ha venido teorizando y hablando de posición  sobre las pensiones. Ahora habla de, bueno, de que hay de un sistema público de reparto a un sistema mixto. Y la última versión de lo que ha dicho sobre su posicionamiento de las pensiones, es que hay que mantener el Indice de Revalorización de las Pensiones, el famoso 0,25%, que seguro que conocen los jubilados y jubiladas que nos estén viendo, y eso va a significar, si continúa esa posición del Partido Popular, el que de aquí a dos décadas, el poder adquisitivo de los pensionistas en nuestro país se vea mermado, se vea recortado en un 30%.

Yo lo que le puedo garantizar es que el Partido Socialista, si tenemos una mayoría parlamentaria amplia a partir del 28 de abril, blindaremos en la Constitución el carácter público, la sostenibilidad financiera y, también, la revalorización de las pensiones.

P.- Señor Sánchez, muchísimas gracias por estar hoy aquí, en Telecinco, en Informativos Telecinco y atender a nuestra entrevista.

Presidente.- Muchas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más Información