Comparecencia del presidente del Gobierno en funciones en la cumbre de los países del sur de Europa

La Valeta (Malta), viernes 14 de junio de 2019

PEDRO SÁNCHEZ, presidente del Gobierno en funciones.

Buenas tardes. Quería, en primer lugar, agradecer la hospitalidad, y también la necesidad y la oportunidad de celebrar esta Conferencia con el resto de países miembros de este Club de la Europa Mediterránea.

En segundo lugar, quería también mostrar la solidaridad, el apoyo y el respaldo del Gobierno de España al pueblo chipriota y a su presidente y al conjunto del Gobierno en relación con el asunto de las prospecciones petrolíferas por parte del Gobierno de Turquía en costas chipriotas.

Y, en tercer lugar, trasladarles algunas reflexiones que hemos planteado también en la reunión previa. La primera es que los ciudadanos europeos el pasado 26 de mayo hablaron, hablaron con su voto, y dijeron claramente que querían una Europa mejor, que estaban a gusto con la Europa que tenemos ahora mismo, que es un modelo y un proyecto político que combina como ninguna otra parte del mundo el desarrollo económico con la solidaridad, la cohesión social y los derechos, las libertades y la democracia. Y, por tanto, de manera mayoritaria, de manera abrumadoramente mayoritaria, no solamente aumentaron la participación por primera vez en décadas, sino que también manifestaron su apoyo a proyectos políticos, a familias políticas, que lo que defienden es una mejor Europa, como antes comentaba.

Aquí se ha dicho por parte del resto de líderes, yo tampoco quiero repetirme, pero sí quisiera decir que la Agenda estratégica que ahora mismo se está debatiendo, que se está elaborando por parte de los Estados miembros, con la participación de la Comisión Europea, nos parece esencial.

Antes de hablar de las personas que van a liderar durante los próximos cinco años la Comisión Europea, el Consejo, el Parlamento Europeo y el Alto Representante de la Unión Europea, lo que tenemos es que hablar de contenidos. Y los contenidos, para el Gobierno de España, aquí han sido desplegados por parte del conjunto de líderes que nos acompañan.

El primero de ellos tiene que ver con la emergencia climática. Yo creo que ya tenemos que empezar a hablar de emergencia climática, sobre todo, cuando estamos hablando entre países mediterráneos; sobre todo, cuando estamos viendo el nivel de polución, el nivel de pauperización del Mediterráneo, el mar que nos acoge y que compartimos todos los países que estamos aquí presentes.

En la Declaración, ustedes podrán ver no solamente el compromiso de todos los Gobiernos que estamos aquí presentes con la protección de nuestro medio ambiente, con la transición ecológica de nuestra economía, con la necesidad de que el próximo presupuesto europeo cuente con más recursos involucrados en la lucha y en la mitigación del cambio climático, y la adaptación, sino que también hablemos de aprobar directivas que impulsen la estrategia de la economía circular en la Unión Europea, o también directivas que impulsen el uso del plástico de una sola utilización.

En definitiva, lo que les quiero decir con esto es que la transición ecológica tiene que ser uno de los principales, si no el principal, pilar de esa agenda estratégica que despleguemos los próximos cinco años a nivel comunitario. Ahí están los Acuerdos de París; ahí están también las estrategias que estamos desarrollando cada uno de los países; ahí está también el nivel de interconexiones al cual antes hacía referencia mi colega ibérico el primer ministro de Portugal, que es tan fundamental también con el Gobierno de Francia. En definitiva, quiero decirles que, dese luego, nos parece fundamental, y, sobre todo, a la gente joven del continente europeo, los Gobiernos europeos estamos empeñados, estamos comprometidos, con la transición ecológica.

La segunda tiene que ver con la revolución tecnológica, con la revolución tecnológica. Eso va a afectar al modelo educativo de nuestros hijos y de nuestras hijas. Eso va a afectar también a la forma en la que nos relacionamos con los ciudadanos y ciudadanas a través de nuestras Administraciones. Eso va a afectar también a industrias que son motoras ahora mismo de nuestros sectores productivos en cada una de las economías. Y, en definitiva, también en ese nuevo presupuesto comunitario que vamos a tener para los próximos cinco años, tenemos que apostar decididamente por la digitalización y tenemos que hacerlo, además, a nivel europeo. Porque las economías de escala son fundamentales si queremos competir de igual a igual con otra superpotencias como pueda ser la china, o como pueda ser Estados Unidos.

La tercera tiene que ver, lógicamente, con algo que ha comentado el presidente de la República Francesa, que es la Europa Social. La Europa Social. Nosotros queremos desarrollo económico, queremos competitividad, pero tenemos también que redistribuir esos niveles de riqueza. La disparidad de riqueza que ahora mismo existe entre las capas más altas de la sociedad, y las capas medianas y bajas de la sociedad es absolutamente inaceptable.

Desde el punto de vista de los Gobiernos que aquí estamos presentes, hablar de un salario mínimo interprofesional a nivel comunitario nos parece esencial. Hablar de la función estabilizadora de un presupuesto de la zona Euro que tiene que ver la luz en este mandato. Y, por cierto, con una mayor contundencia, en cuanto a los recursos de lo que hemos visto ayer en el Acuerdo que se logró por parte de los Ministerios de Economía y de Finanzas del Eurogrupo.

Queremos que la próxima semana, que vamos a tener la ocasión de poder hablar sobre esta cuestión, al menos, el Gobierno de España, no solamente va a defender la estabilización, la capacidad de estabilización de ese Presupuesto de la zona Euro, sino que también tendremos que hablar de cómo podemos nutrir de mayores recursos ese potencial Presupuesto de la zona Euro, que es fundamental, sobre todo, para luchar contra hipotéticas y potenciales crisis que podamos tener en el futuro.

Y, finalmente, y no me quiero extender más, porque aquí se ha dicho ya todo, la última de las cuestiones tiene que ver con África. Nosotros somos un país, España, que tenemos una costa a una distancia de 15 kilómetros. De Marruecos, del norte de África. Por tanto, sabemos muy bien los retos que representa, lógicamente, África, para el Continente europeo. Retos que, como bien ha dicho antes el presidente, o mejor dicho el primer ministro portugués, son oportunidades. Oportunidades. Y así tenemos que ver al Continente africano. Sin duda alguna, yo creo que no podemos hablar solamente de África para acordarnos de cómo luchar contra la migración irregular, sino que tenemos que hablar de África como un continente de oportunidades con el cual tenemos que estrechar relaciones.

Nosotros, desde el Gobierno de España, lo estamos haciendo, con Marruecos. Así viene recogido, también, en la Declaración que hoy vamos a aprobar los distintos Gobiernos que estamos aquí presentes, pero, en definitiva, creemos que, desde el punto de vista de la Unión Europea, tenemos que volcar muchos más recursos, mucha más inteligencia política, con un continente con el cual podemos compartir muchísimas oportunidades.

De nuevo, agradecer al Gobierno maltés, en fin, esta extraordinaria noche que nos ha regalado. Y agradecerle, sin duda alguna, también, a Joseph (Muscat) la hospitalidad con la que nos dispensa a todos los que estamos aquí presentes.

Muchas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)