Conferencia de prensa del presidente del Gobierno y el presidente de la República de Colombia

Bogotá (Colombia), jueves 30 de agosto de 2018

Presidente Duque.- Muy buenas tardes a todos ustedes, me complace muchísimo tener hoy la visita de un gran amigo y presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. Yo quiero extenderle de parte de todos los colombianos nuestro cariño, nuestro aprecio al Reino de España, presidente, y gracias por estar hoy acá con nosotros. Como usted es nuestro visitante ilustre, le cedo a usted primero el uso de la palabra y después retomo yo.


Presidente Sánchez.- Yo quisiera en primer lugar dar las gracias a los medios de comunicación por la cobertura de esta importante reunión bilateral entre el Gobierno de Colombia y el Gobierno de España, que sin duda alguna lo es para el Gobierno de España. 

Tuve ocasión de hacerlo en Madrid, en una visita privada que hizo el, entonces, aún no presidente electo de Colombia, pero ya ganador de las elecciones, de darle la enhorabuena en privado. Me gustaría comenzar esta breve intervención haciéndolo en público. Darle la enhorabuena por la victoria electoral al presidente Duque, felicitarle, también, por algo que me parece que es un ejemplo de compromiso con una de las principales causas que más moviliza a las sociedades, y con las cuales yo más me identifico, y es darle la enhorabuena porque tiene un Gobierno paritario. Creo que esto es muy importante, que cada vez seamos más los Gobiernos del mundo que cuenten con una equiparación o una igualdad en la representación entre los hombres y las mujeres, al frente de los departamentos ministeriales. Yo creo que eso es un paso que se ha dado por parte del Gobierno colombiano, presidente Duque, y no quería dejar de reconocerlo. 

En tercer lugar, si quería trasladarle al presidente Duque y también, por supuesto, al conjunto de la opinión pública colombiana, el abrazo y el saludo afectuoso del Rey de España y de la Reina de España, que me han pedido expresamente que se lo traslade al presidente Duque. Y lo digo no por nada, sino porque también se fijarán ustedes en la declaración conjunta que hemos firmado, tanto el presidente, como yo mismo; la invitación que ha hecho el Gobierno de Colombia a su Majestad el Rey, y que, por supuesto, yo agradezco como presidente del Gobierno. 

Bien es verdad que en estas conferencias de prensa, se tiene que subrayar algo que es evidente por la presencia física de ambos en la misma, y es la buena sintonía, el que España se considera un fiel aliado, un país amigo de Colombia. Creo que hay multitud de asuntos que ejemplifican y que materializan esa buena sintonía que existe entre el Gobierno de Colombia y el Gobierno de España. La vocación que tiene el Gobierno de España es continuar reforzando esos lazos de hermandad que tenemos en todos los ámbitos culturales, económicos, sociales, geoestratégicos y, por supuesto, también, de una mirada parecida, semejante, a muchos de los desafíos que tenemos por delante ambas regiones, América Latina y la Unión Europea. 

Y en esta cuestión sí me gustaría trasladarles mi opinión, primero, sobre Venezuela, que lógicamente ha sido uno de los elementos de la conversación que hemos mantenido el presidente del Gobierno y yo mismo, y por supuesto también con las delegaciones. Segundo, sobre la paz, el acuerdo de paz en Colombia; y, en tercer lugar, sobre una cuestión que, sin duda alguna, también a los medios de comunicación de España, va a interesar y, por supuesto, la cooperación judicial que tiene Colombia y España en un caso, por ejemplo de corrupción importante en España, como ha sido el caso Lezo.

En relación con Venezuela, debo decirles que el Gobierno de España expresa su solidaridad con el pueblo colombiano, y creo que esto es muy importante decirlo, porque Colombia está acogiendo ahora mismo a más de un millón de seres humanos venezolanos que están saliendo en éxodo masivo, como consecuencia de la crisis política, económica y social que se vive en Venezuela. Por tanto, yo quiero reconocer el extraordinario esfuerzo que está haciendo la sociedad colombiana en la acogida de los venezolanos y venezolanas. Reconocer también el compromiso humanista del presidente Duque para que no se expulse a estas personas, no se las condene, sin ningún tipo de cabida de futuro de ubicación. 

Y, en tercer lugar, en este asunto, trasladarles que desde luego el Gobierno de España no mira a otro lado. El Gobierno de España ha hecho sus oficios también en el marco de la Unión Europea y hoy, precisamente, en Bruselas, se ha acordado que van ser 35 millones de euros los que la Unión Europea ponga a disposición de la región de América Latina, para hacer frente a esta crisis migratoria que está afectando no solamente a Colombia, pero particularmente a Colombia, como consecuencia del éxodo venezolano.

En relación con los acuerdos de paz, trasladarles la voluntad del Gobierno de España, que ha sido un país que también ha sufrido la violencia terrorista, que ha sufrido la emigración de mucha gente de determinadas regiones de nuestro país como consecuencia de no comulgar con el ideario de la banda terrorista ETA, que hoy está extinguida, está disuelta. 

Y, en consecuencia, nosotros lo único que podemos hacer es, en primer lugar, trasladar a la opinión pública que después de haber escuchado al presidente Duque, a mí no me cabe duda de que el presidente Duque quiere la paz para Colombia, y que va a trabajar porque esa paz sea para siempre, sea duradera. Y, en relación con este asunto, decirles que, desde luego, España lo que va a hacer es ponerse a disposición del Gobierno de Colombia. Cualquier asunto que Colombia necesite de España para consolidar la paz en Colombia, ya les adelanto que diremos que sí, que estaremos con nuestros hermanos de Colombia, para que esto sea una realidad más pronto que tarde.

Finalmente debo subrayar, porque creo que es importante, también para el Gobierno de España, el compromiso del Gobierno de Colombia en la lucha contra la corrupción. He conocido hace escasas horas, porque tuvimos la ocasión de hablarlo ayer con distintos representantes del Gobierno colombiano, que en Colombia se ha hecho o se ha producido un hecho inédito y significativo para el conjunto de la opinión pública mundial y también española, y es que ha habido un referéndum donde masivamente 12 millones de colombianos y colombianas dijeron no a la corrupción. Apostaron por una democracia regenerada, por una democracia limpia. Y en ese sentido, creo que compartimos, presidente Duque, el mismo propósito, el mismo objetivo es erradicar la corrupción de la política y del sistema político tanto en Colombia como en España.

¿Por qué digo esto? Porque es evidente que hay que reforzar aún más, y ya son importantes los lazos en la cooperación judicial que tenemos entre el Poder Judicial de España y el Poder Judicial de Colombia. Y he tenido ocasión de poder también conversar con el Fiscal General de Colombia. Y quiero decirles que en el caso Lezo, que es como se llama en España o el caso Acordeón, que es como se llama aquí en Colombia, desde luego el compromiso del Gobierno de España y de nuestras instancias judiciales de llegar hasta el final y defender el patrimonio público tanto de los colombianos, como de los españoles. 

Por tanto, al final los políticos solemos extender un poco más en las intervenciones iniciales. Simplemente terminar felicitando al presidente Duque por su victoria, felicitarle también por su Gobierno paritario, desearle los mejores de los éxitos en esta andadura que inicia como presidente de la República de Colombia, y desde luego, trasladarle que si tiene un aliado en Europa, ese es España, que se siente solidaria, próxima, aliada a un pueblo hermano como es Colombia. 

Presidente Duque.- Gracias, presidente. De nuevo le reitero el gusto que es para Colombia tenerlo en esta visita de Estado, y quiero aprovechar para decirle a todos los amigos de la prensa que nos acompañan hoy, que hemos tenido una gran conversación, hemos abordado distintas materias, y lo hemos hecho siempre con esos lazos de fraternidad que nos han caracterizado. 

Yo quiero agradecerle presidente, su preocupación por la crisis migratoria. Colombia es un país que ha abierto sus puertas con fraternidad a los hermanos venezolanos que han sido víctimas de una dictadura oprobiosa, que ha ido eliminando las libertades y que ha arruinado económicamente una sociedad y nosotros hemos mantenido esos brazos abiertos. Pero no podemos dejar de reconocer que es una crisis migratoria sin precedentes en la historia reciente de América Latina, que exige mucho para Colombia, mucho en lo fiscal, mucho en lo social, pero que estamos dispuestos siempre a salir adelante, porque lo que no podemos ser es indiferentes a ese sufrimiento. 

Por eso agradezco muchísimo que usted hoy anuncie esa contribución de la Unión Europea, para que se pueda enfrentar esa crisis migratoria. Creo además que el hecho de elevar esta discusión a los foros multilaterales es importante. Sin lugar a dudas, espero que en la Cumbre Iberoamericana todos los países podamos enfrentar la situación, y hacer el llamado para que podamos tener entre varios países una condición migratoria temporal que permita atender muchas de estas personas. Le agradezco mucho ese compromiso. 

También destaco que conversamos sobre la importancia de fortalecer la cooperación judicial para enfrentar el crimen transnacional y la corrupción transnacional. Creo que su presencia hoy, presidente, al estrechar esos lazos, al permitir las investigaciones con más severidad, al permitir compartir información forense relevante, lo que estamos haciendo es ratificar el deseo del Gobierno de perseguir a los corruptos y que tengan sanciones ejemplarizantes. 

Yo quiero agradecerle también eso que usted ha expresado ahora, de respaldo a las iniciativas de la consolidación de la paz en Colombia. Como ustedes saben, nuestro mayor anhelo en Colombia es tener una paz sostenible y duradera, que se cimiente en la legalidad, en los principios de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Y agradezco su deseo de contribuir a Colombia, tendremos muy en cuenta ese ofrecimiento para saber tocar la puerta oportunamente. 

Quiero también destacar que abordamos la cooperación en política ambiental. España ha venido liderando procesos muy importantes para la promoción de energías renovables y ha sido además uno de los países que ha estado a la vanguardia de la implementación del Acuerdo de París. Entonces, el apoyo que ustedes nos han manifestado es de alta relevancia. 

En fin, lo que quiero decir es que la visita del presidente del Gobierno español Pedro Sánchez a Colombia, es la reafirmación de una relación exitosa de cooperación y desarrollo empresarial, de cooperación cultural y de cooperación científica y somos países hermanos. De manera, presidente, que le digo de nuevo, bienvenido a Colombia. 
Muy bien, procedemos entonces con las preguntas de la prensa. Iniciamos con Lola García, de La Vanguardia Española. 

P.- Buenos días, ¿quería preguntarle al presidente de Colombia por este ofrecimiento que ha hecho España para que pueda ser un país facilitador de unas eventuales negociaciones del Gobierno colombiano con el Ejército de Liberación Nacional? Incluso España se ofrece a ser sede de esas eventuales negociaciones. Quería saber su opinión sobre ese ofrecimiento. Luego le hago una pregunta al presidente Sánchez.
 
Presidente Duque.- Gracias, muchas gracias por la pregunta. El 7 de agosto cuando tomé juramento como presidente de Colombia, dije que nos tomaríamos un periodo de 30 días para evaluar lo que ha sido el proceso de conversaciones, de lo que fue el proceso de conversaciones entre el Gobierno anterior y el E.L. Esos 30 días expiran el 7 de septiembre. Nosotros hemos venido analizando todo lo que ocurrió en esos 17 meses y veo con preocupación que se presentaron hechos graves de violencia, secuestros, extorsiones, ataques terroristas, que obviamente muestran todo menos una genuina voluntad de paz. ¿Qué he dicho yo? Tengo todo el deseo y toda la voluntad de si hay amplitud para hacer desmovilización, desarme y reinserción, conversar, pero la premisa tiene que ser que se suspendan todas las actividades criminales, empezando por la liberación de los secuestrados. 

Si no hay esa voluntad, es muy difícil, porque no podemos legitimar la violencia como mecanismo de presión al Estado. De manera que yo espero que los secuestrados puedan ser liberados a la brevedad, entre otras cosas, porque se ha procedido por parte del Ministerio de Defensa, con el cumplimiento de todos los protocolos para que los secuestrados puedan volver con sus seres queridos. Yo espero que por ahí empiecen las cosas. Si se construye sobre la base de la suspensión de actividades criminales, voluntad de paz, recibimos con muchísimo agrado el ofrecimiento que ha hecho nuestro buen amigo el presidente Pedro Sánchez. 

P.- Al presidente Sánchez quería preguntarle si me permite por la crisis catalana. Hoy, La Vanguardia publicaba un poco las intenciones del presidente de la Generalitat Quim Torra, planteándole a usted un ultimátum entre un referéndum o volver a la ruptura y a la unilateralidad. Y también anunciaba que iba a desacatar la sentencia que dicte el Tribunal Supremo. Todo eso además en un contexto en el que cada vez hay más tensión en Catalunya por el tema de los lazos amarillos. Ayer estuvo Rivera quitando lazos en Cataluña. Querría un poco que nos analizara eso, el referéndum, el desacato, los lazos. Y un apuntito sobre el tema de Franco, porque la familia de Franco ha anunciado que va a poner todas las trabas legales que pueda a las intenciones que usted tiene sobre el Valle de los Caídos.

Presidente Sánchez.- Bueno pues gracias Lola. Si le parece, empiezo por el final de sus preguntas. Vamos a ver, yo creo que la política española cambió. Lo he dicho muchas ocasiones, en el mes de junio pasado. Hay un cambio de época. La voluntad del Gobierno de España es firme. Es la de regenerar la vida democrática en todos los frentes, en todos los sectores. Hemos hablado de la corrupción, pero también hemos hablado y estamos actuando en uno de los elementos fundamentales para reivindicar y para mejorar nuestra democracia, y es el de reordenar nuestro pasado para mirar con mayores garantías hacia el futuro. 

Y, en ese contexto es evidente que la Fundación Francisco Franco lo que ha hecho, ha sido trasladar una suerte de amenaza a la Presidencia del Gobierno, que es quien está representando a los millones de españoles y españolas. Bueno pues yo lo que les digo es que la determinación del Gobierno de España es firme y que mañana en el Consejo de Ministros, se empezará, se comenzará el expediente de exhumación del dictador, porque entendemos que ninguna democracia puede tener ningún mausoleo que rinda tributo a un dictador.

En relación con Cataluña, han sido varias preguntas las que ha hecho. A mí me gustaría, voy a empezar por el inicio de su reflexión y sus preguntas en relación con lo que ha publicado el diario La Vanguardia. Vamos a ver. El presidente Torra cuando dice las cosas que dice no se está dirigiendo a una mayoría de catalanes, y la política tiene que estar al servicio de la convivencia. Y el presidente Torra sabe perfectamente cuál es el camino que depara o depararía volver al unilateralismo. Volver a la quiebra de la legalidad. Volver al desacato. El Gobierno de España tiene muy claro cuáles son los límites. España es un Estado Social y Democrático de Derecho, donde se respeta la legalidad, pero dentro de la legalidad el Gobierno de España está dispuesto a hablar con el Govern de la Generalitat, que, por cierto lo que tiene que hacer es representar a la mayoría de catalanes, que lo que quieren es acabar con esta crisis de convivencia, con esta fractura social que viene sufriendo de unos años a esta parte.

Por tanto, la política tiene que estar al servicio de la convivencia. La seguridad en las calles, la convivencia en Catalunya, es una cuestión que afecta a todos a las administraciones públicas y a todos los partidos políticos. La convivencia es un asunto de todos. Y como presidente del Gobierno, yo insto a todos los actores catalanes a construir convivencia y no abundar precisamente en la fractura social. 

Muy bien, respetuosamente solicitamos a todos los colegas periodistas que realicemos una sola pregunta, que ya tenemos una agenda acordada. Continuamos entonces con Orlando Villar de Caracol Radio. 

P.- Presidente Pedro Sánchez, presidente Iván Duque, buenas tardes; presidente Pedro, hay una situación que se registra con el tema de los migrantes, usted ha anunciado este paquete de ayudas económicas, pero eso no va a solucionar la situación en el mediano y largo plazo. Hay una crisis humanitaria, hay miles de venezolanos que están diariamente cruzando las fronteras y ya se desplazaron hacia países vecinos, como Perú, Ecuador, Bolivia. Ustedes han estado y han seguido de cerca el tema de Siria ¿Qué se puede hacer? Definitivamente, el diálogo en Venezuela pareciera no recuperar la situación. ¿Qué podemos hacer frente a este tema de la migración masiva? ¿Cómo superar esa problemática? Y aprovecho la oportunidad para preguntarle presidente Duque, que el ELN y Pablo Beltrán, específicamente desde La Habana, ahorita que tocábamos este tema, dijo que el Gobierno colombiano no ha permitido que la comunidad internacional tenga alguna injerencia o que medie para la liberación de los secuestrados. ¿Qué le responde al ELN? Gracias

Presidente Sánchez.- Yo, en relación con su pregunta, lo que puedo trasladar a mi querido presidente Iván Duque es la experiencia europea. Nosotros llevamos al frente del Gobierno dos meses y pocas semanas, nos hemos encontrado con una crisis migratoria que nada tiene que ver con la crisis migratoria venezolana, ni en origen, ni por supuesto tampoco, en volumen. De largo es mucho más grave lo que se está viviendo en Colombia y por supuesto, en todos los países fronterizos con Venezuela. El planteamiento que siempre ha tenido el Gobierno de España en relación con la migración en la Unión Europea, es el siguiente. Si un migrante pisa las tierras de Algeciras, Cádiz, de Málaga, del Levante español, no está pisando territorio español, está pisando territorio europeo. Y si concebimos los flujos migratorios desde esta perspectiva, la solución implica a todos los miembros de la Unión Europea. 

¿Qué quiero decir con esto? Que el problema de la migración y del éxodo masivo de venezolanos hacia Colombia, no es un problema de Colombia, es un problema del conjunto de América Latina, es un problema del conjunto de la comunidad internacional. Por eso creo que es una buena noticia lo que ha anunciado la Unión Europea hoy. 35 millones, habrá gente que diga, es poco. Bien, es poco o mucho, no lo sé. No entro en la cantidad, me parece que es importante valorar el hecho. Y el hecho es que la Unión Europea mira hacia Colombia, mira hacia Perú, mira hacia Venezuela y todos los países afectados por esta crisis. Y se compromete. Por eso a mí me parece muy importante y me parece acertado lo que está planteando el presidente Duque. La crisis de Venezuela es algo que afecta al conjunto de América Latina y, en consecuencia, se exige una respuesta multilateral. Y en ese marco de una respuesta multilateral que tiene que exigir la movilización de recursos económicos financieros y políticos por parte de distintas organizaciones, ya sea Naciones Unidas, ya sea la OEA, o ya sea la Cumbre Iberoamericana, como bien ha dicho antes el presidente Duque. Lo que sí que pudo trasladar como un país humilde, pero comprometido con los valores que tienen que ver con los derechos humanos y aliado de Colombia y de América Latina, como es España, es que nosotros también estaremos ahí. 

Presidente Duque.- Yo iría, gracias además presidente por la referencia que acaba de hacer. Si me permite también hacer un comentario sobre la primera parte de la pregunta. Lo dice bien el presidente Pedro Sánchez. Aquí lo que se trata es de buscar soluciones regionales. Desde hace mucho tiempo, vengo hablando de la urgente necesidad de buscar estatus de protección migratoria especial entre varios países. Colombia ha absorbido la mayor parte de esa migración, con unas dificultades grandes, pero lo seguimos haciendo por confraternidad, pero es importante que el resto, el conjunto de países participen en la solución. 

Por eso valoro muchísimo, no solamente el apoyo económico que ha anunciado hoy el presidente Pedro Sánchez, sino también su invitación a propiciar que en el foro de la Cumbre Iberoamericana, este sea un tema que se ventile y que se busquen soluciones. Celebro eso, presidente Sánchez. 

Frente al tema del ELN. Aquí hemos estado hablando sobre la legalidad y la legalidad implica la defensa irrestricta de los derechos humanos. Un Gobierno no puede estar en la negociación de secuestros. El Gobierno lo que debe exigir es el cumplimiento de la ley y si hay voluntad de paz, entonces que la primera parte de la voluntad de paz se exprese con la liberación de los secuestrados. 

El Ministerio de la Defensa ha propiciado todos los protocolos necesarios para que se pueda adelantar esa liberación, pero nosotros no estamos en una negociación de secuestrados. De hecho, hemos sido muy claros en presentar al Congreso un paquete de reformas para que hacia adelante en nuestro país quede absolutamente claro que ni el secuestro ni el narcotráfico son mecanismos para financiar, promover u ocultar la rebelión, ni mucho menos ser delitos conexos al delito político. Acá se trata de respetar la vida, la honra y bienes de los colombianos, a la luz del artículo segundo de nuestra Constitución. Aquí se trata de hacer valer los derechos de las personas. Yo lo he dicho y lo reitero, si ELN tiene voluntad de dialogar, yo también la tengo, pero sobre la premisa de la suspensión o de la terminación de todas las actividades criminales, como elemento de confianza. Pero no podemos permitir como sociedad que el delito, y un delito tan grave como el secuestro, se convierta en un mecanismo de presión, de chantaje o de doblegación de la institucionalidad.

P.- Juan Fernández Miranda, de "ABC", España. Hola ¿qué tal? Buenas tardes. Yo quería hacer varias preguntas a los dos presidentes. Lo voy a concretar al máximo posible para ser breve. Ha dicho el presidente Duque que el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela es una dictadura oprobiosa. ¿Me gustaría saber qué opina el presidente del Gobierno de España sobre este calificativo, dado que en estas últimas horas, hemos escuchado hablar de que no es una democracia pero no con tanta rotundidad? Y también en este sentido ¿sí también ambos consideran que una posible solución pasa por que se lleve a Nicolás Maduro al comité de la Haya, al Tribunal Penal Internacional? Y, luego una pequeña cuestión de calado nacional en España, para el presidente del Gobierno Sánchez, en el contexto de la anunciada subida de impuestos que está en el debate político. ¿Quería que nos aclarara qué es para usted señor Sánchez ser rico en España? Es decir, uno de sus socios, Podemos, considera que con más de 60000 euros, se es rico. ¿Cree usted que éste es el colectivo, las personas a las que hay que subir los impuestos? Gracias.

Presidente Sánchez.- Si me permite presidente Duque, empiezo. Yo creo que la última parte de su pregunta es bien sencilla. No. Aparte, creo que hemos sido bastante claros en todos los posicionamientos que ha hecho el Gobierno de España por activa y por pasiva. Pero, en fin, como me lo preguntan o me lo formula en esos términos, le tengo que decir que no. 

En segundo lugar, claro, este es un Gobierno que tiene muy claro que aspira a construir justicia social. Y la justicia social solamente es posible y si hay justicia fiscal detrás. Es decir, que aquellos que más tienen, más contribuyen a la hacienda. Si nos hemos marcado como una prioridad por parte del Gobierno, el reconstruir muchos de los elementos dañados del Estado de bienestar, y en ganar en cohesión social en una sociedad tan profundamente desigual como es la sociedad española, pues sin lugar a dudas, el debate sobre la fiscalidad justa o la justicia fiscal, es necesario. Y nosotros estamos dispuestos a abrirlo. Pero evidentemente nuestro compromiso --y eso quiero que lo tenga muy claro--, es que la clase media trabajadora, que es precisamente la que ha sufragado y costeado en forma de mayores impuestos por parte de la anterior administración, y en forma de recortes el Estado del bienestar, digamos, los efectos de la crisis. El compromiso es que no se va a subir un céntimo de euro a la clase media trabajadora vía impuestos de la renta de las personas físicas o vía impuesto de sociedades o cualquier tipo de tributación en ese ámbito, por parte del Gobierno de España. 

En relación con la segunda de sus preguntas, creo que he sido bastante claro. No se puede llamar democracia a un sistema que tiene presos políticos encarcelados por sus ideas. Y en relación con su primera pregunta o segunda pregunta vinculada con Venezuela, sí que le diré que cada país es lógicamente soberano de decidir cuáles son las estrategias que toma para resolver la crisis en Venezuela. Nosotros lo tenemos también claro, creemos que Venezuela tiene que empezar una conversación consigo misma y que tiene que resolver, se tiene que resolver entre venezolanos esta crisis que dura ya muchos años, que está trayendo mucha pobreza y mucha miseria y mucho sufrimiento al pueblo venezolano, y que, desde luego, debe encontrar en lo que es su efecto inmediato, el éxodo masivo de venezolanos, la solidaridad del conjunto de la comunidad internacional. Y singularmente, de España eso lo tendrá. 

Presidente Duque.- Como la pregunta sobre La Haya fue para los dos, yo quisiera hacer una referencia. Uno de los esfuerzos más grandes que ha hecho la humanidad en los últimos 25 años, es haber sacado adelante el Estatuto de Roma para que no queden en la impunidad crímenes graves contra la sociedad. Y yo debo decir que la congruencia y la coherencia es muy importante en el ejercicio de la Función Pública. Siendo senador yo denuncié a Nicolás Maduro, me acompañaron 76 senadores de Colombia y 50 congresistas de Chile, con el apoyo del entonces congresista Felipe Castro, hoy senador. Y creo que recientemente, lo que ha hecho el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro es valiente y es necesario, y es denunciar ante la Corte Penal Internacional una serie de conductas sistemáticas que son violatorias del Estatuto de Roma y que ameritan una sanción. Yo creo que el reto que tenemos hoy varios jefes de Estado en la región es respaldar ese esfuerzo que ha venido haciendo el Secretario General, pidiendo que se adelante una investigación. Rápidamente. Para que también se sienta esa presión de la comunidad internacional, ante la brutalidad, ante los atropellos, ante la forma tan, muchas veces, inclemente, con la cual se han puesto en peligro las vidas de tantos inocentes. Entonces, creo que esa es una acción que ojalá la comunidad internacional la recoja, y la recoja con mucha afirmatividad. 

Y quisiera también decir una cosa. Lo que ha expresado ahora el presidente Pedro Sánchez, me parece muy importante. Mostrar que no es una democracia donde se están presentando estas situaciones. Creo que ese señalamiento, esa voz que ha levantado también el presidente Pedro Sánchez contribuye a ese rechazo de la comunidad internacional. 

P. Oriana Garces, de doble U Radio. Buenas tardes, el Gobierno colombiano Sánchez suspendió la licitación para la recuperación del galeón San José. ¿Usted, qué le planteó al presidente Iván Duque sobre un futuro en una futura licitación? ¿Cómo sería esa recuperación del galeón San José? Y también, durante la charla, se habló de la implementación de los acuerdos de paz y de que el presidente está comprometido con la implementación, pero también habla de modificaciones. ¿Qué opina usted de esas modificaciones? 

Presidente Sánchez.- Bueno, respecto a la primera de sus preguntas, yo creo que esto es como en la vida, cuando uno tiene un problema político, como cuando tiene un problema familiar. Hay dos opciones, una es decir no me interesa resolverlo y ahí lo dejo, o vamos a resolverlo. Yo creo que el presidente Duque y yo mismo en la conversación que hemos tenido privada, y también, con nuestras delegaciones, lo que hemos dicho es que queremos darle una solución a la cuestión del galeón. Por tanto, si queremos darle una solución a la cuestión del galeón, lo que no podemos hacer es empezar por aquello en lo que discrepamos. Hay que trascender y me ha gustado la aproximación que ha hecho el presidente Duque. Primero de coincidencia en el propósito, es decir que tenemos que resolver esta cuestión, y de que tenemos que comenzar su solución desde una perspectiva completamente distinta a como se ha hecho en el pasado. Y esa perspectiva no puede ser si esto es tuyo o esto es mío. Yo creo que la perspectiva tiene que ser cómo contribuimos resolviendo esta cuestión de galeón al enriquecimiento intelectual, histórico, cultural de la humanidad. Y es en ese contexto, en ese marco, donde yo creo que ambos Gobiernos estamos dispuestos a manifestar nuestra voluntad de encontrar una solución. Pero todo pasa por algo tan cotidiano y tan humano, como ser conscientes de si queremos o no queremos resolver este problema, y creo que ambos Gobiernos hemos manifestado nuestra voluntad de querer resolverlo. 

Y respecto a la segunda sus preguntas. Mire, yo soy un profundo demócrata. El Gobierno colombiano y el presidente Duque ganó unas elecciones con un proyecto político que tenía dentro de su discurso y su proyecto una serie de modificaciones de esos acuerdos de paz, que fueron respaldados por una mayoría amplia de la sociedad colombiana. A mí me parece que lo más importante es que el presidente Duque no reniega de la paz. No reniega de los acuerdos. Al contrario, por las conversaciones que hemos tenido, y también con el Gabinete. Lo que he visto es un Gobierno comprometido con la paz. Y es ahí donde nosotros, digamos, nos quedamos, en ese reconocimiento, en ese compromiso. Y por supuesto, en nuestro apoyo.

Presidente Duque.- Yo agregaría primero, Oriana, porque la pregunta es muy pertinente. Hemos tenido un diálogo amable, franco, como debe ser. Y sin duda, hay que encontrar las cosas que nos unen y no las cosas que nos dividen. Aproximar la discusión desde el punto de vista de la propiedad, pues obviamente no va a conducir a una solución. Y me parece que lo que se ha abierto es el camino para dialogar sobre cómo algo que a todas luces constituye una maravilla de la humanidad, puede ser puesto al servicio de la humanidad. Y sobre esa premisa es que podemos encontrar por lo menos, oportunidades de conversación. Creo que esa es la forma en la cual hay que ponerle grandeza a la conversación, no quedarnos solamente en los detalles, o en los pequeños detalles que tienen además connotaciones de carácter legal, administrativo o patrimonial. Creo que por ahí es la cosa. Y frente a lo otro, Colombia me ha escuchado. Nosotros nunca hicimos campaña sobre la destrucción de los acuerdos de paz. Lo que dijimos era que había que corregir aquellas cosas que han salido mal y que merecen por el bien de Colombia, encontrar soluciones. Nosotros ya presentamos al Congreso un proyecto para que hacia adelante, el narcotráfico y el secuestro no sean considerados delitos conexos al delito político, ni mucho menos delitos para financiar, promover u ocultar la rebelión. Nosotros hemos hablado de la necesidad de honrar los compromisos de erradicación voluntaria, pero al mismo tiempo de mantener una connotación de obligatoriedad, pero que permita también llegar con todos los brazos del Estado para abrir espacios y caminos de desarrollo alternativo.

Y así lo hemos hecho en los territorios en poco más de 20 días de Gobierno. En los territorios hablando con las comunidades. Ustedes nos han acompañado y esa ha sido la aproximación. También hemos sido claros en que armas y dineros escondidos, que por un lado las armas debieron ser destruidas, y por otro lado los dineros entregados para reparar a las víctimas, pues implica que quien haya hecho su ocultamientos, tenga una responsabilidad significativa y valorada. 

Y por otro lado, tiene que ver con los temas de representación política cuando hay condenas por crímenes de lesa humanidad pero manteniendo la representación del partido. Son puntos que han estado en la discusión y lo que más deseo es que esto pueda ser llevado a un gran acuerdo nacional. El país tiene que enfrentar esto por el bien del país, no por una agenda política, sino por el bien del país. ¿Para qué? Para que en un marco de legalidad, le demos a todos los colombianos la plena certeza que no se van a seguir sintiendo atormentados por el delito, por el crimen. Ustedes saben que hemos estado en los territorios con la fuerza pública, hablando del plan diamante, del plan "el que la hace la paga", de promover la red de participación cívica, porque tenemos que recuperar la legalidad en nuestro país. Entonces, en esa línea de construir una paz con legalidad, de construir una paz sobre los principios de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, me complace haber recibido el respaldo del presidente del Gobierno español durante su visita.

Muy bien, de esta forma damos por terminada la declaración conjunta entre los presidentes de Colombia y el Gobierno español. Agradecemos a todos su atención 

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)