Conferencia de prensa del presidente del Gobierno después de la reunión del Consejo Europeo

23.3.2018

Bruselas

Presidente.- Señoras y señores, muy buenas tardes y muchas gracias por su asistencia. Permítanme comenzar esta comparecencia mostrando mi solidaridad, ya lo he hecho personalmente, con el presidente de la República Francesa, pero mostrándola públicamente, con él, con el Gobierno y el pueblo de Francia ante lo que parece un nuevo atentado terrorista.

En este Consejo, precisamente, hemos recordado a las víctimas de otros atentados en Bruselas y en Londres. Una vez más hay que decir que no bajaremos nunca la guardia en la lucha contra el terrorismo ni en el recuerdo a las víctimas.

Señoras y señores, acaban de concluir dos días de intensas reuniones. Ayer y hoy tuvo lugar la reunión ordinaria del Consejo Europeo de primavera. Esta mañana se ha celebrado un Consejo Europeo a 27 sobre el Brexit, y a continuación ha tenido lugar una Cumbre del Euro a 19, y también cabe señalar que hoy, a primera hora, he asistido a una reunión con el presidente de la República Francesa, el primer ministro de Portugal y representantes de las Regiones Ultraperiféricas, entre ellos, el presidente del Gobierno de Canarias que, en estos momentos, es presidente de las Regiones Ultraperiféricas.

Los tres, el presidente de la República Francesa, y los dos primeros ministros nos hemos comprometido a defender el espíritu de los tratados y a dar la batalla en beneficio de las Regiones Ultraperiféricas que, como saben, están en una situación, por la propia situación en la que están, distinta al resto de los países y regiones que componen y conforman la Unión Europea.

Voy a intentar hacer referencia, aunque sea de forma breve, a todas estas reuniones.

Como viene siendo habitual, el Consejo Europeo de marzo ha tenido un importante contenido económico y ello se refleja en las conclusiones. En primer lugar, hemos constatado la importancia de avanzar en las estrategias del mercado interior en marcha, bienes y servicios, digital, energía y mercado de capitales. El mercado interior, como saben, es el mayor activo que la Unión Europea tiene desde el punto de vista económico y es esencial para nuestro crecimiento, y por ello, en este Consejo hemos pedido los mayores esfuerzos en estos ámbitos de forma que consigamos avanzar lo más posible antes de las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Para España, como también conoce, son particularmente relevantes las áreas de la energía y digital.

En segundo lugar, hemos reafirmado nuestro compromiso con el Pilar Europeo de Derechos Sociales. Europa debe preservar su Estado de Bienestar y para eso es fundamental crecer y crear empleo y eso es lo que estamos haciendo.

En tercer lugar, como corresponde al Consejo Europeo de marzo, hemos respaldado las prioridades de política económica de la Unión Europea para 2018, que son: inversión, reformas estructurales y responsabilidad fiscal.

Como ustedes saben, estas prioridades coinciden con los principales ejes que han orientado la acción económica de mi Gobierno durante los últimos años y en torno a estas líneas elaboraremos el Plan Nacional de Reformas y el Programa de Estabilidad que remitiremos en el mes de abril.

También en relación con los procedimientos europeos quiero comunicarles que España cerró el año 2017 con un déficit del 3,07, bajando desde un 4,3 en 2016. Por tanto, hemos cumplido con nuestros compromisos europeos en materia fiscal, y no se trata solo de cumplir con nuestros compromisos y nuestras obligaciones europeas en materia fiscal sino que la reducción del déficit -recuerdo que cuando llegamos al Gobierno estaban en 9,3-, el cuadrar las cuentas ha sido, sin duda, un factor decisivo para la recuperación económica de España, para la vuelta al crecimiento económico y la creación de empleo.

En cuarto lugar, como saben, uno de los temas fundamentales de este Consejo ha sido el comercio. España siempre ha defendido el comercio como elemento esencial para el crecimiento económico y para el empleo porque nuestra experiencia así lo demuestra. En las discusiones yo me he referido a dos temas: acuerdos comerciales y las medidas adoptadas unilateralmente por Estados Unidos.

En concreto, respecto a los acuerdos comerciales hemos vuelto a destacar la importancia de concluir lo antes posible las negociaciones con Mercosur y hemos pedido los mayores esfuerzos en estas negociaciones. Respecto a las medidas adoptadas por Estados Unidos en relación al acero y al aluminio, lo primero que quiero decirles es que no son una buena decisión, y antes de imponer medidas de este tipo que ponen en riesgo la buena marcha del comercio internacional -que como les decía antes, es fuente de crecimiento y creación de empleo- es necesario agotar todas las alternativas existentes.

Estados Unidos y la Unión Europea tenemos muchos ámbitos en los que podemos cooperar, en particular para resolver nuestras diferencias en relación a estos productos: el G20, la OCDE, el Foro Global del Acero o la propia OMC. Y, además, la Unión Europea está dispuesta a tratar los temas comerciales de interés común con Estados Unidos. Vamos a tratar con Estados Unidos de estos temas e, insisto, esperamos llegar con la mayor celeridad posible a un acuerdo porque el comercio es fuente de crecimiento económico y fuente de empleo y creo que dar pasos en la dirección contraria a la apertura comercial y a lo que dicta el sentido común no es algo de lo que se pueda beneficiar nadie.

Por último, en el ámbito económico hemos hablado también de la economía digital. Me referiré a dos cuestiones concretas:

Primero, hemos discutido sobre la tributación de las empresas digitales. Como saben, la Comisión ha presentado esta semana una propuesta para gravar los ingresos generados por ciertos servicios digitales. Esta iniciativa responde a una petición que hizo España junto a otros socios europeos el pasado mes de septiembre. Yo creo que esta propuesta va en la buena dirección y por eso España la impulsará en el Consejo, por lo razonable que es que todas las empresas, también las digitales, tributen allí donde generan ingresos. Es la forma de que todos los negocios digitales y no digitales puedan competir en igualdad de condiciones.

En segundo lugar, también hemos hablado de un tema de actualidad, como es el uso indebido de datos en el mundo digital. Como saben, los datos son el principal activo de la economía digital y, por ello, debe garantizarse una regulación adecuada de los mismos en relación a su propiedad, privacidad, accesibilidad, transparencia y la responsabilidad en su uso. Algunos de estos aspectos han sido recogidos en las conclusiones exigiendo a las redes sociales y a las plataformas digitales que garanticen unas prácticas adecuadas. Solo así el entorno digital será seguro y fiable.

Y, por último, hemos celebrado, como le recordaba al principio, una Cumbre del Euro sobre la profundización de la Unión Monetaria. Debemos de continuar trabajando para asegurar un euro fuerte y estable y ello requiere trabajar a nivel nacional y también de la Unión Europea para completar la Unión Bancaria y avanzar en la Unión Fiscal. La Unión Bancaria se está discutiendo a nivel de ministros, por eso, hoy nos hemos centrado en cuestiones a más largo plazo. En particular, la intención es forjar una visión común sobre la Unión Fiscal y empezar a dar pasos concretos.

Mi posición es conocida: la Unión Monetaria necesita un presupuesto común, una capacidad fiscal que pueda apoyar a los países en un momento de crisis. Pero para poner en marcha un mecanismo de este tipo es necesario que nuestras economías sean competitivas en el euro y que apliquen políticas fiscales responsables; es decir, presupuesto europeo y responsabilidad en la gestión de nuestras economías están ligados; y ambas cosas son necesarias para tener un euro fuerte. En esta Cumbre del Euro hemos empezado a discutir, sin ánimo de llegar a ninguna suerte de conclusión por escrito, pero ya hemos empezado a hablar de estos temas y fijando posiciones y yo, desde luego, lo valoro muy positivamente.

También hemos analizado en este Consejo a solicitud del Reino Unido, los gravísimos hechos ocurridos en Salisbury con la utilización por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial de un arma química en un territorio europeo. La Primera Ministra May nos ha puesto al día en relación con las investigaciones que se están desarrollando sobre el terreno. A lo largo de esta semana se ha desplazado también al Reino Unido una delegación de representantes de la OPAQ, como saben, la Organización Para la Prohibición de Armas Químicas, para analizar lo acaecido, identificar a los responsables y adoptar -en su caso- las pertinentes medidas.

Quiero subrayarles que existe pleno apoyo y solidaridad con el Reino Unido por estos hechos que no pueden más que ser condenados en los términos más rotundos. El Ministerio de Asuntos Exteriores, como también conocen, hizo público un comunicado el pasado 13 de marzo expresando asimismo nuestra honda preocupación.

Hemos tratado también los Balcanes Occidentales. Se trata de una región vecina de la Unión Europea que reviste gran relevancia estratégica y que afronta desafíos complejos. La estabilidad de los Balcanes Occidentales es clave para la Unión Europea, más aún, si tenemos en cuenta su cercanía geográfica. El proyecto de integración europeo se basa en la creación de un espacio de prosperidad compartida que debe de beneficiar también a sus regiones vecinas. España mantiene un firme compromiso con el desarrollo, la estabilidad y el bienestar de la región. Apoyamos, por ello, una estrategia de la Unión Europea para los Balcanes Occidentales centrada en el análisis de sus desafíos y en la identificación de los instrumentos más adecuados para afrontarlos.

Hemos hablado también sobre Turquía. Hemos constatado las dificultades surgidas recientemente en las relaciones con Turquía, dificultades que esperemos se superen pronto, puesto que es fundamental mantener unas buenas relaciones de vecindad con este país que es un socio estratégico.

Y, además de la reunión del Consejo Europeo ordinario, esta mañana hemos celebrado una reunión del Consejo Europeo a 27, con todos los Estados miembros a excepción -como saben- del Reino Unido. Hemos contado con la participación del negociador jefe europeo, Michael Barnier, quien nos ha informado sobre el estado de la situación de las negociaciones. Lo más destacado de este Consejo Europeo de 27 ha sido la adopción de unas orientaciones para la negociación sobre el marco de la relación futura entre la Unión Europea y el Reino Unido. Con la adopción de dichas orientaciones se abre una nueva fase en las negociaciones sobre el Brexit. En esta nueva fase, al igual que la anterior, los derechos y los intereses de los ciudadanos serán nuestra gran prioridad.

Las orientaciones perfilan la futura relación con Reino Unido. Deseo destacar que en el primer párrafo de las orientaciones se confirma una vez más que la aplicación del periodo transitorio a Gibraltar depende de un acuerdo bilateral entre España y el Reino Unido. En este sentido, quiero decirles, que ya hemos iniciado conversaciones bilaterales con el Reino Unido, estas progresan satisfactoriamente y que esperamos lograr un acuerdo en los próximos meses que asegure, en primer lugar, el mantenimiento y mejora de la situación de los trabajadores transfronterizos -que es nuestra prioridad- y soluciones razonables para una serie de cuestiones que han venido afectando negativamente a la zona del Campo de Gibraltar.

Asimismo, hemos podido tratar y constatar los avances que se han producido en el Acuerdo de Retirada, siempre bajo el principio de que nada está acordado hasta que todo esté acordado, en particular sobre los derechos de los ciudadanos y el arreglo financiero.

Además, merece una valoración especialmente positiva el periodo transitorio que dará mayor seguridad y certidumbre a los ciudadanos y a las empresas. Como saben, el periodo transitorio permitirá extender la aplicación del acervo europeo hasta el mes de diciembre de 2020. Reitero que los ciudadanos son nuestra prioridad en las negociaciones sobre el Brexit. Los negociadores han logrado una acuerdo de principio sobre un texto jurídico que garantiza el mantenimiento más completo de los actuales derechos que la normativa de la Unión concede a los residentes europeos y, por tanto, a nuestros residentes en el Reino Unido.

Además, lo que supone un logro importante, en la fecha de referencia en materia de derechos de los ciudadanos no será la de la retirada del Reino Unido de la Unión sino la fecha de finalización del periodo transitorio, como saben, final del 2020.

Por último, como recordaba al principio, esta mañana he participado junto con el presidente francés Macron, y el primer ministro portugués Costa, en una reunión con representantes de las Regiones Ultraperiféricas de la Unión. Esta reunión ha sido organizada a iniciativa de Canarias, vuelvo a recordar, en este momento ostenta la presidencia rotatoria de la Conferencia de Presidentes de las Regiones Ultraperiféricas, y estas Regiones Ultraperiféricas -como todos ustedes saben- tienen unas características específicas, recogidas en el tratado de funcionamiento de la Unión Europea y merecen un tratamiento diferenciado en el Marco Financiero Plurianual de la Unión. El Gobierno de España, como les recordaba al principio, junto con Francia y Portugal, reafirmaba su compromiso con las Regiones Ultraperiféricas de cara a la negociación del marco financiero post 2020.

En suma, han sido dos días muy intensos. Se ha reunido el Consejo Europeo de Primavera, hemos tenido esta reunión a la que me refería con las Regiones Ultraperiféricas, una reunión a 27, otra del euro, hemos tratado asuntos importantes y dado respuesta a alguno de los acontecimientos que más preocupan en este momento al conjunto de la opinión pública europea.

A partir de ahí, estoy a su disposición para lo que quieran preguntar. Adelante.

P.- María Carou, de Radio Nacional. Quería preguntarle, presidente, por Cataluña. Quería preguntarle por Marta Rovira, que se ha fugado y ha echado la culpa al Gobierno de España en una carta diciendo que se va porque ustedes no dejan que la gente vote en libertad. Y, en segundo lugar, teniendo en cuenta la situación que estamos viviendo anómala en Cataluña con un candidato que puede entrar en prisión hoy mismo, con un pleno de investidura a medias. ¿Qué espera usted de este fin de semana? ¿Qué le gustaría que pasase en Cataluña?

Presidente.- Yo no voy a polemizar mi posición. Es conocida y la de otros también lo es. Yo solo quiero decir que vivimos en unas sociedades donde todos debemos respetar las decisiones judiciales y cuando la Justicia nos llama, debemos comparecer. A partir de ahí, yo ya ni puedo ni debo entrar en otra suerte de consideraciones ni de motivaciones que no me corresponde analizar a mí. Pero, insisto, en una sociedad, en un entorno como el europeo, cualquier ciudadano que recibe una citación de la Justicia, lo normal es que comparezca. A partir de ahí, vuelvo a insistir, no voy a entrar en más motivaciones.

El pleno después de la reunión plenaria que tuvo ayer en el Parlamento de Cataluña, creo que mañana hay otra nueva reunión. Yo espero que a la vista de los acontecimientos que se produzcan, que no sabemos cuáles son, el presidente del Parlamento tome las decisiones ajustadas a derecho como en su lugar las tendríamos que tomar cualquiera.

P.- Ana Pisonero, agencia Europa Press. En primer lugar, si me permite, ¿espera que la Justicia reactive la euroorden contra el expresidente Puigdemont aquí en Bélgica? En segundo lugar, respecto a Kosovo, ¿se ha decidido ya el nivel de participación que tendrá España en la parte formal de la Cumbre? Entiendo que usted no va a participar directamente. Y si puede explicar un poco…

Presidente.- ¿Sobre qué asunto?

P.- Sobre Kosovo, sobre la Cumbre con los Balcanes, si nos puede dar un poco la reflexión de por qué España participará en la parte formal a un nivel quizá inferior, si entendemos bien. Y, en tercer lugar, respecto a Rusia, ¿España también se va a solidarizar y va a tomar algún tipo de medida diplomática llamando a consultas al embajador, o expulsando a algún diplomático ruso como bastantes países están pensando hacer?

Presidente.- Son tres preguntas. La primera no está en mis manos responderla, no me compete a mí y lo desconozco. Me pregunta si los tribunales van a reactivar la euroorden para que el señor Puigdemont o cualquier otra de las personas que en su día no acudieron a su citación, es algo que desconozco, no estoy en situación de poder decírselo en este momento. Por tanto, tendremos que esperar a la decisión que adopten.

En relación a la Cumbre de los Balcanes, entiendo que se refiere usted a la Cumbre que tendrá lugar el próximo mes de mayo en Sofia y a la que me he referido yo en mi intervención inicial.

Esa Cumbre, hay previsto una cena el primer día que me parece que es una cena informal de los miembros del Consejo Europeo. Yo estaré allí, vamos a ver qué es lo que se trata en esta Cumbre pero nosotros tenemos un problema importante, claro, estamos un poco sorprendidos de que algunos hablen de ampliación de la Unión Europea -asunto que se trata junio-, ampliación a algunos países que no reconocen varios países de la Unión Europea, uno de los cuales es España. Por tanto, tomaremos la decisión a la vista del formato, a la vista del proyecto de declaración que se nos plantee, pero realmente esto nos genera una cierta preocupación.

En relación al tercer asunto, Rusia, ayer se han tomado -como ustedes saben-dos decisiones importantes: la primera es el apoyo al Reino Unido, acompañada de la afirmación de la gran probabilidad de que Rusia estuviera detrás de esos acontecimientos. Todos los países que estuvimos en la reunión de ayer a la noche apoyamos a la primera ministra y al Reino Unido, tomamos también una decisión que ustedes también conocen, que es la retirada, la llamada a consultas del embajador de la Unión Europea ante Rusia y a partir de ahí, ya hay algunos países que han anunciado medidas a mayores y nosotros a lo largo de este fin de semana y de las próximas fechas nos pondremos en contacto con nuestros colegas de la Unión Europea para intentar que las posiciones y las decisiones que se adopten sean respaldadas por todos y tengan un amplio consenso.

P.- Miquel Roig, para "Expansión". Sobre el debate sobre la reforma del euro, me gustaría saber si ¿es usted optimista de cara a las conclusiones a las que puedan llegarse en junio y si cree que todos los elementos que defiende España: la capacidad fiscal, el fondo de garantía de depósitos, van a estar incluidos en esa hoja de ruta?

Presidente.- Hubo hasta un debate sobre la hoja de ruta porque hubo quien dijo que aquí había demasiadas hojas de ruta y que ya era suficiente. Yo pienso que la Unión Bancaria está bastante avanzada y creo que por lo menos alguna decisión en el mes de junio deberíamos tomar, y eso creo que fue el acuerdo generalizado -no expreso-porque, como dije antes, no se ha tomado, no era una reunión para tomar decisiones sino simplemente para escucharnos los unos a los otros e intentar aproximar posiciones. Yo espero que haya avances sobre la Unión Bancaria de cara al mes de junio.

En relación con la Unión Fiscal, esto va más lento, es decir, esto va más lento. Ya sabe usted que Europa no se ha construido en 24 horas. Desde 1957 y antes incluso, han pasado unos cuantos años. Fíjese cuando vino el euro, después del euro fuimos avanzando, se han hecho avances importantes en materia bancaria -aún queda-pero, bueno, nuestra posición es que haya una capacidad fiscal de la Unión Europea para atender shocks asimétricos que se puedan producir, como hemos visto, en la Unión Europea. Pero eso tiene que ir acompañado de la exigencia de que todos los países hagan reformas estructurales porque si no -y sean competitivos- podrían darse situaciones injustas. Sería injusto políticamente y sería injusto también desde el punto de vista económico. Pero, en fin, lo importante es que estos debates se produzcan, que cambiemos opiniones, no estaba encima de la mesa el tomar ninguna decisión pero, resumiendo la respuesta a su pregunta, creo que habrá avances en junio en la Unión Bancaria y el tema de la Unión Fiscal aún nos llevará algún tiempo.

P.- Laia Forès del diari "Ara". Ayer el candidato a presidente de la Generalidad, Jordi Turull, extendió la mano al diálogo. ¿Qué respuesta le da? Y, luego también, si el hecho de que hoy la mitad del último Gobierno de Cataluña pueda, los miembros del Gobierno puedan acabar en prisión puede dificultar ese diálogo.

Presidente.- Como todos ustedes saben, el día 21 de diciembre tuvieron lugar las últimas elecciones al Parlamento de Cataluña, las últimas que han tenido lugar, y yo comparecí ante la opinión pública el día 22 de diciembre. Lo que yo dije entonces lo mantengo ahora, no vamos a cambiar de opinión cada cuarto de hora. Le voy a leer algunas cosas: "corresponde ahora a los partidos políticos catalanes ofrecer las soluciones de gobernabilidad que exige la sociedad catalana". Eso fue lo que dije el 22 de diciembre, y dije: "sea cual sea la solución que consiga el apoyo mayoritario de la Cámara, el Gobierno resultante estará -como todos los Gobiernos, todos los que hay en España, los que hay en toda Europa-sometidos al imperio de la ley". Dije luego, al día siguiente: "unas elecciones siempre suponen un nuevo comienzo en democracia, la oportunidad de abrir una nueva etapa y yo confío que en Cataluña se abra a partir de ahora una etapa basada en el diálogo y no en el enfrentamiento, en la cooperación y no en la imposición, en la pluralidad y no en la unilateralidad". "El Gobierno de España -termino ya-quiere ofrecer toda su colaboración y toda su mejor voluntad y diálogo constructivo, abierto y realista pero -lo dije entonces-siempre dentro de la ley".

Realmente, lo que queremos todos, incluso desde planteamientos políticos diferentes, es recuperar la normalidad institucional, recuperar la normalidad económica, recuperar la normalidad social, un Gobierno que cumpla la ley, que mire hacia adelante e intentar construir. Eso es lo que yo pienso que quiere una mayoría pero, como decía al principio, corresponde a los partidos catalanes ofrecer las soluciones de gobernabilidad. Aquí cada uno tenemos nuestras propias competencias, como es evidente. Es decir, el Gobierno asumió sus responsabilidades, tomó una decisión difícil. Algunos la compartieron, otros no la compartieron. Hemos asumido nuestras responsabilidades y estamos ahora, mientras se mantenga esta situación transitoria, gobernando la Generalidad y los servicios públicos funcionan razonablemente, se paga a los proveedores... Pero lo que todos deseamos -es de puro sentido común-es una vuelta a la normalidad. Pero me temo que eso depende de las decisiones de muchos y no solo de las decisiones de unos pocos. Insisto, me gustaría -y ese debía de ser el objetivo-recuperar la normalidad institucional, la normalidad económica y la normalidad social.

P.- Adolfo Lorente, del periódico "El Correo". Respecto a otro tema europeo. Respecto al acero y la decisión de Donald Trump. Ayer fue una Cumbre un poco extraña, un poco confusa, venían noticias desde Washington, si sí, si no, cambiamos la agenda, esperando el tuit de Donald Trump. Al final no llegó y se fueron todos a dormir esperando un papelito que llegara antes de las 5 de la mañana. Al final llegó. Al final ha dado una suerte de tregua de un mes a Europa. ¿Qué pide Donald Trump para acabar con esto? Y, luego, si, entre sus colegas, se han acostumbrado a vivir ya en esta suerte de diplomacia de las redes sociales a golpe de tuit.

Presidente.- No le falta a usted razón, qué quiere que le diga. La situación ayer era confusa, esto se iba a tratar en una sesión, creo que era la de la tarde. Al final la tratamos en la cena y hubo -efectivamente-un debate, no hubo ninguna declaración formal pero, bueno, al final lo que nos ha llegado en el día de hoy es que los aranceles para el acero y para el aluminio no se van a aplicar, entre otros, a la Unión Europea hasta el día 1 de mayo y, mientras tanto, lo que se nos ofrece es una negociación. Naturalmente, nosotros estamos dispuestos a defender y qué se nos va a demandar por parte de las autoridades americanas no lo sabemos pero, lógicamente, lo que sí hemos transmitido en nuestras conclusiones es que esto no nos gusta. Nosotros estamos a favor del libre comercio. La historia demuestra que el libre comercio genera crecimiento y empleo y el mirar hacia el exterior. Ahora nosotros estamos, además, con un superávit de nuestra balanza de pagos que ha sido decisivo. Yo lo he dicho muchas veces y es verdad: las empresas exportadoras españolas han sido decisivas a la hora de la recuperación económica. Por tanto, lo que queremos nosotros es que esto se resuelva a la mayor celeridad posible, queremos continuar haciendo acuerdos comerciales, espero que se cierre pronto -como decía antes- el de Mercosur.

He hablado hace pocas fechas también con el presidente de Brasil, con el señor Temer, y a ver si entre todos somos capaces de cerrarlo. Y con Estados Unidos, queremos tener una relación buena en todos los temas, incluido también en los temas comerciales. Por tanto, si ahora se quiere hablar con la Unión Europea, es evidente que la Unión Europea hablará y escucharemos muy atentamente qué es lo que se nos plantee y vamos a intentar afirmar una posición que todo el mundo defiende, o casi todo.

P.- Dani Rovirosa. Volviendo al tema de Cataluña, insistiendo en la pregunta de mi compañera. El Gobierno español, usted, ¿está dispuesto a sentarse a negociar sea quien sea el presidente elegido por el Parlamento de Cataluña?

Presidente.- Yo estoy dispuesto a negociar y a hablar, lo he estado siempre, siempre dispuesto. ¿Sea quién sea? Al que elija el Parlamento de Cataluña, siempre y cuando la ley permita que esa persona sea elegida; es decir, yo siempre he dicho que lo que me hubiera gustado -y lo reitero ahora-es que se presente un candidato que no tenga problemas con la justicia. Es que lo he dicho desde el día 22 de diciembre, que fue el día al que correspondían las palabras que he dicho. Da la sensación, a veces, de que no se quiere resolver este problema, y hoy en día presentamos un candidato de se ha ido a vivir a Bruselas, al día siguiente presentamos a otra persona, en fin, que está en una situación compleja, ahora presentamos a otra, etc. Si se presenta un candidato que no tenga problemas con la justicia, sin duda alguna, será más fácil pero es que en este momento, que ya llevamos unos cuantos meses, no se ha elegido a nadie como presidente de la Generalidad.

Y yo lo que quiero, tenga usted la total y absoluta convicción, como he dicho antes, es que se recupere la normalidad institucional, económica y social. Creo que eso es bueno absolutamente para todos, para todos los que viven en Cataluña, para todos los que vivimos fuera, para la Unión Europea, para la economía y para el bienestar de todos. Yo, esa decisión no me corresponde a mí porque -como ustedes saben- presido un partido que no ha tenido muchos apoyos en las últimas elecciones. Pero mi responsabilidades como presidente del Gobierno, procuro cumplirlas. Lo importante es que también los demás cumplan con las suyas y ese día, 22 de diciembre, dije: "Corresponde ahora a los partidos políticos catalanes ofrecer soluciones de gobernabilidad".

Pues espero que las encuentren a la mayor celeridad posible.

P.- Mariano Calleja, del diario "ABC". Tengo dos preguntas, presidente. Una sobre Cataluña. A la vista de los últimos hechos de estos últimos días, el reloj ha empezado a correr en el Parlamento de Cataluña. ¿Cómo vería una repetición de elecciones? ¿Cree que sería una solución dado lo que estamos viendo, que parece que no se puede de momento elegir un presidente?

Y, por otra parte, sobre Gibraltar. Quería confirmar, presidente, si en las conversaciones bilaterales con el Reino Unido ¿se va a tratar el tema de la soberanía o lo han dejado totalmente aparcado ya? Gracias

Presidente.- No. En las conversaciones con Gibraltar no se va a tratar el tema de la soberanía porque una cosa es el Brexit y otra es que nosotros mantengamos, como no podía ser de otra manera y como todo el mundo entiende, nuestra posición, pero estamos ahora hablando del Brexit y el tema de la soberanía no se trata aquí. Aquí de lo que vamos hablar es, sobre todo, de la gente, de los ciudadanos y, en concreto, los trabajadores del Campo de Gibraltar. No queremos que el Brexit empeore su posición. Vamos a intentar acabar con la situaciones de tráfico ilícito, queremos mejorar la transparencia y el intercambio de información fiscal, el uso futuro del aeropuerto, hay cuestiones de pesca y medio ambiente; es decir, hay temas muy importantes que afectan al conjunto de los ciudadanos y luego está el otro asunto que tiene otro planteamiento y otros cauces diferentes.

En cuanto a, como usted ha dicho, a partir del día de ayer comienza a contar el plazo de los 2 meses, de tal suerte que si en dos meses no se elige ningún presidente de la Generalidad, las elecciones automáticamente se convocan y tocaría aproximadamente, yo creo que es en julio, podría ser entre el 15 y el 20 de julio aproximadamente.

Y me pregunta usted, ¿cuál es mi opinión? Mi opinión es que todo lo que sea excepcionalidad en lo institucional no es bueno. Yo no soy partidario de que se repitan elecciones. Sabe usted que se repitieron, todos recuerdan las elecciones generales en el año 2016. Yo creo que eso no es bueno. La gente vota, y los políticos tienen la obligación de -a la vista de las decisiones que toma la gente-resolver el problema y no crear otros; por tanto, a mí me gustaría -tengo la misma posición de siempre-- que se elija una persona, que sea consciente de que tiene que cumplir la ley como cualquier gobernante en cualquier lugar del mundo, y que seamos capaces de construir algo positivo.

P.- Natàlia Segura, del Avui. ¿Su Gobierno tiene conocimiento sobre el paradero de Marta Rovira? Gracias.

Presidente.- Que yo sepa no.

P.- Griselda Pastor, de la cadena SER. Presidente, quería preguntarle, Puigdemont y Sánchez fueron candidatos a la presidencia de la Generalidad porque les había votado mucha gente en Cataluña. A mí me gustaría saber si ¿tiene usted un mensaje para esos ciudadanos hoy? Y, también me gustaría saber si teme que el caso catalán acabe complicando el Presupuesto español y, en ese caso, qué hará usted si no tiene mayoría.

Presidente.- El primer tema, ¿qué le diría yo a la gente que ha votado a esos partidos y a cualesquiera otros partidos? A todo el mundo, haya votado al partido político que haya votado, le diría: usted tiene derecho a votar lo que estime oportuno y conveniente. En España se pueden defender todas las ideas y todas las ideas se pueden presentar a las elecciones. Pero todos, defiendan las ideas que defiendan, tienen la obligación de cumplir la ley. Esas son las normas de convivencia, esas son las reglas del juego y eso es lo que hace de un país un Estado serio. Estamos aquí, en Bruselas, pues uno de los principios inspiradores de la Unión Europea, además de la democracia, la defensa de la libertad y los derechos individuales de las personas, está el imperio de la ley y el Estado de derecho; por lo tanto, eso es lo que le diría.

En cuanto al Presupuesto, no lo creo. Es decir, una cosa es el Presupuesto y otra los acontecimientos que estamos viviendo. A mí me gustaría que a la mayor celeridad posible se arreglara este tema -como le he dicho antes- que hubiera un Gobierno -eso le corresponde a los partidos de Cataluña- y yo espero que sean capaces, a la mayor celeridad, de resolver esto. Y otra cosa es el Presupuesto, que como hemos dicho ya en alguna ocasión, pretendemos aprobar el próximo martes en un Consejo de Ministros.

P.- Gracias, presidente. Pablo Suances, de "El Mundo". Quería saber solo si nos podía explicar un poco si espera algo diferente en los próximos días para que haya tenido que cancelar el viaje de Angola.

Y una segunda pregunta, si me permite, sobre Rusia. Quiero ver si he entendido bien su respuesta, que España sólo se plantea la posibilidad de llamar a consulta al embajador o de expulsar a diplomáticos o a presuntos espías si hay consenso absoluto dentro de la Unión Europea y no si hay división entre los países. ¿Es así?

Presidente.- No exactamente. Lo que vamos es a escuchar a todos y vamos a tomar todos unas decisiones similares. Eso es lo que pretendemos nosotros, eso es lo que me parece más razonable; es decir, en el día de ayer la única decisión que tomamos es: oiga, ¿están ustedes de acuerdo en que se llame a consultas a nuestro embajador? Sí. Ahora vamos, a lo largo de estos días, a hablar entre nosotros y a tomar unas decisiones que ya veremos cuáles son y que sean similares entre todos los países de la Unión.

En cuanto al tema de Angola. Estos días, yo llevo dos días en Bruselas y me parecía que era importante que una situación como la que está viviendo, un Pleno de las características del que vimos ayer, hoy lo que se está produciendo en el Tribunal Supremo, mañana está -en principio- convocado otro Pleno. Yo creo que es importante que el presidente Gobierno esté en Madrid, en el bien entendido que retomaré mi viaje a Angola a la mayor celeridad posible, como ya le hemos transmitido a las autoridades angoleñas que allí nos invitaron.

Señoras y señores, terminamos. Muchísimas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más información