Declaraciones del presidente del Gobierno después de la reunión extraordinaria del Consejo Europeo

24.9.2015

Bruselas

Presidente.- Buenas noches.

Como saben, nos hemos reunido los jefes de Estado y de Gobierno en una convocatoria informal del Consejo. Es una convocatoria en la que no se toman formalmente decisiones, pero sí se hace un debate cara al futuro sobre uno de los asuntos que más preocupan en estos momentos a la Unión Europea y, en general, a todos los ciudadanos, que son los temas del asilo y de la inmigración económica.

Como saben, ayer hubo una reunión del JAI, el Consejo de los Ministros de Interior; se acordó la distribución de 120.000 personas que tienen derecho a asilo entre los distintos países de la Unión, y hoy hemos hecho un debate de conjunto sobre lo que está sucediendo en la Unión Europea y sobre lo que hay que hacer en el futuro. Esto va a continuar en octubre, cuando ya haya un Consejo formal.

Les puedo apuntar algunas de las cosas que se han decidido:

- En primer lugar, dar apoyo o incrementar el apoyo al ACNUR y al Banco Mundial de Alimentos. España se ha comprometido en poner tres millones y medio de euros más que los que habíamos puesto en los Presupuestos Generales del Estado.

- Se ha acordado también incrementar las relaciones con Turquía, pues saben ustedes que en Turquía hay más de dos millones de refugiados sirios. También con Jordania y con Líbano.

- Y también, un tema que nos afecta especialmente: en el mes de noviembre hay una reunión en Malta con los países de la Unión Africana, una Cumbre Unión Africana-Unión Europea, lógicamente, para tratar estos temas de inmigración económica.

Al final, tras mucho debate y tras mucho tiempo pidiéndolo, la Unión Europea va a hacer un Programa de Cooperación con estos países porque, realmente, la única forma de que la gente deje de abandonar sus países, se arriesgue a perder la vida y sea manipulada por las mafias es que logremos elevar el nivel de vida y que la gente pueda vivir en su país de una manera digna. Esa es una petición que lleva haciendo España desde hace mucho tiempo, ahora se ha aceptado y, por tanto, estoy muy contento. Va a haber una ayuda y un incremento a la cooperación por parte de la Unión Europea con los países africanos en esa Cumbre que se celebrará en Malta, como les he dicho, en el mes de noviembre.

P.- Con los tres millones y medio adicionales, ¿a cuánto sube en total, entonces, la ayuda española?

Presidente.- Yo creo que son siete millones, pero no se lo digo con absoluta seguridad; pero creo que son siete millones, con la subida de los tres millones y medio.

P.- ¿Se ha abierto el debate de las cuotas del reparto? Ha habido algunos países que sabemos que eran muy reacios a aceptar cuotas obligatorias; uno, concretamente, también ha dicho que ya llevará el tema a los tribunales. ¿Este tema se ha reabierto?

Presidente.- No, de este tema no se ha hablado porque fue un tema que se trató ayer en el Consejo de Ministros de Interior. Efectivamente, hay cuatro países que ayer, como saben ustedes, dijeron que ellos no iban a aceptar el asunto de las cuotas; nosotros sí lo hemos apoyado. Pero la Unión Europea sigue adelante con una mayoría muy amplia para hacerlo.

P.- ¿Va a haber más dinero para agencias como FRONTEX?

Presidente.- Sí, sí, también. Lógicamente, éste es uno de los temas más importantes. Yo pienso desde hace mucho tiempo que es el más importante al que nos enfrentamos en los próximos años, tanto los temas de asilo, como los temas de la inmigración económica. Y pienso también que la única solución es ayudar a estos países a que la gente que esté en ellos pueda llevar una vida digna y no tenga que arriesgar su vida y morir, como hemos visto tantas veces, porque en su país no pueden vivir.

Entonces, se va a reforzar el tema del control de las fronteras pero, al mismo tiempo, se va a reforzar la ayuda a estos países, que creo que es la posición más inteligente y la forma de resolver el problema, aunque lleve su tiempo, de verdad.

P.- ¿Intentan ustedes evitar que los refugiados lleguen hasta Europa?

Presidente.- No, lo que intentamos es ayudar a la gente y resolver el problema en origen. Es decir, si Siria fuera una democracia normal y no hubiera una guerra, es evidente que a la gente le gusta estar en su país. La gente cuando sale de su país es porque hay una guerra, porque está perseguida políticamente o, lisa y llanamente, porque no puede vivir. Entonces, la política inteligente, aunque sea de medio y largo plazo, es ayudar a esos países y a que la gente le vaya bien. Eso es lo que nosotros pretendemos.

P.- Desde su punto de vista, ¿ayer hubo divisiones a la hora del reparto? Hoy el comunicado ha tenido que volver a ser redactado. ¿Europa está unidad en esto?

Presidente.- Este es un tema que es difícil, que es muy complejo y que mueve a las opiniones públicas. Yo creo que una gran mayoría de los países europeos hemos estado en esta posición; pero hay que entender a los que no lo están, que son, efectivamente, cuatro países de lo que antes era la Europa del Este, y hay que respetar sus posiciones. Nosotros hemos estado a favor.

Una de las señas de identidad de Europa es el derecho de asilo, el respeto a los derechos de la gente y a sus libertades, y, cuando una persona está perseguida en su país o hay una guerra, lo lógico es recogerla.

Los temas de inmigración económica hay que resolverlos de otra manera: ayudando a esos países, que es de lo que hemos hablado hoy; y yo creo que éste es un paso hacia adelante. Vamos a ver cómo se implementa; pero es una batalla que llevo dando desde hace mucho tiempo, porque los problemas, al final, se solucionan yendo al fondo del asunto y no pretender solucionarlos cuando ya tienen muy mala solución.

P.- Presidente, ¿ha visto el debate de su ministro de Asuntos Exteriores?

Presidente.- Yo he estado en la reunión del Consejo y comprenderá usted que no puedo hacer dos cosas a la vez: ver un debate que se celebraba en Barcelona y, al mismo tiempo, estar en el Consejo Europeo. No lo he visto ni sé cómo ha ido; pero estoy seguro de que habrá ido bien para los intereses del sentido común.

P.- Hoy se ha conocido que se ha abierto expediente a varios países, entre ellos España, por la política de asilo. ¿Qué le parece?

Presidente.- Es una noticia de la que no se ha hablado aquí, que hemos visto, sí, y he leído que Alemania, Francia, Italia… Vamos, no se sabe a quién no le abrieron expediente. Realmente, dicen que no hemos incorporado ninguno, la inmensa mayoría de los países de la Unión Europea, la normativa sobre asilo. Veremos exactamente qué es lo que es. Pero ya resulta extraño que Alemania, Francia, Italia, España y la inmensa mayoría de los países… Reino Unido no, porque no le afecta la normativa. Realmente, no lo sé. No me parece un tema de fondo ni que tenga calado.

P.- Presidente, en el tema del debate del control de fronteras, ¿se ha debatido la posibilidad de crear un cuerpo europeo fronterizo y guardacostas, que ha propuesto la Comisión?

Presidente.- No.

P.- ¿Y España eventualmente apoyaría tal propuesta?

Presidente.- Nosotros sí la apoyaríamos, porque nosotros estamos, lógicamente, apoyando todas las operaciones que se están haciendo ahora en el Mediterráneo; pero eso sí lo apoyaríamos. Tendría que ser una operación de medio y largo plazo, pero es muy importante. Hasta ahora España ha podido hacerlo en solitario con sus propios medios; pero hay otros países, que no son España, que son más pequeños, tienen menos recursos y tienen más dificultades para hacerlo. Yo, en todo lo que sea el hacer políticas europeas, estoy muy a favor.

P.- .Presidente, ¿no llega el Gobierno un poco tarde para exponer a los catalanes los riesgos que supone la secesión? Es decir, ¿no se ha perdido demasiado tiempo y ahora, en los últimos días de campaña, se está, por parte del Gobierno, por parte de la Banca y por parte de otras entidades, poniendo sobre la mesa unos riesgos que se sabía que existían desde hace mucho?

Presidente.- Yo creo que una de las cosas más positivas que se ha producido en estas últimas fechas en Cataluña es que mucha gente que antes no había salido públicamente a decir lo que pensaba, ahora lo ha dicho. Hemos visto a empresarios, hemos visto a entidades financieras, hemos visto a gente que en la sociedad tiene importancia y eso es capital. Hay algunos que ya lo hacían desde hace tiempo. Por ejemplo, hoy estuve en Gerona con mi partido, el Partido Popular, que lleva muchos años dando esa batalla. A mí me reconforta que haya salido gente importante en la sociedad --me es igual la hora en la que salga-- dando su opinión, manifestando su criterio, sobre algo que realmente es disparatado e incomprensible en el siglo XXI, que es el siglo de la unión y el siglo de la integración. Claro, realmente esto es una marcha atrás hacia ninguna parte.

Yo espero que a partir del día 27 podamos abordar este tema con sensatez y con sentido común, y que termine esta dinámica que lo único que hace es generar división, generar tensión, crear problemas y poner en serio riesgo la recuperación económica que está en marcha en España.

Muchas gracias.

Más información