Está usted en:

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias presentan unos Presupuestos para la reconstrucción del país y la modernización de la economía

La Moncloa, Madrid, martes 27 de octubre de 2020

En una comparecencia con el vicepresidente segundo previa a la reunión del Gabinete en La Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha afirmado que estos son "los Presupuestos progresistas y de país que España necesita", unas cuentas "inaplazables" y "absolutamente excepcionales por el contexto en que se aprueban".

El presidente ha señalado tres objetivos principales del proyecto de Presupuestos: la reconstrucción tras la crisis sanitaria, económica y social causada por la COVID-19; la modernización del modelo productivo para garantizar un crecimiento más sólido, y el fortalecimiento del Estado del bienestar en ámbitos como la sanidad, las pensiones y el Ingreso Mínimo Vital.

"Tras el durísimo golpe de la pandemia, podíamos replegarnos en la austeridad y los recortes o bien ponernos en pie y salir hacia adelante con energía", ha expuesto Pedro Sánchez. En ese sentido, las cuentas para 2021 recogen la mayor inversión social de la historia: 239.765 millones de euros, un 10,3% más que las anteriores. Esta cantidad incluye el adelanto de los 27.000 millones provenientes de los fondos europeos, que se canalizarán gracias al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo IglesiasPool Moncloa/Borja Puig de la BellacasaEntre los ejemplos citados por Sánchez del "gran cambio" que supondrán los Presupuestos, figuran el aumento de la inversión educativa en un 70,2 por ciento, una inyección extraordinaria de 5.106 millones para la I+D+i civil, casi 12.000 millones para ejecutar "políticas verdes" y un incremento del 114 por ciento en la inversión en infraestructuras.

También aumentarán de manera muy notable las partidas destinadas a la industria y la energía, las ayudas al comercio, al turismo y las pymes, la vivienda, la agricultura y la pesca, la cultura, la sanidad -en buena medida, para la compra de vacunas y el refuerzo de la atención primaria- y la lucha contra la pobreza, entre otras.

El presidente del Gobierno también ha destacado que el sueldo de los empleados públicos y las pensiones subirán un 0,9 por ciento, en línea con la previsión del aumento de los precios, lo que les permitiría mantener su poder adquisitivo. Además, las pensiones no contributivas crecerán un 1,8%, y se destinarán más de 3.000 millones de euros al Ingreso Mínimo Vital.