Está usted en:

Coronavirus COVID-19

Sánchez subraya que la desescalada estará guiada por la prudencia y el criterio de los expertos y los científicos

La Moncloa, Madrid, sábado 9 de mayo de 2020

En una comparecencia telemática desde La Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha destacado las fortalezas que España ha mostrado durante los dos meses de emergencia sanitaria por el COVID-19, desde la capacidad de los profesionales sanitarios a la respuesta de los sistemas de seguridad, de telecomunicaciones o el alimentario. Sánchez ha calificado de "espléndida" la actitud del conjunto de la ciudadanía, que ha permitido que España sea "el país del mundo donde la limitación de la movilidad se ha seguido con mayor disciplina".

El resultado -ha dicho el presidente- es que la tasa diaria de crecimiento de la infección ha pasado del 35% al 0,27% actual. "En estas ocho semanas ha quedado demostrado que España es más que la suma de los cuarenta y siete millones de personas que la habitamos; es sobre todo y ante todo una comunidad humana", ha manifestado.

Ese esfuerzo colectivo ha salvado decenas de miles de vidas, ha asegurado el jefe del Ejecutivo, que ha recordado que se han perdido otras muchas por la pandemia, 26.478 hasta hoy. El Gobierno -ha añadido- lamenta cada uno de esos fallecimientos y, cuando la práctica totalidad del país esté al menos en la fase 1 de la desescalada, decretará luto oficial. Además, al culminarse el proceso de transición, se celebrará un gran acto de homenaje en recuerdo de todas las víctimas, presidido por el jefe del Estado.

La lucha contra la pandemia continúa durante la desescalada

Pedro Sánchez ha insistido en que el proceso hacia la "nueva versión de nuestra vida normal" será asimétrico, gradual y cogobernado con las comunidades autónomas y, como toda la gestión de la pandemia, estará guiado por el asesoramiento y la justificación científica y por la prudencia.

En base a esos mismos criterios -ha afirmado el jefe del Ejecutivo-, las autoridades sanitarias han determinado los territorios que a partir del próximo lunes entrarán en la fase 1 de la desescalada. Los habitantes de esas once comunidades y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, así como parcialmente los de otras cinco comunidades, podrán celebrar reuniones sociales privadas de hasta diez personas, ir a comercios, terrazas y lugares de culto -con limitaciones de aforo- y asistir a espectáculos culturales y museos, también con reducción de aforo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sz, durante su comparecencia en La MoncloaPool Moncloa / Borja Puig de la BellacasaEn total, el 51 por ciento de la ciudadanía española "recuperará una porción mayor de sus vidas gracias al terreno que hemos conquistado, entre todos, frente al virus", ha indicado Sánchez, que ha llamado a la cautela porque la lucha contra la pandemia no terminará hasta que haya una vacuna o un remedio terapéutico definitivo.

Hasta ese momento -ha asegurado-, habrá que controlar la pandemia mediante el refuerzo de la atención primaria y de los hospitales y la realización de pruebas para identificar a personas infectadas, muchas de las cuales no manifiestan síntomas. Ya se han efectuado más de 1.600.000 PCR y más de 840.000 test rápidos al conjunto de la población española, según ha detallado Sánchez.

Responsabilidad ciudadana

El presidente ha remarcado que todas esas actuaciones servirán de poco si no se acompañan de la responsabilidad ciudadana: "El método más efectivo para interrumpir el contagio es que cada persona tome diariamente las mismas precauciones que si estuviera infectada: que extreme la higiene, que siga las reglas de protección, que mantenga la distancia física con colegas, con sus amigos, con personas conocidas y también con extraños que se cruza por la calle".

Respecto a las zonas que van a permanecer de manera provisional en la Fase 0 por no cumplir aún las exigencias de salud pública, Sánchez ha explicado que sus responsables autonómicos y la población han realizado también un esfuerzo enorme pero necesitan algo más de tiempo para controlar definitivamente la pandemia y poner a punto sus sistemas de salud. "En las próximas semanas trabajaremos conjuntamente y para afinar aún más esos mecanismo de coordinación y cogobernanza", ha expuesto.

El presidente ha apuntado que, a medida que el proceso de transición progrese, también lo hará la "desescalada institucional", ya que los mecanismos excepcionales deberán limitar su vigencia de acuerdo con lo excepcional de la situación.

Crecimiento, empleo y Estado del bienestar

El presidente del Gobierno, Pedro Sz, durante su comparecencia en La MoncloaPool Moncloa / Borja Puig de la BellacasaA la vez que se avanza en la superación de la emergencia sanitaria, hay que encarar las otras dos crisis causadas por el COVID-19: la social y la económica, según ha dicho Sánchez, que ha subrayado que nunca se habían establecido en España medidas de emergencia frente a una crisis como las moratorias de hipotecas y de alquileres, la activación de forma masiva de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), las prestaciones extraordinarias para los autónomos o créditos ICO de tanta envergadura.

Más allá de esta "triple red social" frente a la primera sacudida de la crisis -ha defendido Sánchez-, urge emprender la reconstrucción económica y social de España a través de la estabilidad y de la unidad de los partidos, las administraciones y los agentes sociales, como demanda una "abrumadora" mayoría de la sociedad.

A juicio del jefe del Ejecutivo, esos pactos significan "abordar las grandes transformaciones que nos permitan retomar el crecimiento económico y la creación de empleo cuanto antes, impulsando la digitalización, la transición ecológica, el fortalecimiento de nuestros sistemas educativos, la ciencia y la investigación, que se han vislumbrado como esenciales, como prioritarios para cualquier gobierno, para cualquier nación, el correcto funcionamiento del mercado de trabajo, que adolece todavía de algunas mejoras, y un sistema fiscal que fortalezca nuestro Estado del Bienestar, en especial nuestro sistema sanitario y los servicios de protección social".

Pedro Sánchez ha indicado que ya se ha dado el primer paso en esa dirección con la puesta en marcha de la comisión parlamentaria que debe concitar el consenso de las fuerzas políticas. Además, ha elogiado el ejemplo de "diálogo y unidad" que han dado sindicatos y empresarios con el acuerdo sobre la extensión de los ERTE.

La reconstrucción -ha insistido- debe tener también su expresión en el ámbito de la Unión Europea a través de ese plan de choque "contundente y solidario" que el Gobierno lleva defendiendo desde el inicio de la crisis.

Creación del Ingreso Mínimo Vital

El presidente del Gobierno, Pedro Sz, durante su comparecencia en La MoncloaPool Moncloa / Borja Puig de la BellacasaEl jefe del Ejecutivo ha abogado por que las administraciones ayuden de manera prioritaria a todas las personas "que tienen su vida en vilo" por culpa de la pandemia, desde los trabajadores precarios y temporales hasta los autónomos y los pequeños empresarios, pasando por los desempleados.

"Todos ellos y todas ellas, porque hay sin duda un impacto de género en esta crisis económica y social, deberán encontrar su respuesta específica dentro de la gran respuesta colectiva que debemos dar con los Pactos de Reconstrucción Social y Económica. Lo haremos con la creación de una nueva política pública, el Ingreso Mínimo Vital, que es uno de los principales compromisos del Gobierno de España", ha avanzado el presidente.

Sánchez ha reclamado también apoyo para todos aquellos que tienen proyectos viables y para quienes pueden reincorporarse al trabajo. "No sobran manos. Necesitamos a todos. Todos hacemos falta y todos nos hacemos falta. Empezando por este mismo lunes. En los lugares en los que ya es posible, salgamos afuera y reconstruyamos entre todos nuestro futuro. Y en todos los lugares, mantengamos la prudencia para preservar lo que hemos logrado y la unidad también para seguir avanzando", ha concluido.