En la apertura del curso académico del Colegio de Europa

Rajoy destaca la subida del empleo en el tercer trimestre del año

Actividad del presidente - 23.10.2014

Colegio de Europa, Brujas (Bélgica)

Según ha explicado el presidente del Gobierno, el dato de PIB que hoy ha ofrecido el Banco de España hace que el Ejecutivo mantenga la confianza en las previsiones que realizaron porque "el crecimiento económico en España, al menos, se mantiene sólido".

Según ha explicado, todo esto está ayudando a crear empleo y prueba de ello es la EPA que también se ha conocido hoy. Sin embargo, ha añadido, "pese a las incuestionables mejoras logradas por la economía española, no me consideraré satisfecho hasta que se reduzcan sustancialmente las cifras del desempleo, prioridad central de mi Gobierno".

Una política energética común para la UE

Rajoy también ha hablado sobre los próximos retos europeos, como son la unión energética, el acuerdo comercial entre la UE y Estados Unidos, la seguridad común y la inmigración. Ha destacado que la Unión Europea está saliendo "de una de las situaciones más complicadas que haya conocido Europa tras la Segunda Guerra Mundial". Llegó la crisis y "nos sorprendió sin los deberes hechos", ha afirmado. No obstante, ha subrayado, esta crisis ha servido para que en tres años hayamos avanzado "más en la construcción de la gobernanza económica que a lo largo de las dos décadas anteriores".

Pool Moncloa

Según el presidente del Gobierno, "la Unión Europea y sus instituciones deben hacer más, más rápido y más eficazmente, para crear un verdadero mercado común que garantice de manera efectiva la libre circulación de personas, servicios, capitales y mercancías".

Y esto debe comenzar por un tema que abordará hoy mismo el Consejo Europeo: la política energética común para la Unión Europea. En su opinión, la UE debe mirar hacia el Mediterráneo meridional para superar su dependencia del gas del Este.

En ese sentido, "la Península Ibérica, España y Portugal pueden servir de puente energético entre el sur y la Unión Europea. Para ello, debe dejar de ser una isla energética y debe desarrollar, con el apoyo decidido de las instituciones y los socios de la Unión, las interconexiones necesarias", ha dicho.

Europa, actor global

Mariano Rajoy también ha defendido el fortalecimiento de los lazos comerciales entre la UE y Estados Unidos a través de la negociación del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones. También ha advertido sobre cuál debe ser la respuesta de la UE ante las nuevas amenazas globales porque "las amenazas son complejas y están interconectadas".

Según ha dicho, "es necesario que Europa juegue su papel como actor global, lo que implica reflexionar y actuar en términos también globales", puesto que "la Unión Europea se encuentra bien situada para dar respuesta a tales retos".

A su juicio, Europa debe contribuir a un orden global multilateral eficaz, basado en el Derecho Internacional y los valores europeos y, por supuesto, contando con países aliados y amigos, comenzando por Estados Unidos. Rajoy ha aseverado que "Europa no puede seguir siendo un consumidor de seguridad ni delegarla en otros". Por eso, Rajoy ha insistido en que "debemos reforzar nuestro compromiso con el desarrollo de una Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD) eficaz y creíble, tal y como la proclamamos en el Consejo Europeo de diciembre del pasado año".

La inmigración afecta por igual a todos los países europeos

El presidente del Gobierno, además, ha reclamado a la UE una política común de inmigración porque "es un desafío que afecta por igual a todos los países europeos". Por eso, ha defendido, "un espacio compartido sin fronteras interiores y con una frontera exterior común ha de ser regulado a escala y con recursos europeos".

Pool Moncloa

Esta política común debe incluir una gestión europea de las fronteras exteriores y una única política de visados, asilo y refugio, y siempre desde el escrupuloso respeto a todos los inmigrantes.

En opinión de Rajoy, esta política debe ir acompañada de un diálogo con los países de origen y de tránsito de los inmigrantes, "un diálogo complementado con políticas de desarrollo destinadas a elevar el nivel de vida de los países de origen". Ha explicado que "el objetivo de España, como país mediterráneo y miembro de la Unión Europea, es la creación de un espacio de prosperidad compartida a ambas orillas del Mediterráneo".

La integración es el signo de los tiempos

Mariano Rajoy ha hecho hincapié en que la razón de ser del proyecto europeo es la integración: "Es el signo de los tiempos". Ha agregado que "es la única manera que tenemos para garantizar nuestra influencia y fortaleza en este siglo XXI tan complejo que nos ha tocado vivir". "Una Europa presa de los nacionalismos secesionistas y excluyentes correría el riesgo de verse diluida y debilitada", ha asegurado.

Para terminar, Rajoy ha reiterado el compromiso de España con la UE y con el proyecto de integración europea: "Me comprometo a mantener este impulso europeísta y reformista, a aportar al acervo europeo nuestras relaciones privilegiadas con Iberoamérica y el Mediterráneo, y a avanzar en el proyecto de integración común".

El presidente del Gobierno ha defendido una "identidad europea" que sea "capaz de movilizar la pertenencia y la participación de los ciudadanos europeos en el proyecto común europeo".