Mariano Rajoy aboga por la economía verde para combatir la pobreza y fomentar la inclusión social

Cumbre sobre el Clima Río+20, Río de Janeiro (Brasil), miércoles 20 de junio de 2012

Mariano Rajoy ha celebrado que la Cumbre sobre el Clima Río+20 que tiene lugar en Río de Janeiro (Brasil) se plantee incluir el desarrollo sostenible entre los objetivos de actuación a partir de 2015.

En su opinión, "el desarrollo sostenible es el único camino hacia un mundo en el que cada vez menos personas sufran la pobreza extrema, en el que las desigualdades se reduzcan progresivamente y en el que el uso de los recursos naturales no suponga una hipoteca sobre el futuro".

En este sentido, ha destacado el acuerdo general alcanzado respecto a la necesidad de modificar las instituciones de Naciones Unidas "para que reflejen y articulen la concepción tridimensional del desarrollo sostenible como progreso económico, inclusión social y preservación del medio ambiente".

Economía verde

El presidente ha recordado que se cumplen 20 años de la crucial Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, a partir de la cual ha crecido la concienciación respecto al medio ambiente, pero también han sobrevenido circunstancias como el crecimiento demográfico y el aumento de la presión sobre el entorno natural.

Para Rajoy, esto determina que "el medio ambiente sólo puede preservarse si incorporamos su valor económico a nuestras decisiones como gobernantes".  Como consecuencia, "lo que no sea viable desde el punto de vista económico no podrá sostenerse y, a la vez, algo que no sea sostenible medioambientalmente no será útil económicamente".

El presidente ha abogado por una economía verde "que debe aunar la protección medioambiental con una dimensión social inclusiva y generadora de empleos". Esta economía verde, ha añadido, "exige una estrecha colaboración entre gobiernos, empresas y ciudadanos".

Desafíos principales

Para Mariano Rajoy el primer aspecto que los gobernantes deben tener en cuenta a la hora de establecer sus políticas es que en 2050 la población mundial superará los 9.000 millones de habitantes, "lo que hará preciso incrementar la oferta mundial de alimentos y materias primas". Esto exigirá "una mayor eficiencia tanto en nuestros sistemas productivos como en nuestra agricultura".

Por otra parte, ha destacado la necesidad de plantear un uso sostenible de los recursos marinos vivos que conjugue "la protección del ecosistema y su biodiversidad con la continuidad de la actividad pesquera". Para ello ha defendido impulsar un nuevo modelo de gestión que erradique la pesca ilegal y proteja las especies en peligro de extinción.

Por último, el presidente del Gobierno ha afirmado que la energía es el motor de la economía y ha abogado por "potenciar las energías renovables, aprovechando además que el avance tecnológico ha hecho estas fuentes energéticas cada vez más eficientes y baratas".