Está usted en:

Conferencia de prensa del presidente del Gobierno

Respuestas a los medios de comunicación

Madrid, viernes 31 de julio de 2015

P.- Se ha referido al independentismo como una de las principales amenazas para la economía. ¿Al Gobierno le asusta la lista unitaria, como ha dicho el presidente de la Generalitat, Artur Mas?

Por otro lado, ¿tiene intención de convocar la Conferencia de Presidentes, como están pidiendo algunos de los nuevos presidentes autonómicos, para hablar de un tema como la financiación autonómica?

Presidente.- Al Gobierno no le asusta, en absoluto. Cada uno se presenta a las elecciones como estima oportuno y conveniente. ¡Hasta ahí podríamos llegar! El señor Mas tiene todo el derecho del mundo a ir en una lista encabezada por una persona que venía del Partido Comunista; en segundo lugar, otra persona, que venía de Esquerra Republicana y una tercera que venía del PSUC; y, además, en quinto lugar. con el señor Oriol Junqueras. Tiene perfecto derecho y tiene perfecto derecho a pedirles a sus electores clásicos que voten a esa lista que ya todos conocemos- Por tanto, tienen perfecto derecho a hacerlo y a defender lo que estimen oportuno y conveniente; pero, al igual que tienen derecho ellos, también lo tienen los demás y, desde luego, tienen una obligación, y más quienes están al frente de las responsabilidades de gobierno, que es cumplir la Ley.

Esa es una obligación que tiene el señor Mas, que tengo por supuesto yo y que tenemos todos los ciudadanos de este país. Si cada uno interpreta, retuerce la Ley o simplemente se la salta, es evidente que no se podría mantener la necesaria convivencia por la que todos hemos dado muchas batallas a lo largo de muchos años.

En cualquier caso, nuestra posición sobre este asunto es conocida. El Gobierno va a hacer que se cumpla la Ley y va a defender lo que yo he señalado. Nosotros vamos a defender la unidad nacional y vamos a defender la soberanía nacional. Nosotros creemos que es una riqueza ser catalanes, españoles y europeos a la vez. Creemos que es un disparate que en el año 2015 se planteen las cosas así, y se plantea, aunque no se quiera reconocer pero es la verdad, que Cataluña tenga que salir de la Unión Europea en el supuesto de que las pretensiones de algunos fueran adelante. Por tanto, además de que el Gobierno tenga la obligación de cumplir la Ley, daremos una batalla en defensa de muchísimos millones de ciudadanos catalanes que se sienten catalanes, que se sienten españoles y europeos, que quieren seguir haciéndolo en el futuro y que quieren que, además, los Gobiernos se ocupen de resolver sus problemas reales, que es lo que algunos no han hecho a lo largo de esta Legislatura.

En relación con la Conferencia de Presidentes, yo sí quisiera hacer dos o tres comentarios importantes sobre este tema.

Este año las Comunidades Autónomas van a ver mejorada su financiación en una cantidad sustancial; en concreto, algo más de diez mil millones de euros y yo creo que esto es bueno que lo conozca el conjunto de la sociedad española. De esos más de diez mil millones de euros, una parte muy importante, la más importante, 7.455 millones de euros, vienen de la mejora de la economía española; simplemente de la mejora de la economía española, porque el modelo es exactamente el mismo que había hace un año, hace dos, hace tres, hace cuatro y hace cinco años.

Como ustedes recordarán, yo en muchas ocasiones les dije: el principal problema que ha tenido España es que entre los años 2008 y 2009 se perdieron setenta mil millones de euros de recaudación, que es una cifra astronómica, y lógicamente eso afectó al Gobierno de la nación, al conjunto de las Comunidades Autónomas y al conjunto de los Ayuntamientos de nuestro país, Cabildos, Consells, Diputaciones, etc., etc. En la medida en que ahora las cosas empiezan a ir mejor, también van mejor los ingresos de las Comunidades Autónomas y este año, por el sólo hecho de la recuperación de la economía española, van a recibir más de siete mil millones de euros y, además, van a recibir otros 2.900 millones de euros más por una decisión del Gobierno; esto ya no es por la recuperación de la economía española, es por una decisión. Como no pueden financiarse en los mercados, ni les prestan, quien tiene que ir a los mercados es el Gobierno y los intereses son cero, y eso les supone esos 2.900 millones de euros.

Hay Comunidades Autónomas que en el año 2011, cuando asumimos la responsabilidad de gobernar, se estaban financiando con bonos patrióticos y pagaban el 7,75 por 100 al año; el 7,75 por 100. ¡Fíjese en el precio del dinero! Ahora es cero.

Pues bien, el conjunto de la suma de la mejora de la actividad económica en nuestro país y de estos intereses a tipo cero da lugar a estas cantidades por encima de los diez mil millones que van a recibir. Hay algunas personas que han pedido Conferencia de Presidentes y, por ejemplo, la Comunidad Valenciana va a recibir 1.583 millones de euros de financiación más que el año pasado.

Pero, insisto, por eso le dimos importancia a la actividad económica y por eso dijimos: no vamos a entrar a debatir ahora el modelo de financiación autonómica, no vamos a repartir la nada; lo que tenemos que hacer es crecer para que haya mucho más para repartir en su momento. Pues ahora, sin cambiar el modelo, diez mil millones de euros largos más.

Ese es el primer comentario que quería hacer y el segundo comentario va en relación con algunas cosas que hemos oído sobre el déficit público. El déficit público hay que cumplirlo. No es una decisión caprichosa de nadie. Controlarlo es capital para que se produzca y continúe la recuperación económica, y para generar empleo en España. Y quiero decir una cosa: controlar el déficit público está en nuestra Constitución y está en nuestra Constitución porque el presidente del Gobierno socialista en su momento lo puso en la Constitución; tengo que decir que con mi voto y con el voto de todo el Partido Popular. Por tanto, hay que ser coherente con las cosas que se hacen.

Yo recuerdo cuando el secretario general del PSOE decía que no, que hay que cambiar el artículo 155 de la Constitución cuando habían transcurrido dos años desde que se había aprobado. Pero es que, además, ese artículo forma parte del tratado fiscal europeo que hemos firmado todos los países de la Unión Europea.

Entonces, conviene no engañar a la gente. Hay que cumplir la Ley porque está en nuestra Constitución y porque lo hemos firmado en Europa; pero, sobre todo, porque es fundamental, como se ha demostrado, para la recuperación económica de España.

Por tanto, mi posición sobre este asunto es la que acabo de señalar. Creo que hay que seguir trabajando, y es de puro sentido común, simplemente para que haya más ingresos. Cuando hay empleo, hay gente trabajando, que consume, que paga impuestos, y eso lógicamente es más recaudación y mejores servicios públicos. Ése es el objetivo, eso es lo que hemos marcado como prioridad y realmente estoy satisfecho de que se demuestre que algunas de las decisiones que hemos tomado producen efectos positivos para el conjunto de todos.

P.- Yo quería insistir en el tema catalán porque, además de esa estrategia judicial que tiene usted clara y que va a emprender, si es necesario, me gustaría saber si también tiene un plan político para intentar hacer frente a la unidad de las fuerzas independentistas, que es una unidad que en el otro lado, en las fuerzas constitucionalistas, no se ve tan clara.

Me gustaría saber en este sentido si cree usted que es necesario o conveniente, por ejemplo, entablar consultas con el secretario general del PSOE o con el líder de Ciudadanos, y también si cree que en la próxima Legislatura sería conveniente empezar a plantearse la revisión de la Constitución.

Y como usted acaba de referirse al artículo 155, entiendo que porque le ha traicionado el subconsciente cuando quería hablar del 135, me gustaría saber si cree usted que, en caso de que sea necesario, habrá que aplicarlo.

Presidente.- Tiene usted razón en lo del subconsciente, pero tampoco fue un error tan importante porque ella percibió exactamente de qué estaba hablando yo.

En Cataluña hay unas fuerzas políticas que han decidido ir en una lista única y otras que defienden las mismas posiciones "no"; por ejemplo, la CUP. Yo estoy absolutamente convencido de que los partidos que defendemos la Constitución Española, defendemos la unidad de España, creemos en ello, no nos olvidamos de que somos la nación más vieja de Europa, de que somos conscientes de los lazos de todo tipo que nos unen y de lo fundamental que es esto para progresar, que estamos todos de acuerdo y orgullosos de lo que hicimos juntos; en los momentos de dificultad estaremos de acuerdo.

Usted me dice que me reúna con el secretario general del PSOE. Yo, encantado; pero es que en el Ayuntamiento de Casteldefells, donde por ejemplo yo estuve hace 48 horas, el Partido Popular ganó las elecciones y el Partido Socialista, para poder tener la alcaldía, aceptó al apoyo de todas las fuerzas independentistas y aceptó que el municipio de Casteldefells entrara en la Asociación de Municipios Independentistas de Cataluña, lo cual comprenderá usted que nos genere a algunos, y supongo que a muchos, unas ciertas dudas. Lo mismo ocurrió en el Ayuntamiento de Badalona, donde el Partido Popular ganó las elecciones, tuvo más del doble de votos que la segunda fuerza política y el Partido Socialista, con Esquerra Republicana y Podemos, hizo alcaldesa a una persona de la CUP, que es un partido independentista.

Por tanto, es muy importante que los partidos sean coherentes, que digan lo mismo en todas partes y que actúen con consecuencia, porque no estamos hablando de un ayuntamiento pequeñito, donde podía haber los clásicos enfrentamientos de quinientas personas; no, estamos hablando de la tercera ciudad de Cataluña, que es Badalona, y de una de las ciudades más importantes y con más caché, historia y tradición como es Castelldefells. Pero, en cualquier caso, yo estoy absolutamente convencido --lo otro sería tremendo-- de que en este tema estaremos todos de acuerdo. Desde luego, el Partido Popular su postura la tiene muy clara.

La reforma de la Constitución, como usted muy bien sabe, porque yo ya lo he dicho en numerosas ocasiones, no era una prioridad en esta ocasión. Yo sigo pensando que no es la prioridad española. Sigo pensando que la prioridad española es dar bien las batallas en Europa, es ayudar a conformar muy bien lo que va a ocurrir en Europa, que va a ser muy importante, en los próximos años, y es consolidar la recuperación de la economía, seguir ganando competitividad y seguir sentando bases sólidas de cara al futuro.

En cualquier caso, éste es un tema que nosotros tenemos abierto; pero lo que es importante es buscar el momento y, sobre todo, buscar el consenso. Pero sobre ese artículo no tengo absolutamente nada que decir. Es un artículo que está en la Constitución y, por tanto, no tengo nada que decir en relación con el mismo.

P.- Se refería antes al desafío independentista y yo le quería preguntar por el balance de la estrategia, de la respuesta, del Gobierno ante ese desafío independentista en Cataluña. Es decir, ¿usted cree que estamos mejor o peor que al principio de la Legislatura? ¿La respuesta del Gobierno, en definitiva, ha sido la correcta o es mejorable para hacer frente a ese desafío que se ha producido en Cataluña? ¿Podría haber sido diferente?

Le quería preguntar también hasta qué punto le preocupan los casos de corrupción que siguen saliendo a la luz. ¿Cree que esto supone también una amenaza por el desánimo, por la desconfianza, que producen?

Presidente.- Supongo que no hay obra humana que no sea mejorable y, si alguien piensa que lo que hace no es mejorable, evidentemente tiene un problema. Yo, desde luego, no me encuentro en las personas que se pueden situar en esa situación.

Ahora bien, dicho esto, a mí me hubiera gustado que en Cataluña se hubiera prestado más atención a lo que son los problemas reales de la gente. La política económica que se ha hecho a lo largo de estos años ha generado en Cataluña también crecimiento económico, ha generado también puestos de trabajo y ha sido muy importante la labor de muchas empresas de Cataluña, porque la exportación ha tirado, y ha tirado mucho. Pero creo que, si hubiera habido más atención por parte de los responsables autonómicos a estos temas de la economía, las cosas irían mucho mejor allí.

Por otra parte, yo le digo una cosa con absoluta franqueza: no va a haber independencia de Cataluña. Es que no la va a haber de ninguna de las maneras. Es decir, eso hoy no es posible, hoy no tiene sentido. Estamos en una Unión Europea que cada vez es más Unión. Países que están llamando a la puerta para entrar en la Unión Europea, países que quieren entrar en el euro… Ir a romper un proceso de unión, que es el más importante que se ha hecho en años, salirse de la moneda única y del Banco Central Europeo, es algo que no tiene ningún sentido y no se va a producir de ninguna de las maneras. Desgraciadamente, creo que hay personas que no han actuado con la responsabilidad debida ni han estado a la altura de las circunstancias, y siento mucho tener que decirlo así.

La respuesta que ha dado el Gobierno es opinable, como todas las decisiones que adopta el Gobierno o cualquiera de los que estamos aquí presentes; pero, desde luego, ha sido prudente, ha sido proporcional y no hemos cedido en nada en lo que no debiéramos ceder; en nada. A partir de ahí, cada uno es libre de actuar en lo que quiera; pero prudente, proporcional y, desde luego, no hemos cedido ni abdicado de ninguno de nuestros principios y de nada que figure en la Constitución Española.

Efectivamente, se ha hecho público o se ha levantado el secreto del sumario de uno de los asuntos que han estado de actualidad en los últimos tiempos. Ahí lo que los Tribunales digan y hagan está bien hecho. Con las personas del Partido Popular que puedan aparecer involucradas en actividades que no debían haber hecho, de corrupción desde luego, nosotros actuaremos, hemos actuado y, a partir de ahí, hay que respetar lo que digan los Tribunales.

¿Mi opinión? Aparte de lo que son temas legales, hemos visto conversaciones que se han publicado en los medios de comunicación que desde luego no son nada edificantes, que son absolutamente reprochables y que no nos hubiera gustado tener que escucharlas nunca. Y lo que hay que hacer en el futuro es trabajar para que estas cosas no se vuelvan a repetir nunca más.

P.- Ha hablado de las grandes cifras. Me gustaría preguntarle por el más de millón y medio de hogares que tienen a todos sus miembros en paro, según la última EPA, y por las personas que están al borde de la exclusión social o que han sufrido recortes en dependencia. La pregunta concreta es si usted entiende que estas personas no crean sus promesas, teniendo en cuenta que se hacen a pocos meses de las elecciones. Eso por un lado.

Por otro lado, y siguiendo con el asunto de la corrupción, la "Púnica" y la "Gürtel" son dos cuestiones que han afectado al Partido Popular y el Gobierno asegura que ha hecho todo lo posible para combatir la corrupción. Me gustaría saber si usted cree que lo que ha hecho el Gobierno ha estado bien a la vista de lo que estamos conociendo y de los detalles que hemos visto en esta última semana.

Presidente.- Lo importante es que vamos a seguir haciendo todo cuanto esté en nuestras manos para que estas cosas no se vuelvan a producir en el futuro.

Es verdad que hay personas que viven y que han vivido situaciones de dificultad; pero también es verdad que este país ha pasado la mayor crisis económica en décadas, la mayor. Ustedes han visto alguno de los datos que hemos puesto a su disposición en la mañana de hoy. Es que España perdió setenta mil millones de euros de recaudación en los años 2008 y 2009, y no es lo mismo tener para gastar setenta mil millones que tener cero, o tener 170.000 que tener 100.000.

¿Qué hicimos? Pues priorizamos. Hicimos dos cosas: en primer lugar, vamos a intentar darle la vuelta a esta situación controlando el gasto, vamos a intentar que no tengamos que pasar por un rescate y vamos a intentar crecer y crear empleo, que ya se empieza a conseguir, como he dicho antes; en segundo lugar, vamos a intentar priorizar qué es lo que hay que mantener. Lo primero que se mantuvo fue el sistema público de pensiones y, además, hemos podido subir, poco, pero hemos podido subir todos los ejercicios presupuestarios, y en algunos de ellos con una inflación por debajo de cero, con lo cual se mantiene el poder adquisitivo.

Hemos mantenido los grandes servicios públicos fundamentales; hemos mantenido los servicios sociales; hemos mantenido el seguro de desempleo, con un gasto de más de treinta mil millones de euros anuales; hemos prorrogado el PREPARA; hemos firmado un acuerdo con los sindicatos en diciembre del último año para atender a aquellas personas que estaban en situación de más dificultad, las personas que llevaban más tiempo en el paro; y hemos tomado decisiones importantes en el IRPF, como los "cheques negativos", y he dicho que ya hay doscientos mil personas que los están recibiendo.

¿Que la situación era difícil? Evidente. ¿Que sigue siendo difícil? Evidente. Pero es que hemos pasado una crisis gravísima. Lo que tenemos que hacer ahora es ser constructivos y decir: si este año somos los que más vamos a crecer de la Unión Europea, estemos contentos y, sobre todo, pongamos toda la carne en el asador para mantener esa posición de cara al año que viene. Y lo mismo ocurre en el tema del empleo. Eso es así. Yo ya sé que hay todavía mucha gente en situaciones de dificultad, claro que lo sé, cómo no voy a saberlo; pero ya son menos que antes y, desde luego, vamos a trabajar para que cada vez sean menos.

P.- Quería preguntarle por dos cuestiones a las que se acaba de referir. ¿Considera que es compatible que el Gobierno español haya defendido en Europa que la Unión Europea no financie a Grecia hasta que no se comprometa a cumplir los objetivos de déficit que le ha marcado la troika y, sin embargo, aquí, en España, cuando Cataluña anuncia por adelantado que no piensa cumplir los objetivos de déficit fijados, el Gobierno le entregue 1.800 millones extra de financiación y la convierta en la Comunidad mejor financiada, e incluso le ofrezca créditos a interés cero, como acaba de referirse? Eso por una parte.

De cara al futuro, en caso de que en las próximas elecciones ningún partido tuviera la mayoría absoluta, ¿considera que sería conveniente que se formara una gran coalición entre el PP y el PSOE en aras de esa estabilidad, sobre todo de cara al exterior, como ha reclamado hace poco?

Presidente.- Entiendo que la primera pregunta que me formula usted pretende establecer un paralelismo con la actuación que ha tenido la Unión Europea respecto a Grecia, y la que podría o no podría tener el Gobierno de España respecto a algunas Comunidades que afirman que no están dispuestos a cumplir con los objetivos de déficit. Es así, ¿no?

Como he explicado antes, el aumento de la financiación no se debe a ningún cambio de modelo, que no lo ha habido; se debe a que hay más actividad económica, a que hay más empleo, a que hay más personas contribuyendo y a que hay más recursos. Entonces, cuando eso sucede, se beneficia todo el país, todas las personas, todos los ciudadanos; pero se benefician también las administraciones: se beneficia el Gobierno de la nación, se benefician las Comunidades Autónomas y se benefician también los Ayuntamientos. Por tanto, el grueso de la mayor financiación viene de la mejora de la situación económica. Es automático. Cuando la situación económica era muy mala, la financiación era mala para todos: para el Gobierno, para las Autonomías y para los Ayuntamientos.

Y luego hay una segunda parte, que son los intereses al tipo cero. Cuando nosotros llegamos al Gobierno, sabe usted que nosotros tuvimos la amenaza del rescate, España como nación, lo que supondría estar en una situación exactamente igual que la de Grecia. Pero sabe usted también que había unas Comunidades Autónomas, y no voy a entrar en el por qué, que no podían financiarse. No podían financiarse porque ya se les habían agotado los famosos "bonos patrióticos" y por eso el Gobierno, porque era su obligación --yo creo que sería un insensato si no intentara salvar a cualquier administración pública, piense como piense y haga lo que haga--, puso en marcha el fondo para pagar a proveedores, el Plan de Pago a Proveedores, porque había administraciones que no pagaban, pero simplemente no pagaban a personas que le prestaban un servicio a la Administración.

¿Y qué vamos a dejar? ¿A toda esa gente tirada y sin cobrar después de haber cumplido? ¿Y qué seguridad jurídica habría en España? Claro, esas administraciones no podían cubrir su déficit púbico y, además, cuando había un vencimiento de deuda, como no se lo renovaban y no podían pagar, iban a ir a la quiebra. ¿Y vamos a dejar que vayan a la quiebra las Administraciones? No puede ser. A cambio, y de ahí viene su pregunta, se les exige que, al igual que el Gobierno, o al igual que los Ayuntamientos, o al igual que los que cumplen, cumplan. Por eso he dicho yo antes --ya estoy viendo el debate que se está produciendo-- que esto es una obligación de todos y que tienen que cumplir la Ley, porque esto no es una operación de una Comunidad Autónoma, o de un Gobierno; no, es de todas las administraciones públicas.

Todos debemos trabajar en torno a un objetivo común: cumplir nuestros compromisos con el exterior y hacer una política económica sensata. Es evidente que en la Ley hay instrumentos, los hay, como ocurre en el caso de Grecia; pero es evidente también que el Gobierno, como he señalado antes en la respuesta que le di a uno de sus colegas, tiene que pensar muy bien, tiene que ser prudente, tiene que actuar con proporcionalidad y tiene que saber qué es lo mejor para el interés general en su conjunto cuando toma una u otra decisión.

Pero, insisto, controlar el déficit público, y lo hacemos en un presupuesto que es para el año que viene. Yo no voy a presentar en las Cortes un presupuesto haciendo un aumento de gasto, diciendo que me voy a saltar el déficit y empezar a dar dinero por un lado y por otro, porque es terrible para España. Eso sería liquidar la credibilidad que se ha ganado. Yo, desde luego, eso no lo voy a hacer; otros harán lo que quieran. Harán lo que quieran, pero si no perjudica al interés general del conjunto. Y lo dejamos ahí.

Ya sabe usted que adelantar acontecimientos en la vida tampoco conduce a mucho. Yo creo que una de las cosas más importantes de estos años ha sido la estabilidad política. Yo creo que ha sido muy positivo para España que hubiera estabilidad política y que hubiera un Gobierno que pudiera aprobar las reformas, aunque todo el mundo le criticara y nadie le apoyara; pero también es la responsabilidad del que tiene mayoría: "¿Usted tiene mayoría? Pues, mire, tiene que tomar las decisiones". Yo siempre he dicho, en el caso de Grecia, que para qué hace un referéndum. ¿Voy yo a hacer un referéndum para que en España podamos tener el 10 por 100 de déficit público? Sería una irresponsabilidad por mi parte, pero una irresponsabilidad mayúscula. Entonces, cada uno cuando gobierna tiene que asumir su propia responsabilidad.

¿Qué va a pasar después de las elecciones? Yo no lo sé. Yo, desde luego, creo que, si se repiten algunas cosas que hemos visto en los Ayuntamientos, sinceramente eso es malo para España. Gobiernos de tres o cuatro partidos, gobiernos que no respetan la voluntad mayoritaria de los ciudadanos, creo que tiene muy poco sentido y yo espero que eso no ocurra.

P.- Quería volver sobre el tema de Cataluña para aclarar un par de cosas. ¿Usted no cree que, como está diciéndose, estas elecciones autonómicas están adquiriendo un carácter excepcional en sí mismo --el otro día el propio candidato del PP las calificó como las más importantes de la historia-- y, por lo tanto, se están convirtiendo de hecho en un plebiscito entre las fuerzas que se declaran a favor de la independencia y las fuerzas que podríamos llamar constitucionalistas o españolistas?

Luego, sobre el tema electoral, no sé si usted cree que es el momento de darnos alguna noticia sobre qué planes tiene con respecto a las elecciones; pero yo sí quería ponerle el reto de si me contestaba a si usted no tiene la mayoría suficiente para gobernar en solitario preferiría gobernar con Ciudadanos o con Unió, por ejemplo.

Presidente.- Yo entiendo su primera pregunta, pero me reafirmo en lo que he dicho en mi primera intervención: éstas son unas elecciones autonómicas. Cada uno las puede llamar como estime oportuno y conveniente, y cada uno puede hacer las coaliciones que quiera, y mezclar a unos con otros y decir que el candidato a la Generalitat es el que va de cuarto y no el que va de uno, o puede ser el que vaya de quinto; es decir, que las posibilidades están todas abiertas. Pero dejando de lado todas esas consideraciones, y dejando de lado que cada uno lleva en su programa electoral lo que estima oportuno y conveniente, ahí se va a hablar de todo. Qué duda cabe que este asunto por el que usted se interesa es muy importante; pero éstas son unas elecciones, las que están establecidas en el Estatuto de Autonomía de Cataluña, para elegir un Parlamento y ese Parlamento es el que elige luego al presidente de la Generalitat.

Por tanto, son unas elecciones que tienen algunos asuntos importantes que no estaban sobre la mesa o no lo estaban con tanta intensidad como en otras ocasiones, pero son elecciones autonómicas, y esto es bueno que todos seamos conscientes de ello.

¿La fecha? Me parece un tema que tampoco es demasiado importante, porque más o menos todo el mundo sabe cuándo van a ser y, en cualquier caso, el procedimiento será el de siempre, que es el que dice el sentido común. Yo cuando sepa cuando es la fecha se lo comunicaré a S.M. el Rey y, luego, se lo comunicaré a todos ustedes.

Y luego, con quien, si no hay suficiente… Es que eso es lo que le digo. ¿Qué pasa si yo adelantara acontecimientos? Nosotros vamos a trabajar para pactar con el mayor número de españoles y, a partir de ahí, seremos constructivos, ¡hombre!<, pero más o menos se sabe con quién podemos entendernos nosotros y con quien no parece razonable que nos entendamos. Y como solemos hacer cosas razonables, tampoco es… Los números son muy importantes luego. Ya lo veremos.

P.- Yo, en vez de una hipótesis, voy a pedirle que mire al pasado y respecto a Cataluña quería preguntarle. Usted ha dicho que cualquier obra humana es mejorable. ¿Qué cree que podría haber hecho diferente respecto al desafío soberanista catalán en estos últimos años? ¿Se arrepiente de haber presentado el recurso contra el Estatut?

En segundo lugar, la mayor parte de su intervención inicial ha ido sobre economía. Usted está apostando casi todas sus fichas para la reelección a la economía, pero la corrupción se ha llevado este año tantas o más portadas que los datos económicos. ¿Por qué cree que los electores van a perdonar la corrupción detectada en sus filas --"caso Bárcenas", "caso Gürtel", "caso Púnica"-- y van a votar sólo pensando en la economía?

Presidente.- Yo trabajo para tener más futuro que pasado y creo que lo puedo conseguir. Por tanto, yo le agradecería que no me haga usted hablar del pasado, porque lo importante, además, es lo que yo voy a hacer en el futuro. El pasado, pasado está. Hoy hemos presentado aquí unos resúmenes y ahora lo que vamos es a poner el máximo empeño en que haya crecimiento económico y que haya empleo. Pero ya empezar a hablar del pasado, eso a quien le corresponda. A mí, no; a mí lo que me corresponde y en lo que estoy es en el futuro. Por eso presentamos los Presupuestos para el año 2016.

Ahora bien, hay un tema muy concreto, que si me arrepiento de haber presentado el recurso. En ningún caso. Cuando uno cree que hay algo que violenta clarísimamente las normas que nos hemos dado entre todos, es una irresponsabilidad no decirles a aquellos que tienen la capacidad de tomar la decisión que lo hagan, y fue lo que hicimos en su momento. Por tanto, en absoluto nos vamos a arrepentir de esa decisión.

Pero, insisto, lo importante es el futuro que tiene muchas cosas y muchos retos por delante.

En relación con el otro asunto, es darle la vuelta a lo mismo y, por lo tanto, tampoco voy a hacer aquí una intervención. Simplemente eso: al final, lo que la gente diga y lo que los españoles digan siempre estará bien. Yo, desde luego, voy a intentar, como llevo intentando a lo largo de estos años, trabajar para ganarme yo, y mi partido, su confianza. Eso es lo que vamos a hacer. Hemos hecho cosas bien, hemos hecho otras cosas que no están tan bien y, al final, el juez es el conjunto del pueblo español y a su veredicto nos sometemos todos.

P.- Volviendo un poco a los Presupuestos, en los Presupuestos de los últimos años la inversión regionalizable que se destinaba a Cataluña es inferior a su peso en el PIB. ¿Esto se va a corregir en los de 2016 como un guiño hacia esta región, o no?

Presidente.- Yo creo que en Cataluña se ha hecho un esfuerzo económico importante a lo largo de esta Legislatura, en una legislatura que, desde el punto de vista presupuestario, era muy mala para todos porque estamos en una situación de crisis y las Administraciones no recaudaban. Pero creo que el Plan de Pagos a Proveedores fue una buena decisión que benefició a muchísimos ciudadanos de Cataluña y creo que el Fondo de Liquidez Autonómica permitió a la Generalidad de Cataluña el poder financiar sus servicios públicos y atender a sus vencimientos de deuda. Se han hecho inversiones importantes: yo tuve el honor de participar en la inauguración del AVE a la frontera francesa y las cuatro capitales de provincia de Cataluña están comunicadas por el AVE; se ha hecho un esfuerzo importante en El Prat, que es uno de los aeropuertos mejores de Europa; se está trabajando a fondo en una gran obra de infraestructura como es el Corredor Mediterráneo y también se ha hecho un esfuerzo en materia de puertos.

Sinceramente, creo que se ha hecho un gran esfuerzo. ¿Se podía hacer más? Sí. En Cataluña y en cualquier otra Comunidad Autónoma de España, en Europa y en cualquier lugar pero, sinceramente, creo que el esfuerzo que se ha hecho es muy importante y yo, si sigo teniendo la responsabilidad que tengo en este momento, seguiré promoviendo inversión en Cataluña y en otros lugares de España, por supuesto, porque en Cataluña allí hay más de siete millones de españoles, hay muchos empresariosy muchas Pymes que generan riqueza, que son capaces de exportar y son una parte muy importante de nuestro país, de España.

P.- Tenía unas preguntas muy concretas. En primer lugar, sobre Cataluña quería saber si usted da por completamente rotos los puentes con el presidente de la Generalidad, con el señor Artur Mas.

En segundo lugar, ¿hace autocrítica de esta Legislatura en este balance? ¿Se arrepiente, por ejemplo, de la gestión de la reforma de la Ley del Aborto que ha generado división interna en su partido?

Presidente.- Vamos a hablar del futuro.

Yo hablo con todo el mundo que quiere hablar conmigo. Lo que pasa es que, claro, no es fácil tener un diálogo del que se puedan extraer consecuencias cuando la pretensión es hacer un referéndum para ver si me voy o no me voy. Comprenderá usted que ningún presidente del Gobierno de España, ni de ningún país, puede aceptar eso. Es que eso es impensable. Eso es desconocer lo que es un presidente del Gobierno, insisto, de cualquier país. No hay presidente del Gobierno que esté dispuesto a que su país deje de ser su país. Es que es una cosa, de verdad, absolutamente disparatada.

En cuanto a lo segundo, es que estar dándole vueltas para atrás, para atrás… Oiga, miremos para adelante.

P.- Yo le quería preguntar por los Presupuestos de 2016. Ha dicho que llevan aparejado un claro apoyo al crecimiento. Le quería preguntar en qué se va a sustanciar, cuánto van a crecer las inversiones y el gasto en infraestructuras; cuánto van a crecer, si es que crece, la financiación en la educación y, como ha hablado de que va a haber más ayudas a familias, si va a haber algún incentivo fiscal adicional.

Presidente.- Esto se va a presentar, como les dije al principio, por el ministro de Hacienda el martes en el Congreso porque, de momento, yo he dado las claves generales más importantes; pero sí puedo decirle alguna cosa en relación con lo que usted me ha dicho.

En materia de inversiones, el capítulo de inversiones va a subir: va a subir el capítulo de inversiones que recojan los Presupuestos Generales del Estado y va a subir también el de las empresas públicas; sobre todo, es Fomento, ADIF y todas las empresas públicas. Hay una subida que no puedo en este momento precisarle, pero eso sí que lo haremos el martes.

En materia educativa, van a subir las becas porque prácticamente es de las pocas competencias que tiene la Administración Central del Estado, porque el resto es competencia, como sabe usted muy bien, de las Comunidades Autónomas. Sí habrá una subida importante en el I+D --eso sí que puedo…, he hecho antes un breve apunte en mi intervención inicial-- y también habrá una subida significativa en los temas de atención a la dependencia. Es decir, en estos asuntos, estos temas, lógicamente, también ayudan en lo que son todos los temas de familia.

P.- Usted se ha referido en varias ocasiones al actual sistema de financiación autonómica pero, como dice que esperan tener más futuro que pasado, y dado que hay que reformar el sistema, quería saber qué tipo de reforma del sistema plantea usted. ¿Cree que hay margen para mejorar la situación de las Comunidades Autónomas que ahora se sienten agraviadas con el modelo vigente, entre ellas, Cataluña? ¿En ese sistema se plantearía la introducción del principio de ordinalidad o de partidas finalistas para las Comunidades Autónomas?

Le quería hacer otra pregunta. Ha dicho que lo importante de la corrupción es evitar que en el futuro puedan producirse nuevos casos y usted ha legislado al respecto; pero quería saber si tiene claro qué es lo que ha permitido que estos casos de corrupción se hallen en su partido sin que los líderes --entre otros, usted mismo-- hayan sido capaces de detectarlo a tiempo.

Presidente.- Como le decía antes, hay algunas cosas positivas. En los últimos tiempos todas las instituciones han trabajado con absoluta independencia y eficacia, tanto el Poder Judicial, como la Fiscalía, como la Agencia Estatal Tributaria, como la Policía o como la Guardia Civil, y es de desear que lo sigan haciendo así en el futuro. También es positivo que se hayan aprobado muchas leyes que, desde luego, van a dificultar que se puedan producir este tipo de actos y se imponen obligaciones a las personas que asumen responsabilidades de gobierno en las distintas administraciones. También los partidos políticos están obligados a mucha mayor transparencia, y también la propia Administración Pública.

Creo que todo esto es muy positivo. Pienso que hay una conciencia clara por parte de todo el mundo de que hay que ser muy contundente contra este tipo de actuaciones y, en ese sentido, algunas de las cosas que desgraciadamente se han vivido en nuestro país deberán servir como un revulsivo para que esto no pueda ocurrir de cara al futuro. Sinceramente, creo que esto va a ir mejorando en el futuro, como tantas cosas en nuestro país.

Ahora, le voy a contestar a la pregunta de las Comunidades Autónomas. Efectivamente, no les pasa a las Comunidades Autónomas, le pasa a todo el mundo. Todo el mundo cree que está mal financiado; es decir, les pasa a los Ayuntamientos y le pasa al Gobierno de la nación. Si usted le pregunta uno a uno a todos los ministros, y hoy hemos tenido un debate que el ministro de Hacienda se lo puede explicar luego, todo el mundo cree que su ministerio está peor tratado que los demás. Es lógico. Pero creo que para el futuro yo le voy a decir cuál es mi prioridad en materia de financiación de las Administraciones Públicas.

Yo creo que el gran reto de futuro es la Seguridad Social pero, es más, creo que es el gran reto del futuro en España y creo que es el gran reto del futuro en Europa. El otro día estuve con el presidente de un país de la Unión Europea quien me dijo que en su país había 3.300.000 pensionistas --fíjese, 3.300.000 pensionistas-- y 4.500.000 cotizantes a la Seguridad Social. Piense usted lo que esto significa: 4,5 millones pagan las pensiones de 3.300.000. En España, ahora la Seguridad Social, no recuerdo la cifra exacta pero está claramente por encima de diecisiete millones y el número de pensionistas es de 9.300.000.

Entonces, cuando yo digo, porque lo he dicho en algunas ocasiones, que en la próxima Legislatura tiene que haber veinte millones de personas trabajando, lo digo, primero, porque es bueno que haya personas que no pueden trabajar y encuentren su trabajo; pero también porque cuantos más cotizantes haya a la Seguridad Social, sin duda alguna, más posibilidades tendremos de mantener y de mejorar el sistema.

Si usted mira cómo ha evolucionado el gasto de las distintas Administraciones Públicas a lo largo de los últimos años, verá usted que ahí hay un tema y que ése es uno de los grandes retos del futuro. Nosotros hemos podido, como decía antes, mantener el sistema de pensiones e ir subiéndolo poco a poco; pero ahí está el gran reto del futuro.

A partir de ahí, dice usted si se puede mejorar la financiación de las Comunidades Autónomas. Pues depende de que la situación económica vaya a mejor o no vaya. Si va a mejor, claro que se puede mejorar. Sí ha mejorado sin cambiar el modelo, y ya lo he dicho, en más de siete mil millones de euros; sin cambiar el modelo, pero porque ha mejorado la recaudación.

Entonces, hay una cosa de la que tenemos que ser conscientes, que lo somos, pero a veces no actuamos en consecuencia: un país será mejor y sus administraciones podrán hacer más cosas, y la gente vivir mejor, si es un país donde hay actividad, donde hay crecimiento económico y donde hay empleo. No voy a citarle el nombre de ningún país, pero hay muchos países en el mundo en los que sabe usted que ni hay empresas, ni hay crecimiento, ni hay empleo; entonces, no hay nada. Por eso, a ver si somos todos conscientes de que la clave es fijar las prioridades.

¿Qué íbamos a repartir en esta Legislatura? El objetivo no era repartir nada, el objetivo era crecer. Gracias a eso ahora hay siete mil y pico de millones más. Entonces, como en tantas y tantas facetas de la vida, hay que priorizar. La prioridad, para mí, hoy sigue siendo crecer y crear empleo, y para los próximos años; y en materia de administración, todas, pero es muy importante la Seguridad Social. Hay en España más de 9.300.000 personas que cobran una pensión y son las personas a las que más hay que defender, porque son las que tienen menos posibilidades de defenderse ellas por sí mismas.

Señoras y señores, nos vamos. Muchísimas gracias.