Está usted en:

Rueda de prensa del presidente del Gobierno y del presidente de la República Argentina

Intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

Buenos Aires (Argentina), martes 10 de abril de 2018

Presidente.- Muchas gracias, señor presidente. Muy buenos días a todos. Es un honor para mí comparecer ante todos ustedes junto al presidente Macri, con motivo de esta visita oficial. Es mi primera visita oficial a Argentina, y la primera de un presidente del Gobierno español, desde hace más de diez años.

Ha sido, en mi opinión, mucho tiempo, demasiado, para dos países tan próximos como los nuestros, pero, como reza el refranero popular: "Nunca es tarde si la dicha es buena".

Esta visita, y se ha referido a ello en su intervención, el presidente Macri, es, en cierto sentido, la continuación natural de la exitosa visita de Estado que el presidente Macri realizó a España en febrero de 2017. Esa visita, coincido, permitió lanzar una verdadera y profunda renovación de nuestras relaciones bilaterales.

España y Argentina, como saben, comparten mucho: una historia, una lengua y una cultura comunes. También, estrechísimos vínculos familiares. Pero ahora comparten otra cosa que puede ser de tremendo provecho para ambos países y eso es dos Gobiernos en plena sintonía sobre la mayoría de las cuestiones de política económica y exterior. Eso puede generar un efecto multiplicador de nuestros esfuerzos y creo que estamos trabajando bien para sacarle partido.

Bien, durante nuestras conversaciones de hoy hemos pasado revista a la situación interna en ambos países, así como a las relaciones bilaterales y a la situación regional e internacional.

En la reunión de esta mañana, he tenido ocasión de felicitar al presidente Macri por la política decidida de reformas y de apertura económica que ha emprendido. Coincidimos en que para generar riqueza hay que ofrecer seriedad, previsibilidad y seguridad jurídica a los ciudadanos. Solo así las Administraciones Públicas podrán coadyuvar a que cada individuo pueda desarrollar plenamente sus capacidades, y creo que en ambos países estamos empezando a ver los primeros resultados de esa receta y las mejoras para el bienestar del conjunto de la gente.

También hemos hablado de nuestras relaciones bilaterales del futuro. El potencial de nuestros dos países, y de nuestras relaciones bilaterales es inmenso, y creo firmemente que trabajando mano a mano con el presidente Macri podremos aprovecharlo plenamente.

La presencia empresarial de España en Argentina es potente, y, además, está comprometida con el futuro del país. Somos el segundo inversor en Argentina y no veo razón por la que no podamos volver a ser el primero, como lo fuimos durante muchos años. Nuestras empresas perseveraron en Argentina en tiempos más difíciles; están comprometidas con Argentina y tienen vocación de permanencia. También Argentina tiene fuertes capitales invertidos en España.

Me he llevado una excelente impresión del encuentro empresarial que hemos inaugurado esta mañana y animo a ambos sectores empresariales a seguir confiando en ese futuro compartido. Creo que es un buen momento, porque las dos economías van bien, y porque además hay una buena sintonía entre ambos Gobiernos. Y eso siempre ayuda a la generación de riqueza, de bienestar y de empleo.

Bien, señoras y señores, la economía es importante, pero ciertamente no lo es todo. Con este viaje a Argentina he querido, también, mandar un claro mensaje político; compartimos valores, compartimos análisis sobre la realidad internacional, compartimos objetivos. Toca unir esfuerzos en la convicción de que en un mundo globalizado la suma de uno más uno es más que dos.

Hemos podido hablar con el presidente de sus planes para Mercosur y del futuro de Europa. Creo en la convergencia entre ambos procesos y en el papel protagonista que corresponde a Argentina y a España, desde sus respectivas riberas del Atlántico. Por ello, le he reiterado el firme apoyo de España a una próxima conclusión del Acuerdo de Asociación Unión Europea-Mercosur. Igualmente, apoyamos a Argentina en su aspiración de convertirse en miembro de pleno derecho de la OCDE, creo que es un acto de justicia.

El presidente Macri también me ha informado sobre su presidencia del G-20. Es una tarea ardua, sobre todo, en un momento en el que soplan vientos proteccionistas, pero todos estamos seguros de que va a tener un gran éxito. Hay una apuesta muy importante por la digitalización de nuestra economía, por la digitalización de nuestros países. Ahí está, sin duda, un elemento de competitividad de primer orden y tenemos que estar a la cabeza de los países del mundo en esta materia de la que va a depender, y mucho, la competitividad y la economía, y por lo tanto, el futuro de la gente en los próximos años.

Como dijo el presidente Macri, también hemos hablado sobre Venezuela. Desgraciadamente, el problema es de tal magnitud que no queda otra, y ya afecta a toda la región, ha desbordado todas las fronteras. Coincidimos plenamente en nuestro análisis de la situación y en la única solución viable. Hay que devolver la palabra a los venezolanos, sin cortapisas, sin amenazas y sin aprovechar el hambre y la miseria provocada por la incompetencia o peor, para establecer regímenes clientelares. Simple y llanamente dejarles elegir en libertad, como prevé su propia Constitución.

Queremos para los venezolanos --estoy seguro que el presidente Macri, también--, lo mismo que queremos para nuestros países: democracia, libertad, Derechos Humanos, estabilidad, tranquilidad y progreso económico y social. Eso es lo que queremos para nuestros países, para nuestros nacionales y, también, para el conjunto de todos los venezolanos.

En definitiva, y estoy convencido de que el presiente Macri coincide conmigo, ha sido una reunión muy provechosa, como estoy seguro de que resultará toda la visita. Estamos trabajando para convertir nuestra excelente sintonía política en un valor añadido para nuestros ciudadanos, a nivel bilateral, a nivel de relaciones entre Europa y América Latina, y en las principales cuestiones de la actualidad, regional e internacional.

Deseo, por todo ello, agradecerle al presidente Macri su invitación. Argentina y España siempre se han profesado amistad y cariño mutuo; ahora se trata de sacar el máximo provecho posible a este valioso acervo común.

Y no quería terminar esta intervención sin recordar que el presidente Macri me ha trasladado una invitación para Su Majestad el Rey para que haga una visita oficial a Argentina, después del Congreso de la Lengua, que tendrá lugar en Córdoba, creo recordar que en marzo del año que viene.

Y ya, para terminar de verdad, es verdad que el partido era amistoso, pero aun siendo amistoso, no es lo mismo un resultado que otro. En cualquier caso, todo eso ya es historia de la humanidad, y volveremos a vernos pronto.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)