Está usted en:

Educación

Educación

Martes 19 de noviembre de 2019

Ministerio de Educación y Formación Profesional

Desde la aprobación de la Constitución española de 1978, el sistema educativo español ha experimentado un proceso de transformación por el que, paulatinamente, la Administración del Estado ha transferido funciones, servicios y recursos a las diferentes Comunidades Autónomas. La Constitución establece un modelo de Estado descentralizado que reparte el ejercicio de las competencias educativas entre todos los niveles administrativos. Es un modelo simétrico en el que las competencias educativas ejercidas por las Comunidades Autónomas son básicamente las mismas.

El marco legal que regula el sistema educativo no ha logrado en los últimos años el apoyo social deseable para lograr su necesaria estabilidad. Por ello, el Gobierno pretende consensuar un Acuerdo por la Educación para estabilizar el sistema no solo en lo normativo, sino también en lo presupuestario y en el currículo, siguiendo como referentes los Objetivos de Naciones Unidas para el 2030 y los objetivos europeos de Educación y Formación, dando un especial protagonismo a la Formación Profesional.

Asimismo, con el objeto de modificar los aspectos más controvertidos de la LOMCE (Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa), se está estudiando un anteproyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

Organización y Administración general del Sistema Educativo

La Constitución española de 1978 establece un modelo de Estado descentralizado que reparte el ejercicio de las competencias educativas entre todos los niveles administrativos. Es un modelo simétrico en el que las competencias educativas ejercidas por las Comunidades Autónomas son básicamente las mismas.

Las competencias educativas se distribuyen entre la Administración General del Estado (Ministerio de Educación y Formación Profesional) y las Comunidades Autónomas (Consejerías o Departamentos de Educación). En las Ciudades de Ceuta y Melilla son asumidas por el propio Ministerio de Educación y Formación Profesional.

El papel de las administraciones locales se centra en la gestión educativa a través de las Concejalías de Educación o de los Institutos Municipales de Educación.

Los centros educativos también participan gracias a la autonomía que tienen tanto en lo pedagógico, a través de la elaboración de sus proyectos educativos como en lo que respecta a la gestión económica de los recursos y a la elaboración de sus normas de organización y funcionamiento.

El sistema se cierra con la participación de los centros educativos, en el marco de su autonomía como forma de aumentar su eficacia, adaptarse mejor al alumnado y encauzar la participación democrática de los agentes del sistema y siempre sometida a corresponsabilidad.

Los centros educativos también participan gracias a la autonomía que tienen tanto en lo pedagógico, a través de la elaboración de sus proyectos educativos como en lo que respecta a la gestión económica de los recursos y a la elaboración de sus normas de organización y funcionamiento.

Educación Infantil

La Educación Infantil constituye el primer nivel del sistema educativo. Abarca desde el nacimiento hasta los seis años de edad. Se organiza en dos ciclos de tres años cada uno, con carácter voluntario.

El segundo ciclo es gratuito, y en la actualidad casi el 100% de los niños y niñas de 3 a 6 años lo cursan.

En cuanto al primer ciclo, que comprende de los cero a los tres años, se está aumentando considerablemente el número de plazas gratuitas gracias al Plan Educa3.

Educación Primaria

La Educación Primaria es una etapa obligatoria que conforma junto con la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) el periodo de enseñanza básico y gratuito. Su finalidad es facilitar el aprendizaje de la expresión y comprensión oral, la lectura, la escritura, el cálculo, la adquisición de nociones básicas de la cultura, y el hábito de convivencia así como los de estudio y trabajo, el sentido artístico, la creatividad y la afectividad, con el fin de garantizar una formación integral que contribuya al pleno desarrollo de la personalidad. La educación primaria abarca seis cursos académicos, que se realizan ordinariamente entre los seis y los doce años de edad.

Educación Secundaria Obligatoria (ESO)

La Educación Secundaria Obligatoria se extiende ordinariamente desde los doce hasta los dieciséis años de edad y comprende cuatro cursos académicos. La etapa de Educación Secundaria Obligatoria se organiza en materias y comprende dos ciclos, el primero de tres cursos escolares y el segundo de uno.

Los alumnos elegirán entre la vía de enseñanzas académicas con orientación hacia el Bachillerato y la vía de enseñanzas aplicadas, con orientación hacia la Formación Profesional de grado medio.

Bachillerato

El Bachillerato es una etapa educativa no obligatoria de dos años de duración, que ofrece tres modalidades distintas: «Ciencias» «Humanidades y Ciencias Sociales» y «Artes». El bachillerato tiene como finalidad proporcionar a los alumnos y alumnas formación, madurez intelectual y humana, conocimientos y habilidades que les permitan desarrollar funciones sociales e incorporarse a la vida activa con responsabilidad y competencia. Asimismo, capacitará a los alumnos y alumnas para acceder a la educación superior.

Formación Profesional

Las enseñanzas de Formación Profesional comprenden un conjunto de acciones formativas que capacitan para el desempeño cualificado de las diversas profesiones y el acceso al empleo. La formación profesional permite que los alumnos puedan circular entre ella y las demás vías del sistema educativo y en el aprendizaje a lo largo de la vida.

La Formación Profesional se organiza en ciclos formativos básicos, de formación profesional básica, de grado medio y de grado superior, a los que se suman los ciclos de especialización. Todos ellos se estructuran en módulos teórico-prácticos de duración variable que incluyen un módulo de formación en centros de trabajo, y se pueden ofertar en la modalidad presencial, a distancia o dual. El Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas, establece las titulaciones correspondientes a los estudios de Formación Profesional, así como los aspectos básicos del currículo de cada una de ellas.

Actualmente el Gobierno está potenciando la Formación Profesional dual, buscando que la oferta de titulaciones dé una respuesta real a las necesidades reales del sistema productivo.

Asimismo, se ha reactivado el Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales, y el Ministerio de Educación y Formación Profesional pretende agilizar el diseño de las cualificaciones y su transposición en títulos formativos.

Enseñanzas artísticas

Las enseñanzas artísticas tienen como finalidad proporcionar al alumnado una formación artística de calidad y garantizar la cualificación de futuros profesionales en los distintos ámbitos artísticos.

Constituyen estas enseñanzas las enseñanzas elementales de música y de danza, las enseñanzas artísticas profesionales de música, danza y los ciclos formativos de grados medio y superior de artes plásticas y diseño y las enseñanzas artísticas superiores.

Tienen la condición de enseñanzas artísticas superiores los estudios superiores de música y de danza, las enseñanzas de arte dramático, las enseñanzas de conservación y restauración de bienes culturales, los estudios superiores de diseño y los estudios superiores de artes plásticas, entre los que se incluyen los estudios superiores de cerámica y los estudios superiores del vidrio.

Enseñanza de idiomas de régimen especial

Las enseñanzas de idiomas de régimen especial se ofertan a través de las Escuelas Oficiales de Idiomas y tienen por objeto capacitar al alumnado para el uso adecuado de los diferentes idiomas, fuera de las etapas ordinarias del sistema educativo, y se organizan en los niveles siguientes: básico, intermedio y avanzado. Estos niveles se corresponderán, respectivamente, con los niveles A, B y C del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, que se subdividen en los niveles A1, A2, B1, B2, C1 y C2.

Asimismo, para dar una respuesta adecuada a la formación permanente de las personas adultas, las administraciones educativas pueden integrar en las escuelas oficiales de idiomas las enseñanzas de idiomas a distancia, como sucede, por ejemplo, con el programa "That's English!".

Enseñanzas deportivas

Las enseñanzas deportivas tienen como finalidad preparar a los alumnos y alumnas para la actividad profesional en relación con una modalidad o especialidad deportiva, así como facilitar su adaptación a la evolución del mundo laboral y deportivo y a la ciudadanía activa.

Se organizan tomando como base las modalidades deportivas, y, en su caso, sus especialidades. Se estructuran en dos grados, grado medio y grado superior, y podrán estar referidas al Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales. Se organizan en bloques y módulos de duración variable, constituidos por áreas de conocimiento teórico-prácticas adecuadas a los diversos campos profesionales y deportivos.

Educación superior universitaria y su acceso

La política universitaria depende del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Para el acceso a los estudios universitarios se requerirá, como norma general, el título de bachillerato, que comprenderá las calificaciones obtenidas en los dos cursos y la superación de la prueba final que permita valorar la madurez académica, los conocimientos y la capacidad de los estudiantes para seguir con éxito las enseñanzas universitarias.

Se regula también el acceso directo a la universidad de los estudiantes procedentes del grado superior de Formación Profesional, Artes Plásticas y Diseño y Enseñanzas Deportivas, así como la prueba para mayores de veinticinco años, el acceso a la universidad de los mayores de cuarenta años mediante la acreditación de la experiencia laboral y el acceso de todos los mayores de cuarenta y cinco años aunque no dispongan de titulación académica ni de experiencia profesional, de manera que se facilite el acceso a la formación de las personas adultas.

En cuanto a la estructura de los estudios universitarios es de estudios de Grado, estudios de Máster y Doctorado.

La duración de los grados en un número elevado de países del Espacio Europeo de Educación Superior se establece desde los 180 créditos ECTS (3 años) a los 240 créditos ECTS (4 años) o incluso más, dependiendo del reconocimiento de sus atribuciones profesionales. España optó por una duración mínima de los grados de 240 créditos. La modificación aprobada permite ofertar grados a partir de 180 créditos y, de este modo, adecuar nuestros estudios a aquellos países con los que tenemos una mayor movilidad internacional de estudiantes y con los que compartimos un mercado laboral común.

Por su parte, los estudios de Máster tienen entre 60 y 120 créditos ECTS, y los Doctorados se regulan por lo dispuesto en el Real Decreto 99/2011, de 28 de enero.

Administración educativa

El marco legislativo que rige y orienta el sistema educativo español está formado por la Constitución española de 1978 y las leyes que desarrollan los principios y derechos establecidos en ella. Desde la aprobación de la Constitución española de 1978, el sistema educativo español ha experimentado un proceso de transformación por el que, paulatinamente, la Administración del Estado ha transferido funciones, servicios y recursos a las diferentes Comunidades Autónomas.

El Ministerio de Educación y Formación Profesional es el órgano de la Administración General del Estado encargado de la propuesta y ejecución de las directrices generales del Gobierno sobre la política educativa. El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades es el es el órgano de la Administración General del Estado competente en materia de Universidades. Asimismo, en cada Comunidad Autónoma, la Administración estatal cuenta con la Alta Inspección educativa para el ejercicio de sus funciones, consistentes en la comprobación del cumplimiento de la normativa y de las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos en materia de educación, la inclusión de los aspectos básicos en los currículos autonómicos y el cumplimiento de los requisitos establecidos por el Estado y de las condiciones para la obtención de los títulos correspondientes. El Ministerio actúa como administración educativa en las ciudades de Ceuta y Melilla y en los centros en el exterior.

Los órganos encargados de facilitar la coordinación administrativa son la Conferencia Sectorial de Educación y la Conferencia General de Política Universitaria.

Situación actual, últimas medidas adoptadas e iniciativas futuras

Desde el cambio de Gobierno que supuso la moción de censura del 1 de junio, el Ministerio de Educación y Formación Profesional se ha propuesto modificar los aspectos considerados más negativos de la reforma legal impulsada por la anterior administración, la LOMCE, lo que se hará principalmente mediante una nueva Ley de reforma de la Ley Orgánica de Educación y mediante otras medidas.

Entre las principales medidas incluidas en la futura Ley, destaca la eliminación de los itinerarios de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y las reválidas. Así se recupera un único título que habilitará al finalizar la ESO tanto para cursar Bachillerato como Formación Profesional.

También se busca hacer de la repetición de curso una medida excepcional y se regula la existencia de un plan específico para alumnos y alumnas que, no obstante, tengan que repetir curso. Una vez que el equipo del centro educativo dé el visto bueno al plan, un docente será el encargado de hacer un seguimiento del estudiante. En esta misma línea se implantará un plan individualizado con orientación académica y profesional para el alumnado que abandone el sistema educativo sin el título de secundaria obligatoria.

En el marco de los Acuerdos con la Santa Sede, se regulará el ejercicio del derecho a una enseñanza de la religión confesional, sin que obligue a una asignatura alternativa ni interfiera en la nota media obtenida con el resto de las enseñanzas académicas.

Además, se busca hacer real y efectiva la participación de la comunidad educativa en el control y gestión de los centros sostenidos con fondos públicos, equilibrando las competencias del director o del titular, y del Consejo Escolar.

Se impulsa la Formación Profesional desarrollando una oferta que dé una respuesta real a las necesidades reales del sistema productivo. En esta línea, ya se ha iniciado la revisión del procedimiento de acreditación de competencias profesionales a través de la experiencia profesional y se ha reactivado el Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales.

En la convocatoria de becas de 2018, la cuantía fija de los becarios de familias con rentas más bajas se ha incrementado en 100 euros, sin que esto haya implicado la reducción de la cuantía recibida por ningún becario. De este aumento se benefician ya 250.000 becarios y becarias. Asimismo, se está revisando el modelo actual de becas para hacerlo más eficaz y equitativo.

Finalmente, cabe señalar que 2018 ha sido el año en el que se ha conmemorado el VIII centenario de la fundación de la Universidad de Salamanca (1218), la primera de España, y por lo tanto, del inicio del sistema educativo universitario español, y que se venía preparando desde hace una década (Real Decreto 1980/2008, de 28 de noviembre, por el que el Gobierno de España crea la Comisión Interinstitucional para la conmemoración del VIII centenario de la creación de la Universidad de Salamanca).