Economía, Empleo y Seguridad Social

Empleo

Martes 19 de noviembre de 2019

El mercado de trabajo en España

Desde la transición a la democracia, la situación del mercado de trabajo español se ha caracterizado por mantener una elevada tasa de desempleo estructural que se ha visto incrementada fuertemente en periodos de crisis como el actual. En tiempos de bonanza económica, la tasa de paro no ha bajado nunca del 8% hasta alcanzar niveles que rondan el 26% en periodos de crisis económica.

A finales de 2018 la economía mantiene un ritmo elevado de crecimiento, superior a la media de la Zona Euro. En el tercer trimestre de 2018, se acumulan veintidós trimestres consecutivos de crecimiento del PIB, un crecimiento del 0,6% por tercer trimestre consecutivo. La economía presenta un crecimiento en el entorno del 2,6% en 2018. El mercado de trabajo muestra un comportamiento dinámico: desde el inicio de la recuperación en el paro se ha reducido en más de dos millones de empleos.

Encuesta de Población Activa

El empleo, expresado en puestos de trabajo equivalente a tiempo completo según los datos estimados por el INE, habría aumentado en términos interanuales un 2,5%, lo que habría supuesto la creación de cuatrocientos setenta y ocho mil empleos en el último año, a un ritmo cuatro décimas superior al mostrado por la Encuesta de Población Activa. Este incremento del empleo ha ido acompañado de un pequeño avance de la productividad aparente del factor trabajo, que aumenta un 0,3%, y de una caída de los costes laborales unitarios nominales. Estos descienden dos décimas y se sitúan ocho décimas por debajo del deflactor implícito de la economía, en un marco de crecimiento de la inflación a partir de septiembre, tras diez meses de caída continuada.

En el conjunto del año, el total de desempleados bajó hasta los 3.326.00. La tasa de paro cae al 14,55%, la más baja desde principios de 2009. El empleo a tiempo completo ha aumentado en 490.000 mientras el empleo a tiempo parcial ha disminuido en 12.000. El número de ocupados se eleva a 19,5 millones, la mayor cifra desde 2010. Los aspectos más relevantes a destacar con datos de noviembre de 2018 son los siguientes:

Trimestralmente, el empleo sube en 183.900 personas, se sitúa en 19.528.000, el paro se reduce en 183.900 personas, hasta las 3.326.00, y 19.800 personas entran en la población activa, que asciende a 22.854.000 activos.

• En términos desestacionalizados la evolución ha sido favorable: el empleo aumenta un 0,48%.

• En términos anuales los comportamientos más favorables los presentan Andalucía, Canarias y Cataluña.

• En términos trimestrales aumenta el flujo de entrada a la ocupación, entran 1.333.700 personas, 53.200 personas más, y el de salida, lo hacen 1.182.700 personas, 9.900 más que hace un año. Paralelamente, aumenta el flujo de salida del paro, lo hacen 1.496.500 personas, 65.500 más que hace un año, desciende el flujo de entrada al paro, lo hacen 1.454.700 personas, 37.800 menos.

• Aumenta el número total de hogares, hasta los 18,59 millones de hogares, disminuyen los hogares con todos sus miembros activos en paro, en 29.500, para situarse en 1.083.700, a la vez que aumentan los hogares con todos sus activos ocupados en 139.300, hasta 10.551.000 hogares. Anualmente la evolución es favorable: hay 216.200 hogares menos con todos sus activos en paro y 321.600 hogares más con todos sus activos ocupados.

Empleo juvenil

El lanzamiento en 2013 de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven (EEEJ), en la que posteriormente se integró la Garantía Juvenil supuso una importante apuesta por el empleo juvenil, uno de los grandes desafíos de nuestro país.

En concreto, se han beneficiado de la EEEJ 1.423.799 jóvenes, mientras que el número de inscritos en la Garantía Juvenil es de 750.737 jóvenes.

El Día Internacional de la Juventud recuerda que el empleo juvenil es una prioridad de las políticas de todos y la necesidad de seguir trabajando para lograrlo.

Por ello, se han puesto en marcha medidas como la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, fruto del diálogo con los interlocutores sociales y las CCAA, y la Garantía Juvenil, que están logrando resultados favorables para este colectivo.

El empleo entre los jóvenes menores de 25 años crece a un ritmo del 9,56%, más del doble que la media nacional, según los últimos datos de afiliación a la Seguridad Social. Así, se ha vuelto a superar el umbral del millón de jóvenes menores de 25 años trabajando en nuestro país, algo que no sucedía desde hace 6 años.

Según datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de junio de 2018, la tasa de paro entre los menores de 25 años se ha reducido 12,9 puntos porcentuales en 2017 y la de menores de 30 años en un 11,2%. Un ritmo de descenso que todavía es menor que el de los mayores de 30 años.

Por ello, pese a esta evolución, el Gobierno recuerda que aún queda mucho por hacer y por eso sigue trabajando en las mesas de diálogo con los interlocutores sociales y también con las comunidades autónomas y los Grupos Parlamentarios para que la suma de los esfuerzos traiga cada día más y mejores oportunidades de empleo a nuestros jóvenes. Por ello, el Gobierno ha lanzado un Plan de Choque por el Empleo Joven 2019-2012 con un compromiso por la formación integral y la cualificación de los jóvenes, estableciendo un marco laboral de calidad y aumentando la productividad y el valor añadido, con un compromiso por la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, siguiendo todo ello los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, contando el Plan con 50 medidas concretas ordenadas en 6 ejes.

Más empleos y de mayor calidad

Según la Organización Internacional de Trabajo, el trabajo decente es el punto de convergencia de sus cuatro objetivos estratégicos: la promoción de los derechos fundamentales en el trabajo; el empleo; la protección social y el dialogo social. El trabajo decente dignifica y permite el desarrollo de las propias capacidades;

España ha consolidado su posición de liderazgo en la creación de empleo de Europa, siendo uno de los países que más empleo crean en la UE.

Pero aunque progresivamente se van superando los efectos del aumento del desempleo por la crisis todavía es necesario lograr que este sea un empleo de calidad. Por ello el Gobierno ha lanzado un Plan Director por un trabajo digno 2018-2019-2020. El objetivo principal del Plan es recuperar derechos laborales y mejorar la calidad del empleo y de las condiciones de trabajo.

El Plan buscar un giro cualitativo a las actuaciones desarrolladas hasta ahora por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que anteriormente se centró fundamentalmente en la lucha contra el empleo irregular y en el fraude a la Seguridad Social. Sin descuidar este objetivo, el actual Gobierno va a poner a la Inspección, con todos sus medios, al servicio de la mejora de la calidad del empleo y de la lucha contra las bolsas de fraude laboral existentes en el mercado de trabajo.

Es un Plan global, pues integra 55 medidas operativas, 20 organizativas y de coordinación institucional entre las distintas Administraciones Públicas y con todos los actores que deben implicarse contra la precariedad laboral.