Defensa

España en el ámbito internacional y su participación en las misiones internacionales

Martes 19 de noviembre de 2019

Misiones Internacionales

España comparte con sus socios y aliados la idea de que los retos y amenazas, a los que se enfrenta, deben solucionarse desde una perspectiva multilateral integradora. Por ello se ha incrementado la actividad internacional a través de dos ámbitos diferenciados: la Diplomacia de Defensa, que refuerza la cooperación bilateral, y la participación en Organismos Internacionales.

España actualmente está presente en 18 misiones en el extranjero, con 2.510 militares y guardias civiles desplegados en cuatro continentes. Los contingentes más numerosos son los de Líbano, con 610 cascos azules e lrak con 551 efectivos.

En el marco de la OTAN participan en la defensa de los países bálticos y Turquía, y asesoran a las fuerzas de seguridad en Afganistán. España también está presente en todas las misiones militares que la Unión Europea desarrolla en el continente africano, con despliegues en Malí, República Centroafricana, Somalia, Senegal y Gabón, así como en las operaciones que tratan de impedir el tráfico ilegal de personas frente a las costas de Libia y la piratería en el océano Índico.

Diplomacia de Defensa

La Directiva de Defensa Nacional establece la necesidad de reforzar la relación bilateral con aquellos actores con los que compartimos intereses y amenazas, así como con quienes puedan aportar estabilidad a nuestro entorno o mejorar la posición de España en el ámbito de las relaciones estratégicas.

Por consiguiente, la política de defensa española incorpora un Plan de Diplomacia de Defensa en el que se establecen los principios, prioridades y objetivos para conseguir estos fines. A tal efecto, con carácter anual, se elabora y revisa un Plan Bienal de Diplomacia de Defensa, que orienta las actividades a realizar para los próximos dos años.

La diplomacia de defensa utiliza una combinación de diversos instrumentos cuyo peso varía en función del fin y área de actuación, acuerdos de cooperación, reuniones bilaterales, intercambios con otros países, reforma del sector seguridad, fortalecimiento de capacidades, enseñanza y formación, ejercicios, cooperación industrial y tecnológica, etc.

Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)

España, miembro de la OTAN desde 1982, ha contribuido a la transformación de la Alianza ante los nuevos riesgos y amenazas que afectan a la seguridad global. En la Cumbre de la OTAN celebrada en Lisboa en noviembre de 2010, se aprobó un nuevo Concepto Estratégico para definir una nueva Alianza Atlántica, más preparada para los desafíos del siglo XXI.

España sigue comprometida con las misiones y fuerzas aliadas, manteniendo presencia en la misión de la OTAN en Afganistán o participando en el programa de Defensa Antimisiles de la OTAN mediante el acuerdo con los Estados Unidos de América para el despliegue permanente, en la base naval de Rota, de cuatro destructores de la marina estadounidense dotados del sistema de combate AEGIS.

España ha manifestado su interés en reforzar una mayor atención de la OTAN en el ámbito sur y frente a amenazas no convencionales como el terrorismo. El Gobierno también ha señalado la necesidad de fortalecer la colaboración y el mejor empleo de las sinergias entre la OTAN y otras organizaciones internacionales como la Unión Europea, la Liga Árabe o la Unión Africana.

Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea (PCSD)

España, como miembro de la Unión Europea (UE), es una de las naciones comprometidas en convertir Europa en un actor cada vez más relevante en el panorama internacional a través de los instrumentos propios de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). Junto a Alemania, Francia e Italia, España ha sido uno de los máximos impulsores de todos los instrumentos para potenciar la defensa europea - entre ellos la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO) - y una mayor autonomía estratégica de la Unión, sin perjuicio de la solidez y permanencia del vínculo trasatlántico.

Esta contribución se viene materializando, además, mediante su presencia en las misiones y operaciones internacionales de la UE, en el desarrollo de capacidades y proyectos conjuntos de investigación, y en el desarrollo de armamento y tecnologías para la defensa, así como a través de su comercialización en el mercado europeo de la defensa.

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

La OSCE constituye un elemento fundamental en la arquitectura europea de seguridad para la alerta temprana, prevención de conflictos, gestión de crisis y rehabilitación postconflicto. Siempre debe operar en tres dimensiones: político-militar, económica y medioambiental y humana.

La OSCE es el único marco multilateral para discutir los problemas de seguridad de euro atlánticos, euroasiáticos y euro mediterráneos donde Rusia ha suscrito las normas y principios comunes y participa activamente en igualdad de condiciones con otros países.

España comparte con la OSCE la oportunidad de relanzar un nuevo régimen de control de armamentos a través del llamado diálogo estructurado. Apoyamos la adopción de medidas de fomento de la confianza para superar los bloqueos existentes y devolver la trasparencia y la estabilidad en un área que abarca todo el hemisferio Norte.

Desarme y no-proliferación

En asuntos de desarme y no-proliferación, la Política de Defensa -acorde con las directrices del Gobierno-, está orientada a participar en los Organismos Internacionales e iniciativas multilaterales y bilaterales, fomentando la adopción de medidas jurídicamente vinculantes.

En estos últimos años se ha colaborado en cursos de desarrollo humanitario con diversos países de Iberoamérica y del norte de África. Se trabaja en varios foros para combatir el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras, tanto en el ámbito de las misiones permanentes y operaciones llevadas a cabo por las Fuerzas Armadas -específicamente o formando parte de la acción integral del Estado-, como en las actuaciones originadas por las organizaciones internacionales y regionales.

Todo ello subraya el compromiso de Defensa por un mundo más seguro, particularmente en zonas de especial interés para nuestro país o de relevancia para la seguridad mundial, en la que llevamos a cabo un papel importante como actor destacado en los procesos de no proliferación y desarme -que complementa la actuación esencial de las Fuerzas Armadas en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales-