Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

Intervención de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría

30.4.2015

Vicepresidenta.- Muy buenos tardes. Vamos a informarles de los asuntos principales aprobados hoy por el Consejo de Ministros.

Hoy el Consejo de Ministros ha acordado la remisión a la Comisión Europea del Programa de Estabilidad y del Programa Nacional de Reformas del Reino de España.

Como ya saben, estos documentos sirven para que el Gobierno explique la evolución reciente de la economía española, el grado de avance de su agenda de reformas y el cumplimiento de las recomendaciones específicas formuladas por el Consejo Europeo en junio de 2014; pero muy principalmente dispone cuál es el escenario macroeconómico y fiscal, y establece las principales reformas que adoptará el Gobierno durante el año 2015.

Con estas previsiones que presentamos constatamos la firme recuperación de la economía española y presentamos las mejores previsiones económicas para España desde antes de la crisis, y, además, sin los desequilibrios económicos que teníamos entonces. Como siempre, con la intención además de mejorar esas previsiones en su cumplimiento.

Desde el año 2007 el Gobierno de España no había presentado un crecimiento y una creación de empleo como la que hoy podemos anticipar, con el añadido de que, a diferencia de hace ocho años, hoy, el profundo programa de reformas que ha llevado a cabo el Gobierno nos permite asegurar la solidez del crecimiento y confiar en el cumplimiento de las previsiones, e, incluso, en su mejora.

En los últimos tres años el Gobierno ha puesto en marcha una ambiciosa agenda reformista que ha transformado la economía española. Esta estrategia ha permitido recuperar la confianza en los mercados internacionales y ganar en eficiencia y en capacidad para competir. Está dando resultados: en 2014, el PIB español, el Producto Interior Bruto español, creció un 1'4 por 100 y en el primer trimestre de 2015, según datos preliminares que acabamos de conocer hoy, el 1'9 por 100, permiten decir que España ya creció un 2'6 por 100 anual, el mejor dato de los últimos siete años. No obstante, la velocidad de crucero es mucho mayor.

La mejora de la actividad económica, además, se ha traducido en creación de empleo. En los últimos doce meses se han creado más de medio millón de nuevos puestos de trabajo, de los cuales casi 290.000 son empleos indefinidos. Además, el empleo ha disminuido en 489.000 personas, la mayor reducción anual desde el año 2002. España lidera dentro de la Eurozona la reducción de desempleo y la creación de empleo.

Pero, además, han mejorado los datos de creación de empresas. Se mantiene un importante dinamismo exportador y nuestros precios se mantienen competitivos, con veinte meses consecutivos en los que la inflación española se encuentra por debajo de la media de la zona euro.

Asimismo, sigue disminuyendo el coste de la deuda española, el coste de su financiación: por primera vez en su historia, España se ha financiado a tipos negativos.

Éste es el contexto en el que presentamos un Programa de Estabilidad y un Programa Nacional de Reformas con unas previsiones económicas para 2015 que, como expondrán los ministros de Economía y Hacienda, permiten afirmar que el cambio de ciclo de la economía española es ya una realidad y ahora nos toca trabajar para consolidarlo.

La economía española crecerá un 2'9 por 100 en 2015. España será, sin duda, la economía con mayor crecimiento entre las principales del área del euro; es más, crecerá el doble que muchos de esos países. Es una previsión plenamente sustentada en la realidad --hemos visto los datos de hoy del crecimiento trimestral-- y se mantendrá, incluso, con cierta aceleración en los años siguientes: en 2016 se anticipa también un crecimiento del 2'9 por 100 y en 2017 y 2018 aumentaría hasta el 3 por 100.

Ésta será, además, una recuperación con una gran intensidad en la creación de empleo: en 2015 se crearán más de medio millón de puestos de trabajo y el conjunto de la recuperación en 2014 y en 2015 supondrá la creación de un millón de empleos. Trabajaremos también para mejorar esas cifras. Con las previsiones, además, que presentamos podemos afirmar que entre 2015 y 2018 el ritmo de creación de empleos superará el medio millón al año, de forma que la economía española puede recupera los veinte millones de ocupados el año 2019. Éste el objetivo de país y éstas son las previsiones que presentamos, las que nos permitirán cumplir ese objetivo de país: veinte millones de empleos.

La intensa creación de empleo permitirá una reducción sustancial del paro. La tasa de paro bajará, con gran probabilidad, por debajo del 22 por 100 hacia finales de 2015. A finales de 2015 se situará claramente, muy claramente, por debajo de la cifra que nos encontramos cuando llegamos al Gobierno y la tasa de paro continuará descendiendo en los años siguientes, hasta el entorno del 15 por 100 en 2018. Se prevé un 15'6 por 100 en el promedio del año.

Podemos confiar en que estas previsiones se van a cumplir e, incluso, se pueden mejorar, porque no vamos a cesar en el cumplimiento de nuestro programa de reformas.

El Programa Nacional de Reformas 2015, que también presentamos a la Comisión, da cuenta del elevado grado de cumplimiento de los compromisos adquiridos por España. La práctica totalidad de las medidas comprometidas en 2014 han sido puestas en marcha.

Respecto a las reformas adicionales, este Plan para el año 2015 tiene dos prioridades que se refuerzan mutuamente: concluir las reformas iniciadas y adoptar aquellas que sean necesarias para fortalecer la recuperación económica, consolidarla y traducirla en creación de empleo.

En este Programa Nacional de Reformas exponemos las reformas estructurales a nivel de la Unión Europea que España considera necesario impulsar: una mayor integración fiscal; una mayor consecución del mercado interior en ámbitos tan importantes como el energético, el mercado único digital, la armonización fiscal o la lucha contra el fraude; y una política económica que impulse la inversión, el crecimiento y el empleo a través del apoyo a la inversión y el Plan Juncker.

Pero también detallamos las reformas estructurales a nivel nacional que se están poniendo en marcha y se pondrán en marcha en el año 2015. Las áreas más relevantes son: la lucha contra el desempleo, la protección y la inclusión social, el fortalecimiento del crecimiento y la competitividad, la eficiencia en la Administración Pública, la política fiscal responsable y la lucha contra el fraude fiscal.

En materia de lucha contra el desempleo, las medidas se centran en mejorar las políticas activas de empleo y de formación, y en moderar los costes empresariales por cotizaciones sociales, en la línea de la nueva reducción de cotizaciones para fomentar la creación de empleo indefinido, como saben, que libera de cotización los quinientos primeros euros del sueldo, particularmente orientada a incentivar la contratación de colectivos con más dificultades para acceder a un empleo estable. Pero, además, se pondrán en marcha las nuevas medidas de apoyo al trabajo autónomo y al emprendimiento a través, entre otras cuestiones, de la economía social, y otras medidas dirigidas a fomentar la conciliación de la vida laboral y familiar. En este año toca poner en marcha la reciente reforma de la Formación Profesional para el empleo, dirigida a incrementar la calidad de la formación que reciben, tanto los ocupados, como los desempleados.

El segundo de los ejes es el de la protección y la inclusión social, con un programa social que se está poniendo en marcha, con medidas dentro del marco del Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social 2013 y 2016, y, además, con los Planes de Familia y de Inclusión que presentaremos en las próximas semanas.

El tercero de los ejes es fomento del crecimiento y la competitividad. La Ley de Desindexación de la Economía, que permite mantener la estabilidad en nuestros precios, se complementará con un desarrollo reglamentario y aceleraremos el proceso de adaptación de la normativa de la Ley de Garantía de Unidad de Mercado, que nos permita avanzar en el refuerzo de nuestro mercado interior.

El cuarto de los ejes es el impulso de la inversión y la financiación, con medidas como la segunda oportunidad y su puesta en marcha, pero también con nuevas medidas que atraigan el talento y la inversión, como la modificación del visado de emprendedores o la creación de la Agencia Estatal para la Investigación. En el ámbito del crédito, aprobaremos la Ley de Autoridad de Cuentas, la Ley de Recuperación y Resolución de Entidades de Crédito y la Ley de Ordenación, Supervisión y Solvencia de entidades aseguradoras.

En el ámbito de las Administraciones Públicas, 2015 será un año muy importante para el impulso de las medidas que consoliden las reformas adoptadas. A lo largo de estos años se ha hecho un importante esfuerzo de simplificación, eficacia y reducción del aparato burocrático administrativo; ahora se trata de consolidar, mediante las reformas legales necesarias, ese esfuerzo que se ha hecho para que no se vuelva a producir en el futuro.

Hasta este momento los ahorros que acumula desde 2012 la reforma de la Administración Pública superan los 20.000 millones de euros, 20.352 millones. En las próximas semanas aprobaremos las Leyes de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y de Procedimiento Administrativo Común para, como digo, consolidar este esfuerzo. Además, avanzaremos en la reforma de la Ley de Contratos del Sector Público, que da mayor transparencia y racionalidad a la contratación pública.

El último punto es la responsabilidad fiscal. Este año ha entrado en vigor la reforma fiscal que devuelve nueve mil millones a los contribuyentes para favorecer el crecimiento y devolver a los españoles parte del esfuerzo que han realizado estos años. Hemos recuperado la confianza y la credibilidad, que han sido claves en la recuperación económica y en la creación de empleo que hoy presentamos. No podemos volver atrás. Uno de los ámbitos en los que hemos mejorado, y que reforzaremos, es la lucha contra el fraude. Las medidas ya puestas en marcha han permitido que, entre 2012 y 2014, la lucha contra el fraude en el ámbito tributario alcance casi los 35.000 millones de euros, 34.785 millones de euros, a lo que se añaden los casi 15.000 millones obtenidos en este período de la lucha contra el fraude laboral. 2015 seguirá también siendo el año para combatir el fraude fiscal, con la aprobación de las medidas contempladas en la Ley General Tributaria.

Ahora mis compañeros explicarán especialmente el Programa de Estabilidad y el Programa Nacional de Reformas --podrán explicarlos con mayor detalle--, y el ministro de Educación, Cultura y Deporte les explicará a ustedes el Real Decreto Ley de medidas urgentes en relación con la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de futbol profesional.

Como les dirá el Ministro, esta norma tiene un doble objetivo: establecer las medidas para la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones futbolísticas, es decir, el Campeonato Nacional de Liga de Primera y Segunda División, la Copa de S.M. El Rey y la Supercopa de España; y, por otro lado, los criterios para la distribución de los ingresos obtenidos por la comercialización de estos derechos entre los organizadores.

Alguna última cuestión, también en el ámbito de la Hacienda Pública. Hoy se aprueba la firma ad referéndum del Convenio entre el Reino de España y el Principado de Andorra para evitar la doble imposición en materia de Impuesto sobre la Renta y prevenir la evasión fiscal, así como su protocolo. Se remite a las Cortes Generales y se solicita su tramitación para su ratificación por el procedimiento de urgencia.

Este Convenio, como saben, fue firmado a referéndum en Andorra el 8 de enero del 2015 y tiene por objeto promover el desarrollo de las relaciones económicas bilaterales y mejorar la cooperación en materia fiscal. Establece un régimen para evitar la doble imposición con respecto al Impuesto Sobre la Renta y, en relación o en línea con el Convenio de la OCDE, contiene, además, criterios relativos a la imposición sobre rentas inmobiliarias, beneficios, transporte, empresas asociadas o dividendos; pero muy especialmente el refuerzo del intercambio de información entre ambos Estados.

Por último, encontrarán en la Referencia del Consejo de Ministros el Anteproyecto de Ley por la que se modifica el régimen especial de las Illes Balears para introducir un nuevo incentivo fiscal de gran potencial dirigido a promover la realización de las inversiones en las Islas. Se da, además, un impulso al reconocimiento del hecho insular en ese territorio.