Está usted en:

Declaración institucional con motivo del 28 de junio, Día Nacional del Orgullo LGTBI

Martes 22 de junio de 2021

Con motivo de la celebración el próximo 28 de junio del Día Nacional del Orgullo LGTBI, el Gobierno de España realiza la siguiente declaración institucional:

"El Día Nacional del Orgullo LGTBI es una fecha de relevancia estatal en la que festejar y poner en valor algunos de los fundamentos sobre los que se asienta nuestra convivencia, y que aparecen recogidos en la Constitución Española. Porque cuando los colectivos LGTBI reclaman "Ama a quien quieras" o "Que nadie te diga quién eres", lo que en realidad ponen de relieve es la defensa de los Artículos 14 y 10.1 de la Constitución, al reconocer el derecho a la plena igualdad, a la dignidad y al libre desarrollo de la personalidad, entre otros.

Las reivindicaciones del colectivo LGTBI tienen que ver con que esa identidad y esa expresión no supongan barreras materiales en el pleno desarrollo de sus vidas, como por desgracia aún sucede a efectos de ver garantizada la dignidad y la libertad ante la violencia en el espacio público o en espacios de ocio. Amar a quien ames o ser quien eres son lemas que no pueden opacar la honda reivindicación de derechos humanos que promueven los colectivos LGTBI y con la que el Gobierno de España, en su conjunto, está comprometido.

La pandemia de coronavirus nos ha puesto a prueba como sociedad y, poco a poco, gracias a la vacunación y al esfuerzo colectivo del conjunto de la sociedad, vemos el final de un período especialmente complejo también para las personas LGTBI. No dejar a nadie atrás también significa avanzar en derechos civiles de esta comunidad, sin que la orientación sexual, la identidad de género, la expresión de género o las características sexuales vayan en detrimento de los derechos que recoge nuestra Constitución.

España es un país feminista y con un claro compromiso con la defensa de los derechos humanos, que sitúa, como eje de su acción política, la garantía de igualdad de derechos de todas las personas. Esa igualdad de derechos debe ser protegida frente a las implicaciones que el patriarcado y el machismo tienen también para las personas LGTBI. Los fuertes roles y estereotipos de género que tanto afectan a los derechos de las mujeres operan de forma violenta sobre quienes no cumplen los mandatos hegemónicos de la masculinidad y la feminidad tradicionales, algo que no puede aceptar una sociedad que cuida y respeta su diversidad sexual y de género, y que debe estar en continua formación y sensibilización en esa lucha contra los que quieren fracturar una sociedad en paz.

Desde ese feminismo y ese respeto a la diversidad sexual, de género y familiar es desde donde este Gobierno se posiciona a favor de las libertades y de los derechos fundamentales para proclamar el Orgullo LGTBI como un instrumento fundamental al objeto de combatir la vergüenza con la que durante siglos se ha obligado a vivir a quienes se salían de las normas que establecía el patriarcado y, sobre todo, para reforzar el explícito compromiso con esa garantía de derechos humanos que se ha propuesto en su agenda legislativa.

Hoy, 28 de junio, queremos constatar que todas las personas somos diferentes y diversas. Esas diferencias son las que nos enriquecen y nos hacen fuertes como sociedad. Así pues, reafirmamos el derecho de toda la ciudadanía a vivir una vida plena sin encontrar en su camino ningún tipo de discriminación, ningún obstáculo a la igualdad de trato y de oportunidades ni ningún impedimento para la autodeterminación personal.

El Gobierno de España está firmemente comprometido con este objetivo a través del desarrollo de legislaciones que amparen los derechos LGTBI y que nos sitúen de nuevo a la vanguardia europea e internacional, alineando nuestro ordenamiento jurídico con la Estrategia de igualdad LGTBI de la Comisión Europea y ofreciendo una posición de rotunda condena a la LGTBIfobia.

Este compromiso se ejerce dentro y fuera de nuestras fronteras. Frente a procesos de involución en el reconocimiento del derecho a la igualdad y la lucha contra la discriminación por razones de orientación o identidad sexual, el Gobierno de España se suma y participa activamente en todas las iniciativas internacionales y europeas que pretenden afirmar y promover la convicción mayoritaria de la sociedad de avanzar en el reconocimiento, protección y promoción de los derechos de las personas LGBTI. El ejemplo de Europa es esencial en el mundo porque la garantía de la igualdad y la eliminación de todas las formas de discriminación constituye un elemento esencial e ineludible del proyecto europeo y de la construcción de una ciudadanía moderna.

La no discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género es una de las prioridades de la política exterior española en materia de derechos humanos. En los últimos años, España ha impulsado numerosas acciones en defensa de los derechos de las personas LGTBI en diferentes foros multilaterales, como, por ejemplo, el Consejo de Derechos Humanos (apoyo al mandato del Experto Independiente sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género); la III Comisión de la Asamblea General de Naciones Unidas; el LGBT Core Group de Naciones Unidas (red informal y heterogénea de países, organizaciones internacionales, ONGs y organizaciones de la sociedad civil, creada para dar visibilidad y apoyo a las demandas y reivindicaciones de la comunidad LGTBI en el marco de Naciones Unidas); la Coalición por la Igualdad de Derechos (España es miembro fundador de esta organización intergubernamental creada para fomentar la cooperación multilateral y el intercambio de información y buenas prácticas en la defensa y promoción de los derechos del colectivo LGTBI); la Unión Europea (Grupo de Alto Nivel de la Comisión Europea sobre Igualdad, No Discriminación y Diversidad) o la Red Europea de Puntos Focales LGTBI en el marco del Consejo de Europa. Además, la cuestión de los derechos humanos de las personas LGTBI se suscita habitualmente en los diálogos bilaterales con terceros países.

España es, por tanto, un país abierto a la diversidad sexual y de género, respetuoso con los derechos de todas las personas y que expresa su firme compromiso con la garantía de derechos del colectivo LGTBI también más allá de nuestras fronteras".