Rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

Intervención del ministro de Educación, Cultura y Deporte, y portavoz del Gobierno, Méndez de Vigo

23.3.2018

Portavoz.- Buenos días a todos y muchas gracias por asistir a esta rueda de prensa que antecede a la que va a dar el presidente del Gobierno en Bruselas. Por lo tanto hoy la sesión del Consejo de Ministros ha estado presidida por la vicepresidenta doña Soraya Sáenz de Santamaría. Quiero agradecer al ministro de Hacienda y Función Pública y al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación que me acompañen para informar, en el caso del ministro de Hacienda, del Real Decreto-Ley de las Inversiones Sostenibles de los Ayuntamientos, y del Plan de Cooperación lo hará el ministro de Asuntos Exteriores.

Asimismo, como ya viene siendo habitual, el Consejo de Ministros se ha reunido posteriormente a la sesión ordinaria, en sesión extraordinaria como consecuencia de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Déjenme hacer una breve referencia a lo acontecido esta semana. Ya saben ustedes, porque lo anunció el propio presidente del Gobierno, que el próximo martes habrá un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado. Este es, por tanto, una parte de un procedimiento que comenzó hace ya varios meses y, concretamente, el 11 de julio del año 2017 con la aprobación por el pleno del Congreso del límite de gasto no financiero del Estado para este año y los objetivos de estabilidad presupuestaria para los años 2018 a 2020. Este acuerdo, que se conoce coloquialmente como el techo de gasto, contó con la aprobación de los votos de PP, C´s, PNV, FA, UPN y CC. Este límite de gasto para el ejercicio 2018 se sitúa en 119.834 millones de euros, desgrana también la previsión del déficit a cumplir en este año 2018 por las distintas administraciones, la Seguridad Social, y sin perjuicio de lo que el martes informaremos, informará el ministro de Hacienda sobre el mismo, sí quiero decir que este Presupuesto se inserta dentro de la línea política del Gobierno de todos estos años que ha vertebrado esta política presupuestaria en torno a dos ejes: por un lado, la consolidación presupuestaria y, en segundo lugar, las grandes reformas estructurales.

Es un presupuesto realista, un presupuesto serio, un presupuesto creíble, un presupuesto que está avalado por el cumplimiento de los Presupuestos anteriores y también por una práctica presupuestaria ajustada a los límites acordados de acuerdo con nuestros compromisos con la Unión Europea. Por todo ello, España ha merecido el apoyo de las instituciones y mercados nacionales e internacionales, y los Presupuestos Generales del Estado, van a seguir siendo el instrumento adecuado para seguir impulsando y empujando el proceso de recuperación económica en el que se encuentra España. Son unos Presupuestos que van a impulsar el quinto año de crecimiento económico, los tres últimos con crecimientos superiores al tres por ciento del PIB.

Y tengo que decir también que tal y como van transcurriendo los primeros meses de este año 2018, el buen tono de los mismos, con las previsiones que nosotros presentamos, las previsiones que presentamos a Bruselas, previsiones prudentes, vemos como van aumentando esas previsiones. El Banco de España, el pasado martes, revisó al alza su previsión de crecimiento para nuestra economía. Pasó del 2,4 - de la anterior previsión- al 2,7 por ciento del PIB. Los servicios de estudios de La Caixa también han elevado, en este caso al 2,8, e incluso Bankia al 2,9. Crecimiento económico que se traduce también en creación de empleo, en algo que la ministra de Empleo menciona siempre, empleo cada vez de mayor calidad. También nos trasladó información el Banco de España en su informe, apuntando a la normalización en Cataluña y al buen comportamiento de las exportaciones, especialmente con la zona Euro, como elementos catalizadores del crecimiento económico en 2018 ayudados también por la demanda nacional.

Estamos, por tanto, en un ciclo inédito de crecimiento económico, de fuerte creación de empleo, con superávit primario de la balanza por cuenta corriente, generando capacidad de financiación propia sin incurrir en el endeudamiento. Por tanto esto no es una casualidad. Algunas veces oímos decir, el viento de cola -como hemos dicho tantas veces aquí- es consecuencia de una política, de una política de consolidación presupuestaria, de una política jugada con ella, de reformas estructurales.

Asimismo, también, aunque -sin duda- podrá hablar de ello el ministro de Hacienda, esta semana hemos conocido también los buenos resultados en la lucha contra el fraude fiscal, que volverá a alcanzar otra vez una cifra histórica: 14.792 millones de euros. Quiero señalar que desde el año 2012 la recaudación fiscal por la lucha del Estado contra el fraude ha alcanzado casi los 80.000 millones de euros.

Por tanto, estamos ante la consecución de unos grandes objetivos, el Presupuesto debe de servir para ello, el principal objetivo del Gobierno -como saben ustedes- recalcado una y otra vez por el presidente del Gobierno es la creación de veinte millones de puestos de trabajo para que veinte millones de personas estén trabajando en el año 2020 con un empleo de mayor calidad, y todas las cifras que tenemos, entre ellas las de afiliados a la Seguridad Social, van en esa línea, creo que podemos conseguirlo. En España se van a dar las condiciones, si continuamos en esta línea, para llegar a ese objetivo.

Otro objetivo estratégico es que la reducción del déficit público en el año 2018 de acuerdo con los compromisos con la Unión Europea llegue hasta el 2,2 por ciento del PIB. Eso nos permitiría salir del procedimiento de déficit excesivo. Por tanto, les recuerdo que desde aquél déficit del 9,3 por ciento del 2011 hemos ido cumpliendo los objetivos de déficit y también, hace unos días, el presidente del Gobierno ha dado la cifra del 3,07 por ciento, por debajo, por tanto, del 3,1 por ciento, que era la cifra pactada con Bruselas correspondiente al año 2017.

Por tanto, estos Presupuestos van en la línea del crecimiento integrador, de otra idea importante, la idea de que España cumple. Cumple con sus compromisos y al mismo tiempo es capaz de crear empleo, cada vez mayor calidad, y de redistribuir. En este sentido quiero referirme a dos acciones (a una se referirá en concreto el ministro de Hacienda), a dos acuerdos del Consejo de Ministros de hoy: uno es el Real Decreto-Ley que facilitará la reinversión de superávit de los ayuntamientos. Y, en segundo lugar, otro acuerdo hoy importante del Consejo de Ministros en línea con lo afirmado hace unos días en Teruel por el presidente el Gobierno: es el acuerdo de convocatoria de ayudas para el año 2018 al programa de extensión de la Banda Ancha. Tenemos un programa de ayudas, una inversión del Gobierno de 525 millones de euros para llevar el acceso a Internet de al menos 300 Megabites al 100 por cien de los núcleos de población española, 300 por 100. Es un plan cuatrienal. En este primer año el acuerdo de hoy se refiere a 150 millones de euros. Además, la mayor parte de ellos provienen de fondos FEDER, con lo cual también, a través de ajustes internos, cumplimos con los objetivos de la Unión Europea.

Este plan importante va contribuir a mejorar la competitividad de nuestro país y también a ayudar a dar respuesta a otra cuestión muy importante, el reto demográfico representado por el abandono de núcleos rurales. Mejorar las comunicaciones, facilitar la comunicación, ayudar a los intercambios comerciales, será posible por la entrada en funcionamiento de este plan. Un plan que -además- se ve facilitado porque España, en esto, ha sido normativamente previsora: las redes de alta capacidad en España -fundamentalmente fibra óptica- cubren el 76 por ciento de la población. Fíjense, más que la suma de Alemania, Reino Unido e Italia. Por tanto, este objetivo que tenemos de aquí al año 2021 de cubrir el 100 por cien de los núcleos de población española es enormemente importante. Por ejemplo, en los sectores propios de la competencia en mi Ministerio, imagínense lo que significa ello para la Educación o también para los intercambios culturales.

En esta voluntad de modernización de nuestro país hay otra noticia de esta semana también que quiero resaltar, me refiero a la inversión de 1.571 millones de euros para mejoras en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, quinto aeropuerto por número de pasajeros en el mundo y que va a permitir seguir trasladando a través de este aeropuerto a los millones de turistas que vienen a nuestro país, 84 millones en el último año. Por tanto, el Gobierno con este tipo de inversiones lo que prepara es el futuro de todos.

Las previsiones económicas que vamos conociendo también los últimos tiempos van en esa línea -antes me he referido a ella- del buen tono que podrían llevar a un alza en las previsiones económicas. Son, antes me he referido al Banco de España, también la CEOE, o el Centro de Predicción Económica (CEPREDE). También compraventa de viviendas: tenemos el mes de enero un aumento del 23,1 por ciento respecto a enero del año pasado, 9 meses consecutivos de crecimiento anual en compraventa de viviendas.

Mejora de las ventas de empleo en las grandes empresas un 3,4 por ciento interanual -otra buena cifra-. Aumenta la creación de empresas --el año empieza con un incremento del 5 por ciento en la creación neta de empresas--, en este enero de 2018 se crearon 9.406 sociedades, un 6 por ciento más que en el mismo mes de enero 2017. Mejora el pago de proveedores -sin duda, el ministro de Hacienda para poder hablar también de ello-. Hay 45 meses consecutivos de crecimiento interanual del índice de ocupación en el comercio minorista, otro dato importante sobre la mejora de las condiciones económicas. La matriculación de vehículos en febrero, especialmente industriales -autobuses y autocares- subió un 17 por ciento. Y, finalmente, me quiero referir también el récord histórico de exportaciones en enero. Y al fuerte incremento, también, de la inversión extranjera en España que alcanzó en el año 2017 la cifra más alta desde el año 2008 según el registro de inversiones exteriores.

Por tanto, en un clima, en un aire de bonanza económica -insisto debido a la consolidación presupuestaria y a las reformas estructurales- los Presupuestos constituyen, sin duda, una palanca muy importante a la hora de seguir avanzando, de seguir creando prosperidad, bienestar, en ese crecimiento integrador que caracteriza nuestra política económica.

Déjeme hacer una referencia a la situación en Cataluña. Como saben ustedes, el próximo 27 de marzo se cumplirán cinco meses desde la aplicación del mecanismo constitucional previsto en el artículo 155 de la Constitución. No tengo que recordarles a ustedes lo que vivimos en aquellos meses anteriores a ello: el intento de suplantación de la legislación constitucional por el pleno del Parlamento de Cataluña, un referéndum ilegal, una declaración unilateral de independencia, que tuvo las consecuencias que todos recordamos: un cambio domicilio social y fiscal de las empresas, caídas del turismo, de las ventas de las empresas, caída de la inversión extranjera, salidas de depósitos bancarios, etcétera. Ayer mismo, el secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, el señor Bermúdez de Castro, hizo balance de estos meses de aplicación en el Senado y los caracterizó, -y quiero retomar la palabra- por la vuelta a la normalidad. Vuelta normalidad que implica el respeto a las leyes, a la legalidad constitucional y estatutaria, y vuelta a la normalidad que se tradujo en temas concretos, en temas que preocupan a la gente, porque mejoran el bienestar de las personas.

El pago a proveedores en Cataluña ha bajado la mitad, está en diez días; los ayuntamientos cobran antes que nunca. Entre septiembre y diciembre se han abonado 1.100 millones a ayuntamientos y diputaciones; además, se ha resuelto la línea subvenciones por importe 30 millones de euros para inversiones en infraestructuras viarias locales hasta el año 2020. En Sanidad se han destinado mediante transferencia de créditos 5,5 millones de euros para la compra de servicios sanitarios, para la atención hospitalaria de agudos, y 1,5 millones para atender la propuesta de inversiones destinadas a subir la actividad asistencial. En Educación se han convocado 2.000 plazas para maestros y profesores, después de siete años sin ninguna convocatoria de acceso a la Función Pública docente en Cataluña. Se han renovado los conciertos educativos en Infantil y en Secundaria; hemos destinado 15 millones de euros en ayudas a alumnos con necesidades de apoyo educativo, y 9,4 millones de euros a becas para alumnos de estudios postobligatorios.

En Servicios Sociales se ha tramitado de forma urgente la Renta Garantizada de Ciudadanía, a la que cada mes se dedican 19 millones de euros para 26.000 personas en situación de vulnerabilidad y se han autorizado adendas al Contrato Programa 2017-2019 de Servicios Sociales, Bienestar Social y Políticas de Igualdad por importe de 42 millones de euros.

En Empleo se han destinado 10 millones para el programa de activación para desempleados de larga duración; se ha aprobado la consideración general del proyecto de reindustrialización del municipio de Flix para impulsar las inversiones en la zona, y se han convocado subvenciones por valor de 10,5 millones de euros para la inserción laboral de personas con discapacidad.

En Justicia se han garantizado los acuerdos de colaboración con abogados y procuradores en materias de prestación de asistencia jurídica gratuita; o en Seguridad, se ha modificado la oferta parcial de empleo público del cuerpo de Mossos d'Esquadra para el 2017 con la finalidad de incluir 435 plazas de nuevo ingreso. Todo ello normalidad más recuperación de confianza.

Todo esto tengo que decir que contrasta con lo que hemos visto ayer en el Parlamento de Cataluña: una maniobra arbitraria de su presidente que tras tres meses de inacción completa convoca un Pleno justo antes de la toma de declaración ante el juez del Tribunal Supremo que había convocado a una serie de personas. Ayer se saldó con un nuevo fracaso. Un nuevo fracaso que contrasta -insisto- con la normalidad con la que vivimos en Cataluña, con la que se vive en Cataluña, con la normalidad de los temas que afectan a las personas. Por un lado vemos que hay mucha ideología -que tampoco lleva a nada, lleva a fracaso tras fracaso-, por otro lado un Gobierno que apostó desde el primer momento por el retorno a la normalidad constitucional y por resolver los problemas de las personas.

Déjenme mencionar los acuerdos que ha tomado hoy el Consejo de Ministros. El Consejo de Ministros, además de los acuerdos a los que van a referirse los ministros aquí presentes, ha concedido la nacionalidad española por carta de naturaleza a don Gustavo Dudamel Ramírez, director de orquesta venezolano, casado con una actriz española, que es una de las grandes figuras de la dirección de orquesta del mundo; y a don Andrés Pastrana Arango, que fue presidente de Colombia entre los años 1998-2002, miembro de la Fundación Carolina, del Club de Madrid, también con un gran arraigo entre nosotros.

Asimismo, el Consejo de Ministros ha acordado autorizar al Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) una convocatoria correspondiente al año 2018 de préstamos por importe máximo de 800 millones de euros, destinados a la financiación de proyectos empresariales de I+D en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica e Innovación 2017-2020 que les ha explicado a ustedes aquí el ministro de Economía.

Los resultados de las últimas convocatorias son muy notables, se han gestionado proyectos por valor de 1.300 millones de euros, han afectado a 1.200 empresas. De esas, dos terceras partes son Pymes y el cuarenta por ciento de las mismas son nuevas empresas. Por lo tanto, este es un buen proyecto que va en la buena dirección y en la que también confiamos para crear ese empleo calidad en el que está empeñado el Gobierno.

Asimismo, el Consejo de Ministros, ha aprobado hoy la remisión a las Cortes del Proyecto de Ley de modificación de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios con objeto de incrementar la protección de los ciudadanos que contraten viajes combinados y servicios de viajes vinculados. Con el incorporamos, -seguro que esto le gusta al ministro de Asuntos Exteriores que tiene que velar por el cumplimiento de las directivas comunitarias-, cumplimos, con la transposición de la Directiva 2302/2015, que establece un nuevo marco legal en la materia, que mejora la protección de los viajeros, contempla la contratación a través de Internet, al tiempo que aumenta la transparencia y colma las lagunas legislativas existentes.

Finalmente, antes de dar la palabra a mis compañeros, comunicarles también que el Gobierno ha aceptado la renuncia, a petición propia, del delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, don Gabino de Lorenzo, agradeciéndole los servicios prestados a ese gran asturiano y gran ovetense, fue alcalde de la capital, de Oviedo, y ha nombrado, su sustitución, a don Mariano Marín Albi para ese cargo.

Asimismo también, es un nombramiento conjunto de los ministerios de Asuntos Exteriores y Cooperación y Justicia, se ha nombrado, hemos nombrado, a don Alfonso Brezmes Martínez de Villarreal, como agente del Reino de España para la representación de nuestro país ante el Tribunal Europeo de Justicia.

Esto es lo que tenía que contarles yo y ahora va a ser el ministro de Hacienda y Función Pública el que les hable del importante Real Decreto-Ley que hemos acordado.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)