Está usted en:

Intervención de María Jesús Montero

Martes 12 de enero de 2021

Buenas tardes a todos y a todas.

Y en primer lugar, como es de rigor desearle a todos los que nos escuchan un feliz año y darles la bienvenida a esta primera rueda de prensa del año 2021 tras la celebración del Consejo de Ministros. Una reunión que, como todos imaginarán, ha estado fundamentalmente centrada en dos grandes cuestiones, que son las que ocupan a los miembros del Ejecutivo y yo diría que las que preocupan al conjunto de la sociedad española. Por un lado, la situación provocada tras la inmensa nevada y la bajada de las temperaturas en buena parte del país, y en segundo lugar, la evolución de la pandemia sanitaria, así como también el ritmo y la forma de distribución de la vacunación.

Como ven, me acompañan en esta ocasión el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que van a dar cuenta de esta situación.

Pero antes de cederles a ambos la palabra, me gustaría también resaltar en nombre del Gobierno, una vez más, la excepcional respuesta de la sociedad española ante este conjunto de dificultades. El civismo, la solidaridad, han sido la tónica general en estos días, realmente complicado para muchos compatriotas. También, y así mismo queremos agradecer de forma especial el esfuerzo ingente de miles, digo bien, miles de trabajadores públicos, de empleados de los servicios públicos que están desarrollando su tarea a destajo para ayudar a reconducir la normalidad en la situación de nuestras calles y en las vías de comunicación, o para mantener, por otra parte, operativa las infraestructuras críticas y los circuitos logísticos que son imprescindibles en el suministro de alimentos o en los bienes de primera necesidad.

También quiero destacar en el día de hoy el esfuerzo de mis compañeros, el esfuerzo de los profesionales sanitarios de algunas de las zonas más afectadas por el temporal. Ellos han doblado turnos para garantizar que los enfermos que estaban hospitalizados contarán con la atención necesaria. Todos ellos y ellas demuestran con esta actitud, sin duda, la enorme cualificación que tiene el personal de nuestros servicios públicos y también, cómo no, su calidad humana.

Nuestro país, como estamos viendo en estos días, cuenta con profesionales extraordinarios en todos los niveles administrativos, capaces de hacer frente a las circunstancias más complejas que se puedan presentar con un espíritu de servicio público encomiable. Trabajan de forma coordinada y eficaz para responder en tiempo récord a la magnitud de la nevada. Es en estas situaciones de dificultad extrema, como las que hemos vivido en estos últimos meses, cuando se pone de manifiesto la necesidad de fortalecer y revitalizar los sistemas públicos, en definitiva, aquellos que nos permiten estar seguro, ser iguales ante las adversidades y por tanto contar con servicios robustos y también fuertes.

Y una pequeña reflexión quería hacer también al respecto de esta última cuestión. Creemos desde el Gobierno que la situación de nuestro país no merece que alguno intente montar una polémica política a cuenta de cada una de las cuestiones, a cuenta de todo. Los españoles nos están pidiendo, nos están demandando respuestas ágiles, eficaces, coordinadas para que todos a una seamos capaces de afrontar los retos a los que la sociedad española se está afrontando, está afrontando, está viviendo en los últimos meses. Tenemos que resolver los problemas de los ciudadanos y no generar polémicas estériles que nada aportan a la vida pública y sobre todo, nada sirven para la convivencia. Es en ese empeño de colaboración, de cooperación leal, donde este Gobierno va a seguir trabajando y seguiremos ofreciendo, por tanto, la mejor de nuestras propuestas, nuestra mano, y también demandando responsabilidad y altura de mira al conjunto de administraciones, como se viene demostrando en estos días, en donde codo con codo estamos trabajando con comunidades autónomas y también con los ayuntamientos.

Insisto en que ello es lo que nos piden, lo que esperan, el conjunto de los ciudadanos y no nos perdonarían que los responsables públicos, los servidores políticos, estuviéramos enfrascados en otro tipo de cuestiones y no exclusivamente en aquello que está viviendo el día a día de la ciudadanía en relación con la nevada o en relación con la situación epidemiológica.

Por ello, y sin más, voy a ceder, en primer lugar, al ministro Marlaska la palabra para que informe a día de hoy de la situación del temporal y también de las previsiones. Cuando quieras, ministro.